Cuentas claras

Cuando éramos niños
los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía
(Mario Benedetti: Viento del exilio).


¿Qué hacéis ahí? A trabajar, hombre.
Qué juventud, ésta…



Utilicemos las matemáticas para aclarar algunas cosas. Qué útiles, las matemáticas.

Primera premisa de partida: La edad media de ingreso a la función pública en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas es de cuarenta y un años. Y subiendo, debido al tapón que se está formando por causa de la falta de plazas ofertadas (este año, sólo veinticuatro plazas para los más de cien institutos del CSIC que hay repartidos por la geografía hispana, es decir, menos de una plaza por cada cuatro institutos, y algunos son enormes). Yo entré con cuarenta, afortunado de mí. No había crisis en el 2008, nos dijeron.

Segunda premisa: el periodo mínimo de cotización para cobrar el 100% de la pensión es de treinta años.

Conclusión, que si has estado de beca en beca y no has pillado contratitos medio qué hasta que no te haces con una plaza por derecho: ¿Qué coño sesenta y cinco o sesenta y siete? Como uno no ande espabilado, en ciencia hay que trabajar hasta los SETENTA para que no te quede una micurria de pensión.

Así que o se juega mú bienmente ar fúrbo o se atracan bancos (pistola en mano o agenda electrónica en el bolsillo, dependiendo de si uno está fuera o dentro del negocio), pero la ciencia, para asegurarse las papas cuando llegue el día en que la edad nos aflija, como que no.

Además, de paso, le bajan a uno el sueldo, para que los últimos años vaya cotizando menos y no se pegue una jubilación tan opulenta.

No vale esgrimir el “¿y lo bien que se lo pasa uno?” Los números cantan. La Traviata, cantan.

15 comentarios to “Cuentas claras”

  1. sorel Says:

    No se, igual estoy equivocado pero sus matemáticas desprende cierto tufillo victimista.
    Podría haber levantado la vista (del microscopio) y abordar el problema a un nivel más general. De esa manera, los que no son científicos y también tendran que jubilarse a los setenta se sentirían identificados con su causa. Y en una causa, volvemos a las matemáticas, lo mejor es sumar.

    Suerte

  2. ilya Says:

    Cómo lamento ser yo quien lo saque del error, amigo, que no son 30, sino 35 años los que hacen falta para redondear el uno con dos ceros por ciento. Le paso el triste enlace actualizado de la güeb de la TGSS.

    No sabe cómo comparto con usted su preocupación. Precisamente esta noche acabo de tener una conversación imaginaria conmigo misma al respecto. Este año cumpliré la cuarentena y también seis años de cotización. Voy a tener que ir proponiéndome aprobar unas oposicioncillas (en singular también estaría bien) esta nueva década que pronto estrenaré. Pero que sean de letras. Malditas matemáticas…

  3. carrascus Says:

    …como que yo no sé por qué coño se ha tenido usted que dedicar a un currele tan rarito…

  4. Ronronia Says:

    No se preocupe usted que para jubilarse aún le falta mucho y para entonces pedirán 60 años cotizados.

  5. Rímini Says:

    Yo, cuareinta y dos. Y lo pongo con letras para que no parezcan tantos. “Hacer ciencia en España es…” Casi un siglo, ha pasado.

  6. NáN Says:

    Esta vez no hay bromas. Ayer, precisamente ayer, andaba angustiadila MiaLola con su muchacho. Primero, con los jóvenes en general, que pillan tarde un curro y a ver qué pasa. Pero luego, especialmente con su muchacho. No se pilla cacho hasta el doctorado (7 u 8 años). Va para 35 y solo ha pillado un contrato de 2 años. Lo demás, becas. Ahora anda detrás de una que le interesa mucho para seguir en el extranjero. Como él dice: creo que con todo eso me estabilizaré hacia los 40 años (lo dice con optimismo y alegría; el infeliz).

    Además, lo de los 35 años lo quieren subir a 39 o 40: lo acualo quiere decir que un científico puede aspirar, como mucho, a un 60% de la pensión. Cabe la esperanza de que se cree un carné de científico jubilado, que otorgue derecho a retirar paquetes alimenticios básicos de la Cruz Roja o de un organismo similar. La hez de los jubilados.

    No hay espíritu de broma hoy, no.

  7. Microalgo Says:

    No, no está la cosa para bromas, Nán. Está claro que el país no cuida a sus científicos. Ni siquiera a los mejores, como es el caso del muzasho al que hace mención.

    Hablaba de este colectivo concreto, Sorel, porque es el que conozco más de cerca. Pero tiene razón: seguro que ampliando el espectro aparecen más zonas llenas de ectoplasmas.

    Le edité el comentario, Dama Ilya, para que no apareciera el chorizo entero de la dirección web (espero que no le importe). Mucha suerte con las oposiciones. Si se presenta a alguna, páseme una lista de los concurrentes (excluyéndose Usted, no vayamos a tener problemas) y yo me encargo de eliminarlos. Cuando los biólogos nos ponemos a eso, siempre parece que ha sido la Madre Naturaleza.

    Muchas gracias, Ronronia, por los ánimos. De cualquier manera, los políticos no están calculando lo peligrosos que pueden ser unos jubilatas cabreados: una suerte de kamikazes sin mucho que perder…

    Cuando nos jubilemos, Maese Rímini, y nos queden dos euros de pensión mientras la vida sube a un ritmo del doscientos por cien cada seis meses, aún nos dirán “No sus quejéis, que mientras erais seres humanos cobrabais todos los meses”.

    Dan ganas de hacerse político, pardiez.

  8. Sérilan Says:

    Pero hombre no se siga metiendo el dedo en la llaga…

  9. Inés Says:

    ¿Me lo estás diciendo a mí, que emigro a Francia en menos de una semana? ¿Y que tengo mis dudas respecto a mi futuro científico?

    En fin…

  10. NáN Says:

    Francia se está convirtiendo en un gran país de acogida, ¡Manda oeufs! Verás qué bien te tratan, Inés.

  11. Microalgo Says:

    Además, Maese Nán, no vea Usted el talento que tiene la Dama Inés en cuestiónes de repostería. No quiero ni pensar lo que tiene que ser a la vuelta, con el incremento de conocimiento gastronómico y astronómico…

    Ánimo y no pierda el contacto, Dama Inés.

    Y bueno, Séri, el pataleo es de lo poco que nos queda, y el blog es un buen sitio para patalear.

  12. Rímini Says:

    Nuevo Himno del investigador español:

    CUANDO SALI DE MI TIERRA VOLVI LA CARA LLORANDO
    PORQUE LO QUE MAS QUERIA ATRAS ME LO IBA DEJANDO
    LLEVABA POR COMPANYERA A MI VIRGEN DE “SANI”
    UN RECUERDO Y UNA PENA Y UN ROSARIO DE MARFIL

    ADIOS MI ESPAÑA QUERIDA, DENTRO DE MI ALMA TE LLEVO METIA
    AUNQUE SOY UN EMIGRANTE, JAMAS EN LA VIDA YO PODRE OLVIDARTE

    (Juanito Valderrama)

  13. Microalgo Says:

    Ma mosionao yo y tó, cushi.

    Luego nos vestimos de lunares y nos marcamos, con tol arte, lo de “allá en tierra ejzstraña“, en plan la-Piquer-desatada.

    Los pelo (¡ole!) como las amarra der Titáni.

    ¿Que no?

  14. Salamandra Says:

    Y mientras nos aprueban la ley Sinde y cuando empiece la campaña electoral habrá que oír hablar de: sostenibilidad, ecología, innovación, investigación, conocimiento… de boca de gente que no tiene ni puñetera idea de lo que está hablando.

  15. Golfo Says:

    ¿y lo bien que os lo pasáis?

    hay un video explicativo de todo esto…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: