Citas XX

La escritura es un tejido que intenta aproximar los bordes de una herida que no tiene sutura (Juan José Millas: Articuentos).


Como no lea a la velocidad de la Dama de los Lunares o del Peter, va dada.

Corre, antes de que se los coman los bichos.



Hace unas semanas se cumplió el tercer año de La Zona Fótica. Como le puede ocurrir a una vieja dama, llegados a ciertas edades no sé si es pertinente celebrarlo. Bueno, en todo caso, sigo con mi tónica de intercalar posts de citas cada cierto tiempo (mantengo la oferta de enviar mi tocho en Word, que ya va por las doscientas páginas de citas recopiladas, a quien lo necesite… pueden ser útiles a alguien). Ahí va otro de estos posts, en este caso el número veinte de este formato.

Veinte posts de citas me parecen más celebrables, casi, que tres años de blog.

Saludos a todos.

Pero, al fin y al cabo, si algo pasa es que tenía que pasar, como supongo que diría un maestro zen inclinado al fatalismo cósmico, con el carácter atemperado por un continuo y-a-mí-qué, que es un sistema filosófico tan respetable como cualquier otro, aunque es posible que menos edificante que todos los demás (Felipe Benítez Reyes: Mercado de Espejismos).

Parece que a Benítez Reyes tampoco le hace mucha gracia el Zen… como a mí. Occidental que soy, ya lo he dicho alguna vez.

― Ya no lo quiero ―dijo la reina de las Islas―. Es un necio. Piensa demasiado (John Steinbeck: Los hechos del Rey Arturo y sus nobles caballeros).

”No te comas tanto el coco” era uno de los consejos que me daban algunas chicas en mi juventud. Nunca les hice puñetero el caso, por supuesto.

Sólo un imbécil puede encolerizarse contra los demás ―se dijo―: la piedra cae porque tiene peso (Stendhal: Rojo y Negro).

Sí, vale, todo son causas y efectos… pero siempre hay algún imbécil que nos sorprende, Maese Beyle. Siempre.

La naturaleza salvaje era una porquería repugnante; en conjunto, la naturaleza salvaje justificaba una destrucción total, un holocausto universal; y la misión del hombre sobre la tierra era, probablemente, ser el artífice de ese holocausto (Michel Houellebecq, Las partículas elementales).

¿Les he dicho ya que este francés sieso me cae gordo? Pues sí. Cushi que te diga, “Jouélebe”: el hombre no puede acabar con la vida sobre el planeta. Te doy mi palabra de biólogo, que en estos asuntos vale mucho más que tu palabra de escritor ignorante de las más básicas directrices de la naturaleza. Incluso los hombres, frágiles como somos, seríamos difíciles de exterminar. Las bacterias termófilas de las fosas abisales, si quieres, trata de bajar tú y aplastarlas una a una, con el dedito. Tontaina.

Odio a esta gran parte de la humanidad «normal» que día a día destruye mi mundo. Odio a la gente que es de una gran bondad porque nadie les ha dado la oportunidad de saber lo que es el mal y entonces elegir libremente el bien; siempre me ha parecido que ese tipo de gente bondadosa son gente de una maldad extraordinaria en potencia (Enrique Vila-Matas: El mal de Montano).

El personaje de Vila Matas, otro que tal. Entonces ¿quién te cae bien? ¿Göering? ¿Quién eres tú, el Pitufo Gruñón?

Conozco bien no ser oído ni visto; yo sé muy bien lo que es ser olvidado (Ana María Matute: Olvidado Rey Gudú).

Y entonces si una naranja enorme… olvídenlo, es un chiste privado.

… Pues toda ferocidad proviene de debilidad (Lucio Anneo Séneca, Sobre la felicidad).

Anda. Esto se lo voy a imprimir yo a la Loca de mi departamento, a ver si de una vez va a que se lo miren, eso de la ferocidad.

En cuanto al pasado, a pesar de los boleros y de los hábitos mentirosos de la memoria, su única ventaja sobre el presente es que ya no tenemos que padecerlo (Antonio Muñoz Molina: Las apariencias).

Uh. No sé si sera mi natural optimismo pero, para mí, cualquier tiempo pasado fue igual… o peor. En ocasiones, mucho peor. Nada, nada, que siga la racha.

Redención: salvación de los pecadores del castigo que merece su pecado mediante el asesinato de la deidad contra la que pecaron. La doctrina de la redención es el mayor misterio de nuestra santa religión y quienes creen en ella no perecerán sino que disfrutarán de una vida eterna para intentar comprenderlo (Ambrose Bierce: El diccionario del diablo).

Sigo recomendando este libro escrito por el gamberro Gringo Viejo.

Yo pienso que en esto radica el sentido de la creación literaria: en la descripción de objetos ordinarios tal y como quedarían reflejados en los espejos amables de los tiempos futuros (Vladimir Nabokov, cuentos completos: Guía de Berlín).

Eh, eh, un momento: que cualquier tiempo pasado no sea mejor no implica que el futuro será mejor que este presente. Así que “carpe diem”, compañeros.

En vida de Cervantes, sin ninguna duda el premio Cervantes se lo habrían dado siempre a Lope de Vega (Rafael Reig: Manual de literatura para caníbales).

Así que ya saben el truco. Nada de perder brazos en Lepanto.

Cierro los ojos y te veo desnuda. Me paso el día tropezando (Gabriel Noguera: los fracasos tempranos).

Magnífico este libro de Noguera. Se puede conseguir en Internet. De nada, señor Noguera. No cobro comisión. Es sólo que… a ver, varias veces he puesto este ejemplo. Imagínense que uno prueba la ensaladilla rusa por primera vez, y que es un plato desconocido (porque es Usted oriundo, no sé, de los Cárpatos, por poner un poner). ¿No correría Usted a avisar a la gente que le cae bien, e incluso no les llevaría Usted una fiambrera (tamaño palangana) de ensaladilla, para que la disfrutaran también? ¿No? Pues yo sí, oiga, es Usted un sieso y un desagradable, que ver disfrutar a los amigos con aquello que a uno le hace disfrutar (dentro de un orden, claro, la novia queda excluida del asunto) es un placer como otro cualquiera. De ahí que le insista yo siempre a la Dama Ana Caína para que publicite sus obras, escritas o pictóricas. Con nulo éxito por mi parte, claro.

Bueno, muchachos. Que corto el rollo. Abrazos, besos y arrumacos.

Anuncios

12 comentarios to “Citas XX”

  1. Lily Says:

    Me han gustado mucho. Sobre todo la de la ferocidad.

  2. Arwen Says:

    ¿Y no corres el riesgo de que la loca de tu departamento lea el post y te esté atosigando durante días? Qué digo días… Durante siglos… Que ella es capaz

  3. lu Says:

    No sabes qué alegría me da encontrarte en plena caída libre, tropezándote, dándole patás a las bolsas de plástico que hay por la calle,… Es que te veo la cara de pringao, y eso que no te he visto nunca. Enhorabuena, no hay mejor estado que ése!!!

  4. Microalgo Says:

    Gracias, Dama Lu On The Bridge. A las bolsas por la calle, a las latas de cocacola, a los todoterrenos de la Guardia Civil… Una delicia, oiga.

    Y sí que lo he pensado, Dama Arwen. La feroz loca (ya le contaré la penúltima) podría, pero no creo que se diera por aludida. Tenga en cuenta que los majaras somos los demás…

    Besotes a las tres.

  5. NáN Says:

    Vamos a por el primero, enmendando la planilla de Felipe el Gracioso: el maestro zen diría que si algo pasa hay que dudar de que haya pasado.

  6. NáN Says:

    tiene razón la Reina de las islas, el que piensa demasiado tiene demasiadas opiniones y poca sabiduría.

    Aviso
    Me voy a comer.
    Vuelvo a la hora de costumbre.

  7. Microalgo Says:

    Pues el maestro zen le pega mucho a la María de Ketama, porque si algo pasa, pasa. Para un ocidental es inconcebible dudar de que te haya mordido un perro, por ejemplo. Ladrido previo, dolor agudo, colmillos lacerantes. No hay duda: me está mordiendo un perro. Quita, quita, bicho pestilente.

    Respecto al segundo aforismo, lamento en el alma tener que disentir de nuevo. El pensar mucho es mala cosa sólo si el hacerlo evita la acción. Y el que piensa poco, desde luego, me parece que tendrá siempre menos sabiduría que el que lo hace a menudo… repito: siempre que el pensar no nos inmovilice.

    Cito:

    Una sola línea de William Blake, que nadie en su juicio leerá sin sobresalto, contiene la respuesta: «Quien desea y no actúa engendra la peste» (Antonio Muñoz Molina: Las apariencias).

    Y así las cosas, qué le vamos a hacer.

  8. NáN Says:

    Como empiece a meterme citas en mi opinión sobre una cita, esto va a ser el cuento de nunca acabar, Don Micro.

    Serénese, por Dios.

  9. NáN Says:

    “el hombre no puede acabar con la vida sobre el planeta”

    Con la vida en general, no, que es muy bestia, pero con lavida del hombre sobre la tierra, está en ello.

  10. NáN Says:

    ¿Quiere hacerme el favor de no acentuarme el adverbio “solo” cuando no haya peligro de ambigüedad? Que ya va para cinco años que la Real Academia mira mal esa tilde.

    Que no todo va a ser mirar bichitos en los microscopios.

    (de nada).

  11. Microalgo Says:

    Sí, lo sé, es que me resisto de una manera juanramonjimeneciana a quitar esa tilde que siempre me gustó mucho (parecía darle más énfasis a la palabra).

    Y bueno, sí, respecto a lo otro… es que soy mucho de citas, yo.

  12. Nomeolvides Says:

    Me alegro del aniversario, más que nada por egoísmo. Que ya le empiezo a citar yo a usted, don Micro, y me miran raro… (pero solo hasta que me desnudo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: