Citas XIV. Comentadas


elfo-con-libro1

Jopé. Catorce, ya.



(Ahí va un ladrillo de citas comentadas, para sus momentos de ocio o hastío. Si quieren Ustedes minimizar este último, sáltense mis comentarios y emitan los suyos propios).

Pero eso es lo que hacía con gran frialdad, y todos saben que, en la estimativa de la mayor parte de la gente, hacer algo con frialdad es hacerlo con elegancia (Herman Melville: Moby Dick).

Ah, la elegancia. Ese concepto inasible, esa característica que pueden tener humanos y animales, vencedores y vencidos, alegres y entristecidos… ¿Ha encontrado Melville una de sus características, acaso? Tal vez…

Tal es el triunfo de la educación jesuítica: infundir el hábito de no conceder atención a cosas más claras que la luz del día (Stendhal: La Cartuja de Parma).

Of. Ya ven la cosa. Pero esto es aplicable a otros tipos de educación, también.

Pasa que los cronopios no quieren tener hijos, porque lo primero que hace un cronopio recién nacido es insultar groseramente a su padre, en quien oscuramente ve la acumulación de desdichas que un día serán suyas (Julio Cortázar: Historias de Cronopios y Famas).

Como el cronopio padre hizo con el cronopio abuelo, y así el mundo gira.

Y sin embargo, ¿cómo dejar de amar los lugares que nos han hecho sufrir? (Lawrence Durrel. El Cuarteto de Alejandría. IV. Clea.

Pues echándole un poco de voluntad, hombre. No sea masoca.

Una vez, jugando a las cartas, un viejo maquinista había dicho: siempre hay un tonto que pierde. Y si miras a tu alrededor y no ves ninguno, es que el tonto eres tú (Arturo Pérez Reverte: La Carta Esférica).

Ésta va para los pardillos que vienen los domingos a verme ganar al póker. Tch. Creaturitas.

Cada día somos otro, pero siempre olvidamos que igual sucede con nuestros semejantes. En esto tal vez consiste lo que los hombres llaman soledad (Álvaro Mutis: Empresas y Tribulaciones de Maqroll el Gaviero).

Aunque si lo asumimos tal vez la cosa no sea tan grave, Mutis. No se me ponga Usted dramático.

Ya no soy quien fui, y por eso puedo hablar de mí mismo en tercera persona, pero aún siendo otro he cambiado mucho menos para mi fortuna o mi desgracia, que la realidad exterior (Antonio Muñoz Molina: El Jinete Polaco).

Ésta va en la misma línea, y las he puesto seguidas por eso. Lo mismo digo: no se me angustie, Muñoz Molina. No pasa ná, hombre. Ea, ea.

Enamorarse de una mujer tan incómoda es el peor infortunio. Jamás puede uno olvidarla. Las mujeres razonables, por comparación, parecen borrosas (Adolfo Bioy Casares: Historias Fantásticas).

Ya. Y los hombres canallas, tres cuartos de lo mismo.

Un viajero inglés cuenta la intimidad en que vivía con un tigre. Lo había criado y lo acariciaba, pero siempre tenía sobre la mesa una pistola cargada (Stendhal: Rojo y Negro).

Solución a la adivinanza anterior.

Al modo de esas personas que, después de encarnizarse en abarcar el problema de la realidad del mundo exterior o de la inmortalidad del alma, conceden a su fatigado cerebro el respiro de un acto de fe (Marcel Proust: En Busca del Tiempo Perdido. I. Por el Camino de Swann).

A veces es por eso, por puro cansancio, que uno concede el espacio a la espera de un milagro. Y no. Hay casualidades y acaecimiento de sucesos poco probables, pero milagros, no.

No porque desconfíe de las mujeres guapas, sino porque desconfío de mí cuando estoy en presencia de mujeres guapas (Eduardo Mendoza: La Aventura del Tocador de Señoras).

Ahí ma dao, Maestro Mendoza. Hablaba Usted de mí, sin lugar a dudas…

En este mundo ctónico lo único importante es la ortografía y la puntuación (Henry Miller: Trópico de Cáncer).

He tenido que buscar por ahí la palabra ctónico. Se puede sustituir por telúrico, pero uno entonces admira menos al escritor que la planta en su obra. Que en este caso me parece un jeta, dicho sea de paso. ¿Alguien sabe por qué este libro se llama como se llama, a todo esto?

A este mundo le falta de todo, salvo información suplementaria (Michel Houellebecq, Ampliación del campo de batalla).

Este escritor sí que tiene peligro. Yo no recomiendo su lectura si no creen que pueden salir indemnes de una depresión con patas. Menuíto es, el Miguelito Houellebecq

Y, a fin de cuentas, ¿qué es una buena acción? No os dejéis engañar; una buena acción es algo que se hace porque se quiere algo a cambio (Truman Capote: Cuentos completos).

Qué poco cree Capote en el género humano, oiga.

Decidí vender mi alma al diablo. El alma es lo más valioso que tiene el hombre, de modo que esperaba hacer un negocio colosal.
El diablo que se presentó a la cita me decepcionó. Las pezuñas de plástico, la cola arrancada y atada con una cuerda, el pellejo descolorido y como roído por las polillas, los cuernos pequeñitos, poco desarrollados. ¿Cuánto podía dar un desgraciado así por mi inapreciable alma?
― ¿Seguro que es Usted el diablo? ―pregunté.
― Sí, ¿por qué lo duda?
― Me esperaba al Príncipe de las Tinieblas y usted es, no sé, algo así como una chapuza
― A tal alma, tal diablo ―contestó―. Vayamos al negocio.
(Sławomir Mrożek: Juego de azar).

Este libro, del que obtuve conocimiento gracias a una reseña en la página de los Hermanos Replicantes, es una delicia cuyo único fallo consiste en su escasez de páginas. Me habría leído dos mil como ésta que les transcribo. Si lo pillan por ahí, no se lo pierdan.

He viajado por los cinco continentes, pero si en algún lugar no he estado nunca es precisamente en una «posición inmejorable» (Pablo Tusset: Lo mejor que le puede pasar a un cruasán).

Este otro libro también está simpático, más por la forma que por el fondo (yo soy mucho de estos estilos “benitezreyanos”) (tomen adjetivo).

La deslealtad existe a partir del momento en que la persona asesinada por ti goza de buena salud (Pere Calders: Ronda naval bajo la niebla).

¿Y qué me dicen de la guasa de Calders? Aprovechen que se está traduciendo ahora al castellano, aprovechen. Pregunten en su librería más próxima. Este tipo ha sido capaz, en este mismo libro, de ponerle un asterisco de llamada a tres asteriscos de separación entre párrafos… un sinvergüenza de las letras, vamos. Maravilloso.

Dice un aforismo notable que la madurez es la capacidad de hacer lo que está bien, aun cuando los padres lo recomiendan (Paul Watzlawick: El arte de amargarse la vida).

Me debo estar haciendo viejo. Y no se rían, que Ustedes van a la misma velocidad. ¿Se desplazan acaso a velocidades cercanas a la de la luz? ¿No? Pues entonces me reafirmo: envejecen Ustedes a la misma velocidad que yo y sanseacabó.

―Pues descansa ―le sugirió su madre―. Pueden ocurrir cosas tremendas cuando uno está fatigado. Fíjate, yo estaba fatigada la noche que tu padre se me declaró (William Goldman: La princesa prometida).

Vaya mala leche que gasta el matrimonio que forma la generación parental de la adorable Buttercup. ¿De dónde habrá sacado ella su apasionamiento por Westley? ¿De la falta de cuarenta años de matrimonio, tal vez?

― No estoy solo ―dijo Arturo―. Estoy rodeado de perplejidades (John Steinbeck: Los hechos del Rey Arturo y sus nobles caballeros).

Y es que salen por todos lados. Como las cucarachas cuando uno tiene delirium temens, o algo así. Trato de darles con una zapatilla, pero me esquivan. Las malditas perplejidades…

(Besotes de colores a todos. Cuídenseme y sean buenos, en la escasa medida de sus posibilidades).

Anuncios

20 comentarios to “Citas XIV. Comentadas”

  1. ETDN Says:

    Sus citas siempre aportan, don Micro. De esta tanda, me quedo con la de Mendoza. Cambiando el género e incluso suprimiendo el adjetivo podría suscribirla yo también. Tch.

    Seguida de la de Stendhal, que de alguna manera la complementa (por cierto, Rojo y Negro, que no he leído es una de las novelas favoritas de mi padre, pero es que yo soy más del s.XX que del XIX…). En el fondo cualquier amor es un poco así. Lo criamos, lo acariciamos, pero no deberíamos confiarnos nunca del todo…

    Y buena la de Calders, también. De asesinados /as desagradecidos/as anda el mundo lleno…juas,juas

    Sobre padres e hijos me viene a la mente una de un autor cuyo nombre no diré aquí (hasta que no me empiece a pagar derechos por publicidad) y que ya escribiré como es debido cuando la tenga a mano (estoy en el curro ahora).

    A triunfar esta noche, maestro (esperando que no sea usté de Jerez de la Fra)

    besotes bien repartidos

  2. Microalgo Says:

    Jee, je, jeee. Se queda siempre con las coplas, esta ETDN. Respecto a su última frase, aclarar que en toda España “Maestro” es un halago… excepto en Jerez, donde los castizos jerezanos nunca utilizan tal palabra si no es como insulto. Esto se debe a que el primer toro que se lidió en la plaza de Jerez llevaba ese nombre, según me han contado.

    Si aquí en Cádiz hemos amanecido a ocho grados, por ahí arriba os tenéis que estar pelando vivos.

    Mantitas o, mejor aún, abrazos.

  3. carrascus Says:

    Po sí, D. Micro…. joé, qué frío! Figúrese que desde que tengo el coche actual nunca se me había encendido hasta esta mañana (sobre las seis y pico de la mañana, que también son ganas de salir a currar) una lucecita amarilla con una figurita parecida al avatar ese que tiene su comentario de arriba, que por lo visto significa que había peligro de hielo, o de nevada, o de un frío que pela, o algo…

    De sus citas, me quedo con la de “La Princesa prometida”, fuente de una de las películas más divertidas del cine.

  4. Microalgo Says:

    Es curioso. Hay frases que aparecen en el libro y no en el cine (como ésta que pongo) y hay frases que aparecen en la película que no constan en el libro (ambas cosas lógicas). Recuerdo que, en la pantalla, Vizzini, el siciliano asesino, le pregunta a la princesa si se cree muy valiente, y ésta (encarnada por una wapízima Robin Wright) le responde: “depende de con quién me compare”. Hay que apuntarse esa contestación demoledora, por si alguna vez nos preguntan…

  5. laluli Says:

    Adoro la pricesa prometida, no sé cuantas veces he podido ver esa pelicula… pero la cita que mas me gusta es la del demonio de “Juego de azar”.

  6. ETDN Says:

    Lo prometido es deuda. Aquí está la cita.

    “La idea de un hijo bebé y hasta de un hijo niño me gusta. La idea de tener un hijo persona ya no es tan agradable. Un hijo persona terminará por odiar a sus padres o al menos terminará por esquivarlos”.

    RAY LORIGA. “Días extraños”.

    Por aquí, ni frío ni calor. Ya sabe, cero grados. ;)

  7. laluli Says:

    magnifica cita ETDN. Mas razón que un santo.

  8. Microalgo Says:

    Buéh. Locas desnaturalizadas…

  9. mis4ratos Says:

    me encanta la de capote de las acciones humanas y la de perez-reverte sobre las cartas…lo q me hace pensar q soy la más ceniza de las cenizas y q lo mío no tiene arreglo.

    el libro del cruasán es una cita en si mismo.

    podrías numerar las citas para hacer más fácil lo d comentar….:)

  10. princesa del vértigo Says:

    Yo voy reuniendo hombres incómodos y canallas hasta que logre juntar los suficientes para descargar el cargador de la pistola de una sola vez, uno por bala, contra el paredón. Creo que me falta alguno más ¿alguien se anima?

    Por cierto, llevo toda la semana escuchando un disco que se llama “Les cançons te-lúriques” y le puedo asegurar que no por llevar este nombre en lugar de ctonico es menos admirable. Tierra y tradición con letra de Jacinto Verdaguer. Creo que algún amigo suyo se lo puede conseguir. Ya me dirá (con esto queda demostrada la cita de Capote, ya que la buena acción de dar publicidad a los artífices de este disco espero que sea recompensada con una buena comisión).

    Me quedo con la de Lawrence Durrel y dejo aquí algo de Clarice Lispector hablando de la ciudad de Brasilia:

    “Hay algo aquí que me da miedo. Cuando descubra lo que me asusta sabré también lo que amo en esta ciudad. El miedo siempre me ha guiado hacia lo que quiero. Y porque quiero, temo. Muchas veces el miedo me ha tomado de la mano y me ha guiado. El miedo me lleva al peligro. Y todo lo que amo es arriesgado”.

    Abrazos a todos

  11. Microalgo Says:

    Ofú, qué crudo lo lleva la Clarice. No es buena cosa ir de la mano de los kamikazes, se la suelen pegar.

    Y yo soy malote, aunque no lo parezca… si me va a disparar, PdV, no lo haga en la cabeza, que la necesito estos días porque tengo que redactar un proyecto de investigación. O como diría Forges, “en la cabeza no, que estoy pensando”.

    No es mala idea lo de numerar las citas, Mis4ratos. La próxima lo hago. Y habría que verla a usted en una de mis timbas de póker: no creo que lo hiciera peor que mis compañeros. Yo soy pésimo jugando… y les gano. Así que imagínese.

    Un abrazote para cada una, PdV y Mis4ratos.

  12. NáN Says:

    Don Arturo es malo hasta para transformar las citas, creyendo que nadie las conoce y se puede hacer el interesante. Porque detrás de cada frase de don Arturo, deja un espacio para que la gente diga, ¡pero que profundo es!

    La frase auténtica: si te sientas a una mesa de póquer y a los tres minutos no has descubierto al pringao, es que lo eres tú.

  13. Lara Says:

    Debería hacer esto una vez por semana!

    Las citas son todas muy buenas, pero la mejor es la de Nano!!!

    Micro, lo imagino a usted subrayando todos los libros y luego cogiendo una gran columna de su biblioteca y sobre una gran mesa ir buscando los párrafos, para regalarnos a nosotros esto! ¿Es así, o menos decimonónico?

    ¡Un abrazo a todos!

  14. Microalgo Says:

    Of!!!

    Mucho menos. Contraviniendo a tantos grandes lectores, nunca, nunca, escribo en un libro si no es para una dedicatoria. El siguiente lector que pillara ese ejemplar (cuando yo me muera, por ejemplo) se vería fuera de lo que está leyendo si viera un subrayado.

    Pero no lo hago sólo por eso (yo confieso) Es más porque el libro (cualquiera, el Mein Kampf también) es un objeto sagrado, que no quiero estropear. Lo que hago es usar como marcapáginas una hojita en blanco donde anoto las coordenadas (la página treinta, en la línea siete, por ejemplo, se anotaría (30,7). Si la cita está más ceca del final de la página, el número es negativo (para contar menos desde abajo).

    Cuando acabo el libro y tengo tiempo, anoto las citas una a una en un cuaderno (para que no se pierdan como lágrimas en la lluvia: no me fío de la perdurabilidad de los electrones), y de ahí las escribo en un fichero informático, porque así es mucho más fácil encontrar una palabra concreta en un documento de texto.

    Y sí, soy un friqui de mierda. Qué pasa. Y friqui y recontrafriqui, porque lo que más lamento es no haber pillado antes esa costumbre, porque me he dejado sin anotar a Verne, a Salgari, a todito Asimov, muchísimo Cortázar,a Rulfo, al peñazo de Hesse, a Silverberg, a Tomás Salvador, a García Márquez, a Tolkien, a (Dios) Jardiel Poncela (con lo aforístico que era este hombre)…

    Ahora mismo, mi documento de Word tiene unas 158 páginas. A disposición del requetefriqui que me lo solicite, por supuesto. Están ordenadas las citas por orden de lectura, pero como ya digo, se encuentran rápido si uno las busca. De un libro de Benítez Reyes (Novio del Mundo, ya te veo reírte, ETDN) pillé la friolera de 92 citas. De uno de millás, aproximadamente cincuenta.

    Y bueno. Peor sería ser calvo. Tch.

    Gracias por el comentario, Dama Lara. Un besote ASÍN de grande.

  15. ETDN Says:

    Don Micro: (por alusiones) jajajajjajjajajaja

    Princesa del Vértigo: Cuente conmigo. Aportaría algún individuo de esos que usted dice (que ni siquiera eran hombres, un hombre es otra cosa) pero eché de mi vida a alguno que otro que se cruzó en mi camino y, afortunadamente, les he perdido la pista.

    Nán: pensé lo mismo, pero no me atreví a escribirlo y tampoco podía aportar la cita original, pero la he escuchado en pelis y series, creo.

    Perdón por la usurpación de su blog, Microalgo, pero es que tenía que decir… y, ya de paso, anoto otra cita, dedicada a PdV. Está tomada de un artículo de Javier Cercas y ojalá se aplicara más a menudo:
    “Borges aseguró una vez que la primera obligación de un caballero es no causar molestias”.

    Buena semana a todos/as. En calcetines y con los pies calientes.

    ¡muacks!

  16. Princesasinsapo Says:

    Coincido con algunos de los comentarios, pero la mayoría me parecen pesimistas. ¿O será que últimamente (exceptuando por el estrés laboral) veo las cosas con más luz que antes?
    Creo que es muy triste lo del tigre, y que por lo menos una vez en la vida cada uno tiene la oportunidad de encontrar una persona con la cual la prevención no es necesaria, ni lo será jamás…
    No ocurre siempre, pero el Milagro se da (y en eso discrepo con Ud., Don Micro; ya le tocará el día menos pensado. Besotes).

  17. Glomus Says:

    A pesar de ser más a-nárquico que mo-nárquico, coincido con la Princesasinsapo (lo cual es sumamente grato). El Milagro puede existir. El Milagro existe. Y es hermoso perderse en él (Battiato dixit).
    Por cierto, D. Micro. Caso de tener previsto venir al subtrpico próximamente, no lo haga del 31 al 6. Estaré en la Villa y Corte.

  18. Microalgo Says:

    Esta vez no toca, Glomus.

    Claro que esas coincidencias existen. Lo malo es cuando se sitúan en el pasado.

    Pero buéh, no me hagan caso. En el fondo soy un optimista, y aunque haya quien diga que siempre se puede uno quejar, a veces uno no tiene derecho.

    A ver cuándo les plantifico otro post que llevaba medio digerido. Tengo que encontrar un hueco, leñe.

  19. cdecocina Says:

    Me encanta la cita de Mrozek, si lo pillo intentaré leerme el libro. Gracias por dar ideas de forma tan agradable. Un saludo.

  20. Microalgo Says:

    Gracias, Cdecocina. La información me llegó desde el Blog de los Replicantes.

    La lástima es que sea un libro tan cortito. Pero es estupendo.

    Abrazotes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: