Más madera

Las diferencias ó altercados que puedan originarse entre los hombres, se han de transigir por las mismas reglas ó por otras semejantes, y la aplicación de estas á aquellos no puede estar comprehendida en ninguno de los dos primeros actos. Del exâmen de estas distintas operaciones y no de ninguna otra idea metafísica ha nacido la distribución que han hecho los políticos de la autoridad soberana de una nación, dividiendo su exercicio en potestad legislativa, executiva y judicial. La experiencia de todos los siglos ha demostrado hasta la evidencia que no puede haber libertad ni seguridad, y por lo tanto justicia ni prosperidad en un estado en donde el exercicio de toda la autoridad está reunido en una sola mano (Constitución Política de la Monarquía Española promulgada en Cádiz a 19 de Marzo de 1812; Discurso preliminar).

Título III, Capítulo VI, Artículo 108: Los diputados se renovarán en su totalidad cada dos años.

Título VI, Capítulo II, Artículo 351: La cuenta de la tesorería general, que comprehenderá el rendimiento anual de todas las contribuciones y rentas, y su inversión, luego que reciba la aprobación final de las Córtes, se imprimirá, publicará y circulará á las diputaciones de provincia y á los ayuntamientos.

(Constitución Política de la Monarquía Española promulgada en Cádiz a 19 de Marzo de 1812).


Civilidad mucha, rendimiento poco.



Recuerdo (muy nítidamente) que cuando yo estaba en mi tercer año de carrera amenazaron con reducir la longitud de los estudios universitarios, de cinco a cuatro años. A nosotros ya no nos pillaría la reforma, pero no nos gustó un pelo y nos pusimos en huelga. Les hablo de 1989, más o menos. El Precámbrico, podríamos decir.

(Aclararé que ese año la cosa se echó para atrás y al rector le dio un ligero infarto, me temo que por culpa nuestra. Unos quince años más tarde, como Ustedes saben, se consiguió recortar esta licenciatura, y casi todas las demás, de cinco años a cuatro. Cuestión de insistir y esperar, insistir y esperar)…

A lo que voy. Como primera medida de protesta, los biólogos fuimos, civilizadamente, a donar sangre. De lo que se trataba era de llamar la atención del público de una manera constructiva y en absoluto violenta.

Una leche. Apareció una nota minúscula en la página doce del Ideal (periódico local de Granada), en la que se hablaba de una donación hematológica masiva por parte de estudiantes de biología, pero ni se mencionaba el motivo.

Al cabo de una semana, los estudiantes de filosofía se pusieron también en huelga, aunque no recuerdo ni por qué. Su primera “acción” fue comprar dos garrafas de lavavajillas concentrado, de cinco litros each one, y echarlas en la Fuente de las Batallas. Solo faltó un elefantito pintado con consignas hippies para que Plaza Real pareciera el escenario de una de las secuencias finales de The Party. Portada a todo color del Ideal, al día siguiente, por supuesto. Luego organizaron cortes recurrentes de tráfico: quedaban en un sitio para cruzar por el paso de peatones… y lo hacían constantemente, hasta formar un atasco del copón. Cuando al fin aparecía la policía, cada uno seguía su camino como si nada y, a los diez minutos, ya estaban en otro paso de cebra en otro punto de la ciudad, haciendo lo mismo Todos llevaban la lista con el orden de los pasos de cebra a colapsar. Granada fue un caos circulatorio esos días. Creo que ese estado aún se mantiene desde entonces, fíjense lo que les digo.

Allí aprendí que las huelgas no pueden ser del todo civilizadas. Ni mucho menos abogo por dinamitar el edificio de La Bolsa (aunque, si fuera en domingo, con la intención de no provocar muertos, lo mismo no era mala idea), pero está claro que una protesta ordenada no va a frenar al actual gobierno en su afán de “recortar por abajo y ni siquiera lavar lo de arriba” (como sastres no tendrían precio). Ellos mismos lo han dicho con toda claridad.

Es decir, que no vuelvo (eso indica que ya lo hice) a quedarme un día aislado de huelga. La próxima que haga, o suena, o no vale la pena. Puestos a hacer correr el tren, habrá que echarle mucha madera. Aunque nos quedemos sin tren. De todas maneras, nos lo iban a recortar…

Nota al pie.

¿Merecería la pena un tribunal europeo que pudiera actuar contra corruptelas gubernamentales de cualquier país dentro de su zona? Es decir, que los mangoneos y abusos (incluidos incumplimientos flagrantes de promesas electorales) perpetrados por políticos nacionales o autonómicos de un estado (digamos España, por poner un ejemplo) pudieran ser juzgados y condenados por un tribunal de jueces suecos, franceses y holandeses, alemanes.

Descuide, antes que aprobar esta tontería un político se dejaría arrancar los brazos de cuajo. Solo lo harían si lograran poner en ese tribunal a sus subordinados… léase de nuevo la cita del discurso preliminar de La Pepa, al principio del post. Seguimos intentando echarle el lazo a la utopía, eso es todo.

20 comentarios to “Más madera”

  1. Inés Says:

    Sí… Pero ¿quién quedará en el poder si los “echamos por la fuerza” (por así decirlo)?

    Porque me aterra pensar que fueran los que tienen las armas. Que la ultra derecha está de lo más contenta con lo del 25S, por ejemplo.

  2. Microalgo Says:

    Ay, dama Inés. Yo tampoco lo tengo claro. Y me temo que estoy más de lo que quisiera con el amigo Pratchett…

    Pero ahí va un consejo, chico. No pongas tu fe en las revoluciones. Siempre dan otra vuelta. Por eso se llaman revoluciones. La gente muere y no cambia nada (Terry Pratchett: Ronda de noche).

    Por otra parte, uno suspira y se acuerda de Cortázar:

    Porque las revoluciones serán de los cronopios o no serán (Julio Cortázar: Papeles inesperados).

    Y uno no sabe. La verdad.

  3. Microalgo Says:

    ¿Qué tal de su fiebre, por cierto?

  4. Inés Says:

    Mejor. Las decimillas eran probablemente fruto del cansancio, lunesitis y SPM. Viva y bravo.

    Sobre el tema y desde la distancia, me duele ver cómo se están cargando el estado del bienestar. Y me da mucho miedito pensar que igual no podamos deshacerlo y recuperar derechos de aquí a 3 años.

    Pero pensar en que alguien pretenda que con un “golpe de estado” se pueda revertir la situación me da todavía más miedo. Porque quién me garantiza que no habrá quien se aproveche para joder más las cosas…

    Quiero más responsabilidad. Quiero disidentes entre las filas de los partidos políticos que estén dispuestos a renunciar, escuchando el malestar.

    Pero ellos no escuchan. Y da igual cuánto nos desgañitemos, no lo van a hacer. Y hacer como los estudiantes de filosofía (a lo grande), no creo que vaya a servir más que a unos pocos (posiblemente aún peores).

    Creo que me explico como un libro cerrado. Pero es que no sé qué podríamos hacer.

  5. Salamandra Says:

    Recuerdo nuestra huelga, a alguien se le ocurrió tapiar la puerta de la sede del PSOE, pero hicieron mal la mezcla y los ladrillos no se pegaban…

  6. Microalgo Says:

    Haber preguntado dentro, que la “o” es de “obrero”…

    (Yo solito: ha, ha, ha).

  7. Confusio Segundo NaN Says:

    No luchar una batalla es perderla.

    Si te gusta el mundo neoliberal, incluso tras echar una miradita a lo que opinan, por ejemplo sobre la ciencia, los republicanos estadounidenses, espejo que refleja nuestro presente y futuro… ¡Enhorabuena, has llegado a tu mundo ideal!

    Pero si no, algo tienes que hacer. Y debe salir en los periódicos. Y ser contagioso.

    Desde mi punto de vista, teníamos una democracia (lastrada por la tibieza de la transición, debida al miedo) y nos la han vaciado de contenido. Y luego nos están haciendo la vida “imposible” (lo digo en sentido literal).

    No tenemos un modelo por elque luchar. Pero tenemos un enemigo.

    • Inés Says:

      Me encanta tu comentario, en serio. Le acabo de poner una estrellita al mail de notificación porque no quiero que se me traspapele.

      • Microalgo Says:

        Es que el Nán es un crack, Inés. Ya que, aunque esté Usted eventualmente astrofisiqueando por Tolouse, su sede es Madrid (si no recuerdo mal), y ya que Nán tiene por sede (en este caso, catedralicia) la mismísima Malasaña, voy a ponerle una varita de incienso a Isis Murionima a ver si algún día coincidimos los tres por allí.

        Qué cenorro más espectacular, oh, my goddess…

      • Inés Says:

        Micro, ya no me deja esto anidar más respuestas, pero sí, suena a planazo :)

  8. laluli Says:

    Me parece brillante la idea del control europeo de las corrupciones nacionales. Lo de la justicia española con los políticos ladrones no merece llamarse justicia.

  9. Confusio Segundo NaN Says:

    Pues sí que sería un “planazo” cenar por aquí. Pero es de justicia avisar que quien lo propone, persona amigable y muy querible, llevaba más de un año sin venikr por aquí y eligió pàra ello las 3 semanitas que yo estaba fuera.

    No pierdo por ello la confianza.

    Gracias por tus palabras, Inés. Si eres científica y estás en Toulouse, de momento allí estás bien; con algún viajecito de vez en cuando para quitar la nostalgia de las alegres cervezas que se toman en esta ciudad.

  10. Stockton Says:

    Recuerde, Don Micro, que una vez me contó que por aquella época suya en Granada, y entre huelgas estudiantiles y caída del muro de Berlín, una pintada cerca de su facultad decía: “Dios ha muerto, Marx ha muerto, y yo me estoy poniendo muy malito”. Lástima que hallamos dejado a los mediocres tomar las riendas. Seguramente si lo hemos permitido es que nos lo merecemos. No olvide que si nos tratan como a idiotas es porque piensan que lo somos. Y si piensan que lo somos es porque tienen datos de que seguramente lo seamos (si pensaran que todos hemos leído a Platón y a Baroja, o si al menos ellos los hubieran leído, no se atreverían a tanto). Pero esto es lo que hay.
    Le recomiendo un libro de Juan Eslava Galán titulado “Historia de España contada para escépticos” (si no lo tiene dígamelo que yo se lo regalo, que también tenemos pendiente una quedada post-estival).

    Reciba, como siempre, mis felicitaciones por sus comentarios.

  11. Confusio Segundo NaN Says:

    Lo que pasa, Stockton, es que aún siendo escépticos hacemos una barbaridad de cosas individuales en las que no creemos: estudiamos una carrera que en un 80% (hoy estoy optimista) nos parece una puta mierda; vamos de vacaciones a donde el escepticismo nos dice que no deberíamos ir, pero nuestra compañera o compañero considera un lugar idea; aceptamos un trabajo que sabemos que en parte no sirve, y aunque sirva está mal organizado. Vivimos aceptando pulpo como animal de compañía.

    Es decir: en nuestra vida individual eliminamos el escepticismo hacia toda la basura que la rodea, porque hacemos lo que tenemos que hacer (¡qué remedio!). En cambio, como un Max Estrella cualquiera, nos ponemos “estupendos” con el escepticismo de lo colectivo.

    Y así, un día, aparecerá un gran libro que comenzará así:

    “Frente al pelotón de fusilamiento, el ciudadano Aureliano no pensó en cuando su padre le llevó a conocer el hielo, sino que se cagó en sus muertos porque cuando dejó de ser escéptico ya era demasiado tarde”.

    Y es que no se trata de “creer” y coincidir al 100%. Se trata de defenderse… teniendo siempre la precaución de la duda necesaria de saber que los enemigos de tu enemigo no son tus amigos.

  12. Microalgo Says:

    … aunque a veces lo parezca.

    Diáfano, Nán.

  13. Confusio Segundo NaN Says:

    Oye, Stockton, que me he releído y suena un poco “borde”. Te aseguro que soy una persona amigable y cariñosa, pero en las discusiones “sueno” así, un poco “borde”. Es cosa de familia: tirarse a morder la yugular. Venía con el pack de “confesar los sábados por la tardeen el colejio”; “ropa vieja con huevos fritos para cenar los sábados”; “pajilla por la noche, los sábados”; “comulgar en pecado mortal, como mis 1.000 condiscípulos, los domingos”. Como decíamos: “que lo hubieran organizado mejor”.

    El caso es que no lo puedo evitar, lo de “sonar borde”.

  14. Er-Murazor Says:

    ¡Estudió usted en Granada, maese Micro! Ignoraba tal detalle, pensaba que había cursado sus estudios superiores a mitad de camino entre Doñana y Tarifa.

    La situación en España ahora mismo está chunga, de verdad. El gobierno que tenemos está formado por ineptos, y de la oposición mejor no hablar. No voy a caer en el “todos son iguales” por no desviar el debate, pero sí diré que a mi ahora no me sirve ninguno.

    Tampoco se me ocurren opciones a tomar. Los comentarios arriba vertidos son mucho mejores que cualquier cosa que yo puediera decir, y coincido en que un golpe de Estado (porque eso es lo que sería “ocupar el Congreso”) no es la solución. Pero es que no se me ocurre qué hacer.

    Sí creo que seremos “rescatados” económicamente antes de Navidades. A ver si ese rescate llega con algunas condiciones medianamente razonables y de obligado cumplimiento por parte de los europeos y que levantemos un poco de cabeza.

    • Microalgo Says:

      Pues sí, Señor de los Nazgul. En Granada estudié, y me lo pasé la mar de bien allá…

      Como ya puse alguna vez por acá, soy de la opinión de Rímini: “yo no entiendo de economía, pero me da la impresión de que los economistas tampoco”.

      • Stockton Says:

        Una vez escuché que existen dos tipos de economistas: los que no saben de economía y los que todavía no saben que no saben de economía (o los que no saben prever las crisis y los que todavía no saben que no las saben prever).
        Y normalmente los del gobierno pertenecen a los del segundo grupo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: