No doy crédito

―¡Cómo! ―exclamó por último patéticamente―. ¿Son así todos los magnates del cine? ¿No tienen corazón? ¿No se compadecen? ¿No son sensibles a los sentimientos de los demás? ¿No comprenden nada? ¿No significan nada para ellos las ambiciones de las personas que se esfuerzan?
―No ―replicó en señor Schnellenhamer respondiendo a las cinco preguntas a un tiempo.
(P.G. Wodehouse: ¡Pues vaya!).


Si no la han visto, no se la pierdan.
Pero toda, hasta el final.



No puedo dar crédito a lo que veo. O para ser más exactos: a lo que no veo.

No hay cadena de televisión que te ponga los créditos de una película completos. Aunque no me guste, supongo que en las cadenas privadas el minuto cuesta, y podría llegar a ser perdonable (pero no mucho).

Pero ¿y en las públicas?

Se siente uno como el personaje que interpreta el genial Fernando (Tito) Valverde en aquel cortometraje de David Gordon, “Pipas”, en el que un espectador, cabreado por el sonido de las pipas de sus vecinos de butaca, termina por saltar (y cómo) cuando el proyeccionista corta los títulos de crédito. Siento no haber encontrado un enlace a ese estupendo cortometraje. Si alguien encuentra uno, que me avise, por favor, que querría volver a verlo.

Los créditos finales son parte de la película. SON PARTE de ella, repito. Se puede entretener uno mucho leyendo los de “Aterriza como puedas” (“Airplane!”, en el original inglés, que fue la puntilla a todos los “Airport!” que se hicieron antes… nadie podía ya ver una película de esa temática sin descacharrarse, por referencia). En estos créditos se pueden encontrar, entre otras perlas, cosas como “Autor de Historia de Dos Ciudades: Charles Dickens”. A otra persona se le atribuye el empleo de “Magician” dentro de la nómina de esta mítica película de los Zucker…

Un motivo más para no perderse los títulos de crédito puede ser su mera estética. Los títulos de crédito de “Una serie de catastróficas desdichas” son una perfecta obra de arte en sí mismos. El escuchar la banda sonora del final de la película tampoco es un asunto despreciable.

Pero la cosa se sale ya de madre cuando existe una secuencia post-créditos. A veces sirven sólo para el típico “continuará” (por ejemplo, prácticamente TODAS las que están basadas en superhéroes de la Marvel), pero otras son mucho más jugosas. Recientemente vi en el cine una película francesa, del todo recomendable, llamada ”Louise Michel”, con una de las mejores secuencias post-créditos que haya visto jamás: eliminarla sería un pecado. En “Aventuras en la gran ciudad” (la imagen que encabeza el post es de esta película), la secuencia post-créditos dura tres segundos, pero ata un cabo suelto que todo espectador había olvidado ya. Algo similar pasa en la también magnífica “Hellboy”. Tampoco se debe perder uno las de las películas de tortas del inigualable Jackie Chan, de las que uno obtiene la sabia enseñanza taoísta de “no lo intentes en tu casa”… suele ser una consecución de tomas falsas en las que la gente se esfarata muchísimo.

En fin, que quiero romper una lanza (en la cabeza de alguien, si es posible) a favor de que nos dejen, en la televisión, las películas completas, con sus títulos de crédito, hasta el final.

¿Fale? Pues eso.

15 comentarios to “No doy crédito”

  1. Salamandra Says:

    El televisión el tiempo es oro, y lo que no se pueden cortar son los anuncios. Creo que en TVE, dejan los títulos completos.

    Por otro lado a mi me entra el cabreo cuando me pongo a ver los títulos para averiguar un dato y los cortan y me cago en ellos.

  2. kina Says:

    totalmente de acuerdo!
    yo tambien soy de las frikis que se quedan hasta el final de la peli…
    final final del todo, hasta cuando salen los sellos ultimos y la fecha en numeros romanos,
    :)

  3. Microalgo Says:

    Pues nos identificaremos en una sala de cine, Dama Kina.

    A mí también me pasa lo mismo, Maese Salamandra. Y me temo que en TVE, por lo que recuerdo, tampoco las dejan. Ni en la 2, siquiera.

  4. carrascus Says:

    Pero hombre, D. Micro, ¿como se le ocurre? Pues no pide usté ná… para eso están las salas de cine, con unas limpiadors la mar de educadas que se esperan a que usted vea los créditos para ponerse a pasar el trapo… pero en la teleeeee….

    Eche la cuenta… los créditos tardan en pasar unos seis minutos (e incluso más), pero dejémoslo en seis… los anuncios duran generalmente veinte segundos; es decir, que caben tres en un minuto, o lo que es lo mismo, 18 en seis minutos…

    Ahora hay que multiplicar por la pasta que cuesta poner cada anuncio; pero eso ya se lo dejo a usted mismo, que yo me mareo…

  5. Carmen Moreno Says:

    Los títulos de crédito… Yo los descubrí con mi hermano y con Pixar.

  6. Ronronia Says:

    ¡Ay! ¡Y si sólo fuera en la tele! Y en el cine también. Primero, todo el mundo que se levanta para largarse en cuanto empiezan a echarlos y entre culo y culo que pasa vas viendo/perdiéndote los primeros minutos. Luego sale la cuadrilla de limpieza de papeles, vasos y palomitas que se ponen a recoger sin tenerte en cuenta, eso cuando no te echan una mirada de desprecio que dice “mírala, la muy pedante”. Pero, claro, piensas, la gente es imperfecta, no tiene que ver con la política de la sala cuando ¡zas! te cortan la proyección dejándolos a mitad. Paciencia hay que tener, señññorrrr. :)))

  7. ETDN Says:

    La Marmenmoreno se me ha adelantao. Te olvidas de las “tomas falsas” al final de las pelis Disney/Pixar, a veces casi mejores que la peli entera y que el corto del principio…

    A mi me da rabia, pero también es verdad que algunos créditos están tan abigarraos o pasan tan rápido o se ven borrosos que cuando quieres leer el dato que te interesa (nombre de tal o cual actor, de tal o cual localización, de una canción) al final no te da tiempo, o no lo ves o incluso ni figura en los títulos…

    besos (me voy a Budapest, jeje, esto es solo por dar envidia…)

  8. juan antonio Says:

    Lo mas penoso es cuando vas con amigos y le dices que te quedas a ver los titulo, y la risita….. de mira el cinéfilo
    Que digo yo que tal como esta el cine de caro habría que estrujar mas los eurrillos que nos cuesta, aunque sea simplemente para escuchar la música que nos deja los títulos que en la gran mayoría son una maravilla.
    saludos

  9. laluli Says:

    La mayoría de las veces incluso en el cine te encienden las luces para que te vayas. Yo me quedé hasta el final en uno de los x-men porque había leido que era importante y todo el mundo se cachondedo de mí hasta que vieron que efectivamente había algo más. ¡Somos unos incompredidos!
    A mi me encantaron los creditos de “una serie de catastróficas…” preciosos.

  10. Microalgo Says:

    Encantado de verla de vuelta DOÑA Luli.

    Y sí, las tomas falsas de la Pixar son un hallazgo, tienen razón.

    Juan Antonio y Ronronia… el método es decirles que vayan saliendo ellos, y cuando uno sale después, comentar “no sabéis lo que os habéis perdido, al final” (haya o no secuencia post créditos). Y no decírselo.

    ¿Y a qué se va la Dama ETDN a Budapest? Mande fotos, ande…

    Y bueno, Maese Carrascus. En las públicas no hay anuncios. ¿No podrían aprovechar esos minutos para rellenar por el mismo precio? ¿O es que temen que la gente se les escape a otras cadenas mientras duran los créditos?

    ¿O es que son tontos y ya?

    En fin…

  11. Rímini Says:

    En el colmo del “espectador práctico” con el que se comparte sofá de vez en cuando (amigos, colegas, familia) todo sobra. Todo. El comienzo (que suele dar la atmósfera de la peli, tiene la mejor música y te enteras quien ha hecho la cosa) también es prescindible y, o te lo pasan para adelante si es DVD (!) o te cuentan solapadamente el último cotilleo sobre Belén Esteban sin entender para qué miras una pantalla con letras. El espectador práctico necesita, además, diálogos: si hay una escena muy larga sin dialogos se turba y te termina de contar lo de Belén Esteban. Así, por ejemplo, si ve contigo Vértigo de Hitchcock, se pasa dos horas dando la tabarra con… “qué lenta ¿no?”. Lo importante es la TRAMA (oh, palabreja), osea, el conflicto y cómo este se deshace. Si hubieran versiones-píldora de la pelícual la preferirían; quien es bueno, quien es malo, quienes se enrrollan, quien muere, y ya está. ¿Los títulos finales?

    En fin, yo soy tan poco práctico.

  12. Microalgo Says:

    A esos espectadores prácticos les vendría bien que alguien les resumiera un poco las películas, seguro…

  13. manolotel Says:

    En lo referente a los títulos de crédito reconozco que solo me fijo en algún detalle aislado (nombre de algún tema de la banda sonora y cosas así) porque apenas soy de lectura lenta ( ¿o es que los aceleran demasiado?) y como a los hipotecados actuales, se me acumulan las letras. Pero lo que si me gusta es escuchar (cuando la hay) la música de fondo. Y además, jopetas (¿se pueden escribir tacos en blog ajeno?), que hay que respetar la breve gloria de esos esforzados currantes cinematográficos. Así que uno mi cerbatana a tu lanza por si vale.

    Obrazo, amigo …abrazo quise decir (es que escribo de oido).

  14. Glomus Says:

    Sí, sí… nosotros (PsS & moi) también somos crediticios y nos encantó Louis-Michel. Y ese final de Cinema Paradiso (esa mirada en el espejo, que quedó aclarada en la nueva versión competa de Tornatore… pero yo lo intuí/disfruté desde la versión inicial… sabía que se volvían a encontrar).
    Besotes, Micro. Mucho trabajo y poco blog, ya le contaré (en 3 semanas, nos damos saltito a Uruguayyyyy…)

  15. Jose Says:

    Acabo de ver Los puentes de Madison en la primera cadena de tve. Tenía la esperanza de que por una vez respetaran los títulos de crédito, pues como sabréis, salen unas imágenes aéreas de los puentes con esa gran banda sonora de fondo; una gran forma de digerir lo que acabas de ver, que es apabullante. Pues ni por esas. Con una falta de respeto absoluta al espectador que paga sus impuestos para mantener tve, con una repugnante falta de respeto a los que hicieron posible esa gran película, los han cortado a los 10 segundos, mutilando el final de la película.

    Me parece sangrante. Si es pública y sin publicidad, no le veo el sentido de hacer semejante salvajada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: