La más larga

Cierto es que las mujeres suelen reclamar toda la atención que uno pueda dedicarles, pero el común de ellas cambiará radicalmente en cuanto consigue su objetivo principal de reproducirse: dales un cachorro y no volverá a interesarse en nada más durante años, y eso vale también en lo que respecta al marido (Pablo Tusset: Lo mejor que le puede pasar a un cruasán).


Imprescindible.

A la hora del desayuno, en mi trabajo, conversaba animadamente con unas compañeras que tratan de “compaginar la vida familiar y la laboral”… que tienen niños en edad de berrear, vamos (aclaro aquí que los niños siempre hemos berreado hasta muy avanzadas edades, y por muy diferentes motivos).

Comentaban, pues, que tenían a sus maridos a dos velas, y por prolongados lapsos de tiempo. Que llegaban cansadas a casa y que cuando sus maridos “se ponían cariñosos”, los mandaban a tomar viento.

Y lo decían partidas de risa.

Vale que Pablo Tusset pueda haber dado en el blanco pero… ¿Qué trabajito les costaba darles una breve alegría al marido de vez en cuando (y a ellas mismas, me atrevo a opinar)? ¿Tanto? Así se lo dije y ellas me acusaron de no entender a las mujeres. Vale, aceptado. Pero y viceversa.

Para las interesadas en la mejor comprensión de la psicología masculina, adjunto una cita. Una sola cita, la más larga que he tomado jamás (no quise omitir ni una coma). Como pertenece a un libro imprescindible, y dada la publicidad que le hago al autor, espero que éste no adopte medidas legales contra mí por haber copiado un trozo de su libro y haberlo expuesto al público dominio… pero en cuanto él me diga, lo quito.

Se trata de un tratado, válgame el pleonasmo, completamente certero e irrefutable acerca de la psicología masculina. Esto es lo que pensamos nosotros, éstas son nuestras soluciones (en este caso, yo me decanto mejor por el plan B, dicho sea de paso).

¿Alguien se atreve a contarnos la contraparte? ¿Argumentar un “por qué no”, al menos?

¿No? Pues amén.

HOMILÍA DOMINICAL DEL REVERENDO WALTER ARIAS

Hermana, si por alguna pintoresca razón psicosomática estás enamorada de un hombre y eres defensora no sólo de la monogamia, sino también de la fidelidad conyugal, lo mejor es que lo sometas cuanto antes a una indolora emasculación (“Qué es la emasculación?”) La emasculación, hermana, es lo mismo que la castración. (“¿Aleluya?”) Sí, hermana, aleluya: emascúlalo vivo. Sin dudarlo. (“Pero ¿Cómo?”) Muy fácil: enrédate con algún veterinario que conozca trescientas o cuatrocientas palabras y que tenga práctica en emasculaciones equinas o gatunas y luego chantajéalo: o emascula a tu hombre o tú vas y le cuentas lo vuestro a su mujer ― y todos sabemos de sobra qué clase de carácter suelen tener las mujeres de los veterinarios, resignadas como están a dormir junto a un individuo que siempre huele a animales imprevisibles. (“¿Aleluya, reverendo?”) Sí, aleluya complet. Cuando tu hombre esté dormido, elaborando pesadillas de estreno gracias a los somníferos que has disuelto en su tónico antigastritis, llama a tu amante veterinario y, en menos de cinco minutos, quedará resuelto tu principal problema: el miedo visceral a que a él le dé por pervertir a adolescentes inexpertas durante el resto de su vida, dejándote en un segundo o tercer plano, o en un plano cero, con tu paga compensatoria y con varios hijos carcomidos por los traumas. Cuando él se despierte y te pregunte, aterrado y confuso, que quién le ha hecho eso, ya sabes cómo tienes que actuar: encogerte de hombros y decirle “No sé, ¿los extraterrestres?”.
Hermana, permíteme que insista: si quieres de verdad a tu hombre y crees de verdad en la fidelidad y en la monogamia, la única solución, por duro que a todos nos resulte reconocerlo, consiste en emascular: el Emasculado Inmaculado. (“¿Y para qué sirve un emasculado?”) Oh, para muchas cosas. Un emasculado es un ser sensible, afectuoso, proclive a fumar en pipa y a la audición de óperas italianas e incluso francesas. Un emasculado es un agradable individuo que lleva pajaritas de hermosos colores y que es capaz de pasarse horas hablando de una misma película. Un emasculado, en fin, es todo lo contrario de esas bestias velludas que pululan por las discotecas soltando latigazos de lujuria radioactiva a poco que el aire huela no ya a bragas negras, sino a incluso un calcetín femenino anatómico con elásticos ajustables.
Aleluya. Si tienes un gato en casa te ves obligada a emascularlo para que no se mee por todas partes durante su época de celo y para que no te cante de madrugada un aria pavorosa de desesperación genital. Si tienes un caballo, te ves obligada a caparlo para templarle el carácter. Si tienes a un hombre en tu cama, te ves obligada a llamar a tu amante veterinario para asegurarte de que a ese hombre que duerme en tu cama no se le va a pasar por la cabeza la idea de dormir en otras muchas camas distintas ―cientos, millones: un infinito horizonte de camas en su enfermiza fantasía. Aleluya.
Ahora bien, hermana, si quieres conservar a tu hombre sin recurrir a la castración, sólo cuentas con una salida de emergencia: reventarlo sexualmente (“¡Oh, no, qué indignante! ¡Qué antialeluya!”) Pues es lo que hay. La única manera de que un tipo le quite importancia al sexo como categoría abstracta no es otra que la de convertirle el sexo en una pesadilla concreta. (“Ale… ¿luya?”) ¿Qué quieres que te diga, hermana? Si pudieras ver la peli que todos los hombres proyectan en sesión continua en su pensamiento, comprenderías que se trata de un plagio más bien burdo de El Hombre Lobo en el hospital de las enfermeras calientes; Si auscultases con un fonendoscopio la cabeza de un tío cualquiera, no oirías ese crujido eléctrico que producen las células al crepitar sobre asuntos elevados, sino el eco de un continuo chundachunda virtual y obsesionante.
Hermana, tú eres la princesa del cuento, pero en ese cuento hay monstruos, y a los monstruos hay que aniquilarlos. Si no tienes ganas de apaciguar por activa al monstruo acordeónico, tócale una serenata galante con su acordeónica trompeta mientras miras en el televisor al rebujo de músculos que anuncia la colonia de la seducción instantánea; si no tienes ganas de tocar la patética trompeta de alma acordeónica, sácale al menos brillo como si fuera un picaporte; si no tienes ganas de abrillantar el instrumento de música submarina, deja casualmente en el cuarto de baño tus revistas de moda y tus catálogos de venta por correo de ropa interior y ya se inventará él alguna cosa. ¡Aleluya! (“¡Oh, no, de ninguna manera aleluya!”) ¿Aleluya no? Pues si nos cargamos de un plumazo ese aleluya, llegará la hora terrible del Aleluya Apoalíptico: el monstruo de tu cuento de hadas buscará aleluyas por las discotecas o por los bares de alterne, o por los cines porno, o por el Templo de las Cabinas Individuales, y vuestro Aleluya en común se convertirá en un carnaval de máscaras de gesto doloroso.
Hermana, cuando tu patético galán regrese a casa por la noche (después de haberse pasado el día hablando de espejismos con forma de mujer con sus amigos, después de haber sufrido un infarto freudiano cada vez que veía un anuncio gigante de lencería en las angustiosas avenidas modernas), recíbele con un ropa interior que haría sentirse como una degenerada a la mismísima hija de Belcebú, por si acaso se le ha pasado por la cabeza invitar a comer a su nueva secretaria. Haz que se sienta en su propia casa como en un peep-show, en el más arcádico de los peep-shows: sin tener que echar monedas en su solitaria cabina de astronauta del sexo, enfermo de escorbuto. Si te dice que lo acompañes a ver el crepúsculo en la terraza dile que sí, pero que antes vas a prepararle un cóctel, y le echas al cóctel cuatro o cinco pastillas de las que les dan a los toros sementales cuando atraviesan un periodo de melancolía. ¿No os parece estupendo? (Ellas, al compás de la música, preguntan a coro: “¿Estupendo?”, y yo les contestaría “¡No, horrible, pero fatalmente estupendo!”) ¡Aleluya! (“¿Aleluya?”)
Oh, sí, hermana, mátalo de sobredosis de sexo. Dios te apoyará y te dará fuerzas. Quédate incluso viuda: será una buena señal. Señal de que hiciste cuanto estaba en tu mano para amaestrar a ese fantoche que te miraba con desprecio cuando salíais de ver la última película de la guirivalquíria elástica, majestuosa en su baño de espuma. Y cásate de nuevo, o échate un par de novios medio nehardentales, o todo a la vez. Sí, aleluya, todo a la vez. Y somételos al mismo régimen que al difunto. Conviértete en la Peligrosa Viuda de la Lencería Negra, con el bolso lleno de látigos. Ánimo, hermana: la mantis no se equivoca. Pero no descuides nunca al ridículo Psicópata: él no puede vivir un sólo minuto sin pensar en sí mismo y en su misión divina. ¡Aleluya!

(Felipe Benítez Reyes: El novio del mundo).

19 comentarios to “La más larga”

  1. Microalgo Says:

    Y hago constar públicamente que no me paga comisión.

  2. ETDN Says:

    Pues debería, don Micro.

    Uf, yo es que no puedo… No le pillo el punto, ni la gracia, ni el interés. No he podido pasar del primer párrafo.

    Y sí, hay venganza por meterte con “El guardián entre el centeno” ;P

    besote y buena semana

  3. Microalgo Says:

    Lo mismo, Dama ETDN.

    Pero me extraña que no le encante esta prosa barroca y desatada…

  4. H. Lecter Says:

    ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaamén! Palabra de FBR: te alabamos, colega.
    Puede que exagere ligeramente, pero en síntesis tiene más razón que un corolario. No se puede estar siempre follando en pensar, algunas (muchas, siempre) veces hay que pasar a la acción y si no es con la legítima, a ver…

  5. Microalgo Says:

    Comentarios como el suyo, Doctor Lecter, son los que me animan a seguir escribiendo de vez en cuando.

    Está Usted sembrao, y no de papas, precisamente.

  6. Salamandra Says:

    Mi experiencia en ese tema se parece al siguiente problema de ajedrez:

    “Blancas juegan y pierden”.

    Inoportunidad, cansancio…

  7. Glomus Says:

    FBR es magistral. Si se queja, que no lo hará, que sepa antes que D Micro es su mejor agente publicitario, entre libros que regala y compras inducidas derivadas de los mismos.
    Por cierto, lo de “nehardentales” en la cita… va así? Es que no tengo el libro delante (ni detrás, vacacioneo en Versalles, a 4ºC bajo cero, nevando y esperando que PsS salga de su labo y me re-coja para ir a comer).

  8. Radwulf Says:

    ¡Aleluya! ¡Aleluya!

    La opción B me convence más, si…

  9. laluli Says:

    ¿Por qué el instinto animal vale para los hombres y no para las mujeres? Las mamiferas solo aceptan la copula cuando están en celo y en nuestro caso es sólo un par de días al mes….

  10. Microalgo Says:

    Ni idea, Luli.

    Pero el caso no es general, hay mamíferos que practican el sexo por diversión, fuera de los periodos fértiles. Los delfines, por ejemplo…

    ¡Aleluya, primo Radwulf! Me alegro de verlo por acá.

    Hay que ver lo que hase el amó. En el caso de Glomus, además de todo lo que dice el Maestro Benítez Reyes, desplazarse a las inhóspitas tierras gabachas… En fin, abríguese, compañero.

    El sentimiento de que brlancas juegan y pierden, Maese Salamandra, es muy común. Lo mismo lo que hay es que convencerlas de que juguemos a otra cosa…

    Abrazotes generalizados.

  11. laluli Says:

    O como las humanas, así que todavía teneis suerte…

  12. Rímini Says:

    El inmenso sentido del humor de FBR esconde la necesidad de revelar verdades antropológicas. Él es un gran poeta, pero los versos no aguantarían la verdad (simple, decepcionante) del alma masculina y por eso recurre a esas novelas hilarantes donde todo parece dicho en broma.

    ¡Ja, broma!

    Salud Micro, aleluya FBR, bienaventuradas las mujeres, que se os está revelando “el secreto”.

  13. Microalgo Says:

    Ssshhh…

  14. Nomeolvides Says:

    ¿y el párrafo donde ponéis algo de vuestra parte no figura en el libro?
    Porque “el secreto” no lo es tal, evidentemente. Y sin contrapartida… (p.e. echando una mano o las dos en casa a esas compañeras atareadas en los menesteres diarios…)

  15. laluli Says:

    ahí le has dao nomeolvides!

  16. Microalgo Says:

    Por supuesto. Pero una cosa ni quita la otra ni la implica necesariamente… Aunque lo que nos asombra es la falta de ganas. ¿Es que no es algo divertido? ¿Es que es una obligación tediosa? ¿Es que… (pucherito)… no os gustamos?

  17. laluli Says:

    Es que las mujeres no tenemos un pene que nos ayuda a tener ganas. Nosotras necesitamos una activación psicologica que, al menos mi chico, no entiende. Claro que yo cuando se lo explico tampoco lo veo muy lógico… pero es así.

  18. roseta Says:

    Laluli y Nomeolvides tienen mucha, pero que mucha razón y qué pena que no tenga a mano otro texto tan revelador para los supuestos compañeros. Es que en la mentalidad femenina no entra tanto el quejarse lastimosamente por lo desatendidas que andamos todo el santo día, estamos demasiado acupadas viviendo, no mirándonos el ombligo o el psicópata en un momento dado.No nos debería mover el miedo a perder a ese compañero egoista para irnos a la cama con él, sería mejor para todos que a las mujeres nos moviera las ganas de compartir satisfacciones en vez de desahogos

  19. amigamía Says:

    Queridas….
    No hay nada que una copa de vino no pueda solucionar. Me ha encantado conocer vuestro secreto. Seguiré este blog para ver si me puedo enterar de algo más que deba saber.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: