Primero de primero

El italiano es un intento de la naturaleza de desmitificarse a sí misma. Coged el Polo Norte: es bastante serio, tomado en sí mismo. Un italiano en el Polo Norte añade de inmediato algo de cómico, que antes no habíamos percibido (Ennio Flaiano, escritor y periodista italiano, 1910-1972).


bandera-de-italia

Andiamo.



A ver. Castellano (y, modestia aparte, viendo el fraseo que la gente vomita, por ejemplo, en la televisión, hasta me atrevería a decir que superior a la media). Portugués oxidado, pero bastante decente como para comunicarme y entender lo que los lusofalantes se dicen unos a otros en, pongamos por caso, un autobús de línea. Inglés, bastante menos, y eso que lo estudié más (la básica y el bachillerato). Si les hablo, me entienden. Si me hablan, les entiendo. Si hablan entre ellos, la mayor parte de las veces no. Pero bueno, he estado en Escocia y en Inglaterra y me he defendido, y en Australia no tuve tampoco problemas… así que, para sobrevivir, me vale.

Así las cosas, decidí el año pasado ampliar el número. Los potenciales candidatos, italiano, francés y alemán.

Alemán, de momento, me exigiría demasiado esfuerzo, y soy un flojo del nueve (uno debe conocer sus limitaciones, que diría Harry el Sucio). Tiene como ventaja que, a diferencia del inglés y del francés, es una de esas lenguas transparentes (es decir, que se escribe como se pronuncia), pero me falta, del todo, la base.

Francés es una espina clavada. No tengo ni la más mínima idea de este idioma, y es una lengua muy útil, y muy bonita. Pero ahí sí que tendría que empezar desde cero, y la fonética es diabólica.

¿Italiano? Ya di un minicurso de italiano en el centro superior de lenguas modernas, y algo se me quedó…

Así que italiano. Es más fácil de entender que de hablar, pero si uno se queda con la primera parte de esta frase comprende que ya hay cierta ventaja.

Ayer me dieron las notas: primero de italiano básico, superado.

Tampoco es que sea un logro heroico, pero menos da una piedra. Nuestra professoressa nos ha advertido, sin embargo, que nos pongamos las pilas o en segundo nos van a freír… a la romana.

Al menos cinco años de italiano, y luego, si la demencia senil no ha acabado conmigo, lo mismo me meto en francés. Ya veremos. Les iré contando.

4 comentarios to “Primero de primero”

  1. Salamandra Says:

    A mi me ha dado por los cursos online de astronomía. Cada loco con su tema…

  2. Microalgo Says:

    Pues tienen que ser divertidos, desde luego.

  3. Confusio Segundo Nán Says:

    Te adelanto: he terminado el B2;2, o sea el tercero. Apriétate los machos para cuando llegue. Inventarse el italiano es fácil; conocerlo, no lo es.Al final del segundo, la profe dijo que mi redacción era la más respetuosa dela sintaxis italiana, pero… me había inventado el 50% de las palabras.

  4. Microalgo Says:

    ¡Sinvergüenza!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: