Los largos abrazos lentos

Luego me desperté. Pensé: yo soy el recuerdo. Eso pensé. Luego me volví a dormir (Roberto Bolaño: Los detectives salvajes).


Échate aquí un ratito.



Muy cerca de donde yo vivo se ha descubierto una necrópolis de hace (nada menos que) unos seis mil años. Una de las tumbas, en concreto, llamó la atención de los arqueólogos. Un hombre y una mujer (bastante joven, ella) estaban enterrados juntos.

Juntos y abrazados.

No hay muchas llamadas acerca de esta noticia, fuera del ámbito local. Pueden leer algo de ella aquí.

Y bueno. Pudo pasar cualquier cosa. Incluso habrá quien sugiera (siempre reivindicativamente) que a ella la sacrificaron o algo así (por cierto, aún no se sabe si eran esposos o padre e hija o qué, ni de qué murieron. Los arqueólogos están en ello). De cualquier modo, parece ser uno de los abrazos más duraderos, superando incluso la antigüedad del de los jóvenes de Mantua.

Lo que yo sugiera da igual, claro. Pero aún así me permito sugerir que no los separen. A mí me daría cosa hacerlo.

Que el verano les sea leve.

Anuncios

14 comentarios to “Los largos abrazos lentos”

  1. Glomus Says:

    Sí, mejor no separarlos. Se les ve sonrientes..

  2. Microalgo Says:

    Es Usted meteórico, Maese Glomus. ¿En cuánto corre Usted la maratón, en diez minutos?

  3. Rímini Says:

    ¿Y si eran amanates y el peludo marido de ella los pilló in fraganti y les pegó dos machetazos de bronce?

    Aunque prefiero la idea que fueran amantes, sí, pero quien les sorprendió fue el frío. Ojalá mi último abrazo dure tanto.

  4. Glomus Says:

    Intento tardar lo más posible en las actividades de las que disfruto, como correr un maratón, abrazarme con esa que Vd sabe (aunque sobrevivamos) o compartir con vos ricas cenas y tertulias.

  5. Microalgo Says:

    Lo pasamos bien, ¿eihn?

    Me estoy acrodando mucho de la Princesa sin Sapo (pero con Rano), porque le he pasado a la Dama de los Lunares una bombillita de mate, a ver qué tal. Por mi parte, sigo pensando que sabe a rayos y truenos.

  6. Glomus Says:

    Nos apartamos del tema del post, pero para mí el mate, más allá de sus connotaciones geográfico-sentimentales, tiene el curioso efecto de fortalecer el ánimo ante las tareas pendientes. A ver, no es estimulante, no quita el sueño, pero me permite afrontar tardes de tedioso trabajo intelectual con mucha más energía y claridad mental. Es una especie de “absenta” del creador abstemio… Y sí, sabe a rayos, pero no más de lo que puede saber un Knockando o incluso un Langavulin para paladares no entrenados…

  7. Salamandra Says:

    No sé qué decir. Me pongo romántico y me acuerdo de Dª Salamandra y de que tengo que pasar toda la puñetera mañana en el trabajo.

    No he probado el mate, pero estoy de acuerdo en que hay sabores a los que cuesta acostumbrarse.

  8. Microalgo Says:

    Pues el mate, Maese Salamandra, es uno de ellos, y situado en el ránking justo por debajo de las cosas no comestibles. Por cierto, Maese Glomus… ¿no corre la calabacita el riesgo de biodegradarse por dentro, al estar en contacto con agua calentita durante tanto tiempo, o bien de adquirir una flora (incluso fauna) propia que pueda poner en peligro el normal flujo gástrico, por ejemplo acelerándolo?

    (No me digan que el eufemismo para “que te entren unas cagaleras locas” no ha sido un hallazgo).

    ¿Podría preguntarle Usted a la Princesa (o la Princesa dar su opinión si se asoma a este batiburrillo de blog)?

    O esperen: el tema nos da para otro post. Me pongo a ello y dejamos aquí a los amantes tranquilitos.

  9. Inés Says:

    Me ha gustado mucho esta entrada. Estoy de un humor raro y me ha hecho sonreír pensar en un abrazo de 6000 años. Ainss.

    ¿Me permites que le dé difusión por tuíter? Es que creo que mis contactos por allá no te leen y merece la pena no perderte de vista.

    Besitos!

  10. Microalgo Says:

    No tengo yo cuenta en tuíter, Dama Inés, pero ya sabe que se encuentra en posición plenipotenciaria para hacer con la información de este blog lo que guste.

    ¿Y cómo van las vacaciones, a todo esto?

  11. Inés Says:

    Comparto entonces. Y mis vacaciones, lamentablemente, acabando. He descansado menos de lo que quería y he comido más de lo que debería. Pero creo que he desconectado lo suficiente.

    Besos :)

  12. Perplejo Says:

    Me da por pensar en el último que me dijo -al mes y medio de conocernos- que ya no sentía lo mismo.

    Manda huevos.

  13. Princesa sin Sapo Says:

    En cuanto lei este post recordé otro caso similar (no citado en el prestigioso diario gaditano): los amantes de Zumpa. Le paso por mail los links, y si Ud. quiere los hace públicos, que su severo control bloguero me chirría un poquillo…

  14. Microalgo Says:

    Pueden echar un ojillo al enterramiento al que hace referencia Princesa sin Sapo por acá, por ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: