El científico y el corsé

Todo libro científico debe ser una especie de historia policíaca, el relato de la búsqueda de algún Santo Grial (Umberto Eco: Confesiones de un joven novelista).


Podría ser peor. Podría llover

Un rayito de nada y todo listo.



Ocurrió hará una docena de años. O más.

Tuve una mañana con poco curro y se me ocurrió salir con un tubito en la mano, a cazar microalgas por los alrededores de mi centro de trabajo (yo era becario, entonces). Estuve un buen rato mirando una de las charcas que están junto al sitio donde trabajo. Al final me volví con una muestra de la que aislé una cepa de una microalga bentónica (es decir, que vive en la superficie del sedimento) que me pareció interesante. Desde entonces, esta cepa está en cultivo en nuestra colección.

Mucho tiempo después, entre las mías y las que produjo el primer becario al que le diseñé la tesis doctoral, hemos sacado doce publicaciones en revistas de impacto trabajando exclusivamente con esta cepa. Al becario le dieron el premio extraordinario de doctorado, por cierto.

No es que me vaya yo a comparar ahora con él, pero recientemente tuve la oportunidad de conocer una curiosa anécdota, contada por (a su vez) mi propio director de tesis. Don Ramón Margalef es este señor. Algunos de Ustedes no habrán sabido, con anterioridad a este post, de su existencia. Otros sí. Nán, el pobre, tiene un vástago ecólogo (qué cruz), y habrá tenido que aguantar luengas disertaciones sobre la excelencia del padre de la Ecología en España. Dirigió el Instituto de Investigaciones Pesqueras, del que en los años sesenta dependía (a tanta distancia) el que ahora es mi centro de trabajo.

Pues bien: alguien de su Instituto se quejó de que ese señor, siendo director del laboratorio no cumplía el horario obligatorio del centro. Es decir, que salía y entraba cuando le daba la gana. Desde arriba le dieron un toque y la reacción de Don Ramón fue inmediata y contundente: Adiós. Me voy a la Universidad. En cuanto puso un pie allí (con muchísimo criterio, le acogieron con los brazos abiertos y le dieron carta blanca), fundó el Departamento de Ecología, que fue cuna de los mejores profesores de esta disciplina de toda España y aún hoy tiene fama a nivel mundial.

Y a qué viene todo esto, se preguntarán Ustedes.

Pues viene a que la semana pasada ha llegado una directriz desde Madrid (el CSIC no está transferido) acerca del obligado cumplimiento de las horas en el puesto de trabajo, con amenaza de inspecciones, solicitud de registro de ficha y disminución de la retribución salarial en caso de que las horas que consten como presenciales sean menores que las obligatorias.

Es difícil defenderse de la acusación de que “queremos trabajar menos horas y cobrar lo mismo”, o que “no queremos cumplir con el horario establecido en nuestro contrato”. Y no es eso, muchos científicos hacen más horas de las obligatorias (y luego, en casa, también).

Lo que jode es el corsé. Pido perdón a los funcionarios de prisiones, pero los científicos NO SOMOS funcionarios de prisiones. No somos tampoco oficinistas. La comprensión de un problema y el imaginar la manera de solucionarlo tiene una componente creativa que no puede encorsetarse en un nine-to-five de corredor de bolsa. Ya están los planes de cumplimiento de objetivos (los temibles “PCOs”), los quinquenios, los sexenios, la ANECA, la competición por los proyectos de investigación y la publicación de resultados para valorar si trabajamos o no trabajamos.

El corsé lo que provoca es justo lo contrario. Hasta ahora solíamos trabajar más de lo estrictamente necesario. Si nos obligan a trabajar lo estrictamente necesario, lo mismo no hacemos más. Y la ciencia pierde, y pierde el país.

No sé si la medida trata de enmierdar a los científicos (el ser el colectivo más valorado en las encuestas, por encima incluso de los bomberos, es un agravio comparativo para los profesionales de la política, grupo cuya consideración general, hoy mismo, se halla al mismo nivel que las heces de un caniche), o de si es una medida meramente recaudatoria, tipo a ver qué podemos arañar para pagarles menos.

En todo caso, no me parece que la medida vaya a mejorar la productividad científica de la nación. Tampoco anima a la gente que está terminando de formarse fuera a volver y darlo todo por su país. No mucho. Y son los que, en pocos años, deberían empezar a tirar del carro.

7 comentarios to “El científico y el corsé”

  1. Lola Says:

    Ay, querido. A nosotros nos dijeron que teníamos que dedicar a nuestro trabajo 37.5 horas. Si le echábamos más, mala suerte. 37.5 horas. Cuando el miércoles a las 7 de la tarde esté resolviendo dudas por mail a algún alumno y se me gasten las 7.5 horas que tengo para trabajar por las tardes (esta semana ya las he gastado y estamos a martes), le digo al gilipollas que puso eso que siga resolviéndole las dudas él.

    Además, ahora en Madrid nos reducen el complemento de tutores a la mitad. Tengo a 34 tutorandos y salgo a euro por niño al mes. La cantidad de trabajo que tiene cada niño ni te la cuento, claro. Pero lo peor no es eso, lo peor es que un profe que esté a media o tercio de jornada (pobre interino que encima de que curra una mierda, tiene que agradecerlo), su complemento por tutoría también es la mitad o un tercio, aunque los niños los tiene completos (no les faltan brazos ni pulmones, no). Vamos, que una profe de mi instituto que está a un tercio de jornada con una tutoría de 28 niños cobra 8 euros al mes por serlo.

    Así está esto, don Micro. Así de mierdoso.

    P.D. Le echo de menos, ¡voy necesitando verle ya!

  2. ClementeMat Says:

    Cuánta razón tienes, Microalgo, y Lola también. Todavía recuerdo la campaña de “demonización” de los “funcionarios” cuando la primera bajada de sueldo, allá por el 2010, y todos las frases torticeras que usaron.

    En cuanto a Andalucía, doña Lola y don Microalgo, lo último es que hemos tenido que argumentar las razones, por escrito y grupo a grupo en el caso de haber tenido más de un 50% de suspensos o un 100% de aprobados. Y además, parece que los Inspectores de Educación (éstos si están transferidos) nos va a entrevistar personalmente para que se lo expliquemos, o eso se oye por los pasillos. En este caso parece que es un estupendo intento por acabar con el fracaso escolar, o al menos de mejorar la media …

    Al aumentarnos las horas lectivas y bajarnos el sueldo, es obvio que muchas actividades que hacíamos con los alumnos “extraescolares”, o sea en horario de tarde o de noche incluso si viajábamos fuera de la localidad, se han reducido mucho, en un claro paralelismo con el “corsé” (¿No dicen que los profesores trabajamos poco y tenemos muchas vacaciones?. Pues ya que no me pagan las horas extras como a otros, ahora no las hago gratis)

    Por cierto, cobramos menos que otros funcionarios de la administración del mismo nivel, y además algún día tengo que ponerme a hacer cuentas, porque todos los que trabajan a turnos, tienen aproximadamente los mísmos días de trabajo al año. Sólo que ellos lo llaman “descanso”. Pues nuestro descanso es el mes de julio, no te fastidia.

    Supongo que Lola estará de acuerdo en que lo necesitamos.

  3. ETDN Says:

    Ay, qué me vas a contar. Por aquí estamos igual. Los turnos se solapan para cumplir las horas y como se comparten despachos, la gente tiene que esperar por los pasillos. Hay quien aprovecha para ir al gimnasio (que está dentro del recinto). Nosotros tenemos que venir hora y media antes pero los periódicos no llegan hasta las 2, con lo cual no podemos empezar a trabajar hasta esa hora, pero como hay que cumplir el horario…pues a calentar la silla.

    En fin.(Por cierto, para los que sepáis quién soy y dónde trabajo, ruego discreción, y no mencionarlo en otros comentarios. Por si las moscas. La paranoia es tremenda por aquí).

    besos

  4. Salamandra Says:

    Hasta que no se den cuenta de que te pagan por lo que sabes y no por lo que haces esto no va a ir a ningún sitio. Yo creo que en ciertos trabajos se rendiría más sin horarios. Porque estos mismos que vigilan los horarios son los que no te pagan las horas que haces cuando hay que terminar un proyecto o cuando se fastidia un equipo etc.

  5. Microalgo Says:

    Pues así están las cosas, sí.

    So long, Dama Lola. Yo también la echo de menos. Si alguna vez recalo en la Villa y Corte pergaré toque, a ver si conseguimos vernos aunque sea un ratito.

    Señor Mat, lo hablamos mañana mismo delante de una paella frente a nuestros comunes progenitores.

    Me chivo: la Dama ETDN trabaja para la CIA. Solo así se exlpica lo del gimnasio.

    Maese Salamandra, en nuestro centro han comisionado a una persona de administración SOLO para que controle las fichas de entrada y salida. Gasto de personal para nada.

  6. ronronian Says:

    La investigación tiene su propio ritmo y, es más, hay disciplinas que no necesitan laboratorio, como las matemáticas o la física teórica, en las que a veces es más productivo trabajar desde casa que estar disponible en el despacho para cualquiera que te quiera endosar una tarea burocrática o dar conversación, así que la gente a veces hace acto de presencia en el trabajo cuando tiene que colaborar con otro o por hacer el paripé, lo que no significa que no le metan horas sin cuento.

    Y, sí, en la Universidad, por ejemplo, hay gente que se toca los pelendengues a dos manos una vez consigue plaza fija, pero esos suelen hacer religiosamente su tiempo “de presencia” y, además, no son tantos y, sobre todo, hay otras maneras de medirles el rendimiento.

  7. Anarkasis Says:

    http://www.boe.es/boe/dias/2013/02/23/pdfs/BOE-A-2013-2030.pdf

    los tontolava nos toman por tontos, se aplican una nueva amnistía fiscal al 15% los primeros 300.000 euros ganaos con contratos de becarios sin s.social.

    ¡¡pero vamos!! si quieren seguimos discutiendo si debemos cumplir o no el horario…., de subirlos al cadalso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: