Éste también ha dolido

Siempre
estaré más seguro de la tierra que piso
que del cielo intratable que me ignora
(Mario Benedetti: Poemas del hoyporhoy).


Se nos muere un abuelo

Y mucho.



Sus ochenta y ocho años no nos han quitado ni una pizca. Uno de los pocos poetas que he podido leer (yo soy muy prósico, me niego a declararme prosaico) se nos ha muerto ayer.

Me decía Margherita que probablemente me gustaba su poesía porque Mario Benedetti era muy poco poético, y que si eliminábamos la separación entre versos, lo suyo era prosa, en realidad. Hombre, yo no sé mucho de poesía (y por supuesto, mucho menos que Margherita), pero…

Si algún día la memoria me diera para aprenderme un relato, me aprendería “La Casa de Asterión”, de Borges.

Y cuando la memoria me dé para aprenderme un poema, me aprenderé éste:

Cuando la niebla se levante
se hará presente la desolación

en la playa el delfín envenenando
los verdugos soleándose en los parques
los bosques incendiados por un loco
las ratas asumiendo la mañana

eso cuando la niebla se levante
pero entre tanto el catequista
ordena que gocemos de esta bruma

para inspirar confianza nos advierte
que detrás de ese aire esmerilado
dios en persona nos acecha

(Mario Benedetti, Inventario Dos).

Él quería que lo enterraran con un bolígrafo, me cuenta su paisana Princesa sin Sapo. A ver si respetan eso.

Esta primavera está resultando especialmente cruel. Se nos mueren amigos y grandes amores nos nacen muertos. Ya va haciendo falta que se nos llegue la no tan fútil superficialidad del verano, que será mejor que el del año pasado porque el del año pasado fue sumamente cruel con mis amigos (y ellos me duelen).

A ver si la Oscura Dama nos da un respiro. Una tregua, más bien.

Abrazos.

Anuncios

8 comentarios to “Éste también ha dolido”

  1. Inés Says:

    Éste nos ha dolido a todos… :'( A todos los que le hemos leído alguna vez, al menos. Porque leer a Benedetti es como abrir los ojos de nuevo, en un mundo nuevo. Porque nos hemos quedado huérfanos…

    Cuando me vine aquí, en la pared del despacho, lo primero que colgué fue el “No te salves” y me encanta citar sus haikus.

    Hagamos un trato

    Compañera,
    usted sabe
    que puede contar conmigo,
    no hasta dos ni hasta diez
    sino contar conmigo.

    Si algunas veces
    advierte
    que la miro a los ojos,
    y una veta de amor
    reconoce en los míos,
    no alerte sus fusiles
    ni piense que deliro;
    a pesar de la veta,
    o tal vez porque existe,
    usted puede contar
    conmigo.

    Si otras veces
    me encuentra
    huraño sin motivo,
    no piense que es flojera
    igual puede contar conmigo.

    Pero hagamos un trato:
    yo quisiera contar con usted,
    es tan lindo
    saber que usted existe,
    uno se siente vivo;
    y cuando digo esto
    quiero decir contar
    aunque sea hasta dos,
    aunque sea hasta cinco.

    No ya para que acuda
    presurosa en mi auxilio,
    sino para saber
    a ciencia cierta
    que usted sabe que puede
    contar conmigo.

  2. Microalgo Says:

    Un abrazo, Inés.

  3. Princesa sin sapo Says:

    Si sirve de algo (para consolarnos ante los grandes amores que no nacen, o los grandes como Mario que desnacen), transcribo un poema suyo, que alguien me envió en un momento de desolación para rescatarme. A ver si a ustedes les sirve:
    No te rindas, aún estás a tiempo

    De alcanzar y comenzar de nuevo,

    Aceptar tus sombras,

    Enterrar tus miedos,

    Liberar el lastre,

    Retomar el vuelo.

    No te rindas que la vida es eso,

    Continuar el viaje,

    Perseguir tus sueños,

    Destrabar el tiempo,

    Correr los escombros,

    Y destapar el cielo.

    No te rindas, por favor no cedas,

    Aunque el frío queme,

    Aunque el miedo muerda,

    Aunque el sol se esconda,

    Y se calle el viento,

    Aún hay fuego en tu alma

    Aún hay vida en tus sueños.

    Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo

    Porque lo has querido y porque te quiero

    Porque existe el vino y el amor, es cierto.

    Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

    Abrir las puertas,

    Quitar los cerrojos,

    Abandonar las murallas que te protegieron,

    Vivir la vida y aceptar el reto,

    Recuperar la risa,

    Ensayar un canto,

    Bajar la guardia y extender las manos

    Desplegar las alas

    E intentar de nuevo,

    Celebrar la vida y retomar los cielos.

    No te rindas, por favor no cedas,

    Aunque el frío queme,

    Aunque el miedo muerda,

    Aunque el sol se ponga y se calle el viento,

    Aún hay fuego en tu alma,

    Aún hay vida en tus sueños

    Porque cada día es un comienzo nuevo,

    Porque esta es la hora y el mejor momento.

    Porque no estás solo, porque yo te quiero.

  4. Microalgo Says:

    Y bueno.

    Un abrazo y un beso, Princesa.

  5. Microalgo Says:

    Les prometo… No. Les JURO un post mañana para que se rían. Que ya está bien de necrológicas y…

    Que hay que defender la alegría. Coño.

  6. Єѕтησм Says:

    Los míos, para ti, caballero.

  7. Єѕтησм Says:

    (el acento de la i es porque son muchos :-)

  8. Anaxágoras Says:

    Magnificos versos, PsS. Lo mismo digo con los de Inés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: