Nueve años de La Zona Fótica

Verán, desde que a los ocho o nueve años vi aquel primer teléfono sobre la mesa camilla del cuarto de estar de la casa de mis padres, tuve la fantasía de que un día el teléfono sonaría y preguntarían por mí. Mi madre, extrañada, me pasaría el aparato y una especie de divinidad, desde el otro lado del hilo, me revelaría una verdad fundamental. Yo colgaría el teléfono, me volvería a mi familia y les confirmaría que Dios existía o que no existía, alternativamente, y que todo estaba permitido o todo prohibido, alternativamente (Juan José Millás: los objetos nos llaman).


Noveno cumpleaños

Un tiempito, ya.



Buenas.

Hoy hace nueve años que, movido por la insistente solicitud de un amigo y gracias a la ayuda de unos blogueros desconocidos y alguno conocido, planté el primer post de La Zona Fótica.

No he modificado gran cosa de la estructura desde entonces. La portada sigue siendo la que me diseñó Alejandro Hidalgo, y si bien han desaparecido algunos blogs enlazados en el blogroll de la derecha (porque desaparecieron o se volvieron inactivos del todo), otros permanecen y entraron otros nuevos. Poco más.

Probablemente soy un tipo muy austero (qué mala fama tiene ahora esa palabra, y qué tristemente mal aplicado su sustantivo), porque a pesar de haber publicado, desde entonces 466 entradas y de haber recibido 5794 comentarios, solo tengo ocupado el 3% del espacio que WordPress me concede para sostener este blog. El número de visitas lo pueden ver por ahí a la derecha. Para lo loco que estoy, no está mal.

Como curiosidad, la segunda entrada más visitada la semana pasada (después de la más reciente, la cuadragésimo séptima de las de citas), es esta, nada menos que de noviembre de 2006.

La trigésima de las entradas de citas aún es muy visitada, claro, pero es por mi costumbre de numerarlas al estilo romano (y parece que “XXX” en la red es algo muy buscado) (qué chasco se habrá llevado más de uno).

Y nada. Que sé que últimamente no muevo mucho el blog, pero es que entre que se acaban las anécdotas de la infancia (es un territorio finito, la infancia), que me encuentro en un periodo de estabilidad (laboral, sentimental, de peso corpóreo, maldita sea, a ver si adelgazo un poco), y que el MiniBichoBola también ocupa su tiempo, se me pasan las semanas y no escribo nadená. Aun así, tal vez menos frecuentemente que antes, querría seguir asomándome por acá de vez en cuando, porque al menos es una manera de mantener el contacto con muchos amigos, aunque a algunos no les pueda poner cara (todavía).

Así que, amigos y amigas, gracias por asomarse a La Zona Fótica de vez en cuando (aquí suele pegar el solecito). Besos y abrazos repartidos sin mesura.

8 comentarios to “Nueve años de La Zona Fótica”

  1. Glomus Says:

    Muitos parabens! A mí la entrada que más me gustó es la del soldado gabacho que deserta. Impagable. Además de haber descubierto aquí a Terry Prachtett…
    Le debo un shupito de Talisker, mister. Recuerdos a la family.

  2. Microalgo Says:

    Los recuerdos serán dados y el chupito, a su tiempo, reclamado. El conocer al descendiente de aquel soldado le encantaría a Usted, seguro.

    Un abrazo.

  3. Portorosa Says:

    Muchas felicidades, don Micro.
    Que cumpla muchos más, y que nosotros lo veamos.

    Un abrazo.

  4. Anaxágoras Says:

    Muchas gracias, hermano, por ser un nexo de unión (no confundir con Nexus 6), como siempre, con tantos amigos, de los que me congratulo leer de vez en cuando. ¡Feliz Cumpleaños!

  5. santirulo Says:

    Yo me voy por 2009, leyendo hacia atrás (un flash-back como una catedral). A veces me encuentro mirando Cádiz en el Street View. Debe de ser que el blog es acojonante.

  6. lotronan Says:

    Contar, y celebrar, los años de nuestro blog nos rejuvenece una barbaridad. De aquí a poco, ¡empezaremos el bachillerato!

    Es la ventaja de los que iniciamos nuestra vida digital tan tarde.

    Así que… ¡Feliz, feliz entu día!, bloguecito que Steve Jobs te bendiga…

  7. Microalgo Says:

    Le rejuvenecerá a Usted, Nán, que yo estoy cada día más cascaete (pero contento). Y la oración a Steve Jobs tiene un puntito satánico, pero se acepta.

    Un honor, Maese Santirulo. Ya me acabé los tres (los y las). Cojonudos. ¿Tiene algo más en preparación?

    Por cierto, los de Blackiebooks, con mi último pedido (de cosas suyas, también, es que las regalo mucho), me han obsequiado con una bolsita de tela para llevar libros y un lápiz de esos de carpintero, rojo por un extremo y azul por el otro. Ya me han dado más que ningún banco en toda mi vida. Qué monos, ellos.

  8. santirulo Says:

    Algo hay nuevo, Microalgo, pero para dentro de bastante. Y estoy de acuerdo: Blackie Books es la mejor de las guarderías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: