El uno mismo del pasado

Porque no poseemos nada con certeza, excepto nuestro pasado (Evelyn Waugh: Retorno a Brideshead).


Y ni eso, Míster Waugh.



A falta de correo de papel, que ya se estila tan poco, muy de vez en cuando uno se topa con los mensajes electrónicos del pasado, algunos de hace una década.

El antivirus corporativo de mi ordenata estaba desactivado, y el informático de mi centro me aseguró que como estaba “medio instalado, medio desinstalado”, no podía ni instalarse ni desinstalarse, así que lo mejor era formatear el disco duro.

Como lo oyen.

En fin, guardé todos mis documentos en un disco externo y zaca.

Hice también copia de mis mensajes en sus ficheros específicos y los descargué en el programa gestor de correos una vez reinstalado todo el sistema. Pero oh, traición: la libreta de direcciones que se grabó, no sé por qué, estaba desactualizada, y las direcciones de correo adquiridas los últimos años no estaban.

Pero los mensajes sí, de modo que me dediqué un ratito a pasear por los mensajes de correo entrante y a comprobar que todos sus autores estaban en la libreta de direcciones. Así que pasé la vista por algunas direcciones de correo que desde hace tiempo no me son habituales… por muy diversos motivos.

Con un clarísimo talante masoquista, abrí algunos. Muchos eran respuesta a mi correo, que estaba aún allí, pegado.

Y recuerdo lo escrito, pero ya no soy quien lo escribió, por supuesto. No reconozco bien al tipo que sentía esas cosas, que soltaba por las teclas esa verborrea lastimera o seductora o cruel o indignada o enamorada o embargada de estupor o infelizmente contenta o dichosamente desgraciada. ¿Dónde está ese Microalgo? ¿Qué fue de aquellas batallas perdidas o ganadas (en el supuesto de que alguna batalla, de cualquier tipo, se pierda o se gane)?

Supongo que en lo que sí he ganado ha sido en estoicismo, no lo sé. La perspectiva es lo que tiene Habrá que ver dentro de diez años cómo leo mis correos de hoy, por supuesto.

Y tendré que leerme en el blog, claro. Pero repasando estos últimos seis años, me encuentro un poco más homogéneo en la blogsfera. Lo mismo es que estos textos están más meditados que un correo electrónico. O lo mismo es que ya no soy tan turbulento. No soy capaz de hacerme con el motivo exacto.

En fin, guardados al fondo quedan de nuevo los correos antiguos, hasta que otra mudanza (bonita palabra, por cierto) saque a la luz esos pecios hundidos, con sus aristas suavizadas por la pátina de algas que, inevitablemente, siempre acaban creciendo sobre las superficies sumergidas. Por hoy ya tuve bastante.

16 comentarios to “El uno mismo del pasado”

  1. laluli Says:

    Pues yo también me encuentro muy mejorada de un tiempo a esta parte…

  2. Xavie Says:

    Qué curioso…
    Mire esto, señor Microalgo:
    http://ideasyfragmentos.blogspot.com.es/2011/04/yo-le-preguntaba-al-cielo-sin-disimular.html

    Saludos,
    X.

  3. Microalgo Says:

    Uaaah!

    Una cosa así quería decir yo, lo que pasa es que no seimpre me sale. Thanks, Xavie.

    Y sí que la vemos muy mejorada, Luli. Muchisisísimo.

  4. carrascus Says:

    No le dé más vueltas, D. Micro… lo que ocurre es que nos hacemos mayores…

  5. Microalgo Says:

    Poor cierto, Maese Carrascus… durante algún tiempo no he podido entrar en su blog porque mi ordenata hacía cosas rarísimas. Ahora ya si puedo. Misterios insondables de la informática.

  6. ronronia Says:

    Poniéndome recursi, a mí lo único que me gusta releer del pasado son los correos que intercambiábamos el montañés y yo, al principio de los principios, cuando estábamos festejando :))))

    Todo el resto me produce o vergüenza ajena o una cierta envidia por la despreocupación tontorrona que desprende. Ainsss.

  7. Confusio Segundo NaN Says:

    Usted, Carrascus, que todavía es joven, quizá se esté haciendo mayor. Yo ya me estoy haciendo “menor”: cuando me tallaron para una densitometría, decubrí que había perdido 5 cm de altura. ¡Cómo jode!

    Don Micro, el prota de “imposturas” de Banville, un viiejo autor, dice en un momento de la novela “en esta mano no queda una sola célula de las que fomaban la mano que escribió ese libro”.

  8. Anarkasis Says:

    ¡¡redióS!!, ¿Quieren ustedes montar una residencia de mails ancianos?
    Los dioses ya han empezado a confundirnos, terminareis coleccionando los facególes

  9. glomus Says:

    Leer esos correos debe ser, diría Anaxágoras, como estudiar las estrellas en base a la luz que salió de ellas hace cientos o miles de años. Igual ya ni existen. Igual que no existe el Microalgo que los escribió. Y se queda un regusto amargo de calambre en la lengua al darse cuenta, verdad?

  10. Microalgo Says:

    Verdad.

    Aunque, a veces, uno va y se ríe.

    (Es que uno tiene buen humor, en el fondo).

  11. Salamandra Says:

    Yo, ante la ignorancia de los informáticos de la empresa, desde hace mucho uso un cliente de correo de portableapps, y cuando hay mudanza va para delante la carpeta con todos los trastos.

    Pero es inquietante ver los correos de hace años, gente que daba la lata está ahora en paradero desconocido o directamente parados.

  12. Nomeolvides Says:

    Hace tanto que no entraba a leerle, don Micro… y voy y me encuentro con esto, que debo suscribir palabra por palabra. Por que sé que lo escribió usted, si no hubiera jurado que lo había escrito yo. Palabra por palabra. Qué cosas. Hasta lo del regusto amargo como dice Glomus. Tan cerca y tan lejos. Un abrazo desde esta estrella!

  13. Sérilan Says:

    Quizá nos empeñamos en seguir pensando que somos los mismos de siempre, que no cambiamos, que nada nos afecta hasta el punto de hacernos renovar por dentro.
    A usted Don Micro le ha ocurrido lo que a mí cuando vuelvo alguna ciudad o lugar, ya no miro con los mismos ojos.
    Una cosa sí es cierta, leyendolo he percibido un cierto matiz de melancolia

  14. Microalgo Says:

    Debe ser el otoño, Dama Sérilan. No me haga mucho caso.

    Bienvenida de nuevo, Dama Nomeolvides. Gracias por la revisita. So long!

  15. EFE Says:

    Podría ser peor, podrías tener un blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: