Citas XII

De verdad que hay libros que sólo se pueden leer por la noche (Milan Kundera: La Insoportable Levedad del Ser).


Combustión interna.



Tengo que cambiar de lecturas. O, al menos, ir alternándolas con otras un poco más optimistas. Cierro un bloque de libros leídos (alguno releído) con post de citas. Evitaré poner las más duras.

No tengo cuerpo para comentarios. Ni mucho tiempo, tampoco…

Quien no siente deseo de volver a vivir la vida es porque la ha desperdiciado (Sam Savage: Firmin).

La tradicional lucidez de los depresivos, descrita a menudo como un desinterés radical por las preocupaciones humanas, se manifiesta ante todo como una falta de implicación en los asuntos que realmente son poco interesantes. De hecho, es posible imaginar a un depresivo enamorado, pero un depresivo patriota resulta inconcebible (Michel Houellebecq, Las partículas elementales).

La mayoría de la gente se levanta por la mañana, no porque importe lo que haga, sino porque no importaría que no lo hiciera (Truman Capote: Cuentos completos).

ningún dolor significa el fin del sentimiento; cada una de nuestras alegrías es un trato con el demonio (Charles Bukowski: Escritos de un viejo indecente).

(Las minúsculas de Bukowski no son erratas. O era muy flojo o era otra de sus presuntas formas de rebeldía).

La forma novelesca no está concebida para retratar la indiferencia, ni la nada; habría que inventar una articulación más anodina, más concisa, más taciturna (Michel Houellebecq, Ampliación del campo de batalla).

Era una cero a la izquierda y ni siquiera el hecho de que hubiera muerto añadía cifra alguna a su nombre (Henry Miller: Trópico de Cáncer).

Me han hablado de conciencias de gran talla, que torturan con un estilo elevado y dan un aire interesante a quien las posee. La mía es sencilla y coloquial, mata a pellizcos. No me siento nada orgulloso de ella (Pere Calders: Ruleta rusa y otros cuentos, Nosotros dos).

Sin embargo, verdaderamente te hemos amado. Pero no tanto como para hacerte vivir siempre con nosotros. Porque nadie puede amarte como quisiera (Stefano Benni: Baol).

Somos de una blandura insoportable, Manú. Consentimos a cada instante que la realidad se nos huya entre los dedos como una agüita cualquiera. La teníamos ahí, casi perfecta, como un arcoiris saltando del pulgar al meñique. Y el trabajo para conseguirla, el tiempo que se necesita, los méritos que hay que hacer… (Julio Cortázar: Rayuela).

El mimetismo es uno de los recursos defensivos más humillantes de la naturaleza. Hay un bicho que al posarse sobre la hoja de un árbol parece el excremento de un pájaro, y otro que se confunde con el cadáver de un insecto recubierto de moho. Están a salvo, sí, pero a qué precio (Juan José Millás, El País, 7 de Diciembre de 2001).

El dolor es una prueba. Te llega y procuras apañártelas lo mejor que puedes (Hugh Laurie: una noche de perros).

Y bueno, a pesar de todo…

Vale la pena nacer, seguro ― dijo Armando exaltado, sin sombra de lirismos ni ostentación literatona ―. A mí que no me vengan: la vida será mala traicionera, hija de puta, desde luego, pero, después de echarle encima todo lo que queramos y se merece, no le pueden negar dos cosas: es inesperada y grande. Para bien y para mal, pero es inesperada y grande (Fernando Quiñones: Con el Viento Sur).

Anuncios

21 comentarios to “Citas XII”

  1. Glomus Says:

    Me jode, D. Micro, sentirle así. Me jode por las risas, por el Unicornio, por las lavadoras con bragas en Coimbra, por las parejas de K de Santi en el criki, por las gomitonas en el camino de Benamahoma, por Sinuhé el Egipcio, por aquel barco Cádiz-Tenerife (Tenda-Shop)… Pero me jode sobre todo por haber estado cerca y no percibir, entre arena, caballos y exquisitos rellenos de pera y queso. El Lagavulin sirve, pero a Dios pongo por testigo/a que la nueva botella de Ron de Martinica que acaba de aterrizar en San Benito no ha de caer bajo otra calva que no sea la suya. Y hablar. Hablar. Hablar.
    Y siempre queda Benedetti, verdad Princesa?

    “defender la alegría como un derecho
    defenderla de dios y del invierno
    de las mayúsculas y de la muerte
    de los apellidos y las lástimas
    del azar
    y también de la alegría”

  2. Microalgo Says:

    PRECISAMENTE hoy me he acordado de ese poema, y por exactamente lo mismo. Se lo juro.

    Demasiados años de amistad, me parece.

    Un abrazo. No se me preocupe: a los perros no nos duran estas cosas. Es lo bueno y lo malo.

  3. Princesa Says:

    Qué bueno volver a encontralos a los dos, casi inmediatamente después de verlos en plena orgía de pescaítos fritos… No se deprima, amigo Microalgo, aunque de todas maneras su última cita edjaba un rastro de esperanza.
    Y si seguimos con las sabias palabras de mi ilustre compatriota, le envío otras que ya conocerá, sin duda, pero que me vino muy bien que me las enviaran en algunos momentos duros que pasé hace no tanto por la tierra de Dante:
    “NO TE RINDAS

    No te rindas, aún estás a tiempo
    De alcanzar y comenzar de nuevo,
    Aceptar tus sombras,
    Enterrar tus miedos,
    Liberar el lastre,
    Retomar el vuelo.
    No te rindas que la vida es eso,
    Continuar el viaje,
    Perseguir tus sueños,
    Destrabar el tiempo,
    Correr los escombros,
    Y destapar el cielo.

    No te rindas, por favor no cedas,
    Aunque el frío queme,
    Aunque el miedo muerda,
    Aunque el sol se esconda,
    Y se calle el viento,

    Aún hay fuego en tu alma
    Aún hay vida en tus sueños.
    Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
    Porque lo has querido y porque te quiero
    Porque existe el vino y el amor, es cierto.
    Porque no hay heridas que no cure el tiempo.

    Abrir las puertas,
    Quitar los cerrojos,
    Abandonar las murallas que te protegieron,
    Vivir la vida y aceptar el reto,
    Recuperar la risa,
    Ensayar un canto,
    Bajar la guardia y extender las manos
    Desplegar las alas
    E intentar de nuevo,
    Celebrar la vida y retomar los cielos.

    No te rindas, por favor no cedas,
    Aunque el frío queme,
    Aunque el miedo muerda,
    Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
    Aún hay fuego en tu alma,
    Aún hay vida en tus sueños
    Porque cada día es un comienzo nuevo,
    Porque esta es la hora y el mejor momento.
    Porque no estás solo, porque yo te quiero.”

    (Aunque yo no le puedo decir que lo quiero porque no le conozco, sí le puedo dar mis palmaditas de simpatía, que siendo amigo de quien es, seguro se es lo mínimo que se merece…)

  4. Yinyerbeiquer Says:

    Sentir cuánto se le quiere ha hecho que brote en mí una incontenible envidia malsana (cochina, cochinae)… y no es que me falten unos labios calentitos que me acurruquen el oído. Es sólo que no puedo evitar que se me caiga la babita cuando, como ahora, a ráfagas se deja ver casi material esa circunstancia esquiva que convenimos en llamar “cariño”.
    Ud es poseedor de un enorme caudal de afectos, no lo derroche ni lo dilapide, hacerlo sería de una inconsciencia al alcance de muy pocos.

  5. єѕтησм Says:

    Parece que le han dado calabazas, micro.

  6. Luisa M. Says:

    Bueno,… ¡la tira de citas bibliográficas! Me quedo con la última, de F. Quiñones: “la vida… es inesperada y grande”. Disfrute de ella, don Micro. Quizá no sea necesario que cambie de lecturas, puede que sea suficiente con alternarlas con algunas más optimistas,… Decida usted mismo.
    Saludos.

  7. ETDN Says:

    Debe de ser el otoño, querido amigo. Yo tampoco me quito de encima cierta tristeza para la que (en mi caso) no hay motivo ninguno. Entre la desidia y la melancolía de hechos futuros.

    Aunque leer cosas como las que te acaba de escribir yinyerbeiquer tienen que hacerte reflexionar (y prometo aplicarme el cuento yo también). Será que los aries somos más de la temporada primavera-verano que la de otoño-invierno.

    A mí, cosas como estas, me salvan:

    http://oceanodegondal.blogspot.com/2007/11/vacio.html

    Esa, a su vez, inspiró esta que yo ahora te dedico, porque creo que sabes bien de lo que habla.

    LA VIDA POR DELANTE

    Digo vacío y tiemblo.
    Mis manos, desnudas, no tienen fuerzas.
    Empezar a construir desde el vacío.
    Aunque no sienta nada,
    aunque escapen las razones,
    aunque mi equipaje sólo esconda ropa usada
    raída de desconciertos
    y lunas viejas
    que no iluminan las noches.

    Digo vacío y tiemblo.
    Mi soledad no está hecha de miedo, sino de valentía.
    Aunque duele igual
    porque el presente se viste de certezas
    que preferiría ignorar.
    Pero elegí abrir los ojos
    y aquí estoy
    con mi maleta de recuerdos
    que no hay manera de esconder.

    Digo vacío y tiemblo.
    Pero siempre hay manos
    dispuestas a tomar las mías
    y llevarme a la orilla de un mar del sur
    o a una barra de bar
    o a una pantalla llena de palabras
    para recordarme
    la vida que me queda por delante.

    (Noviembre de 2007)

    Qué tontos somos, los humanos, a veces.

    Besos de secano

  8. carrascus Says:

    Joder con el pesimismo que recorre últimamente la blogosfera…!

    ¿Qué pasa… echais de menos las vacaciones…?

    Pues anda, que si seguís así, no sé como estareis cuando lleguen las depres de navidad…

    Levantad el ánimo joé, que os queremos!!!!

  9. Margherita Dolcevita Says:

    Yo no he hecho comentarios. ¿Se da usted cuenta de que soy un regalito del cielo? Ein? ¿Se da cuenta? ¿Sí?

  10. Microalgo Says:

    Sí que me doy cuenta, pero no se preocupen demasiado.

    No es cuestión de calabazas, Esntom. La cosa va por otros derroteros.

    Gracias a todos por los comentarios, y a ETDN por el poema. Un lujo. me habría encantado estar ayer en el Bremen… seguro que se rieron.

    Prometo sacudirme el agua sucia como perro canino que soy. Cuidadín si salpico y acaban oliendo todos a perro mojado.

    Besos!!

  11. Virginia Barbancho Says:

    Pues a mí también me hubiera encantado verte en el Bremen, y algún día será, claro que sí. Y el vino estaba exquisito!!!! Jo! tienes que dejarte caer por aquí a la de YA!!!

  12. ergorrión Says:

    Los habitantes a la fuerza de Puerto II dicen muy a menudo una frase que creo que es de una canción de Los Chichos, no me anima pero me la digo en ciertas circunstancias porque me ayuda a seguir remando hacia el mar. Ahí va por si le sirve: “Cuando la vida es dura, sólo los duros caminan”.

    Así que déjese usté de pesetas y adelante.

  13. Microalgo Says:

    Pero si mi vida es facilísima. Saben que me quejo de vicio, Gorrión.

    Algo de eso habrá que hacer, bellísima Dama Barbancho. Cuento con el calendario de las Jirafas Locas. En cuanto tenga un duro, Señora (que será ya Octubre, proque este mes estoy más pelao que un molusco opistobranquio). Si les ha gustado el vino, prometo llevar un pequeño cargamento y ya nos buscamos la manera de evaporarlo.

  14. ETDN Says:

    Salpica, salpica. Que pa eso estamos.

    Y vente a Madrid, joé.

    bss

  15. martin Says:

    si sube usted de Despeñaperros parriba, al Bremen, avise.
    Que me voy con usté.

    Por cierto, está bien el libro del doctor House?

  16. Microalgo Says:

    ¿El de “Un día de perros”? Pues sí, está muy entretenido. Es uno de esos relatos policiacos escritos en primera persona, con la clásica mujer fatal de por medio y con un solo de saxofón de fondo. No es Rayuela, claro, pero se deja leer muy bien.

  17. martin Says:

    me dejaré guiar por su consejo…

  18. Alma Cándida Says:

    Adoro a Pere Calders… Gracais por citarlo.

    Pasaba por aquí. Hoy (¿ayer?) no he dormido. Entre la Mujer Tirita, Mus y ahora este blog, Microalgo, me traen de cabeza.

    (¿Son cosas mías, o las letras salen muy juntitas en el comentario? ¡A que me han vuelto a engañar con las bifocales de 700 euros, cagüenlá!)

  19. Sérilan Says:

    ” LA VIDA ES INESPERADA Y GRANDE”…ya lo creo, tan grande que siempre nos sobrepasa.
    Pués dejemosla estar, que sea ella quien lleve el peso de la responsabilidad, para que molestarnos.
    Preciosos poémas por otra parte

  20. princesa del vértigo Says:

    Vuelvo del desierto en un intento desesperado de hacerme una cura anti-dolor-y-tristeza y te encuentro así. Si lo sé te meto en mi maleta bereber multifunción y te llevo conmigo en un 2×1 a escuchar el silencio, a aprender a estar, sin más (esto es lo que pretendía, lo de conseguirlo es otra cuestión).

    Lo primero que me ha venido a la mente y al corazón cuando te he leído es lo mismo que te ha comentado Yinyerbeiquer. Cuando te descubrí me sorprendió la agradable sensación con la que me quedaba después de leer los comentarios de los que te frecuentan. Sentía que el cariño, ternura y agradecimiento por tenerte en sus vidas eran reales, sinceros. Sentía que detrás de todo eso tenía que haber una persona extraordinaria, con todos sus defectos y virtudes. Simplemente todo esto me servía para sentir un soplo de aire fresco en mi corazón, para abrir un resquicio por donde entrase algo de esperanza en que todo está por venir, en que hay personas ahí fuera esperando darte lo que necesites y dejar entrar lo que les ofreces. Sólo con esta sensación que me queda me basta para volver por aquí a menudo (bueno, supongo que también porque de vez en cuando escribes alguna cosa medio interesante je,je :-))). (si, si, vale….también hay algo de jodida envidia, lo admito).

    Es cierto que los humanos somos bastante tontos. He constatado durante toda mi existencia que la vida es grande e inesperada, para lo bueno y para lo malo, como escribe Quiñones, y aún así vuelvo a caer en el mismo dolor y frustración cíclicamente.

    Quizá la cuestión esté en aprender a estar sin esperar algo concreto, estar con los brazos abiertos para recibir. Quizás la cuestión esté en dejar de mirar tanto hacia dentro (esto lo he visto con una evidencia casi palpable en el viaje que he hecho). La vida siempre te sorprende con algo maravilloso que no se parece en nada a la idea que tú tenías del modelo ideal.

    Mientras aprendemos, te ofrezco mi apoyo en lo que pueda ayudarte, por mínimo que sea.

    P.D.: como habrás podido deducir por todo lo que te he puesto más arriba, esto no es nada desinteresado. Necesito como agua de mayo volver a sentirte como hace un tiempo, lo necesito para empaparme de esa sensación de haber recibido un balón de oxígeno. Soy terriblemente egoista.

  21. Microalgo Says:

    No problem, vertiginosa princesa. No se preocupen por mí, no tengo bastantes neuronas activas como para acceder al desespero con pleno derecho de entrada franca. Hay días, eso sí, pero son sólo días. No se me preocupen (y gracias por el apoyo).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: