Elementos de calobiótica

Todos los hombres, hermano Galión, quieren vivir felices, pero al ir a descubrir lo que hace feliz la vida, van a tientas; y no es fácil conseguir la felicidad en la vida, ya que se aleja uno tanto más de ella cuanto más afanosamente la busque, si ha errado el camino; si este lleva en sentido contrario, la misma velocidad aumenta la distancia (Lucio Anneo Séneca, Sobre la felicidad).


moleskine carisima

moleskine carísima

Pequeño block de notas.



Soy incapaz de recordar qué decimonónico escritor francés gastaba siempre la misma broma a los camareros:

― ¿Qué toma el Señor?

― ¿Yo? Tomo notas…

Vale que la felicidad con mayúsculas y fuegos artificiales sea un poco difícil, dejando a un lado los breves segundos iniciales del orgasmo, antes de que, como dicen Aute o Guerra, todo se termine por hacer cenizas.

Pero las pequeñas alegrías no son en absoluto desdeñables. Hace mucho que rescaté del Cementerio (el Diccionario según Cortázar) un magnífico término: calobiótica. Me quedo con la primera acepción, claro.

De mi abuelo materno, al que hoy recordé gracias a un post de Kika, heredé varias cosas. A saber: la práctica imposibilidad de estar en zapatillas en casa, la manía de quitarle las sobrecubiertas a los libros, la pésima costumbre de no mirar las cuentas en los restaurantes… y la apetencia por algunos (no muchos) elementos de las tiendas de papelería.

Y entre estos últimos, como estrella refulgente, descubrí no hace demasiado las pequeñas Moleskine, caras como su puñetera madre. A mí, una de éstas me dura unos años. A Carmen de Góndal (Margherita Dolcevita en estos comentarios), pocas semanas. Tomar pequeñas notas de la realidad (Benítez Reyes comentaba que Nabokov opinaba que tal término debería ir siempre entrecomillado) en ese pequeño artificio lujoso que es una Moleskine de bolsillo forma parte de la cotidiana calobiótica personal de esta microalga marina. Por eso las regalo de vez en cuando, sobre todo a amigos que intuyo que le van a sacar provecho.

Les recomiendo, pues, amigos blogueros, hacerse con una (o similar) y tomar alguna notita de vez en cuando (los pequeños bolígrafos Inoxcrom Short Roller Gel son perfectos para ir en un bolsillo, me los descubrió el amigo Glomus y desde entonces también los atesoro), decía (malditos paréntesis) que no es mala cosa tomar una notita de vez en cuando, de las que luego pueden expandirse posts, cuentos y, si la cosa cae en campo abonado por talento (ay, Rímini, ¿dónde anda Usted? ¿Y dónde, ay, la Dama Caína?) una novela por derecho.

Ándenle.

roller-gel

Anuncios

28 comentarios to “Elementos de calobiótica”

  1. carrascus Says:

    Mi vecina Adela (y abro uno de esos malditos paréntesis para decir que nunca la había nombrado en ningún blog y hoy ya es la segunda vez que sale a relucir) y yo estamos de acuerdo (una de las pocas cosas) en que si ambos pusiésemos una papelería nos íbamos a morir de hambre, porque no íbamos a ser capaces de venderle a nadie nada de lo que tuviésemos en existencias, ya que a nosotros nos gustan tanto los artículos de las papelerías que nos iba a dar pena e íbamos a estar siempre de bronca con los clientes… que me llevo esta pluma… que nooooo, que no se la lleva… que siíííí… que le digo que nooooooo… pero si la tiene usted en venta…. pues ya no está en venta, ea, es míaaaaaa… que me la vendaaaaaa….. que nooooooo…

  2. princesa del vértigo Says:

    Es curioso como pequeñas cosas como esta nos aportan sensaciones de felicidad y bienestar. Yo comparto con usted la afición por los cuadernos de notas, además de las pinturas de madera, las tazas, las sartenes (y cualquier cazuelita del tamaño de las de juguete) y, como estrella de mis adicciones, los libros. Los cuento a cientos, muchísimos sin leer (no sé si me dará tiempo a leerlos todos) pero cada vez que veo uno no puedo resistir la tentación de comprármelo. No me valen los de la biblioteca, tienen que ser míos. Y su olor, en las librerías llego a cogerme unos colocones tremendos oliendo libros durante horas y acariciándolos. Ante mi extasiada sonrisa bobalicona los libreros suelen mirarme con condescendencia.
    La moleskine la he regalado en algunas ocasiones como algo muy especial. Yo tengo alguna, pero como voy comprando todo tipo de cuadernillos que me voy encontrando por ahí (los chinos son mi perdición) no suelo usarla mucho. Me da la sensación de que la tengo que guardar para una ocasión muy especial, como si me diese miedo manchar las inmaculadas páginas blancas con cualquier garabato inadecuado.
    Miraré el bolígrafo que nos recomienda. Yo uso un portaminas de faber castell con forma de pluma de madera con el que garabateo y subrayo libros y cualquier papel que tenga a mi alcance. No sirven para nada especial, para llenar cajas que de vez en cuando abro para releer a voleo todas esas frases sueltas que en apariencia ya no tienen sentido.

    Un abrazo fuerte (Ah, algo de lo que no me privo a diario para sentirme en el séptimo cielo son los abrazos, a veces siento verdadera ansiedad si no he dado alguno. Últimamente ando un poco escasa de ellos. Dado que la gente es bastante reticente a recibir este tipo de manifestaciones de una desconocida que le aborda en la calle, una vez, incluso, pagué por ir a compartir abrazos y besos. Fue una experiencia muy enriquecedora).

  3. Microalgo Says:

    Qué cosas, PdV.

    También los adminículos de cocina son un ítem peligrioso para mí, y eso que cada vez cocino menos (por tedio, me temo).

    Me estaba imaginando la escena, Carrascus. Tiene Usted fondo de guionista, ¿nunca se lo ha pensado?

  4. NáN Says:

    Ah, esos pequeños bolígrafos Inoxcrom, desde que me regalaron una son la delicia.

    cuando tenga más tiempo, Carrascus, que ahora tengo que salir, le contaré de una tienda de esas que existió de verdad, pero por otros motivos, en Alicante.

  5. ETDN Says:

    Con lo que mola el concepto, mira que es feo el palabro: calobiótica, no sé, a mi me suena a ciencia extraña, a fármaco, a insulto incluso…

    jaja, ya sabía yo que algo se me olvidó en la lista de ayer: lo de la libretilla, pa que lo apuntes todo y luego escribas muchos posts de estos tuyos gonitos y/o indiscretillos, con todas las vocales incluso, jiji. Ah, y la cámara de fotos, of course.Que Madrid en otoño tiene muchos rincones que fotografiar.

    Y ya puedes descansar estos días, que a partir del jueves esto va a ser un no parar…

    besos de espera

  6. Susana Says:

    Hola¡
    Entro aquí siguiendo una recomendación de ETDN, que todo lo que recomienda suele ser bueno… Suscribo la adicción a las libretas y a los bolis, aunque también mi frustración por normalmente perderla. Ultimamente tengo una afición algo kitsch, y es pedir a la gente q viaje que me traiga una libreta de algún museo…
    Saludos¡

  7. Microalgo Says:

    Pues bienvenida, Susana.

    Cuente, cuente, Nán, que es Usted un narrador boquiabiertante (el que no lo crea, que lea su último post en Ángeles Sobre Berlín).

    Voy intentando hacer acopio de sueño, ETDN, pero no es fácil. Todo el día de curro, toda la noche de farra… últimamente, ni tiempo de comer tengo (con lo que yo he sido).

    Menos mal que allá voy a un lugar de sosiego, a un retiro espiritual en el que estaremos todo el día sumidos en la oración y el recogimiento.

    Amén.

  8. alcancero Says:

    Una vez Graham Greene se encontró con un amigo en un tren que pensaba había muerto. De resultas de este encuentro escribió en su bloc de notas una escueta frase. Años más tarde, cuando le comentaron escribir el guión de una película ambientada en la confusa Viena de la segunda postguerra mundial, se acordó de aquella nota y la recuperó. Ese fue el origen de “El tercer hombre”. Moraleja: nunca desdeñen lo que apuntan en el margen de un cuaderno o similar. Nunca se sabe cuando les será útil.

  9. ETDN Says:

    Qué engañado vive usted, don Micro… recuerde que yo no duermo por las noches…

    Ya ve la (buena) publicidad que le voy haciendo por ahí. Un encanto, Susana, buena periodista y mejor amiga. Y gran viajera.

    besos a ambos

  10. Microalgo Says:

    Es Usted un peligro andante e insomne, ETDN.

  11. Sérilan Says:

    Pués creo que me pasa como a muchos aquí, yo amo las pequeñas libretitas, de cualquier forma o color, con dibujos infantiles de pequeñas princesas o dragones temerarios.
    las miro..las miro..las adoro, las acaricio, llevo una o dos en cada bolso (y tengo tela de bolsos..!! )
    Más de un niño ingrato al descubrirlas me las ha querido robar, pero es curioso, nunca me atrevo a escribir nada en ellas, me da como pena estrenarlas.
    Por el contrario mis notas suelo tomarlas en cualq

  12. Sérilan Says:

    ( sigo el comentario anterior que por arte de algun fantasma se acaba de subir solo)
    …en cualquier papel que se me pone a mano y que nunca tiro, y la verdad es que en más de una ocasión me he llevado alguna grata sorpresa cuando tiempo después me los encuentro.
    Oiga..lo de los bolis es buena idea

  13. Microalgo Says:

    Uh. Yo me pegué años con la dirección de una amiga mía de Cádiz escrita en una servilleta. La copiaba siempre de allí, y como sabía dónde la guardaba, nunca me decidía a copiarla en otro sitio.

    ¿Cómo le van a Usted las cosas, a todo esto, Séri?

  14. Kika Says:

    yo soy más de cuadernillo… tengo uno con una portada muy poco seria, pone: “escribe aquí, no en los lavabos”

    (ji ji ji)

    besos sordos y descalzos por casa
    K

  15. mis4ratos Says:

    como me encantan tus “paréntesis” voy a contarte una cosa.
    esos bolis tan pequeñitos lo mejor q tienen es q, si los pones en el lateral de la moleskine y los enganchas por detrás de la gomita, encajan perfectamente.
    si quieres ya encaje máximo tendrás q desplazarte a una tienda muji y comprarte unos bolis muy monos plateaditos q ni hechos a propósito, oye. eso sí, no escriben tan bien como el inoxcrom este, claro.

    enfermedades de material escolar.

  16. Microalgo Says:

    Nos vemos en nada, Kika. Descalzo mejor que en zapatillas.

    Bienvenida a ésta su casa, Dama Mis4ratos. Los paréntesis eran una vergüenza redactora para mí hasta que cayó en mis manos un libro de Felipe benítez Reyes (si quiere Usted literatura a caños, píllese el “Novio del Mundo”). Él mismo se disculpa de la cantidad de paréntesis, pero alega que lo que sucede es que el pensamiento es parentético. Y creo que no le falta razón.

    Los que sufrimos esa enfermedad de las papelerías sólo tenemos como cura no acercarnos mucho a esas tiendas. Si eres yonki, no te rodees de camellos. Es que se va una pasta. No conozco esa tienda de la que me habla, Dama Mis4ratos, y me parece que voy a tratar de evitar conocerla, que es que no voy a llegar a fin de mes.

    Rebesotes polícromos, pero con preferencia verde.

  17. ergorrion Says:

    Yo soy de papelitos que voy guardando en los bolsillos y que voy aparcando encima del ordenador con notas tales como “el de la farmacia va siguiendo por dentro del escaparate a las piva güena que pasan por la calle” o “una persona cree que su perro es más intelegente y mejor que el niño de su vecina”, o un nombre que no reconozco o un teléfono sin nombre o una dirección eletrónica de estas originales que después no sabes a quien pertenece. Para mí es más útil, a veces cuando se me ocurre alguna idea y no tengo donde apuntar la grabo en el móvil o pido una servilleta y un boli.

    Antes tenía cuadernos de todo. Pero ahora intento deshacerme de los más de cincuenta que tengo (todos sin acabar porque los perdía y los volvía a encontrar) y no sé dónde guardar tantas pamplinas, así que utilizo el disco virtual de gmail, espero que nadie lo esté leyendo o vendrán pronto para llevarme a una habitación acolchada. Creo que un desordenado como yo no puede tener un sitio fijo donde apuntar.

  18. Princesasinsapo Says:

    Después de un par de días de entrar sin escribir, me reconforta comprobar que la enfermedad de las papelerías está más generalizada de lo que creía, y que no soy un caso aislado. Me siento identificada con esa idea de tener una, pero después resistirme a que se lleven MI boli…, MI cuaderno, MI…
    Un amigo me regaló una Moleskine cuando me iba de estancia a Florencia por seis meses, una libreta que jamás me hubiera comprado, pues me parece una cosa carísima. La usé en mis andanzas, mis viajes, era casi como un diario íntimo… Y cuando empezaron a pasarme cosas realmente importantes, fuertes, ya de regreso, fui incapaz de ponerlas en papel. Decía “tengo que escribir esto, contar lo que me está pasando”, y no he podido… La Moleskine ha quedado a medio escribir, junto con la libreta forrada de tela de colores de Guatemala que me regaló mi hermana, la agenda con Betty Boop que ídem, un hermoso cuaderno artesanal de tapas duras del Hierro, y otro artesanal también, de La Rioja. Todos regalos de gente querida. Da pena empezarlos, ensuciar esas hojitas…
    Y con respecto a la calobiótica (que me suena a dieta macrobiótica), le diré que entre esos pequeños placeres está el dejarse querer por un niño (preferentemente un sobrino, no es necesario que empecéis a procrear ni que las chicas os liéis con un inmaduro, que eso es otra cosa), APAGAR la televisión, tomarse un té en el sofá en pantuflas sin hacer NADA más…por ejemplo…
    Última cosa: también tengo una cierta afición por los paréntesis, que gracias a la última intervención de D.Micro ya no me preocupa (si es que no preocupa a los que me leen), y a coleccionar recortes de diarios y revistas de todo tipo que “algún día voy a leer” (eso sí me preocupa, ahí se acumulan, de mudanza en mudanza…).

  19. Sérilan Says:

    Gracias Don Micro por preocuparse por como me van las cosas.
    Y que le digo..?? yo que se..
    Y lo mejor o lo peor de todo es que ni siquiera yo se si quiero saberlo (caramba parece un acertijo).
    De momento embarcada en una obra de Lorca y una gira pendiente por Cuba. De lo demás ni me preocupo
    Para qué..??

  20. Glomus Says:

    Tras un par de semanas caóticas, viajeras y, quizá, trascendentes, caigo de nuevo en la paz de esta Zona Fótica congratulandome de que el hallazgo de los Inoxcrom trascienda espacios cibernéticos. Pero sabed, queridos/as, que hay variaciones, como un Pilot G-2 XS -de 11 cm- que compré esta tarde en un Relay de la T4 antes de vover -de mentira- a estos peñascos macaronésicos.
    Me sumo por tanto a las aficiones papelerísticas del respetable. Y recomiendo a Princesasinsapo que no guarde tantos papeles, que las mudanzas ya no se hacen en carromato tirado por bueyes, y que hay una cosa llamada “franquicia de equipaje, 20 kg”. Iberia es, entre otras cosas, implacable.

  21. margherita dolcevita Says:

    Venga, va. ¿Cuánto le paga Moleskine? ¿Y quién le ha dicho que me duran semanas? Eso era cuando usted me las regalaba, ahora gasto una que pone “Rota” y me regaló el gran Juanito después de una carrera. Síp, mis amigos son así, señores, lo mismo se van a correr y te traen una libreta con el nombre de un pueblo de Cádiz, que te regalan moleskines carísimas y dejan de hacerlo como si ya no te quisieran. Aaaayyy, ¿no es triste y paradógica mi existencia?

    Pda.: Princesa del Vértigo, cuando usted quiera nos vemos por Madrid, faltaría más.

  22. margherita dolcevita Says:

    Enporcierto, me han dicho que le vieron ayer por Madrid bebiendo y bebiendo. No sé… Es que luego habla usted sólo de cosas intelectuales y, bueno, parece ser que lo que le va es la mala vida.

  23. Princesasinsapo Says:

    Manía de acumular recuerdos tangibles para revivirlos, por si un día la amnesia me atacase, ésa es la razón de la acumulación de papeles…
    Y…no pienso mudarme en mucho tiempo, ahora que estoy tan cómoda en mi nueva guarida…y si tuviera que hacerlo a fuerza de avión…ejem, también hay camiones y barcos de carga a los cuales recurrir, ¿no? También queda la alternativa “Francisco de Asís” de desprenderse de todas sus posesiones para empezar de cero, je, je!

  24. H. Lecter Says:

    He visto las moleskines estas en escaparates, junto a las montblanc, y me han resultado tan antipáticas y atractivas como algunos maniquíes de perfecta envoltura pretaporté y entrañas de porexpán. Así que no he entrado a preguntar cuánto valen, perdón, cuestan. Yo llevo encima un pequeño arsenal de portaminas, bolis bastardos de ignorada procedencia y una libretilla con tapas de plástico. Nunca tomo notas, ni hago apuntes ni dibujitos. ¿Y porqué tanto material para nada? Porque así como a mucha gente la vida le pasa, a mí me pasa por encima mientras, embobado, el hilo de mi pensamiento se enreda, se sale por la tangente y una mosca se lo lleva enganchado a donde quiera que vayan las moscas, que parece que siempre llevan bulla. Como se llevan mi propósito de enmienda y mis firmes decisiones de leer y vivir anotando. Eso sí, tengo recuerdos preciosos, bruñidos y coloristas a fuerza de no escribirlos. Algunos los he puesto por escrito y, contra lo que pudiera parecer no se han visto reducidos a cenizas como vampiros al sol, miren ustedes qué cosa.

  25. Microalgo Says:

    Pero es que yo tengo mala memoria, Doctor lecter, y no tengo que esperar a morirme con una palomita en las manos para decir que mis recuerdos se perderán como lágrimas en la lluvia. Se me pierden antes. Así que anoto. Lo que puedo.

    Abrazotes, Doctor.

  26. Eliana Says:

    Me quede leyendo todo este arcenal de comentarios, y yo tambien tengo un deseo por obtener todo anotador que encuentre especial!
    Debo admitir que vivo colgada de una palmera, y suelo acordarme nada de lo que pienso. Entonces viene ese deseo de obtener un algo para anotarlo. Pero aqui, esta mi gran problema, una vez que lo anoto ya no me lo olvido. Por lo que nunca más vuelvo a leer lo que escribi. Cosa rara pero me pasa.
    Me encantaría tener una moleskine, sin embargo en mi pais (Argentina)no las venden!! Asi que si a udes. les resultan caras imaginen a mi que ni si quiera puedo ir a comprarlas a una librería.
    Mi pequeño momento de felicidad se apaga busacandoa diario en la internet poder consegir una sin tanto sacrificio (no por que no lo merezca, si no porque no lo puedo pagar).

    Gracias, por el espacio!

  27. Microalgo Says:

    De nada, Eliana.

    Cualquier libretita serviría. Lo de la Molesquine es un sibaritismo absurdo (como casi todos).

    Gracias a ti (o a vos) por la visita.

  28. dieta01.com Says:

    :)

    Que tiempo has dedicado a tremendo a porte y hay muchas información que no conocía que me has aclarado, esta maravilloso..
    te quería agradecer el espacio que dedicaste,
    con unas infinitas gracias, por instruir a personas como yo jujuju.

    Adios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: