Atunos en el Paraíso

Todo el mundo es actor, como todo el mundo es poeta, músico, asesino o tirano. Únicamente hace falta que te llegue la ocasión (Rafael Marín, Lágrimas de luz).


Jeee, je, jeeee…
(pinchen para verlo más grande)



¡Buenas!

Feliz año a todos. Por fin encuentro un huequecillo entre mis múltiples malabarismos burocráticos entrelazados con la ciencia básica y/o aplicada y puedo desentumecer un poco el blog. Que ya me iba apeteciendo.

Planteo una cuestión filosófica profunda para este inicio del año: ¿Por qué la humanidad odia a los tunos?

No, no me nieguen la mayor. Yo los odio (como colectivo) y USTED TAMBIÉN los odia. Otra cosa es que tengamos amigos que han sido tunos y nos caigan bien. Pero a) ya no son tunos, no ejercen como tales, ¿VERDAD QUE NO? y b) he dejado claro que la repulsión que todos ejercemos (lo dicho, no se me escondan) recae sobre el colectivo, y no sobre las individualidades. Tunofobia, si quieren así llamarlo.

No me sirven explicaciones generalistas que no entran en detalles, tales como “los odiamos porque son odiosos”. Hay que mojarse más.

Para empezar, está la hipótesis de que un tuno fornica más que nadie y no para en mientes.

Aunque es algo demasiado ruin para que la gente lo reconozca con naturalidad, todo hombre que se siente atraído por una fémina experimenta un odio fisiológico hacia el tipo que se la beneficia, normal o esporádicamente (Lorenzo Silva: La Flaqueza del Bolchevique).

Podría ser. Aunque mi impresión es que el tuno copula más en su imaginación que en este mundo terreno, y que el género femenino los desprecia tanto o más que el masculino. Por otra parte, si yo tuviera una novia y la sedujera un tuno, lo mismo se me bajaba la libido a los tobillos y me planteaba la relación desde otra perspectiva, digamos una toma desde grúa ascendente con un fundido en negro, como la escena final de Casablanca.

Y es que en cuanto al sexo, los tunos parecen ser poco selectivos. Uno de ellos me confesaba, años ha, entre risitas, que él “manejaba toneladas de carne”. Esto quizás explique el desprecio femenino hacia el colectivo tunil: son un último recurso para disfrutar de calor animal. Si no puedes seducir a nadie, siempre te queda un tuno, o algo así, lo que significa que tú misma te consideras lo peor de lo peor. De ahí al terapeuta.

Y otra posible explicación es la fama de parasitismo-rapiña de ese colectivo. A un tuno que conocí en Granada, en mi época de estudiante, en el piso en el que vivía lo apodaban “El Chápami”. Cuando otro estudiante del piso cocinaba algo, él se asomaba a la cocina con cara de desnutrido biafrense:

― ¿Qué estás cocinando?

― Macarrones.

― Echa pa míííí… echa pa míííí ―suplicaba entonces el tuno insistentemente, con cara de inanición.

Y el caso es que su asignación mensual había caído completa hacia el día ocho del mes, en forma de gin tónics sin tónica o de cuba libres sin cocacola. Así que en un piso de estudiantes tener un tuno significaba una disminución real en la renta per cápita del resto de los habitantes de la casa.

Otro tuno que conocí por la misma época presentó, por la misma causa, síntomas de escorbuto y se recuperó cuando otro compañero de piso, que estudiaba medicina, le dio zumito de limón.

― Por tu madre, no le digas a nadie que has estado a punto de palmarla de escorbuto en pleno siglo veinte ―le recomendaba el pre-galeno.

Ese mismo tuno que estuvo a punto de ser pasto de los microorganismos descomponedores por una simple carencia vitamínica era muy apreciado por los demás miembros de su horda porque cuando se iban “de parche” (incursiones piratas perpetradas por un breve segmento de la tuna: cuatro o cinco componentes) y asaltaban una primera comunión, un bautizo o una boda, le pedían dinero al padrino, y cuando éste sacaba la cartera, el mencionado tuno METÍA LA MANO en la billetera y arrancaba una nota de cinco mil, si lo veía (era época pre-euro) y gritaba “¡viva el padrino, viva el padrino!”, agitándolo al aire.

― Nueve de cada diez se callan, Microalgo. Un chollo.

No es de segundas, me lo contó él mismo. Así que, al menos, los padrinos SÍ que tienen motivos para odiar a los tunos.

Tal vez en otros tiempos la picaresca de los tunos verdaderamente necesitados tuviera su gracia, pero hoy día me parecen un colectivo execrable.

Follindongos imaginarios, sectarios, despreciativos, chulescos, rapiñantes, adeptos a la filosofía de cualquier-cosa-por-un-polvo, los tunos portan un bagaje de virtudes que no siempre son apreciadas, como he expuesto, por el resto de los seres humanos.

Eso sí, me gustaría romper una lanza.

En la cabeza de algún tuno, a ser posible.

Uh. Radicalillo empiezo yo el año.

Besos.

Anuncios

20 comentarios to “Atunos en el Paraíso”

  1. Pasquino Says:

    Como decía una compañera mía de piso, la propia palabra lo dice: ¿tú? ¡no!

    Así que feliz 2010, lejos de bandurrias (o de esas bandurrias, al menos)

    Besos

  2. Microalgo Says:

    Gracias. Lejos de los bandarras de las bandurrias, si se me permite el juego de palabras.

    Besotes, Dama Pasquino.

  3. LaRaffa Says:

    Buon 2010 Nacho!
    In Italia non abbiamo tuni….peccato però, chè quando sono un pò nervosetta può essere utile un tuno per le mani!
    Mille baci e un mondo di auguri per il nuovo anno.

  4. Microalgo Says:

    Bah, Usted merece más, Dama Riccobenne…

    Feliz 2010. Afortunados italianos. Bueno, no tienen tunos pero tienen a Berlusconi. No sé si se lo cambio.

  5. LaRaffa Says:

    A volte lo dimentico! Grazie per avermelo ricordato…..argh!!!
    gonfietto gonfietto gonfietto

  6. carrascus Says:

    …si ya lo decían los Def Con Dos en su canción:

    Tuno bueno el tuno muerto.
    a veces sueño con tu cara,
    con la lengua fuera, toda morada.
    no te lleves ninguna sorpresa
    cuando estés ahorcado en la estatua de fonseca.
    tuno asqueroso, tuno repulsivo.
    ni siquiera en la tuna tienes amigos.
    no intentes rectificar:
    a golpe de bandurria te voy a triturar.
    tuno bueno el tuno muerto.
    voy a arrancarte las cuerdas vocales.
    te estrangularé durante un examen.
    he sembrado de polillas tu armario,
    que se coman tu capa y tus leotardos.
    clavelito pocho, clavelito envenenado.
    los claveles del tuno huelen a sobaco.
    en el monte de piedad te están esperando
    para lapidarte con libros empeñados.
    tuno bueno el tuno muerto.
    ningún tuno se merece respeto.
    son vagos y analfabetos.
    triste y sola se queda mamá
    porque su tuno no logra aprobar.
    sabes que tienes tus días contados.
    basta de gritos, basta de saltos.
    cómete a pelo tu pandereta.
    suspende ciencias y letras.
    tuno bueno el tuno muerto.

  7. Glomus Says:

    No me explico su odio, D. Micro. Cantan de puta pena (pero se creen todos Alfredo Krauss), tienen menos gracia que un enterrador autista (pero se creen los reyes de la chispa y el humor), apestan a alcohol, son más pesados que un autobús de cuñados y su indumentaria y repertorio provocan arcadas. Pero serían útiles para mandarlos a Afganistán (huirían los talibanes) y me planteo su posible uso para espantar las plagas de la platanera…

  8. laluli Says:

    No es una bonita manera de empezar el año ¿dónde están sus buenos deseos? De todas maneras ya era hora que te pasaras por aquí.
    Yo los odio porque no soporto a tios como trinquetes, disfrazados de payasos, intentando tirarse a todo lo que se mueve.
    besos

  9. Sérilan Says:

    A saber en que ha estado empleado su señoría en éstas navidades para que nos venga con una de tunos.
    Se empachó de polvorones acaso..??
    Feliz Año amigo..!!!

  10. Rímini Says:

    Los odias porque tú estudiabas y ellos no pegaban ni chapa. Los odias porque te pedían los apuntes dos días antes del exámen, porque mientras tú hacías “lo que tenías que hacer” ellos vagaban por ahí buscando teenagers a las que contarles que ellos estudiaban biológicas-económicas-filología inglesa-… Los odias porque en medio de la noche allanaban el bar donde tranquilamente escuchabas a Pink Floyd con sus polladas ochenteras (mi agüita amarilla y sufre mamón). Los odias porque, hoy día, son los dirigentes de nuestro país (de uno ú otro bando) ó del banco al que debes todo… Y, sobre todo, los odias por Clavelitos.

  11. NÁN Says:

    Yo los odio por un hecho comprobado (y que se explica porque esos trajes no son fáciles de lavar): les huele la sobaquina cosa mala.

  12. Posidonia Says:

    Pues va y resulta que todo el mundo odia a los tunos. Porque son trasnochados, porque molestan por la noche, porque van uniformados… porque forman una tribu de amigos. Hay muchas tribus de amigos más deleznables, por ejemplo los skinheads, o las brigadas anticapitalistas y también llevan uniformes y van jodiendo por ahí. ¿Por qué no hablamos de ellos…? Probablemente porque acojonan más. En la Tuna hay de todo, al igual que en nuestros edificios: a los que no les saludas por mal educados y a los que te gusta agradar. ¿Y yo me pregunto si los escribas de este blog tienen algún amigo tuno? Digo amigo de verdad. De esos a los que confesar confidencias; a los que recurrir cuando te han dejado plantado; de esos en los que puedes confiar cuando todo a tu alrededor te duele; ese que te corrige el arnés mal puesto cuando estás a punto de rapelar en una pared de 15 metros de altura y la caída es segura al igual que la muerte; de esos que se alegran cuando todo te va bien…

    Porque haberlo hay de todos los tipos: los que no beben y conducen, los hay que cocinan para sus amigos y no son gorrones, también hay buena gente que además de estudiar antes de los exámenes, presta sus apuntes, pero les gusta apuntarse a un bombardeo porque saben que sólo se vive una vez. A todos nos gusta el cachondeo. A ellos les gusta tocar algún instrumento y se sienten bien cuando están con nuevos amigos que merecen al pena. Los hay que no caen en la frustración cuando no copulan esa noche porque tampoco es para tanto el mito. Y os aseguro que hay muchas mujeres a las que les encanta que las flirteen cantando y dedicándole canciones con la complicidad de la noche, muchas, muchas… El utilizar instrumentos musicales para conquistar es más viejo que la tos…

    Al igual soy un extuno atípico, pero como yo, conozco a muchos os lo aseguro. No me siento especial.

  13. Microalgo Says:

    Sabía que saltaría Posidonia.

  14. NáN Says:

    Ay, en las hordas anticapitalistas sí que tengo yo amigotes de los buenos. ¡Pero no llevan uniforme!

  15. Rímini Says:

    Posidonia: que hablo en abstracto y exagerando, ¡no se sulfure usted, tunante! Ya conoce a esta banda de despellejadores…

  16. Microalgo Says:

    Tuno, tenía que ser. Es que se le ve en los andares.

  17. Profesor Franz Says:

    A los tunos se les odia porque son pesados. Porque cantan (o lo que hagan) cuando nadie se lo pide. Porque interrumpen una velada hasta ese momento agradable con sus pamplinas. Porque cortan el rollo… También odiamos a los rumanos que dan la tabarra con el acordeón, pero no porque sean rumanos, ni porque toquen el acordeón (no odiamos a María Jesús ni a Miliki, o al menos no los odiamos tanto); los odiamos porque lo tocan en nuestra oreja sin haber sido requeridos.

    Y yo también voy a pegar otra letra, como Carrascus, un fragmento de una de Vainica Doble que decía así:

    Vete tuno, no te quiero, vete.
    Vuélvete a tu siglo diecisiete.
    Pon tus mustios clavelitos
    en un jarrón
    y se los llevas al balcón
    de otra muñeca
    y le explicas bien a gritos
    y le explicas bien a gritos
    cómo se queda Fonseca.

  18. Microalgo Says:

    Ole.

    Feliz año, Herr Professor.

  19. lu Says:

    Qué buena esa letra de Vainica Doble, esas tías lo clavaban todo.
    Muy contenta estoy de que le hayas metido mano al blog ya, Microalgo, que llevaba muchos días llevándome golpes y más golpes cuando entraba. Hay hasta post de citas, bieeen, con lo que me gustan. Te leo, campeón.
    Besos!!

  20. Microalgo Says:

    Muchas gracias, Dama Lu sobre el Puente. Un abrazo y feliz año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: