El otro lado de la cama

En este terreno me nació un estilo lo más propio posible y que según opiniones que respeto, empezando por la mía, se apoya en el humor para ir en busca del amor, entendiendo por este último la más extrema sed antropológica (Julio Cortázar: Papeles inesperados).


Cama onírica

Así hace, de frío.



Qué cosas.

Estás de viaje unos días, solo unos días, y anoche no encontraba ni un hueco para dormir en la cama, y eso que, si no me contaba mí, estaba vacía, deshabitada como el campo de fútbol de un pueblo de la meseta castellana abandonado en los años sesenta.

Pero vacía de gente, he querido decir. Porque anoche, a las cuatro de la mañana, estaban allí alguna gente estúpida y gritona del trabajo, las enfermedades de los familiares, lo que echo de menos en febrero la paga extra de diciembre, la vergüenza (ajena) que me da la poca vergüenza (propia) de los gobernantes, mi tos que no termina de desaparecer, el futuro oscuro de la carrera científica, el tener que pelearse con todo y con todos simplemente para que no te metan, con saña, un codo en el ojo (derecho que debería contar entre los fundamentales de la humanidad)…

Todo eso estaba allí, y debía de estar ocupando exactamente tu sitio. Porque basta con que tú estés y que yo pueda acurrucarme contra tu espalda para que todo lo demás desaparezca.

Y es curioso todo lo que ocupas, porque siempre que te abrazo me pareces muy, muy pequeña.

10 comentarios to “El otro lado de la cama”

  1. Juan Nadie Says:

    Ah, el amor, ese delicioso exorcista

  2. glomus Says:

    El breve espacio…

  3. laluli Says:

    Yo tengo que escuchar la radio para poder dormir cuando mi guiri me abandona, si no es imposible. Cuando él está su abrazo es una nana.

  4. Confusio Segundo Nán Says:

    ¡Ay, pequeñuelos míos! Tiernas flores de amor sacudidas. Soy un abandonado profesional (unos 150 días al año) y aunque me place el contacto con otra piel, y lo disfruto,, he aprendido que también es una gozada formar la mitad de un aspa en la cama. Que si tose alguien, sea yo; que si ronca alguien, sea yo que lo sé hacer más fuerte (dicen, porque no me molesto a mí mismo).

  5. ronronia Says:

    Si no está el montañés, no me duermo hasta las mil. No me ubico, que decía mi abuela.

  6. laluli76 Says:

    Nán, yo te gano y ya hace años, pero ni aun así

  7. Sérilan Says:

    No hay nada mejor para pillar el sueño que una extensa noche de carnaval

  8. Anarkasis Says:

    …eso se lo dirás a todas,
    …conmigo te funcionaría y tó,
    tiocanalla, aaaaaanda palcarnaval que nunca se sabe cuanto va a durar la cuaresma

  9. Goethita Says:

    ¡¡Uala!! Qué bonito.

  10. Salamandra Says:

    Después de 16 años y 10 meses durmiendo con la Sra. Salamandra, cuando no está al lado me cuesta un mundo dormirme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: