La Historia nos mira

En la sala de debates de su mente, una docena de emociones se pusieron de pie y empezaron a gritar a la vez. Alivio estaba en pleno discurso cuando Conmoción le interrumpió justo antes de que Sorpresa, Terror y Dolor iniciaran una pelea que sólo finalizó cuando Vergüenza entró de repente a ver qué era todo aquel jaleo (Terry Pratchett: La luz fantástica).


Refugiados

Hay soluciones no demasiado complejas. Sólo hace falta querer solucionarlo.



A ver por dónde empiezo sin parecer panfletario, o hipócrita, o simplemente demasiado europeo.

La crisis de refugiados de estos países en guerra es algo que, históricamente, las naciones europeas van a acabar pagando. De un modo u otro, no lo sé bien, no soy Hari Seldon. Pero sé que no vamos a quedar impunes. Esta mañana he escuchado que España había acordado acoger a 18000 inmigrantes de estos países y que ha acogido, exactamente, a 18. Como si fuera una broma, como si los gobernantes decidieran quedarse en un “mil veces menos”.

A otra escala, por otros motivos y con mucho menor dramatismo, yo pertenezco a una profesión de migrantes. Pero mientras los científicos se van fuera para desarrollar sus carreras, esta gente se va de sus países para sobrevivir: no podemos comparar, evidentemente. Pero algo de empatía con el desarraigo (ya digo, a pesar de la distancia de los casos y motivos) sí que tenemos. Y creo que la mayor parte de la población española, población que también fue migrante no hace tanto, tiene la sensibilidad suficiente como para entender lo que pasa en Siria y sus aledaños. La sensibilidad, yendo hacia arriba en la “escala de mando”, disminuye drásticamente. España, como gobierno, hace escarnio de la situación con esos dieciocho acogidos. Europa es aún más brutal, pagando a un país que no ha entrado aún en la EU (por motivos que todos conocemos) para amontonarlos dentro de sus fronteras y que nosotros nos mantengamos “limpios”. Me da la impresión de que con ese dinero que le vamos a pagar a Turquía se podrían solucionar muchísimas cosas.

Pero no nos vale de nada despotricar: cualquier miembro del gobierno nos miraría a la cara y nos diría “¿y tú qué harías?”. Ante su ineptitud manifiesta, habrá que buscar soluciones, porque parece evidente que nos gobiernan o a) estúpidos o b) desalmados (que elijan ellos mismos sus adjetivos).

Pues bien. Visto el gradiente de solidaridad, de arriba hacia abajo, yo propondría gestionar la estancia de inmigrantes en España a nivel municipal. Por ejemplo: Cádiz. 125000 habitantes. El ayuntamiento de Cádiz, ¿a cuántos inmigrantes estaría dispuesto a acoger y mantener? Pongamos que cuatro. Una familia. Padre, madre y dos hijos. Alojamiento y comida, hasta que acabe la guerra que está incinerando su país. O hasta que sean autosuficientes (seguro que se dejan la piel para encontrar un trabajo). Con compromiso de residir en el municipio que los acoge (y así algún europeo “del norte” puede respirar tranquilo y no tuerce el morro: no van a acabar todos en la puerta de su casa). Cuatro, solo cuatro. ¿Es tan horrorosamente gravoso? Seguro que no.

San Fernando: ¿Dos, tres? Chiclana: ¿Uno, dos? Granada: ¿Cuatro, cinco? En breve llevaremos más que el gobierno.

No debe ser tan complicado. Además, no hay legislación que pare a un ayuntamiento si se decide a acoger. Por mucho que le pongan por delante una norma europea que intente impedirlo, enarbola un edil la Carta de los Derechos Humanos y la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, y acto seguido puede agarrar la norma europea Y LIMPIARSE EL CULO CON ELLA.

Y así tal vez nos quedaría la vergüenza. Como decía Stefano Benni, “la Historia nos mira y no me gustaría que vomitase”.

9 comentarios to “La Historia nos mira”

  1. Salamandra Says:

    Y, ¿No ha pensado usted en qué va a emplear Turquía la pasta? No creo que sea en atacar al daesh.

    • Friné Says:

      no le van a dar pasta, le van a dar crédito para que compre bombas y se las tire a los Kurdos
      Respecto al problema de .. bueno hay unos cuantos pueblos abandonados, los lleva allí y ellos se buscan la vida, seguro (manía de separarlos, joder con los hombres)

      • Microalgo Says:

        Pues también. Seguro que van encantados. Lo de atomizar la acogida no era por disolverlos, en serio, sino solo por atomizar también el gasto. Pero no tendría nada de chungo cederles un pueblo abandonado, tampoco. Lo que ocurre es que dudo de que el Estado se haga cargo de financiarlo. De ahí que piense que los municipios serían más solidarios.

      • A Filla Says:

        En Galicia tenemos pueblos a barrer para que se vengan a vivir para aquí. De hambre no morían, que los frutales están cargaditos y la fruta pudriéndose porque nadie se la come.

        Estamos gobernados por personas malnacidas. Las parteras lo aprovechan todo…

  2. lotronan Says:

    Desde hace siglos, Europa colonizó y desmembró pueblos (no eran todavía naciones) en África, sin ir más lejos. Pero os habitantes de esos pueblos (desorganizados organizadamente para que lucharan entre ellos más que con el invasor, según funcional invento de los ingleses, copiado por los demás estados europeos) no conocían el exterior al que pudieran huir.

    Ahora, con los medios de comunicación, saben que ese exterior existe. Y lógicamente, quieren escapar del Horror que les ha caído encima, y que saben o intuyen que fuimos nosotros y nuestras geopolíticas los que los arrojamos sobre ellos. Y buscan refugio en nosotros. Porque para ellos somos infinitamente ricos y porque nos lo merecemos (que se refugien en nuestra rica, culta y solidaria Europa).

    Tampoco los pueblos europeos sabían lo que sus gobiernos y compañías comerciales estaban haciendo por allí. Ahora, con los medios de comunicación de masas, lo sabemos.

    Así que nada ha cambiado… salvo que los machacados y los pueblos de los Estados machacadores sabemos de qué va la vaina. Ya no es posible desconocer lo que sucede.

    Esa es la diferencia. Si realmente fuéramos (los europeos) distintos de nuestros antepasados, exigiríamos una reparación y una salida para esas pobres gentes. ¿Qué apostamos a que en unos decenios nuestros hijos o nietos de la mitad meridional de España intentarán (en vano) refugiarse en Europa de la hambruna del cambio climático?

    Al que le toca, le toca. Y nosotros, después de desayunar un café con churros, nos vemos el principio de un telediario, vemos lo que está pasando, meneamos la cabeza y seguimos con nuestra vida.

    Nada ha cambiado. Salvo que ahora sabemos lo que pasa.

  3. lotronan Says:

    Segunda parte:

    Leí hace unos días un informe sobre la ecnomía estadounidense desde 1980. Ha crecido un 46%. Pero la clase media se está deshaciendo y la clase trabajadora ha perdido los privilegios. ¿Dónde ha ido a parar esa mejora del 46%. Según el informe (y mediante maniobras fiscales que todos conocemos), al1% de la población.

    O sea, no somos tan ricos como ellos nos ven. Ya tenemos nuestros problemas. Y además, como dijo un obispo: “¿Estamos seguros de que con esa pobre gente no van a entrar delincuentes y terroristas?”. No, ¿verdad?

    Pues que les vayan dando.

  4. Microalgo Says:

    Estoy completamente de acuerdo, Nán. Completamente.

  5. ClementeMat Says:

    Estimados todos: es curioso como esos pueblos tan machacados por Europa históricamente, se matan (desgraciada y literalmente) por llegar y residir en la tan malvada Europa. ¿Saben cúantos han acogido los paises cómo Arabia Saudí, Qatar y demás?, árabes, mucho más cercanos cultural y geográficamente y más ricos que Europa. NINGUNO.

    Ya está bien de tanta leyenda negra europea y española. Que Europa hizo estragos en África y Oriente Medio es bien cierto, pero los que llevan (esos si) siglos en Africa esclavizando negros son los árabes. Y que Iran e Irak se peguen de chufas no es algo moderno, los shiíes y los sunnies se llevan dando más de 1200 años, que ya se dice pronto. Sin ayuda de Europa. Lo que se está deliberando en Oriente Medio es la primacía de uno u otro. Y los pobres perdedores saben que los europeos, con nuestros defectos, somos mucho mejores como vecinos.

    El error europeo ha sido el apoyar a unos dictadores, o teócratas, u otros, según convenga. También lo hizo la URSS. Así está montado tan tremendo lío.

    Que se podría solucionar la acogida, seguro. Que sería bueno para Europa, posiblemente. Que sería bueno para una evolución del Islam en un ambiente de libertades cívica y laicas, que lo llevara por fin al tercer milenio. Sin duda.

    Que nuestros fuerza políticas no están a la altura. ¿Y cuándo sí?

  6. Microalgo Says:

    Tiene Usted razón: el mapa de África (subsahariana y magrebí) está hecho con tiralíneas, sin tener en cuenta ni etnias ni peculiaridades orográficas (siquiera), a mayor conveniencia de Occidente. Y luego les vendemos armas para que se masacren unos a otros, mientras miramos horrorizados y exclamamos que aquello es “una merienda de negros”.

    En cualquier caso, no hay más que mirar a estos migrantes (en concreto) para darse cuenta de que son IDÉNTICOS a usted o a mí. Con familias similares, con estudios similares y, antes del follón, con niveles económicos similares. Es como si aquí se declarara una guerra bestiaja y tuviéramos que salir por patas. ¿A dónde se iría Usted? ¿Al Kurdistán? ¿A Bahrein, donde te pueden decapitar por blasfemia? Pues no, intentaría irse al sitio “más civilizado” que pensara que existía. Y supongo que, para ellos, el sitio “más civilizado” que se les ocurre es Europa. Un lugar donde nadie te mata a los niños impunemente, solo eso. (La excusa de que entrarían terroristas es burda, zafia y puede que incluso malintencionada: nótese de qué nacionalidad eran los que atentaron contra el aeropuerto de Bruselas).

    E insisto: aquí hay sitio. Hay una población envejecida y mucha despoblación en ciertas zonas. Se podría ubicar a miles y sería bueno para todos. Canadá ha acogido ya a UN HUEVO de gente de Siria. Y cuendo digo un huevo, quiero decir UN HUEVO.

    Recuerdo un artículo de un fiscal general yankee, acerca de por qué el mundo pensaba que los estadounidenses eran odiosos. Una a una, rebatía las razones que los propios estadounidenses daban para ese hecho: “que somos una democracia libre”. Canadá y Suíza también, y nadie les tiene inquina. “Que tenemos mucha pasta”. Japón y Noruega también, y tampoco son especialmente denostados (“ballenicidios” aparte). La conclusión de este fiscal era que el mundo odiaba a los estadounidenses porque eran odiosos, es decir, que los odiaban con razón. Por metiches, por ingerentes, por mirar la población hacia otro lado cuando sus gobiernos machacaban países enteros (económica o militarmente), por derrochones, por inclutos, por prepotentes.

    Nosotros corremos el riesgo de que se nos considere igual. Y también con razón.

    Repito: la Historia nos está mirando y no estamos en condiciones de superar su juicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: