Citas XVIII

Por sus muchas lecturas de cuentos de fantasía, dio este chamarilero, al que por su oficio llamaban Chabbab, en creer que toda lámpara era la de Aladino (Felipe Benítez Reyes: Tratándose de Ustedes).


¿No es para quererlos, a los libros?

Más que el pan.



Hoy no estoy para nada: más despistado que un pulpo en un garaje. Así que antes de plantarles cualquier pensamiento abstruso del que mañana me arrepienta (en lugar de pasado mañana), les largo un post de citas.

He observado con amargura ―decía la señora en fluido castellano que apenas dejaba traslucir un breve acento extranjero― que las clases altas españolas, a diferencia de lo que ocurre en el resto de Europa, no consideran la cultura como un blasón, sino casi como una lacra. Juzgan por el contrario de buen tono hacer gala de ignorancia y desinterés por el arte y confunden refinamiento con afeminamiento (Eduardo Mendoza: La Verdad Sobre el Caso Savolta).

Creo que Mendoza pone en boca de esta señora lo que el autor opina, y con coincido con él plenamente. También es frecuente confundir educación con otras cosas menos positivas, y puede que un día tenga que salir a ostias (sin hache) para aclarar alguna que otra situación. Ojalá no sea necesario y basten amenazas de hacerlo, vagas o concretas. Es que hay gente que no comprende otro idioma, la verdad.

Lo malo es que las bravatas deben llevarse a la práctica (Pere Calders: Ruleta rusa y otros cuentos, La «Nemours 88»).

Bueno, vale, Maese Calders. Ya me callo.

― Lo siento, haría cualquier cosa por ti pero no eso ―replicó Suzanne alegremente. El sacrificio a la amistad le parecía hermoso en tanto en cuanto no fuera ella quien tuviera que hacerlo (Saki: Animales y más que animales).

Je, je, jeee… anda que no era nadie, el Saki. No, no era especialmente misógino en sus textos, le daba igual arrearle a un género que a otro…

Bertie era un hombre joven, amable y acomodaticio, que estaba totalmente dispuesto a casarse con cualquiera que le recomendaran favorablemente, pero no a perder el tiempo enamorándose de cualquiera que pudiera ser vetada por su abuela (Saki: Animales y más que animales).

¿Ven?

El océano no es sólo ese extraño runrún de espuma y agua salada, que choca contra la playa o contra las amuras del barco. El océano no es sólo ese largo rastro de lágrimas y viudas, la opulencia de los armadores, las hazañas de los guerreros, las leyendas de las bestias formidables y desconocidas. El océano tiene vida propia, eso lo sabe cualquiera que haya cruzado sus entrañas. Y este planeta, amigo mío, es océano. Más que tierra firme, infinito océano que besa la región de los hielos o las malolientes ciudades de la vieja Europa. El océano lleva y trae historias, como la que le digo, como la que yo mismo supe muy lejos de aquí, no hace tanto (Juan José Téllez: Main Street).

Indispensable este libro de Téllez para quien guste de las cosas muy bien escritas. Es una selección de relatos sobre Gibraltar y los gibrlatareños, su entorno, y su relación con la comarca limítrofe. Recomendado queda.

El humor no nos salva; no sirve prácticamente para nada. Uno puede enfrentarse a los acontecimientos de la vida con humor durante años a veces muchos años, y en algunos casos puede mantener una actitud humorística casi hasta el final, pero la vida siempre nos rompe el corazón (Michel Houellebecq, Las partículas elementales).

Sin embargo, este tipo me parece un sieso de mona, más deprimente que una dieta a base de papel de filtro. Para leerlo hay que tener una base potente de optimismo o te hunde en la miseria. Que le den, me gusta más Téllez, porque aunque el libro suyo que he citado antes no es monográficamente humorístico, tampoco se empeña en convencerte para que te suicides.

De todas maneras, es un filósofo y un filántropo. Confieso que tiene el ligero inconveniente de no estar en sus cabales, eso es indiscutible. Tiene ese verdadero defecto que ha nacido del moderno culto al progreso y a la novedad, y cree que todo cuanto sea nuevo y raro constituye forzosamente un avance. Si fuera usted a decirle que se proponía comerse a su abuela, estoy seguro de que lo aprobaría siempre y cuando basara su pretensión en razones de higiene y utilidad pública, como por ejemplo que eso es más conveniente que la cremación. Mientras lo que una haga constituya un progreso importante, a él le da lo mismo que dicho proceso conduzca a las estrellas o al infierno (G.K. Chesterton: El club de los negocios raros).

Sí que me reí mucho con este tipo. Lo tendré que revisitar, que no he leído nada de su personaje más famoso (el Padre Brown), y me lo han recomendado.

― La amistad echa raíces muy profundas en los corazones honrados; creedme, D’artagnan, los malvados la niegan, pero es porque no la comprenden (Alejandro Dumas: Vente años después).

Ayer hablaba yo de esto con Fenrir y Señora. Todos de acuerdo, además

La Historia es la única forma de sobrevivir en la memoria de las gentes, madre; la única forma de salvarse del olvido (Ana María Matute: Olvidado Rey Gudú).

Para el que quiera eso. Yo tengo cosas más importantes que hacer que dejar una estatua mía en la que se caguen las palomas cuando a mí me hayan devorado los gusanitos, hongos, protozoos y bacterias (por ese orden). Poco me van a importar las estatuas a mí, a esa altura.

Hay una literatura para cuando estás aburrido. Abunda. Hay una literatura para cuado estás calmado. Esta es la mejor literatura, creo yo. También hay una literatura para cuando estás triste. Y hay una literatura para cuando estás alegre. Hay una literatura para cuando estás ávido de conocimiento. Y hay una literatura para cuando estás desesperado (Roberto Bolaño: Los detectives salvajes).

Háganle caso a Bolaño y lean: siempre hay una literatura para uno.

Difícilmente un diletante se pone a construir edificios o, de buenas a primeras, fabrica bicicletas sin haber adquirido una competencia específica; sucede, por el contrario, que todo el mundo, exactamente todo el mundo, se siente capaz de escribir una novela sin haber aprendido siquiera los instrumentos más rudimentarios del oficio, y sucede también que el vertiginoso aumento de estos escribientes ha terminado por perjudicar gravemente a los lectores, sumidos hoy en día en una notable confusión (Enrique Vila-Matas: El mal de Montano).

Pero lean eligiendo, claro…

Besos a toda la peña. Cuídense.

Anuncios

12 comentarios to “Citas XVIII”

  1. carrascus Says:

    ¿Por qué Bolaño y Vila-Matas aparecen últimamente juntos hasta en la sopa…?

  2. Inés Says:

    Pues será que tengo un día pesimista pero la cita de Houellebecq me parece que tiene mucha razón.

    Y aunque me encanten los posts de citas, creo que deberías haber plantado ese pensamiento abstruso (pero sin arrepentirte ni hoy, ni mañana, ni pasado).

    Besotes

  3. Inés Says:

    Y que me lo he dejado antes…

    El libro de la foto no sé yo si sería propicio para entregarle nuestro cariño (aunque sí que hay que querer a los libros). Suena a tocho un tanto espeso (y una búsqueda en internet me ha desvelado el título: La era de la información: economía, sociedad y cultura‎
    de Manuel Castells, Carmen Martínez Gimeno).

  4. lu Says:

    A mí me gusta Houellebecq, es un cabrón, pero siguiendo la clasificación de Bolaño, creo que hay que leerlo cuando estás calmado/a. Al propio Bolaño también, que hay que estar preparado/a para tanto tanto tanto desasosiego.
    No estoy de acuerdo de todas formas con lo que dice Houellebecq, el humor es útil, es necesario, es vital para convivir con los demás y con uno/a mismo/a sobre todo. Sin humor esto no hay quien lo aguante.

  5. Morella Says:

    Muy interesante la de Vila-Matas. Y me he reído mucho con la de comerse a la abuela antes que la cremación.

    Pero hoy, me quedo con la que está al comienzo, la de Benítez Reyes. Es que ando comprando lámparas de Aladino, alfombras mágicas y anillos hipnotizadores, últimamente…

    Un beso don Micro.

  6. Microalgo Says:

    Y que no decaiga, Morella…

    Sí que es un tío perro, el Houellebecq. Lo dicho, a mí no me gusta, Lu. Y por supuesto, sin humor, la vida es una caca (por cierto, no sé por qué todas las religiones tienen tan poco sentido del humor, excepto la Iglesia del Monstruo Volante de Spaghetti).

    No cabe duda de que es Usted una científica como la copa de un pino, Inés. Sólo a este tipo de humanos se les ocurre dar con el libro de la foto. Jé.

    Y bueno, no es conveniente, Carrascus, que a uno lo metan en el mismo saco que a Bolaño. Sobre todo porque está muerto.

    Me voy de juerga, amigos. Hasta el lunes.

    Un besote.

  7. carrascus Says:

    Ya hombre… sé que Bolaño está muerto. A lo que me refería es a que desde que encontraron el poema inédito aquél que Bolaño dirigió a Vila-Matas, cada vez que citan el nombre de uno siempre aparece el nombre del otro antes de que pasen cuatro o cinco palabras más.

  8. Luisa M. Says:

    Debo confesarle, don Micro, que me gustan sus entradas de citas literarias.
    Entre las de hoy me quedo con éstas tres: la de la amistad de Alejandro Dumas (me parece fantástica y muy acertada), la de Bolaño sobre que hay una literatura para cada persona o estado de ánimo (yo también lo creo así) y la de Vila-Matas sobre el “intrusismo” de muchos en estos últimos tiempos en la creación literaria (aunque un tanto pesimista su visión, creo que lleva razón).
    Buen fin de semana, don Micro. Lea (eligiendo bien, claro) y diviértase.
    Saludos.

  9. margherita dolcevita Says:

    Hay una cita que a mí me encanta, aunque no está sacada de ningún libro:
    “me encantaría ayudarte, pero no quiero” (Phoebe, Friends)

  10. Microalgo Says:

    ¡Juaaa, jua, juaaa!

    La podría haber firmado el mismísimo Groucho, esa.

    Besotes.

  11. FBR Says:

    MENSAJE PRIVADO

    Te prometí un ejemplar de “Humo”. He ido poco por Cádiz y no he pasado por el Pay-Pay, donde quedé en dejártelo.
    Si me facilitas una dirección postal, te lo hago llegar.
    Y gracias por tus citas.
    Un abrazo.

  12. Microalgo Says:

    Coñe, qué privilegio.

    A su correo de hotmail se la envío.

    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: