Y así es como se monta un pollo

Como la libertad civil desaparece en el momento en que nace la desconfianza, es preciso apartar del ánimo de los súbditos de un estado la idea de que el Gobierno pueda convertir la justicia en un instrumento de venganza ó de persecución; así se prohíbe que nadie pueda ser juzgado por comisiones especiales, sino por el tribunal establecido con anterioridad por la ley (Constitución Política de la Monarquía Española promulgada en Cádiz a 19 de Marzo de 1812; Discurso preliminar).


Barrenderos en lucha

Os apoyo en montar el pollo.



Cuando un niño mimado está jugando y pierde, se enfada y cambia las reglas del juego.

El gobierno es un niño mimado (y pijo, pijo a más no poder). Con la huelga de la limpieza viaria y de jardines de Madrid, su alcaldía ha perdido, y ahora sus correligionarios se apresuran a cambiar las reglas del juego desde el parlamento. La pelota es suya, y si no se aparta todo el mundo para que metan un gol, se enfurruñan.

Ni siquiera la torpeza de la alcaldesa a la hora de no reconocer la posibilidad de una alerta sanitaria (le sonaría a detrimento del valor de la Marca España… jé), que habría sido el único argumento legal y válido para la aplicación de medidas extraordinarias (como contratar a otra empresa para limpiar), se reconoce como una cagada mayúscula. Qué va. La culpa es de los que protestan. Qué más da que el cambio de condiciones laborales suponga echar a más de mil personas a la calle y que los que quedan vean disminuida su economía en un cuarenta por ciento. Son barrenderos, limpiadores, gentes de baja estofa, cómo osan protestar.

Pues les han ganado por la mano, ellos que pueden. Y desde aquí mi enhorabuena. Y mi alegría al comprobar que la gente a la que los periodistas preguntaban a pie de acera, en su inmensa mayoría protestaban por la suciedad de las calles pero apoyaban a los de la limpieza, asociando la culpa a quienes la tenían y no a los huelguistas. Bien por ellos, también.

Hace unos días, los trabajadores de los astilleros cortaron el tráfico en el puente José León de Carranza. No parece haber daños visibles en el puente, pero el carril reversible de este acceso a Cádiz lleva desde entonces cortado, con lo que eso supone de retenciones (en realidad, no llega a diez minutos más de camino). Me da la impresión de que es un castigo institucional a la población, para ponerlos en contra de los trabajadores de Navantia: Si hay atascos, la culpa es de ellos.

Pues si vale para reivindicar, bienvenidos sean esos diez minutos de más en el camino. Piensen en lo que la ciudad perdería si los trabajadores que han protestado acabaran perdiendo sus empleos. Las pérdidas directas en las familias de los trabajadores (dice un hermosísimo y triste refrán árabe que un hombre pobre nos avergüenza a todos), las caídas en ventas de las empresas de suministros asociadas, las pérdidas de todos los comercios de la zona.

Menos de diez minutos, repito.

En España, la jornada de ocho horas, que ahora vemos como normal (podría decir, con la misma naturalidad, “que ahora vemos peligrar”) se estableció en 1919 después de una huelga de cuarenta y cuatro días, y le costó el puesto al Conde de Romanones.

No les digo más.

8 comentarios to “Y así es como se monta un pollo”

  1. laluli Says:

    ¡Ahí l’has dao!

  2. Microalgo Says:

    Pues seguro que, dentro de dos días, decirlo es delito. Mi pelota es mía y me la follo cuando quiero. Mis vasallos son míos e ídem.

  3. ClementeMat Says:

    Si los profes nos hubiéramos puesto en huelga indefinida (niños en su casa más de dos semanas seguidas, jeje) cuando ZP nos bajó el sueldo la primera vez, otro gallo nos cantaría. Pero claro, los que mandan son los sindicatos, que son quiénes pueden convocar una huelga o no (salvo excepción de que los trabajadores se conviertan en asamblea, etc, que técnicamente es imposible en un colectivo tan disperso). Ah, para repartise los jueces del CGPJ sí que se ponen de acuerdo los dos “grandes” partidos. No te j…

  4. H. Lecter Says:

    Don Micro, obedecer las leyes (las vigentes, las pretéritas que se puedan querer recuperar o las futuras que se improvisen durante el juego) es algo voluntario. Siempre fue así y siempre lo será. Pero desde que Thoreau se negó a pagar impuestos a su país, EEUU, para financiar la guerra de conquista contra Mexico, desobedecer es, además de un delito, una práctica política. Y, hoy por hoy, nuestra mejor herramienta para cambiar las cosas. Eso sí, los desobedientes, sea uno o un millón, deben ser muy fuertes, conscientes y valientes para, sin violencia, enfrentar la violencia del Estado.

  5. Pommette Says:

    Aquí se olvida pronto, se aprende poco y se hace todavía menos.
    El monte ya es orégano y no hay quien ponga puertas al campo.
    Que poquito queda para que todo lo conseguido se barra. Ay esas tiritas de transciones, ahora nos sale esta gangrena fascista y desatada y ebria por las esquinas.

  6. karmelo Says:

    de acuerdo con lo de que hay que quejarse, pero no fueron 10 minutos mas….me tocó una hora de autobús desde Cadiz pasando por San Fernando y todo Puerto Real para llegar al trabajo. Y la caravana de por la noche también me tocó. EL resto no tiene la culpa. Yo me iría a la puerta del Parlamento o a diputación a protestar y a molestar a quienes realmente hay que protestar. acaso han conseguido algo después de tanto tiempo cortando el puente?? pregunto, por curiosidad…

  7. Confusio Segundo Nán Says:

    Marx madera, es la guerra!!

    También yo me emocioné varias veces, oyendo en los bares comentarios de gente con trabajo, en los bares de Madrí, donde parece que solo tomen café los fachas, diciendo que la ciudad está hecha una mierda, pero peor huele que a 1.100 personas las echen a la calle y que el resto les rebajen el sueldo un 40%.

    Es la primera huelga importante que ganamos y harán todo lo posible para que no se repita.

    ¿Voy a protestar al Congreso? dentro de poco me costará 600.000 euros. Romperé el cerdito a ver si los tengo.

    Muy bien, Don Micro. Va llegando la hora de demostrar que estamos cabreáos.

  8. Salamandra Says:

    ¿No está acabando la crisis? Que se lo pregunte el tío feo de hacienda a los que van a largar en Fagor.

    Lo de las reformas de esta gente, ¿estaba en el programa electoral?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: