Pisotones y corazones

Muramos, pues; sucumbamos en medio de la pelea. La única salvación para los vencidos es no esperar ninguna (Publio Virgilio: La Eneida).


Ains. Qué daño. japuta.

Con tacón de aguja, si’l vous plaît.




No estoy aquí para adoctrinar sobre lo que es mentalmente insano y lo que no. Sólo elevo mi ruego a quien corresponda (que de verdad que no lo sé), para que me libre de cogerle alguna vez el gustito a que me pisoteen el corazón.

Que de todo hay en la viña del Señor.

¿Verdad que sí?

Pues eso. Contra la tiranía del corazón, circunvolución (cerebral).

Anuncios

28 comentarios to “Pisotones y corazones”

  1. Yolanda Says:

    No, verás que no.

    No le cogerás el gustillo, la próxima vez ya lo habrás aprendido. O por lo menos es lo que a mí me gustaría pensar.

    El mío lo tengo en un puño, escondido, a salvo, que me lo quieren dinamitar…

  2. Salamandra Says:

    Contra pereza, lujuria.

    (Creo que no era exactamente así, pero puede valer)

  3. Inés Says:

    No creo que a nadie le guste sufrir un zapateado sobre aurículas y/o ventrículos.

    En cualquier caso, como independientemente de lo que queramos o nos guste, va a acabar pasando (antes o después), quedan dos opciones:
    1) asumirlo y hacer acopio de parches y super-glue para arreglar los desperfectos posteriores
    2) esconder el corazón bajo una coraza y que nadie pueda llegar jamás si quiera a rozarnos.

    Yo he optado por la 1 y eso no significa que me guste el pisotón. Pero bueno, cada uno es cada uno…

    Besos

  4. ETDN Says:

    Hay adicciones que no se eligen.

    Y suscribo lo que plantea Inés. Mejor exponerse a que te lo pisoteen a esconderlo para que no te lo rocen. Sentir sus latidos (cuando alguien llega a provocarte esa sensación, tan rara) bien merece un pisotón.

    Pero si nadie pisotea a nadie aún mejor.

    Claro que a ciertos humanos parece que nos gusta sufrir…de amor.

    (y entre sus posts, que me provocan, y yo, que soy cabra que tira al monte, parezco un título de Ray Loriga: “Ya sólo habla de amor”, jajajajjaa)

    besote, me voy p´al Bremen. A ver si no me tiran sus seis folios, seis y con interlineado sencillo, a la cabeza.

  5. Sérilan Says:

    Pués a mí en éstas cuestiones lo único que me provocan tales pisotones (que tambien los he sufrido) es desearle al autor de tan tremenda pisada que le ocurra lo mismito lo mismito, que sufra en propias carnes el aplastamiento cardiaco correspondiente pero elevado al cubo.
    Ya se que eso no arregla nada y que el dolor seguirá por mucho más tiempo pero alivia, que ya es algo

  6. Canoso Says:

    Creo yo que en lo referente al corazón poco hay de elección, así que lo de ocultarlo bajo una coraza no lo veo demasiado práctico, ni el acopio de parches y superglue que suena a masoquismo, es como dar por perdida la batalla antes de empezarla.

    Puestos a elegir, imaginando que sirve de algo, me quedo con el refranero de salamandra, que darle gusto al cuerpo libera de muchas angustias.

  7. margherita dolcevita Says:

    Pues las gallinas se aparean pisándose. ¿Es que no le ha servido a usted de nada el libro que le regalé sobre los clítoris? Oiga, ¿y un pisotón como folleteo gallinil? Ah, no, no, que el señorito ya es del cuerpo de los no trabajadores… Bah! Anda y así llegue dios y le mande un rayo en to la pilila!

  8. Microalgo Says:

    Esta vez el post no iba (exactamente) de mí. Es sólo que he visto al alguien pisoteado y me ha entrado un sentimiento así como mú sentío (no sé si me explico), y de ahí nacía mi plegaria.

    A Margherita no le hagan caso. Ocho. Ocho libros lleva ya editados y no hacemos carrera de la niña. A pesar de sus exabruptos, ella me adora. Y yo a ella, la hijaputa. Lo que ocurre es que trata de esconder sus sentimientos para hacerse la dura. Tch. Dime de que alardeas…

    Besos y abrazos a tutiplén.

  9. Irene Adler Says:

    Yo soy de esas horribles personas que no tienen ninguna afición, ni ganas, ni costumbre de que les pisen el corazón. Qué le voy a hacer si hoy en día la tranquilidad y la sensatez no se llevan….pues nada, a ser una proscrita.

  10. Morella Says:

    “2) esconder el corazón bajo una coraza y que nadie pueda llegar jamás si quiera a rozarnos.”

    Sin dudas que es la opción más fácil, o por lo menos para mí lo es.
    Un saludo don Micro.

  11. ergorrion Says:

    Bueno, como veo que todos son creyentes, diré que creo que la solución a todos esos problemas es la apostasía al amor. Ya sé que suena mal desde los trovadores, pero que le vamos a hacer, yo sigo pensando que si lo pensamos un poquito eso del amor se cae sólo y todos serían más felices, comprarían menos bombones (para endulzar decepciones), disfrutarían más del sexo, y se podrían hacer pelis y canciones sobre cosas más variaditas. Además las relaciones de pareja mejorarían mogollón.

    En fin, que para usted y su amigo ese, algo de pensamiento lógico y sentido común aplicado al tema no les vendría mal. Ah y no dejar que ciertos sentimientos y pareceres se los califiquen los demás, si no, cualquier pamplina que le pase a usted será un comienzo, una decepción o un ahogo de amor, quite la palabra y tenga imaginación para reconocerse a sí mismo dentro de otras palabras que tienen que ver con los afectos. Ya no menrollo má. Lo dicho. En fin.

  12. NÁN Says:

    Pisa morena, pisa con Garbo, que un relicario que un relicario me voy a hacer.
    Con el trocito, de mi Capote, que hayan pisado que hayan pisado tus lindos pies.

    Si lo cantaba Sara Montiel tié que ser verdad, porque si nos empiezan a faltar essos valores esto va a ser un desconcierto.

  13. Microalgo Says:

    Pffjj…

    Lamento discrepar de Usted, Gorrión, y sabe Usted que no suelo hacerlo. Que yo no lo tenga no significa que nadie pueda tenerlo. Es una especie de “están verdes” que no supone más que un artefacto para sentirse uno bien.

    Eso tan inasible y que tan bien definía el Blog de la Dama Inés en una cita (y en idioma original: cuando él sufre un corte soy yo la que sangra) eso, decía, existe. Si yo no lo merezco (por mi estupidez, mi mala suerte, mi ignorancia o mi maldad), pues a joderse. Pero eso no me da derecho a pontificar sobre la inexistencia de un sentimiento que hay gente que SÍ que disfruta.

    O bueno, sí me da derecho a decirlo, pero no por eso me cargo de razón.

    Y a otra cosa, báterflai.

  14. Inés Says:

    Pongo la cita en español (extractada), por si acaso el inglés se le resiste a alguien:

    “Bueno, no lo odio. No puedo decir tampoco que lo adore. (…)
    “Pero cuando él se corta, yo sangro.”

    Cordelia Naismith, “Fragmentos de Honor” (Lois McMaster Bujold)

    Y estoy de acuerdo en que eso existe (¡tiene que existir!). Y no sé dónde, ni si hay que buscarlo o se encuentra por casualidad, pero no querría vivir en un mundo que careciera de ello.

  15. Microalgo Says:

    Estoy de acuerdo. Lo que ocurre es que duele saber que está y no tenerlo. Pero como dice mi hermano Anaxágoras, “habrá que apretar el culillo” y tirar para adelante. No queda otra.

  16. La fuente de sed Says:

    “Eso” claro que existe, pero está a la intemperie donde el dolor acecha de cerca por varios flancos. Es un riesgo caminar por ahí, pero esos caminos más “sensatos” ¿son mejores?
    Ahora, una cosa es correr el riesgo, y la otra cogerle gustito, eso no! que doler duele!

  17. Anaxágoras Says:

    Por alusiones, hermano.

    Como en el póker, hay que jugar con las cartas que te tocan. No queda sino batirse (apretando los dientes, el culillo y lo que hafga falta).

    Todos los “¿Que hubiera pasado si ..?, son sólo eso, especulaciones. ¿Qué hubiera pasado si en vez de trío de seis hubiera sido un full de seis-ases?. Efectivamente: hubieras jugado tu mano de forma diferente.

    Otra forma diferente de planteárselo es ¿Qué es probable que ocurra si..?. Y como en el póker, te puede salir bien (incluso con malas cartas), o perderlo todo con una mano (presuntamente) estupenda.

    Por lo demás, la vida se vive, se quiera o no, se merezca o no. El Universo es amoral, irracional y todo los a-i que se añadan. Pero si los dioses de los negros abismos del espacio existiesen, deberían procurarle sólo lo mejor.

    He dicho.

    PD. Me encanta Bujold. Espero que a Dama Inés también le caiga bien Miles Vorkosigan, y no solo Cordelia.

  18. Microalgo Says:

    Pues yo no lo he leído… habrá que hacerle un hueco. De momento, el travieso Rey Mono me tiene bastante ocupado.

    Se perdió la última timba, hablando de alegorías lúdicas… aquella en la que me pilló por teléfono con Maese Pinto a mi izquierda. Memorable. Al menos para mí, porque gané.

    Desafortuado en amores.

    La Dama Inés parece que mora donde hizo Usted su tesis, Anaxágoras (si no me he equivocado). Así de pequeño es el mundo.

    Me quedo con la referencia del libro. Ya me haré con él.

    Besotes. A ver si tengo un momento y planto el siguiente post, que ya va siendo hora.

  19. Inés Says:

    @Anaxágoras: Por supuestísimo que Miles (Naismith) Vorkosigan me cae bien. No, miento, yo quiero uno así en la vida real, please. Tullido y todo vale lo que muchos armarios 2×2. Y su “Campaña Civil” es una oda al romanticismo bien entendido.

    @Microalgo: mi morada actual también es por una cuestión “tesística”, que una nació y creció en los madriles (cerquita de ese CSIC en el que, si yo tampoco me equivoco, goza usted de un ordenador con conexión a internet).

    Y sí, como se solía decir, “el mundo es un pañuelo y nosotros somos mocos”

  20. Microalgo Says:

    El CSIC extiende sus brazos (más bien tentáculos) por toda la geografía hispana. La última ventosita está en Puerto Real, y allí me asombro yo ante la minúscula grandiosidad de las microalgas. Anaxágoras, como su nombre indica, es astrofísico y se formó (y deformó) en la falda de un volcán. Forjarse no. Eso fue antes. Pero habría quedado la mar de mítico. Hefáistico, incluso.

  21. Inés Says:

    Juer, pues sí que se ubican bien las IP’s del CSIC… Y sí, de algo me tendría que haber dado yo cuenta, que desde Madrid, los mil y pico kilómetros de distancia hubiesen mandado a la susodicha (de hace un par de posts) allende los Pirineos (que igual también, claro).

    Y es curioso, sí, un botánico, dos astrofísicos, y nos falta poco para hacer un chiste.

  22. Microalgo Says:

    Anaxágoras era muy de ondas gravitatorias, por cierto…

    Tres matemáticos, supongo. Por seguir la serie numérica hacia arriba…

    … y de cordura hacia abajo.

    Ejjem.

  23. Inés Says:

    ¿Ondas gravitacionales? Yo hago otra cosa de cosmología, pero suena aún más a chino (Sunyaev-Zeldovich, o SZ).

    Y lo de los matemáticos me ha recordado al chiste de xkcd: http://www.xkcd.com/435/

    ¿No es terrible que pasemos de hablar del amor a hablar de series numéricas? Nos han lavado el cerebro…

  24. Anaxágoras Says:

    Estimada Inés:

    No quisiera ser pedante pero … durante mi estancia en las maravillosas islas, me esforcé (con relativo éxito) en que se usara el adjetivo correcto “gravitatorio” en vez del anglicismo “gravitacional”. Estimaría en mucho su colaboración para la expansión del primero, en detrimento de la extinción del segundo. Muchas gracias. (Ajá, el gran Zel’dovich …).

    Por cierto, Microalgo, Bujold tiene toda una serie de libros con esos personajes. Yo tengo unos pocos … prestables offkurs. Rayos, tengo el Rey Mono aparcado desde hace casi dos años y ya me vas a adelantar. Como eres.

  25. Inés Says:

    Okis, me apunto la corrección. Es que siempre había oído y usado “gravitacional”, pero desde luego, si un experto dice “gravitatorio” yo encantada de aprender.

    Y los libros de McMaster Bujold hay muchos reditados en bolsillo (en byblos), muchos de los cuales se pueden conseguir en la red (viene a la cabeza cyberdark). Por unos cinco eurillos cada uno, puedes tener “Fragmentos de honor”, “Barrayar”, “El aprendiz de guerrero” y “Fronteras del infinito” (al menos), suficiente para enganchar a cualquier lector. Lo digo, más que nada, porque el préstamo de estos libros corre un grave peligro de que se extienda indefinidamente (experiencia propia).

  26. Microalgo Says:

    No, mi Dama. No los preste Usted. A contadas personas, sólo. Yo he perdido libros magníficos por eso, y ya no más.

    Debe haber una tesis aún por la biblioteca del IAC sobre eso… el autor es el rubito arisco conocido como Anaxágoras.

    Lo digo por si le pica la curiosidad.

    Para mí, es un texto incomprensible, evidentemente. Los Botánicos sólo sabemos contar hasta cinco o seis (números de petalitos). Para valores superiores, utilizamos “más de seis”. Hágase una idea.

    Cuídenseme. Ambos.

    A Usted lo veo con su Santa y su prole este fin de semana en Sevilla, Anaxágoras. Y al Excelso Glomus, y a Princesa sin Sapo…

    Va a estar bien, la cosa.

    Oh, sí.

  27. Princesa sin sapo Says:

    Oh, si! :D

  28. noviamaldita Says:

    Por lo visto a mi sí me va.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: