Libertad sexual

Sexo es terminar de practicar el sexo y plantearte al menos dos enigmas, a saber: 1) ¿Me habré pasado un poco? y 2) ¿Dónde habrá aprendido a hacer estas diabluras esta demonia trastornada? Y que luego diga tu Conciencia: «Se te va a parar cualquier día el corazón, payaso acrobático». Y que tu subconsciente te susurre: «Ju ju chunda chunda traca toma». (Porque el Subconsciente, como es bien sabido, se expresa a través de formulaciones más o menos onomatopéyicas) (Felipe Benítez Reyes: Mercado de Espejismos).


A la cárcel, los dos.



Hace un par de días se celebraron los 37 años de la Revolución de los Claveles que tuvo lugar en nuestro vecino Portugal.

Una de las cosas que más ternura me causaron (y fueron muchas) de entre las que oí acerca de esa revolución es que el pueblo salió a la calle y entre las diversas consignas que la ciudadanía coreaba, estaba una en la que, con el puño en alto, la gente demandaba libertad sexual. Solo esas dos palabras. ¡Li-bertad sex-ual, li-bertad sex-ual!

Como lo oyen. Era el año 75, claro. Sitúense en un marco de referencia semejante al español pre-destape. En el país no se veía ni la sombra de la silueta de media teta semidesnuda. Y la gente estaba harta. El gobierno de Marcelo Caetano heredó del de Salazar un puritanismo que censuraba cualquier trocito de carne que se saliera del tiesto.

Hoy, en Portugal (como en España), todavía habrá quien se comporte como un cazurro ante un top-less playero, pero cada vez son menos.

Y es que yo he querido pensar que se impone, poco a poco, la cordura (aunque haya quien diga que no. Ya saben que yo tengo un puntito optimista). Las leyes tienden, por lo general, a ser menos coercitivas en asuntos puramente morales, y los gobiernos, con el paso de las eras, dejan de considerar punibles comportamientos que lo son solo desde un punto de vista propiciado por ciertas facciones de ciertas religiones.

Y ahí le vamos.

Artículo en El País de ayer.

Es decir, un paso atrás. En Turquía los jóvenes están dando señales de alarma sobre un incremento de la censura a todos los niveles, propiciada por un gobierno islamista moderado. Un simple beso en un autobús es motivo de bronca por parte del conductor (que por cierto, fuma dentro del vehículo, como se puede leer en la noticia… pero dejemos eso ahora).

No se escandalicen. Váyanse a la España (o al Portugal) de antes del 75 y miren lo que había. La gente del 25 de Abril de ese año no gritaba por la calle “¡libertad sexual!” por nada.

Aunque no nos vayamos tan lejos en el tiempo. Echen un ojito acá, donde tan modernos somos y donde tanto nos escandalizamos de lo catetas que son las autoridades turcas.

Los portugueses que salieron a la calle en Abril del 75 no pedían que se estableciera por ley una orgía continua por las calles de Lisboa, ni pretendían que se aprobara una ley en la que la sodomía fuera obligatoria a partir de la mayoría de edad.

Sólo querían QUE LOS DEJARAN EN PAZ de una puñetera vez con tanta mojigatería y tanta represión timorata y estúpida.

La Historia ya ha juzgado aquella época. Y juzgará ésta. Echará sobre consistorios pacatos una sonrisa de medio lado. Ojalá, en un futuro no muy lejano, la eche también sobre toda Turquía.

(Supongo que saben que “ojalá”, por cierto, significa “Alá lo quiera”).

13 comentarios to “Libertad sexual”

  1. Salamandra Says:

    A mí lo de que los gobiernos tengan etiquetas religiosas y no políticas me da miedo. Un gobierno debe ser de derechas, izquierdas, republicano…

    Si además empiezan a legislar de acuerdo a la religión, lo mejor es cambiar de gobierno o salir del país.

    Y lo de las zonas acotadas para nudistas me parecen absurdas, yo no me despeloto en la playa, pero no me importa que otros lo hagan. También pueden hacer un apartado para los bikinis, otro para bañadores, otro para trikinis, tangas, bermudas, uhf… Y los pequeñajos de pañal que van en porreta picada y cagando a escape libre ¿Dónde hay que meterlos?

  2. Rímini Says:

    Yo, que como todos ustedes, estuve en la Revolución de los Claveles, en la de Mayo del 68, en Woodstock y que fui a Perpignan a ver El último tango en París, ya no me escandalizo cuando veo un topless en la playa de Cádiz… pero me sigue entrando un calorcito… Años de educación Judeo-Cristiana.

  3. carrascus Says:

    Pues la sra. Carrascus y yo nos llevamos más de dos y más de tres broncas por andar besándonos en los bancos de la calle o en la esquina de su casa cuando novietes… años ’75 y ’76… es decir, como en Portugal…

  4. Ronronia Says:

    Todas las religiones están obligadas a tomarla con el sexo si quieren tener a sus fieles en constante arrepentimiento. Es como las dictaduras, tú haces leyes suficientemente absurdas como para que nadie pueda cumplirlas y luego denuncias y condenas únicamente a quien quieres. Todos fuera de la ley y tú en tu trono decidiendo a quien se lo consientes y a quien fusilas. La religión es lo mismo, si el único pecado fuera “no matarás” y cosas razonables por el estilo, nadie pecaría nunca y, por poner el ejemplo católico por eso de que me lo conozco mejor, se les acabaría todo el rollo ese de las confesiones, la absolución y la penitencia, como la culpabilidad y el miedo al castigo que pueda venir después y que a tanta gente acerca a las iglesias cuando se ven en la cuerda floja.

    La moraleja es: si quieres dominar a un pueblo, prohíbele algo que tenga que ver con el sexo, así no podrán evitar pecar/delinquir y estarán en tus manos.

  5. laluli Says:

    Tienes toda la razón, Ronronia.

  6. Microalgo Says:

    Diáfano, Dama Ron. E irrefutable.

  7. Rímini Says:

    Como dice Ronronia, nos han inoculado el virus del arrepentimiento continuo. Si la analizas bien, la palabra “pecado” está totalmente carente de significado real, al margen del inyectado en nuestro inconsciente. Es como otras: felicidad, por ejemplo. Humito.

  8. Microalgo Says:

    Uh. Varias veces le he dado vueltas yo a la definición de “pecado”. Al final, me quedo con una propia: Hacer lo que uno mismo sabe (sin paños calientes y sin tapujos) que está mal. O como diría Ovidio:

    Video meliora proboque, deteriora sequor.

  9. Rímini Says:

    Me la´quitao de la lengua.

  10. carrascus Says:

    D. Micro, cada día habla usté más raro… ¿ha ido al médico, por si acaso?

  11. Portorosa Says:

    Ojalá, don Nacho.

  12. Microalgo Says:

    “Veo qué es lo mejor y lo apruebo, y luego hago lo peor”. Decía Huxley que esas palabras resumen toda biografía.

    Pero es que el tío tampoco debía ser una juerga, me parece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: