Si no fueras tan

Ahora que el barco descansa ya en lo más profundo, ahora que cangrejos y caracolas pugnan en la cubierta por la mejor rendija, ahora que el musgo o lo que sea empieza a enmoquetar la quilla, no me vengas tú, precisamente ahora, con lo que debí hacer (Lenisio Dimas: Consejos para después del naufragio. Raramente tengo ideas).


Ahora mejor te callas

Me encanta esta certera, impecable, precisa y perfecta frase de Lenisio.



Es fácil, cuando las cosas se han roto, el decirle a alguien una frase que comience por “si no fueras tan”.

Lo difícil es decírselo a alguien antes de que el barco se hunda. Pero no justo antes. Cuando la vía de agua está hecha, el barco puede considerarse hundido. Entonces ya no vale: sólo se pueden salvar dos o tres cosas pequeñas de valor, y el resto hay que dejarlo a merced de las olas.

Yo lo he hecho. A mí me lo han hecho. Así somos los humanos. No tengo derecho a la queja. Así gira el mundo.

Lo único útil de esas horribles frases, su único valor es el aprender. Para la próxima. Pero no sirven de nada cuando son meras excusas o coartadas, parches para quedar uno bien y así dejar dormida la conciencia de que estamos haciendo polvo al otro y no queremos asumir nuestra parte de mal bicho. En otras palabras, cuando utilizamos el condicional no merece la pena dejar la frase inacabada. Ni acabarla con las cualidades canoras de otros gallos, que es lo mismo.

Así, si yo no fuera tan, ¿entonces tú qué? ¿Lo mismo? Pues entonces déjalo estar.

Pero para eso, entre otras cosas, están los buenos amigos. Para levantar un dedo admonitorio y arriesgarse a nuestro cabreo cuando se toman la libertad de decirnos “no seas tan”. La frontera entre no hacerles caso nunca y hacerles caso siempre se sitúa en un terreno que sería materia de otro post que aún no me apetece escribir.

Así que “con Dios”, como dice la Dama Caína cuando se despide desde el teléfono.

Anuncios

24 comentarios to “Si no fueras tan”

  1. Salamandra Says:

    Es también difícil asumir los errores, y esa frase sirve para poner toda la culpa en el lado del otro. Por otra parte el instinto de supervivencia…

    Ánimo.

  2. ETDN Says:

    Asuntos delicados, aborda usted. Supongo que cuando todo va bien uno tiende a minimizar, disculpar, pasar, tapar. Y cuando va mal a exagerar, culpar y sacar las cosas de quicio.

    Así nos movemos, entre el autoengaño y el peligro de ser injustos. Porque uno tiende a pensar que lleva la razón.

    Y la razón, como la verdad, nunca son absolutas. Y además cada uno tiene la suya.

    Y los amigos, uf, sobre eso mejor no opino.

    besote

  3. Microalgo Says:

    Y bueno. De ellos se puede opinar, que para eso son nuestros amigos.

    Gracias por los ánimos, Salamandra. De cualquier manera hablo de momentos pasados, en general, no es que ahora mismo esté inmerso ne esa situación.

    Y tiene razón. Le planto una cita de Proust:

    El malvado cree que es un malvado aquél a quien él hace sufrir (Marcel Proust: en Busca del Tiempo Perdido. III. El Mundo de Germantes).

    Por este sencillo método nos excusamos cuando apuñalamos a alguien. Y nos funciona, encima.

    Abrazos.

  4. Princesa sin sapo Says:

    Sumo una frase similar, que solemos decir, con saña, y que duele, cuando nos la dicen (sobre todo porque a esa altura no hay nada que hacer) que es:
    “TE LO DIJE”
    Umpf!!!!!

  5. Princesa sin sapo Says:

    Y otra que nos decimos nosotros mismos, en nuestras sesiones de masoquismo: “¿Y si hubiera?”
    O “no hubiera”; el caso es lo mismo: regodearse en la improbabilidad de un suceso que NO ocurrió y que NUNCA sabremos cómo hubiera sido, de haberse producido.
    Es que nos gusta machacarnos psicológicamente, ¿no cree?
    Cosa que haríamos con menos frecuencia si pudiéramos “desintoxicarnos” más seguido mirando el mar, meditando debajo de un árbol en un lugar donde no se escucharan los coches, tomando una infusión en el sofá de la casa de uno sin mirar el reloj, por ejemplo…

  6. Princesa sin sapo Says:

    Propongo, en cambio,
    “qué bueno que…” (existes, tengo esto, eres así..)
    “qué suerte que…” (estoy donde estoy, puedo hacer…)
    “cómo me gusta…” (esto de ti, hacer tal cosa, verte…)
    “cuánto me hace bien…” (tu presencia, este aroma, las tardes de sol…)

    Lo de los paréntesis son simples sugerencias. Cada cual que se inspire.

  7. NáN Says:

    También se puede empezar una relación diciendo “No sé qué has visto en mí, la verdad es que soy una mierda de tío”. Y ellas se ríen y confían.

    Así que luego puedo decir: “¡Te lo dije!”

  8. Microalgo Says:

    Je, je, jeeee… Menudo ajedrecista que está Usted hecho, Nán.

    Y PsS, a veces la cosa no tiene más realidad que el “qué bueno que te perdí de vista”, “qué suerte que te fuiste a la porra”, “cómo me gusta no acordarme ni de tu voz” y “cómo me hace bien que desaparezcas”. Todo depende, como siempre.

    Ya sé, ya sé que cualquier manual de autoayuda sacudiría la cabeza y me soltaría un “tch, tch”. Pero bueno, uno debe vivir con sus propias limitaciones, y yo jamas he (siquiera) sugerido que yo fuera perfecto. Ni mucho menos.

    Montones de besotes de todos los colores.

  9. cieso Says:

    Después de pasar por cienes y cienes de manuales de psicología positiva para evitar encontrarme con esos reproches, sea como remitente o destinatario, lo único que he aprendido es que sólo hay una forma de tratar con este comportamiento

  10. Princesa sin sapo Says:

    ¿Y……?

  11. Microalgo Says:

    Había un barecillo en Cádiz que se llamaba La Favorita. Uno de los platos estrella se llamaba “tamborcito”.

    Era como un bocadillo redondo tamaño hamburguesa, pero en lugar de carne llevaba dentro una tortilla de patatas individual y pequeñita, un brochazo de mahonesa por encima y un pimientito asado.

    ¿Se refería a eso como la única forma de tratar esos comportamientos?

    A mí supongo que me funcionaría, de donde se deduce que soy un alma de cántaro y un tipo la mar de simple. Aleluya. Oh, sí.

  12. NáN Says:

    “Había…”

    Cómo corta usted las ilusiones.

  13. ETDN Says:

    Estoy con Nán. Cortarrollos, más que cortarrollos ;))

  14. Microalgo Says:

    La Favorita sigue existiendo. La cambiaron de sitio y ahora está en el Pópulo, a veinte metros del Pay-Pay. Pero cambiaron de carta y el genial “tamborcito” desapareció de la faz de la tierra.

    Propongo que se forme una comisión para la recuperación de los pájaros Dodo, el garum y los tamborcitos (y no por ese orden). Me pondré a investigar las arcanas fórmulas que conformaban la receta de este último magno plato (sé que son complejas dichas fórmulas) y a ver si doy con ello.

    ¡Aguantad, compañeros!

    Si no fuera yo tan… comilón.

  15. Glomus Says:

    ¿Te acuerdas de los cartuchos de “miguitas” del triste del freidor de la Avda Portugal? Anda que no somos viejos ni ná…

  16. Microalgo Says:

    Aro. La del gallego. Suspiros colesterólicos.

    Ah, postal de Fuerteventura recibida. Gracias.

  17. NáN Says:

    Pues propongo un bra que dé “tamborcitos”, “tambores” y “bombos”.

  18. NáN Says:

    y mardito sea el roedor que crea que “bra” no es una errata.

  19. Microalgo Says:

    ¿Un bra?

    Eso es un sujetador así como constriñente, ¿no?

    Esse pedazo de sujetador realzando unos voluptuosos pechos de entre los que salen bocadillos de tortilla de patatas…

    Ojf. Nán, ha roto Usted las puertas de mis fantasías más perversas.

    Verdugo.

  20. NáN Says:

    ya sabía yo que alguien iba a sacar pecho

  21. Microalgo Says:

    Es que si un bra da bocadillos de tortilla, entonces es güander, pero güander-güander.

  22. ETDN Says:

    Estás peor de lo que pensaba. Tanta microalga no puede ser buena. Y Nán, hombre, no le des alas al muchacho que se desata.

    Besos a los dos (y al resto de lectores) y buena semana en la que por fin parece que ha llegado la primavera, a ver si dura.

  23. Sérilan Says:

    Si está claro, al final todos hacemos lo mismo, lo arreglamos comiendo, o recordando la comida como esos bocatas de tortilla.
    Pero que más da..?? Si no estuvieramos metiendo la pata continuamente no seríamos humanos, estamos hechos para no acertar ni una.
    Y que me dicen de las madres..?? Acaso no se llevan ellas la medalla en eso de advertir..?? “mira que te lo dije”, “es que nunca me haces caso”, “si no fueras tan…”etc..etc..

  24. Microalgo Says:

    Buéh, Seri. Son maestras indiscutibles en eso de describir causas de naufragio a posteriori. “Te lo dije”, “por no hacerle caso a tu madre”, “yo ya lo veía venir”…

    Y no estamos tan-tan mal, ETDN. Es que la imagen que sugería el comentario de Nán mezclaba dos o tres pecados, y ante eso no hay microalga que se resista.

    Y aquí ya es verano.

    Ná, siempre un paso por delante respecto a la capital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: