A modo de advertencia

Las conjuras escapan siempre de manos de sus jefes (Italo Calvino: Si una Noche de Invierno un Viajero).

Saludable: Estado de un hombre que arroja los medicamentos a los perros (Ambrose Bierce: El diccionario del diablo).


Es verde y con pelitos... ¿Qué es?

Atchús. Qui prodest estornutum?



A modo de advertencia para todos aquellos jefes de estado y primeros ministros que visitan (asiduamente, lo sé) mi blog.

Todos sabemos cómo son los niños malos. Te hacen la puñeta en beneficio propio y si los vas dejando se convierten en adultos tocahuevos o directamente en adultos delincuentes. De este modo, un tocahuevos o un delincuente podría no ser más que un niño malo al que no se les dieron los azotes (literales o no) suficientes y a tiempo.

La clave está en no dejarlos irse de rositas. No deberían hacerla que suene y luego que la culpa se la lleve otro (o nadie).

Así las cosas, si los gobiernos no toman las riendas y nacionalizan la producción de vacunas para enfermedades (realmente peligrosas o, como en el caso de la que Ustedes están pensando, no) cacareadas por los medios, los niños malos que crecieron haciendo de su capa un sayo verán la oportunidad de forrarse durante el poco tiempo que les queda de vida (tienen ya unos añitos, los niños malos), lo cual es una estupidez porque somos breves y duramos lo que una florecilla de la cuneta: ¿para qué tanto esfuerzo en ganar un dinero que no te vas a poder gastar nunca?

Y el paso lógico siguiente, si la cosa les sale bien, es crear la demanda para asegurarse la rentabilidad de su oferta, esto es, diseñar enfermedades, cosa que podría hacer cualquier biólogo con un mínimo de formación y una inversión monetaria muy inferior a lo que cuesta un futbolista guapo.

Incluso yo mismo sabría hacerlo, si me pusiera. Pero no, yo me dedico a las microalgas y ya me he hecho a la idea de morir pobre, no se preocupen por mí. Aunque, así al pronto, conozco a diez o doce biólogos que estudiaron conmigo y que venderían a su meretriz progenitora por la diezmilésima parte del dinero que se puede ganar con una maniobra de este tipo.

Así que el azote en el culo, en este caso, podría ser económico. Esgrimir una razón de estado y que cada gobierno fabricara los medicamentos precisos para estos casos a precio de costo sería la única manera de arruinar a potenciales pandemiochorizos. He dicho a precio de costo: no tiene por qué ser gravoso al estado.

Pero ojo, tampoco rentable, que los estados están llenos de niños malos. Y como sugiere Italo Calvino, más vale no jugar con entes mutables y poco controlables, que luego los biólogos somos expertos en poner caritas de bueno y decir “huy, se ha desmandado la cosa”, antes de acabar con una población entera de organismos por un error de cálculo debido a no haber atendido en las asignaturas de ecología y genética de poblaciones.

Así sean arrecifes coralinos, conejos… o humanos.

Zumito de limón y miel. Y achúchense mutuamente, sin miedo al contagio, anden.

23 comentarios to “A modo de advertencia”

  1. Inés Says:

    Mucho mejor eso de “achúchense mutuamente” que no eso de “No des la mano, no des besos; di hola”. Qué terrible panorama… Mira, yo prefiero contagiarme (una gripe) a perderme el roce de la piel amiga.

    Y sí, anda que no hay niños malos intentando enriquecerse a costa de todo y de todos.

    Un abrazo y muchos besos

  2. laluli Says:

    Alma cándida, pocos politicos hay en el eje positivo de X e Y.

  3. Microalgo Says:

    Pocos poquísimos (veo que cita Usted a Carlo M. Cipolla… interesante, interesante).

    Y a mí me dio también mucha penita (entreverada de indignación) con ese anuncio estúpido, Dama Inés. Y ni que fuera el Ébola, por Dios.

    Nada, nada: roces por doquier.

  4. Glomus Says:

    Sí. El tema se parece sospechosamente a algo que sucede en la agricultura de las islas atlánticas en que vivo. Cada año aparecen 1 o 2 plagas nuevas en los cultivos principales (tomate, plátano, papa…) que ipso facto cuentan con la “solución” química o variedad resistente que es generosamente facilitada, eso sí, a precio de oro, por las amables casas comerciales. Por fortuna, mater natura regula y a los 3 o 4 años el sistema vuelve al equilibrio sin potingues, pero mientras, alguien se forra.
    Caricias, besos, abrazos y contagiosos reshupetones en la calva, Don Micro.

  5. JuanMa Replicante Says:

    Tiene razón el amigo, si no vean, vean:
    http://www.deconstruction.info/replicante/2009/08/26/operacion-pandemia/

  6. Lola Says:

    Aún así, micro, me reconocerá que el vídeo en sí es un pelín amarillesco… :)

  7. Microalgo Says:

    Amarillesquísimo, Lola. Pero no me digas que lo que cuenta no huele un poco a chamusquina, también…

    He puesto inten-né en casa (y fijo). Ya les pasaré el número por circuitos menos públicos.

  8. Inés Says:

    Ya decía yo que se me hacía raro un comentario tuyo a estas horas.

    Y puedo decir que entiendo perfectamente que lo hayas hecho.

  9. Canoso Says:

    Una conocida acaba de llegar de la Argentina y se ha ‘extrañado’ de la poca conciencia que hay aquí ante la enfermedad, eso sin contar que se ha negado rotundamente a besar a nadie y que viaja con un gel desinfectante con el que se limpia las manos ante cualquier roce…

    Allí es obligatorio lavarse las manos a la entrada a los restaurantes, bares, etc.

    Igual en el término medio está la virtud, no?

  10. Microalgo Says:

    Hombre, en no besarse puede estar la virtud, pero es muy aburrida. Yo quiero contagio. Me va, eso del contagio.

    Y… sí, Dama Inés. Ése es el motivo. Un beso.

  11. Salamandra Says:

    Llevo tres planes de contingencia, protocolos para repartir antivirales, sistemas para actualización de la información, listas de teléfonos a los que informar…

    Y muy pocos casos y muy poco graves.

    A ver si hay suerte y a algún político le ponen los cuernos o fichan a alguien del futbol y la prensa deja el tema.

    Lo de nacionalizar la producción no sería mala idea. Los laboratorios se hartan de decir que trabajan para mejorar la salud de la población (y secundariamente obtener unos “modestos” beneficios).

    En Cádiz hace años el precio “del costo” era 20 duros una libra…

  12. Radwulf Says:

    Sr. Microalgo, hoy he leido en la prensa algo que quizas le interese (o lo mismo no…). He leido “microalgas” y automáticamente he pensado en usté.

    Un par de enlaces:

    http://novapolis.es/index.php?option=com_content&view=article&id=4960:alberto-f-cerdera&catid=21:investigaci-desarrollo&Itemid=160

    http://ecodiario.eleconomista.es/espana/noticias/1410315/07/09/Una-empresa-tecnologica-de-almeria-desarrolla-un-nuevo-biofertilizante-a-partir-de-microalgas.html

    Y ya que posee usté conexión en casa, espero que además de estar en contacto con amada, se acuerde, de vez en cuando, de la familia.

    Abrazotes y besos. Que de algo habrá que morir. :)

  13. Sérilan Says:

    Pués estoy con usted amigo Micro. Son muchas las vainas que nos están queriendo vender siempre y me huele que ésta es una más.
    Lo peor de todo y ellos lo saben es que por desgracia son muchos los incautos en caer en sus redes.
    Nacionalizar la producción..? estoy de acuerdo, pero con una lupa enorme a mano

  14. JuanMa Says:

    Yo también estoy por el roce, siempre por el roce!! Tengo personas cercanas en el gremio médico y os puedo asegurar que el tema de la gripe ésta lo han sacado un poco de madre.

    Micro, cuidado con el Mezenlle que engancha.

  15. Canoso Says:

    En cualquier caso les viene bien tenernos enrollados con el virus, así no nos fijamos en otras cosas.

  16. Morella Says:

    Muy interesante el video que me ha facilitado, don Micro, y muy es muy…
    Quisiera poder difundirlo aquí, en este territorio infestado de alienígenas, porque en cierto modo don Canoso está malinformado: aquí nadie obliga a nadie, concretamente, ¿no?. Después ni hablemos de las publicidades, anuncios, etc. que afortunadamente han disminuído notablemente.
    Ya la moda cambió, y cada vez lo hace más rápido.

    En fin, habrá que desconfiar y temer un poco de los biólogos parece…
    (chascarrillo)

    Abrazote don Micro.

  17. Nomeolvides Says:

    Qué gusto leerle y qué de tirón siempre.
    Y sí, más roce y menos tontería.
    Una con necesidad de roce.
    Beso don Micro

  18. NÁN Says:

    ¡Quiero mis cuatro días de baja por gripe!
    Y todos ustedes son unos listos que quitan las ilusiones a la gente.

    Hala, ya me he despachado.

  19. JuanMa Says:

    Querid@ Nán, nada más lejos de nuestra intención que negarle sus cuatro días de baja. Tan solo le aconsejamos que los aproveche para el roce, total, si ya ha pillado la gripe no se puede contagiar más :)

  20. NáN Says:

    ¡Ah, bueno! Vamos entrando en razón. Es que los tenía ya programados para lecturas pendientes.

    ¡Muchas gracias!

  21. Microalgo Says:

    Yo creo que voy a pillarla varias veces seguidas. Total, es una enfermedad nueva y nadie sabe de su recurrencia. Sobre todo los viernes y los lunes creo que voy a esta rtotalmente infectado de virus de esos de colores.

  22. NáN Says:

    ¡Viva la innovación científica!

  23. Cui prodest, again « Says:

    […] Miren que ya lo dije hace un par de años. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: