¿Alguien conoce a estas señoras?

Conseguir una educación era un poco como una enfermedad de transmisión sexual. Te incapacita para un montón de trabajos y luego te venía el deseo acuciante de pasársela a otros (Terry Pratchett: Papá puerco).


Señoras caraduras

La de rojo. La otra también, de paso.



Qué pena que, cuando me leí tantas cosas de Enrique Jardiel Poncela, aún no tenía la costumbre de tomar notas de lo que leía. Creo que me lo voy a tener que zampar todo otra vez. Es lo que tenemos los maniáticos.

Sin embargo, oh, maravilla, la Red de Redes es, en muchas ocasiones, un chollo, y me acabo de encontrar el libro donde que estaba la cita que buscaba. El libro es “Exceso de equipaje”, y ya que este genial autor se ha muerto y sus deudos no me han demostrado que tenga que preocuparme por sus derechos respecto a los royalties generados por la obra de su ancestro, se lo mando, en PDF, a quien me lo pida.

Busco entonces, en el texto, una palabra que sé que estaba en la frase medio recordada (bellota, era la palabra) y ahí está:

Son las seis y diez; no logro conquistar mi sitio hasta las siete, hora en que el viajero que me lo birló —que sólo ha contestado con gruñidos indescifrables a mis reclamaciones diplomáticas— se decide a irse un rato a estirar las piernas, tarea realmente superflua, pues las tiene ya de metro y medio. Sobre mi cabeza, en la red, ha dejado el equipaje, y su nombre, escrito en las etiquetas, se balancea ante mis ojos: Phineas Simpson-Cheyenne. Saco la estilográfica y lo apunto.

(Semejante precaución me permite informar ahora al mundo de habla hispánica de que en Cheyenne, Wyoming, Estados Unidos, vive cierto señor, llamado Phineas Simpson, que es un animal de bellota.)
(Enrique Jardiel Poncela, Exceso de equipaje).

Me lo tengo que releer, qué duda cabe.

Todo esto venía a que el Coro Nova Nerta (consorcio de otros coros más pequeños, con el que ya canté el verano pasado la ópera de El Trovador) montó un Requiem de un autor que hoy sería croata pero que en su época supongo que era austrohúngaro o algo así (este muchacho, concretamente). Entre la dificultad de la obra (mucha), el poco tiempo para prepararlo, mis propias limitaciones musicales y que iba a estar fuera los días de la representación, al segundo ensayo me bajé del proyecto.

A pesar del poco tiempo de ensayo disponible, el coro, la orquesta y los solistas estuvieron soberbios. Lo sé porque fui a la representación en Chiclana. ¿No decías que ibas a estar fuera? Sí, en principio sí, pero estando de baja médica uno no puede irse de viaje y tuve que retrasarlo hasta que le médico guasón me dio el alta. Véase post anterior.

El caso es que fuimos media hora antes a la iglesia a pillar sitio, y encontramos algo, un poco escorado, por los pelos. Al poco la iglesia estaba repleta. Cuando entró el coro, me levanté y me fui al fondo de la nave a hacer una foto. Esta.

Requiem Chiclana

Cuando volví, había una señora en mi sitio, que había preguntado a mi mujer si el asiento estaba ocupado, y ante la respuesta afirmativa, había expuesto con absoluto desparpajo que le daba igual si estaba ocupado o no y se había sentado, negándose a atender a más reclamaciones. Cuando yo llegué, mi mujer, apuradísima, se levantó para explicarme en voz baja lo que había pasado… y OTRA señora se apropió también, inmediatamente, de su sitio.

Como no era ni lugar ni ocasión para liar una zapatiesta (cosa con la que cuentan los caraduras), nos fuimos al fondo de la iglesia, de pie (yo aún con algo de fiebre, pero no es plan de ponerme a dar pena ahora, tampoco), y oímos desde allí el concierto.

La señora es la de rojo, en la foto. Natural de Chiclana. Pero natural, natural. ¿Alguien la conoce? La que se apropió del sitio de mi mujer es la de negro de las gafas. ¿A alguien le suena, también?

Otra señora sentada en las cercanías pasó, con la cosa, mucha más vergüenza ajena que enfado nosotros, y cuando terminó la obra se nos acercó y nos dijo que conocía de vista a la señora, y que era famosa en todo el mercado central de la Ciudad de Chiclana de la Frontera por colarse en fruterías, pescaderías, carnicerías y recovas a la menor ocasión, y por contestar con muy malos modos a quienes le afeaban su incívica conducta.

Y en fin, no pasa nada. Pero quédense con su cara, que para eso la he puesto ahí arriba, al modo de Jardiel Poncela, para que sepan que por Chiclana hay una señora con ese aspecto horroroso y que es una jeta, una maleducada y una animala de bellota.

Ahora que lo pienso, tal vez lo suyo era haberla abrazado al acabar el concierto. Por si me quedaban por ahí pululando algunos virus, digo.

12 comentarios to “¿Alguien conoce a estas señoras?”

  1. laluli Says:

    Yo soy muy borde para esas cosas, y lo peor es que después durante días (y no exagero) me siento fatal por haber perdido los papeles. ¡Pero me dan tanta rabia los caraduras!

  2. Microalgo Says:

    Para estas cosas uno desearía que existiera esa pamplina del Karma. Pero no. Con esta gente SOLO CABE LA VENGANZA. Ejjem. Perdonen, es que me he levantado malote, hoy.

  3. Pommette Says:

    Me pierdo tus entradas. De casualidad me he dado cuenta. Por alguna extraña razón, desde que has vuelto no se me acutaliza tu blog en mi blogroll. :(

  4. Microalgo Says:

    También ha pasado en el blog del taller de literatura. No sé. En fin, en el último mes no he escrito muchas, tampoco. No soy tan prolífico como el amigo Noguera. ¿De dónde sacará este hombre tanta imaginación, pordiosanto?

  5. Niña Extrarradio Says:

    Uuff, que miedito dan…No me gustaría tener que disputar un rebote defensivo contra ellas.

  6. Microalgo Says:

    Seguro que le meten el codo en el píloro a la primera de cambio. Son de ese tipo, sí.

  7. Anaxágoras Says:

    Pregunta táctica: ¿hubiera sido posible colocaros delante de ellas de forma que no pudieran ver ni un pimiento? Imagino que lamentablemente también se hubiese molestado a algunos más … y al protestar éstos, decir en voz “mezzoforte”: “perdón, pero es que esta “señora” me ha birlado el sitio …” y liarla parda, claro. (véase el uso del entrecomillado anidado). Y que conste que ya no soy el rubito arisco de antes …

  8. ronronia Says:

    Lo he compartido en Twitter poniendo el hashtag #Chiclana, a ver si alguien conoce a estas impresentables.

    Entiendo que la Dama de los Lunares y Ud. no quisieran montar un choto en mitad de un concierto, ya saben estas caraduras dónde actúan.

    El otro día casi me mondo en el Demasié, una pastelería de la C/Princesa de Barcelona donde también sirven café y un té buenísimo. Llegó un señor muy mayor, se fue al mostrador e hizo su pedido, sin decir por favor pero, sobre todo, saltándose a la torera a los cinco o seis clientes que estábamos por delante. El dueño, que es majísimo, se le encaró y le dijo: “En cuanto llegue su turno, le atiendo. Pero ahora espérese allí sentado mientras sirvo a todos los que estaban delante de Ud., que la edad no le exime de ser educado y respetuoso con los demás ni le da derecho a colarse”.

  9. Microalgo Says:

    Ole, Dama Ron. Qué bueno, el camarero.

    Y no, Anaxágoras. No era plan de armarla allí. Tampoco fue tan chungo verlo desde atrás (y uno queda moralmente por encima).

    Nos vemos en un ratito. Por cierto, veo que ha recuperado el nick. Nos alegramos.

  10. Salamandra Says:

    La Iglesia Mayor de Chiclana. Viví en la casa blanca que está al lado cuando me casé. Y cuando había concierto, misa o lo que fuera, la puerta del garaje era el sitio que otros animales de bellota usaban durante el «ratito» que durase el evento.

    Vaya tía fea y borde, y lo digo porque a la belleza se le disculpa todo.

  11. anarkasis Says:

    Las ocupas chiclaneras
    teeeeeelaaaa

    perooo
    Usté tiene mucho peligro con un móvil en la mano, eh?,.. Es rápido sacando y disparando eh?
    Pero donde hay que demostralo es allí, delante de ellas, eh?
    pero con sus mismas armas,.. un pedete,.. corta un papel en papelillos y se lo echa por encima… se le dice al oido,- ¡Que dice tu mario que se te están quemando las lentejas otra vez…-
    Pero Lo que no falla es:
    – ¡La pantoja está en telecinco de gala!
    ..eh?
    (Estoy muy enfadá. Tiene un pase por estar convaleciente y porque, ha regresado, pero que sinó se entera de la charla…)

  12. Microalgo Says:

    Me apunto los posibles ítems, para otra vez. No descarto el espolvoreo de virus, tampoco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: