Sueño sueños, IV

― Perdóneme si disfruto tan ostensiblemente ―le dijo a Gregory con una sonrisa―, no es frecuente tener un sueño como éste. Para mí es una novedad que en una pesadilla aparezca una langosta. Lo corriente es todo lo contrario (G.K. Chesterton: El Hombre que fue Jueves).


Juas, juas. Ejjem.



La otra noche no sé exactamente qué habría bebido yo, pero lo cierto es que soñé un montón de cosas. Y muy raras.

Entre otras, que estaba en una especie de academia para… no, para payasos no. Exactamente, era una academia (y muy seria) para bufones. Pero nos hacían diseccionar cámaras fotográficas al microscopio, y echaban broncas a la gente que no tenía en cuenta el número correcto de cifras decimales significativas… Es decir, que estábamos sometidos a presión. De hecho, echaban a uno por mirar bizco al Rey (que era como Luis XVI, no como los actuales) y saludar “a sus majestades”. Pero lo echaron por lo malo del chiste, no por la irreverencia, porque la irreverencia era parte de la formación de un bufón.

Total, que lo de siempre: que si hay alguna explicación que se le ocurra a la concurrencia (y no la obvia de “te sientes humillado por tus superiores”, porque dudo muchísimo que la cosa vaya por allá), agradecido del análisis quedo. Yo barajo la simple majaronería, pero sé que Ustedes me quieren más.

Abrazotes.

Anuncios

11 comentarios to “Sueño sueños, IV”

  1. Salamandra Says:

    Lo siento, hoy no me veo capaz de interpretar sueños. Pero recuerdo una temporada que usé una infusión para dormir con valeriana y me inducía unas pesadillas rarísimas.

  2. Microalgo Says:

    Anda. No sabía de las propiedades oniricoalucinógenas de la valeriana.

    Habrá que probarlo, para ver qué produce “el sueño de la infusión”, parafraseando de forma chunga aquel grabado de Goya.

  3. NáN Says:

    Está clarísmo. Lo que ve lo grande (la cámara fotográfica) se analiza con lo pequeño (el microscopio).

    Es decir, una sitación macroeconómica estable nos la trae al pairo si nuestra situación es mala.

    Es decir, piensa globalmente y actúa localmente.

    Es decir, compra en la tienda de la esquina.

    La última deducción es la buena: el sueño significa que la tienda de Manolo, aunque más cara, estresa menos que el supermercado del Corte Inglés, al que hay que mirarlo bizco, sin miedo a ser rechazado por la generalidad (la catalana, no, la de la gente).

    Hale. Otro ratito, si tengo tiempo, te lo explico desde la perspectiva de tu vida sexual; y luego, como una predicción de la Liga de Fútbol Española de este año.

  4. Salamandra Says:

    Para ser exactos era “Dulces sueños” de marca Hacendado. La tomé tres noches y fueron tres noches de pesadillas.

    ¿Cómo se mira algo opaco en un microscopio? Más de una vez me he despertado de un sueño cuando me he dado cuenta de que ocurren cosas raras o imposibles.

  5. Microalgo Says:

    Uh, será un microscopio electrónico de barrido pero en plan casero.

    “Dulces sueños”. Manda carallo.

    La explicación que me ofrece, Maese Nán, me parece acertadísima, por lo que debo felicitar a su camello habitual, aunque no me atrevo a pedirle su teléfono (el de su camello, no el de Usted) no vaya a ser que luego le suba los precios y me cuelgue Usted a mí el mochuelo (que lo veo muy puesto en la ley de la oferta, la demanda y la demanda por estafa).

    Hip, hip, hurrraaa.

  6. NáN Says:

    Que tampoco va a consumir tanto oiga, para crear una demanda agregada tarifariamente desestabilizadora.

    Es más, soy de la opinión de que usted, como Obélix, se cayó de pequeñito en la marmita de la pócima y no necesita sustancias externas. Y si no, repase su sueño, buen hombre.

    Por ejemplo, el último relato del Taller, que si requería 4 minutos de lectura empleamos 10 porque a cada rato había que parar para descojonarnos.

    Anda sea bueno y, excepcionalmente, súbalo al blog para que todos lo disfruten.

    Abro una petición formal en ese sentido.

    Un voto emitido a favor de que lo haga.

  7. Microalgo Says:

    Uh, no sé yo, Nán, no sé…

  8. Rímini Says:

    Es bueno que todavía haya cosas que no tienen ninguna lógica. En este mundo, oiga usted, tan japonés.

    Viva la langosta que aperece repentinamente, o mi suegra que charla animadamente con el Conde Drácula.

  9. Microalgo Says:

    Pues anoche, Maese Rímini, soñé que un político se cabreaba mucho porque en una mesa redonda que había convocado con escritores famosos le habían fallado casi todos. Cervantes, entre ellos…

    Hay que ver lo que me río yo en los sueños, a veces.

  10. Rímini Says:

    Por cierto, Algo; he conocido a Pasquino por su intercesión y eso es (en palabras redundantes pero exactas) una alegría que me llena de alegría.

    Gracias Pasquino y Microalgo. On wednesday.

  11. Microalgo Says:

    Calorías pal cuerpo, el miércoles que viene. Oh, sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: