Retrato

Un niño se para delante de mí, me mira descaradamente y cuando se cansa se aleja silbando. Alejarse es una palabra relativa: se va hasta la pared del museo y palpa las piedras. Extrae una tiza del bolsillo y dibuja un rectángulo, como una puerta. La escena se me ofrece a contraluz y entorno ligeramente los ojos para verla mejor. El niño empuja la puerta imaginaria ―es exactamente el perfil de una puerta― y, claro, tropieza con la piedra. Pero no se desanima. Reflexiona un instante y, después, traza pulcramente el pomo, con la chapa entera, y el agujero de la cerradura; hace el gesto de abrirlo, se ve una rendija y el niño desaparece engullido por el muro (Pere Calders: Ruleta rusa y otros cuentos, Nosotros dos).


Clavaíto.



Hace un par de días mi sobrina de tres años me hizo este retrato.

Los que me conozcan se habrán dado cuenta enseguida.

Para los que no: estoy clavaíto, oigan.

15 comentarios to “Retrato”

  1. Inés Says:

    Este post es genial y adorable.

    Y la cita me encanta.

  2. Microalgo Says:

    El Abuelo Calders es que era un genio… lo malo es que no es tan fácil pillar libros de él (sobre todo, traducidos al castellano, porque escribía en catalán). “Ruleta Rusa” se editó no hace mucho. “Aquí descansa Nevares” es algo más complicado. “Ronda naval bajo la niebla” está casi imposible. En fin. A mí me lo dio a conocer Lenisio Dimas, el del blog de “Raramente tengo ideas”. Es año impar, así que este año no toca que Lenisio escriba en el blog. Las cosas.

  3. kina Says:

    Me encanta el dibujo… tiene talento tu sobrinica!
    un saludo, :)

  4. Radwulf Says:

    ¡Otra artista en la familia!

  5. Ronronia Says:

    Si tu avatar eres tú de chiquito y el dibujo se te parece ¡está claro que conservas los ojazos! Es un genio tu sobri.

  6. Microalgo Says:

    Es tremenda, sí. Pero sus ojos son azules, como los de su padre, y no de color vete-tú-a-saber-qué, como su tío.

    Y a ver si conseguimos que no deje de dibujar, Primo Radwulf. Si lleva parte de tus genes, no lo hará nada mal.

    Me dijeron, sin embargo, que a ciertas edades los niños dejan de dibujar por causa de las críticas de los mayores (entre otras cosas). Habrá que animarla, porque nos dibujó a todos… y todos nos reconocíamos en los dibujos. Cosa que no conseguiría yo si lo intentara ahora mismo.

  7. Rímini Says:

    De todos modos usted no tiene un cuello tan largo, Micro. Anime usted a su sobrina. Y digale a su hermano que es muy relevante la posición y el tamaño relativos de los personajes dibujados por un niño, sobre todo cuando pinta a sus padres. Egos o miedos quedan reflejados.

    Esa comida…

  8. carmen moreno Says:

    Le veo más estilizado. Vamos, que su sobrina pinta más el espíritu de cuello hacia abajo, ¿no? Por lo demás, clavaíto.

  9. Microalgo Says:

    Pues si los miedos quedan reflejados, Rímini… espero que la niña no haya visto aún “Nosferatu”. Y sí, hay que quedar. ¿La semana que viene? ¿Lunes, martes?

    Y Carmen, es que yo, de frente, no estoy tan gordo. En serio.

  10. carmen moreno Says:

    Oiga, que usted no está gordo, sólo es ancho de espaldas y tiene los huesos grandes, que diría mi abuela. Qué sabia era mi abuela, por el amor de UN dios.

  11. Lidia Says:

    Jajajaja, me encanta el dibujo es tan… adorable!

  12. carrascus Says:

    D. Micro, yo también suelo decir que no estoy gordo… estoy vistoso…

  13. Microalgo Says:

    Me gusta el adjetivo, Maese Carrascus. Me lo apunto.

    Con una chincheta en el corcho, en el trabajo, tengo el dibujo, Dama Lidia. Pero Usted que me conoce… ¿a que sí que soy yo?

  14. Ruth Says:

    Al buscar Raramente tengo ideas, he descubierto que Raramente tengo ideas ya no existe, pero que sí que sigue existiendo La zona fótica. Y ahora estoy contenta por lo segundo pero triste por lo primero.

    PD- Su sobrina tiene talento y usted ojazos.

    Ruth.

  15. Microalgo Says:

    Qué de tiempo, Dama Ruth!

    Sí, yo también rebusco de vez en cuando por la red las cosas de Raramente (qué gran blog ojiguadíanico, que aparecía y desaparecía). Aún tengo el contacto del Maestro Marcet, el “Lenisio Dimas” de aquel blog. Un día le tengo que pegar un toque, qué talento escritor tiene ese tipo. Ojalá volviera, o escribiera un libro, o algo. Me pasó lo mismo con el blog “por eso escribo sin acentos”, (http://poresoescribosinacentos.blogia.com/), que era una maravilla (aún existe, estático en la red), o El Potadero de Bleturge, que desapareció.

    Y bueno, ¿cómo le va a Usted?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: