Eslovenia bajo la nieve

Tal vez sea que el frío conserve los odios y los amores como preserva los cuerpos que quedan enterrados en la nieve durante el invierno (Antonio Gómez Rufo: El alma de los peces).


Ljubljana nevada copy

Brrr.



Buenas.

Perdón por mi ausencia, estaba cumpliendo con la tradición que nos permite fugarnos del curro quince días cuando nos casamos. Antes de que nos la quiten. Para una tradición que merece la pena…

(Por cierto, una antigua chirigota callejera gaditana decía que te dan dos días de permiso por la muerte de un familiar y quince por casarte, por lo que es fácil calcular que el matrimonio equivale a siete muertes y media en la familia) (en fin).

En cuatro posts consecutivos a la vez que espaciados, les colgaré algunas fotos de esos días (Eslovenia, Croacia, Trieste y Venecia). Sí, supongo que sienten un amago del pánico similar al que sufren los invitados a una casa cuando el anfitrión saca el álbum de fotos de la infancia, solo que aquí, con pasar de largo, evitan la tortura. En el otro caso no tienen escapatoria, al menos honrosa. Ventajas de la blogsfera.

Al igual que con las quemaduras, debería haber grados de desentendimiento con la gente de los países a los que viajamos. Así, en una zona de primer grado, tal vez no pillamos modismos o costumbres, pero la cosa nos es más o menos familiar y nos podemos entender, mal que bien, sin conocer otro idioma (Portugal o Conil de la Frontera, por ejemplo). En un segundo grado, la cosa se puede complicar si no sabemos hablar más que español (Inglaterra, Italia, Francia o Torremolinos). En países “de tercer grado”, no conocemos bien ni siquiera el alfabeto en el que los carteles de las calles están escritos (Israel, Irán, Rusia, Japón, Malasia o Grecia). Por último, está el caso extremo del cuarto grado, donde ni conocemos el alfabeto ni tienen ganas de entendernos (principalmente, gran parte de China).

Tanto Eslovenia como Croacia parecen estar en el uno y medio, en parte porque TODO EL MUNDO habla inglés y porque SIEMPRE intentan entenderte.

De hecho, a veces parece que son de Cádiz…

Ljubljana Jezus copy

Eslovenia debe de ser preciosa debajo de toda esa nieve. La capital, Ljubljana (acostúmbrense a pensar en las jotas como íes o lo van a pasar mal), cuyo símbolo es esta lagartija…

Ljubljana Dragón copy

… es una preciosa ciudad la mar de cuidada y amable, que invita al paseo y a tomarse unas cervecitas. El dragón es el símbolo de la ciudad. Según el mito, Jasón, después de robar el Vellocino, intentó despistar al Rey Eetes tirando para el norte (Danubio, Sava y Ljubljanica, que es el río que pasa por la ciudad) en lugar de ir hacia el sur. Al llegar a la altura de la ciudad se encontró con este bicho llenito de malas pulgas (tienen que ser malas para picarle a un dragón) y, con esa manía de extinguir bestias flamígeras que tenían los antiguos, se lo cargó.

Paseando por Ljubljana se sentirán como en casa, por raro que hable la gente. Un arquitecto llamado Plecnik construyó este mercado tan molón…

Ljubljana mercado copy

… cuya parte de atrás da al río.

ljubljanica desde el mercado copy

Buenos embutidos y quesos, sí. Como toda ciudad que se precie, tiene su pedazo de estatua al poeta nacional (France Prešeren), al que una musa gamberra le va a dejar caer una llave en la cocorota.

Ljubljana Estatua Preseren copy

Otra presencia frecuente en la ciudad es el amigo Mahler…

Ljubljana Mahler copy

… que dirigió la orquesta de la ciudad unos años.

Vamos a lo importante: zampar por allá. En cualquier esquina hay una enoteca o un sitio donde echarse una cerveza y una tapita de queso o embutido al cuerpo. La cerveza de marca “el pescao humano” no está nada mal.

Ljubljana Cervezaca copy

Eso no quita que después uno se vaya a cenar como Manitú manda a otro sitio, claro. Recomendación buscada en la guía: La pizzería Foculus,

Ljubljana Foculus copy

donde a buen precio te ponen unas pizzas de este pelo:

Ljubljana Foculus II copy

Ya que estábamos por allí, visitamos unas cuevas enormes en Postoja:

Cuevas de Postojna copy

Pero pedazo de cueva. Enorme. Visitamos también un pueblecito llamado Kramnik…

Kramnik copy

Donde la ola de frío se había cargado a un montón de pájaros. Los supervivientes se metían de vez en cuando en los portales, a pillar calor.

Kramnik pájaro friolero copy

Allí nos dimos cuenta de la utilidad de ciertos listones de madera apoyados en las paredes. Avisan de que, desde el tejado, te pueden caer unos cuantos kilos de nieve si caminas por ahí.

Kramnik Cae nieve copy

Kranj es un pueblecito la mar de collejo (expresión granaína)…

Kranj copy

… lleno de edificios que mantienen restos de frescos. En el Medievo debió ser un espectáculo de ciudad.

Kranj Frescos copy

Estuvimos tentados de meternos en este restaurante, pero al final decidimos que no, no fuera a tener los mismos precios que su homónimo gaditano (que somos pobres).

Kranj El Faro copy

Paramos también es Škofja Loka, pero nadie llevaba cofia allí y no parecían ir dando saltos por las calles (decepción)

Skofja loka plano copy

Eso sí, seguía la moda de Kranj respecto a los antiguos frescos en las casas.

Skofja Loka Frescos copy

¿Saben de dónde debieron tomar los que diseñaron los Exin Castillos la idea de los torreones? Del castillo de Bled, probablemente…

Bled exin copy

Al parecer, el Rey Enrique Segundo de Alemania, en el año mil cuatro le regaló al obispo Albuino de Brixen el pequeño estado de Bled, con su castillo y su laguito. Ayer mismo se cumplían exactamente mil nueve años desde ese suceso, por cierto. En esta pintura del XIX, que está en el museo del castillo, se ve cómo el Rey y el obispo hacen un Bárcenas con el título del pequeño estado de Bled (pinchen en la imagen para ampliarla y verán las caras de disimulo).

Bled Bárcenas copy

(Vale, en realidad, los dos miran a una aparición de la Virgensanta, que he dejado fuera de plano porque así queda más zimpático). El laguito con el castillo es de cuento. Dan ganas de encerrar princesas hidrofóbicas allí, solo por darle utilidad. El castillo, que está en lo alto de una peña, ofrece unas vistas estupendas del lago.

Bled Lago copy

Después de pasar por algunas ciudades de Croacia volvimos a territorio esloveno parando en una de sus pocas localidades costeras (la costa de Eslovenia tiene menos de cincuenta kilómetros): Capodistria, ciudad cercanísima a Trieste y que siempre me ha sonado con reminiscencias del Cuarteto de Alejandría.

Capodistria copy

Como toda esa zona, Capodistria (Koper, en esloveno) es una mezcla. La mayor parte de su historia fue una isla (solo desde 1925 está unida a tierra firme de manera artificial), y su nombre puede venir de “isla de las cabras” en griego o de “cabeza de Istria” en veneciano (está al norte de la península de Istria, que ahora es croata). La ciudad ha sido primero independiente, luego veneciana, luego francesa con Napoleón y luego austríaca, hasta 1918, momento en que pasó a ser italiana hasta el fin de la segunda guerra mundial, cuando el territorio se concedió a Yugoslavia. La disolución de esa república la dejó en manos eslovenas. No es de extrañar que tenga dos lenguas oficiales (esloveno e italiano), que haya montones de trazas de la influencia veneciana por las calles…

Capodistria león veneciano copy

… o que en la ciudad existan aún edificios de navegantes italianos (esta es la casa de un marino llamado Carpaccio: preguntamos y no, no era un restaurante).

Capodsitria Carpaccio copy

La comida (ahora que lo he mencionado) también tiene mucha influencia italiana pero con sus rasgos propios, como los fuzi, pasta fresca enrollada a mano, (primer plano) y los gnocchi con jabalí (al fondo).

Capodistria comida copy

En general, los vinos en Eslovenia, buenos (aunque muchos de ellos con pocos grados, para mi gusto) y, según parece, mejorando día a día.

Y bueno. Ya vale por hoy. El próximo post, en unos días, sigo con una aproximación filosófica a la longitud de la costa de Croacia.

12 comentarios to “Eslovenia bajo la nieve”

  1. Anarkasis Says:

    … es que lo venía a ser esto un croar,
    (no fue tan duro ver comida)
    ah!!,y felicidades por sus 15 dias vacaciones y por encontrar alguien con paciencia para aguantarle.

  2. Radwulf Says:

    Los dientes del tamaño de un braquiosaurio se me ponen de ver las fotillos e intuir lo fetén que se lo tienen que haber pasado…

    Besotes, abrazotes y achuchones múltiples para los dos. Y un par de culines de sidra (ay omá qué rica….).

  3. ClementeMat Says:

    Estupendo post. Esto de estar apuntado por correo es lo que tiene, que ahora vengo más por aquí.

  4. Microalgo Says:

    Pues está Usted en su casa, Maese Mat. Ya lo sabe.

    ¿”Un par” de culines, Radwulf? ¿Si no llevaba Usted literalmente ni una hora en Asturias y ya nos habíamos pimplado dos botellas? Qué pocos a) vergüenza y b) cálculo…

    No fue fácil, Dama Anarkasis, encontrar a alguien con esa curiosa característica. Y mire que busqué y busqué…

  5. Guiomar Says:

    Ja, ja, “princesa hidrofóbica”, Usted si que es una princesa hidrofóbica. Sabrá que a partir de ahora, se va a subir la edad legal para contraer matrimonio, de los 14 a los 16; se ha escapao por un añito, ¿ eh?, malandrín. Estos jóvenes….

    El viaje ha tenido que ser chulísimo. Mola el símbolo de la capital. See you soon.

  6. Sérilan Says:

    Pero Don Micro es que se ha matrimoniado usted.???? Dios mio y yo sin saber nada..!!!!
    Pués no sabe como me alegro. Le deseo todo lo mejor.
    Besos a miles

  7. Microalgo Says:

    Pues sí, Dama Sérilan. Ya ve. Ya era hora, por otra parte, que me estaba convirtiendo en el penúltimo soltero de oro de la quinta (eso aclara la ironía de Guiomar). Y sí, el viaje ha estado bien. El frío hacía acurrucarse…

  8. Salamandra Says:

    Yo a lo mejor me divorcio y me vuelvo a casar otra vez con la Sra. Salamandra para pillar los quince días.
    Lo de las comidas me ha recordado a mis hijas de viaje (pizza, pasta, pizza).
    Y a lo mejor no es un dragón, sino un lloigor de los mitos de Cthulhu. Y ahora me apetece irme de viaje, y no está la cosa para…
    Mi más sincera envidia.

  9. De vuelta | Harmonia macrocosmica Says:

    […] Hay que poner al día a los vecinos, saludar a los que se han casado… […]

  10. Confusio Segundo Nán Says:

    No se lo usté a de creer. ¿Adivina quién estuvo por esas fechas en Ljubljana por motivos de trabajo? Exacto, la señora L. ¡Anda que si se encuentran, qué despiporre!

    Pues sí, ya iba teniendo edad para hacer estas cosas, qué quiere que le diga. Al menos, no fuma, así que su Santa no le dará la lata por ese lado.

    Espero con ilusión lo de Trieste: de las ciudades del mundo que me había propuesto visitar, es la única que me falta. (que nadie piense que soy un gran viajero: con 20 años me hice una lista de 6).

  11. Microalgo Says:

    Pues merece la pena. Ya le contaré. ¡Un abrazo!

  12. Sérilan Says:

    Ohhhh…no sabe como sufre de envidia mi alma viajera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: