Renato

Cuentan que Arión pasaba lo más de su vida en la corte de Periandro, que tuvo deseo de hacer un viaje a Italia y a Sicilia; y después de ganar grandes riquezas quiso volverse a Corinto. Partió de Tarento y, como de nadie se fiaba tanto como de los corintios, fletó un barco corintio. Pero los marineros, en alta mar, tramaron echarle al agua y apoderarse de sus riquezas. Arión, que lo entendió, les suplicó que le salvasen la vida, y él les dejaría sus bienes. Pero no los persuadió con tales ruegos. Y los marineros le ordenaron que se matara con sus propias manos y así lograría sepultura en tierra o que se arrojara inmediatamente al mar. Acorralado Arión en tal apremio, les pidió, ya que así resolvían, le permitieran ataviarse con todas sus galas y cantar sobre la cubierta de la nave, y les prometió matarse luego de cantar. Y ellos, encantados con la idea de escuchar al mejor músico de su tiempo, dejaron todos la popa y se vinieron a oírle en medio del barco. Arión, revestido de todas sus galas y con la cítara en la mano, de pie en la cubierta, cantó el nomo ortio, y habiéndolo concluido, se arrojó al mar tal como se hallaba, con todas sus galas. Los marineros navegaron a Corinto, y entre tanto un delfín (según cuentan) recogió al cantor y lo trajo a Ténaro. Arión desembarcó y se fue a Corinto vestido con el mismo atavío, y refirió todo lo sucedido. Periandro, sin darle crédito, le hizo custodiar, sin dejarle en libertad y aguardó celosamente a los marineros. Cuando llegaron, los mandó llamar y les preguntó si podían darle alguna noticia de Arión. Ellos respondieron que se hallaba bueno en Tarento. Al decir esto, se les apareció Arión con el mismo traje con que se había lanzado al mar; aturdidos ellos, no pudieron negar ya el hecho y quedaron convictos de su crimen. Esto es lo que cuentan los corintios y lesbios; y en Tarento hay una ofrenda de Arión, en bronce, no grande, que representa un hombre cabalgando sobre un delfín (Heródoto: Los nueve libros de la Historia, I, 24).


Aquí el Renacimiento,
aquí unos amigos.



Señoras, señores, amigos todos, fitoplancton en general: les presento a Renato.

Renato es un laúd renacentista, adquirido (a muy buen precio, por cierto, para lo que valen los chismes estos), a un Luthier que vive en Madrid y que se llama Miguel Ángel (visiten la página de su taller, anden).

Cuando le saque algún sonido decente (que no es tan fácil: me da la impresión de que la guitarra evolucionó como instrumento para dummies), le pondré un fonocaptor, aparatejo que no necesita hacer ningún agujerito en el instrumento para después enchufarlo, y de cuya existencia me enteré tras pedir consejo a los mutuos primos Migue y Kico Gómez (gracias, par de dos). Ya veremos la que liamos con él.

Digo “cuando le saque algún sonido decente”, y debería decir “si logro sacarle un sonido decente”, claro. Porque, para empezar, afinarlo es un infierno, con esas clavijas de madera a presión (las mecánicas de la guitarra son una gloria, a su lado), y hasta con un afinador cromático cuesta un montón.

Pero bueno, poco a poco. De momento, ya medio suena.

Ah. No tiene que ver con el tema. Pero.

Ayer murió Ray Bradbury. Espero que al buen vejete le diera tiempo, antes de irse, de pillar por banda a esta admiradora. Descanse en paz y queden sus libros en la memoria de los hombres hasta que la civilización se extinga.

18 comentarios to “Renato”

  1. Portorosa Says:

    ¡Anda! ¿No había muerto aún?

  2. Portorosa Says:

    ¡Dios, sí, le deseo que la haya conocido!
    Aunque a lo mejor ha sido así y no ha aguantado…

  3. Microalgo Says:

    Pues noventa y un tacos, que tenía. El último libro que leí de él lo escribió hace unos diez añitos, un libro de cuentos entrelazados, de fantasmas, muy curioso.

    Y lo mismo sí que se murió cuando dio con “la admiradora” (qué gamberra). Pero sería la mejor manera de palmarla, no me diga que no…

  4. laorquestaimaginaria Says:

    >:-[

  5. Salamandra Says:

    7 cuerdas dobles y una simple. ¿Cómo se afina eso? Yo intenté durante 5 minutos la guitarra y no quiero pensar en lo mal que puede sonar un laúd mal tocado.

  6. Microalgo Says:

    Pues (desde la más finita a la más gorda), sol, re, la, fa, do, sol, fa, re. El primer sol es una cuerda única, y las otras van de dos en dos (las tres últimas, la misma nota con una octava de diferencia).

    El probelma es dar con el punto justo, porque las clavijas de madera a veces se mueven un poco “clac-clac”, y la nota que uno quiere está justo en medio…

  7. Anarkasis Says:

    para las clavijas de madera vaselina, eso te lo tendría que haber dicho el lutier (aceite no, o igual es una leyenda urbana), para las cuerdas metálicas, (y las otras), 5 días de paciencia,
    1º súbelas. 2º súbelas 3º súbelas (siempre sin romper) 4º súbelas sin romper al máximo si dan 1/8ª o más de su lugar (suerte :-(( ), 5º afina bajando, debería funcionar.
    Si estás poniendo todas las cuerdas nuevas yo me tomaría 2 o tres días más para ir subiendo no iba a ser el primer puente que salta afinando cuerdas nuevas.
    … estoy muy confundida, no sé que me causa más impresión si que cite a Herodoto, que toque el laud, o que haya dado con un método tan sencillo para que no le guarden en memoria el rss

    Le doy el pésame por Ray

  8. Ronronia Says:

    Tengo dos zapatillas por orejas y los oídos con distorsión. Persona menos dotada que yo para la música no existe. Cada vez que trato de entonar alguna melodía me juran que no acierto una sola nota ni de lejos.

    Envidia es lo que siento por aquéllos que tienen algún talento musical, se lo juro.

  9. laorquestaimaginaria Says:

    Ante las muchas preguntas que he recibido al respecto debo
    hacer una aclaración: No. El >:-[ no es de tristeza por la muerto de Bradbury
    Mea culpa

  10. Microalgo Says:

    Claro que no, Magister. Sabemos que ESA es su cara. Sobre todo recién levantado.

    El cacharro venía ya prácticamente afinado. Es sólo que soy muy pejiguera con la cosa.

    Pregunta de analfanauta, Dama Anakarsis… ¿Qué es el rss? ¿He dado con un método sencillo para que me no lo guarden en memoria? ¿De verdad? ¿Así, sin proponérmelo?

    Ahora en serio, si es cosa de los blogs, el acierto debe ser de la peña del Blogin in the Wind, que fueron los que me tunearon el sitio (sin conocerme de nada: es para quererlos). Yo, ni papa. Créame.

    • eroticón Says:

      ..(..).. que no sepa lo que es el rss.. que no me lo creo…seguramente en su navegador le aparecerá en la barra de direcciones un cuadradito naranja con varias ondas hacia la esquina inferior iquierda. Eso quiere decir que el navegador ha detectado que ahí existe un lista de fuentes de noticias, en realidad se trata de un archivo xml y normalmete se llama feed.xlm, los programas de blog lo generan automáticamente.
      Este está hecho “escribio a mano, po probá” sin permisos ni restricciones
      http://www.historia-del-arte-erotico.com/feed.xml
      El suyo está escondido en:
      https://lazonafotica.wordpress.com/feed/
      con seguridad (ezoé güeno
      porque le pido el nombre y no me lo da
      (a mi me han jakeao la gëé hace poco, por mala seguridad, ezo e malo)
      Inciso, Bueno el caso que usando el navegador Opera para leer los blog le agregé hace tiempo, de vez en cuando doy una vuelta y el suyo no estaba,- me equivocaría. pensé, volví a agregarle ..de nuevo -luego di una vuelta recordatorio y no le encontré y de nuevo pensé = no le agregé =, pero por última vez le agregé y me dije “está”. lo observé y está, pero solo el monigote, osea el icono, .. umh…raroraro…
      cerré el navegador y y lo volví a abrir. ¡Había desaparecido!…
      bien, le volví a dar de alta, y modifique el fichero del navegador poniéndole nombre, y ahora si que está… sospecho que es el titulo o la descripción que están vacios en ese fichero feed..
      Dependiendo del navegador, resulta una broma (sospecho) para el que llega y quiere volver, (es buena).

      Suerte

  11. propuest@ Says:

    Lo que le faltaba para ser un caballero algo loco: un laúd.

    Viva Ray

  12. Microalgo Says:

    Ya ve, Amigo de Ángeles Lloviendo…

    Me voy a dejar ricitos dorados. No le digo más.

  13. laorquestaimaginaria Says:

    Don MA, una cosa es que eluda el tema y otra que se haga el “gracioso” a mi costa

  14. Microalgo Says:

    Es que tengo mucha cintura eludiendo… por cierto, me he hecho con las tablaturas de las Lachrimae de Dowland. Son un follaero del nueve. Menos mal que me enseñó Usted cómo iba la cosa laúdica escrita, que si no habría sido como leer chino. Thanks, Magister.

    • laorquestaimaginaria Says:

      Ya sabe que cuenta con toda la ayuda que yo pueda darle. Aprovecho la ocasión para aconsejarle -desde la modestia- que procure usted afinar el laúd usando sólo un diapasón de toa la vida y sus orejas (y no me diga que tiene dos alpargatas, que sé que no) y deje el afinador cromático para situaciones comprometidas.
      Por cierto, ¿las tablaturas que ha encontrado de J. Dowland son las del “International Music Score Library Project”?

      • Microalgo Says:

        Nain. Son de Nagels Verlag Kassel… ahorita mismo se las mando, por si tiene curiosidad. Y, al final, supogo que acabaré haciéndole caso, pero mucho confía Usted en mis yunques, estribos y martillos… Aunque tal vez sea cuestión (y ocasión) de entrenarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: