Introducción a la lucha contra la burocracia

En las primeras fases del sistema solar se produjeron numerosas colisiones devastadoras entre cometas y cuerpos planetarios. Luego fue a peor. De lo que deduje que Dios no juega a los dados, sino a los bolos. Consecuentemente, el azar y la necesidad es azar y necedad, me dije. Y comprendí de sopetón el poder de la estulticia (Gonzalo Suárez, El País, 21 de Marzo de 2002).


Vuelva Usted Mañana



La casa de Microalgo tiene un algo de idílico, para qué andarnos con falsas modestias, para los que se alojan esporádicamente en ella. Los desayunos desaforados o las tertulias nocturnas, las tres guitarras en el soporte y el sofá extensible…

Pero no siempre fue así. Cuando me la entregaron, tenía goteras tipo Niágara. Tras hablar con la empresa promotora y darme cuenta de que pasaban de mí, fui a la oficina del consumidor y me recomendaron que, antes que nada, solicitara a la Junta de Andalucía la visita de un perito para que viera los desperfectos y así, con el informe en la mano, podía proceder a ponerles una demanda en caso de que no lo arreglaran.

Ahí empezó mi pequeño calvario.

Pedí un día de asuntos propios y fui a las oficinas de la Junta que tramitan estos temas. En la planta baja me recibió el hombre que distribuía los papelitos (número de espera para ser atendidos). Estaba repantingado en un sillón y saludaba con lentitud a los funcionarios que se incorporaban al trabajo.

– ¿Quillo, qué? – le dijo uno que entraba con paso relajado.

– ‘Ta luego, Paco – respondió el ventanillero con desgana.

Le expliqué mi problema mientras él me miraba con cara de decir que eso no era de su competencia y me explicó que eso me lo solucionaban en la tercera planta.

Escalera para arriba. Numerito. Cola de espera.

Repetí el cuento en la tercera planta. Que no, que eso era de urbanismo, en la segunda.

Escalera para abajo. Numerito. Cola de espera.

Que no, que eso quien lo atendía era el Señor León, en la quinta planta.

Escalera para arriba. “¿El Señor León? Ah, no, está de permiso”

Segundos de ofuscación. Gasolina y mechero. Decir que había sido la ETA. Secuestrar al hijo de un concejal…

Bajo a la planta baja (escalera para abajo). Allí vuelvo al ventanillero inicial. Guiño cómplice.

– ¿Puedo pasar a ver a Paco?

Él se vuelve (el tal Paco había entrado cuando yo estaba con el ventanillero número 1, de modo que yo sabía que al menos había un Paco en esa planta). Ve que Paco está desocupado. Me hace un gesto cómplice con la cabeza (“pasa”).

Paso.

-Hola, Paco, tío. ¿Cómo va todo?

Mi cara estándar tenía que servirme de algo alguna vez. Paco no me reconoce del todo, pero disimula.

-Ya ves, aquí pringando.

Pues mira qué putada me han hecho….

Tercera vez que repito la historia en la mañana (el Señor León se libró por estar de permiso).

Pero esta vez mi amigo Paco se indigna conmigo, saca un formulario del cajón, lo rellena por mí, me da la copia sellada y me dice que suerte, que a ver si los empuro, que son unos canallas. “Pues nada, Paco, tío, muchas gracias y a ver si nos vemos por ahí y nos tomamos un café” (reconozco que eso fue una chulería de ruleta rusa por mi parte, pero él me respondió con un ”digo” y ahí lo dejamos).

En fin, que el sistema tiene sus resquicios por el lado humano. Como tantas fortalezas que parecen inquebrantables…

Las cosas.

16 comentarios to “Introducción a la lucha contra la burocracia”

  1. Luisa M. Says:

    Hola, don MicroAlgo:
    Lo del “Vuelva usted mañana” sigue estando a la orden del día, eh? La burrocracia (perdón, burocracia) nos marea con sus continuos trámites, solicitudes y demás papeleos. Me ha gustado mucho su exposición del relato y me ha hecho sonreir leyéndolo. Muy buena salida para resolver el asunto. Y, bueno… ¿Consiguió que se lo arreglaran? Por cierto, ¿en qué oficina o sección de la administración trabaja “su amigo Paco”? Lo digo por si me hiciera falta…
    He visitado algunas veces su blog (muy interesante) aunque hoy es mi primera intervención en los comentarios. Saludos.

  2. ETDN Says:

    jajaja, con esa cara de niño bueno que tiene usté…y que no engaña a nadie, por otra parte, salvo a Paco, por lo que se ve.

    Pero cuente el final, ¿les emplumaste?¿te lo arreglaron?

    bss

    pd.- ¡Ains! esos desayunos…

  3. Glomus Says:

    Los desayunos desaforados serán los fines de semana, porque D. Micro es un probo funcionario y sale escopetao de lunes a viernes sin echarse ni un mal colacao con mahonesa, al menos, esa es mi experiencia. Lo que tampoco tiene aforo ni medida es su enorme generosidad traducida en hospitalidad y amistad; también es mi experiencia. Gracias de nuevo por esos 2 días de descanso, relajo, atenciones, gente interesante, caballos y Flores.
    Besos varios subtropicales.

  4. Stockton Says:

    Agradable sorpresa encontrarle de nuevo activo en el cyberespacio. Me alegra saber que en las antípodas lo ha pasado bien. No he sabido de su vuelta hasta hoy, pero ya veo que sigue en plena forma. Recuerde que tenemos pendiente una timba en la que estoy dispuesto a desplumarle y que, como siempre, me tiene a su disposición.
    Abrazos efusivos.

  5. Microalgo Says:

    Eso se arregla en un santiamén, Stockton. Durante esta semana lo llamo. Y le cuento de Australia.

    Un placer tenerlo por acá, Glomus. Gracias por el Lagavulin… Y sí, los desayunos son los fines de semana y festivos. Me hago eco de sus consejos sabios y me pongo a ello, por cierto.

    Yo tengo carita de bueno pero NUNCA he dicho que lo fuera… esa es una deducción errónea que extrae la gente, ETDN. Sí que me arreglaron el techo, por cierto.

    Bienvenida a estos foros, Luisa. Gracias por el comentario, y no se corte en comentar por acá. La verdad es que no sé en qué departamento trabajaba el tal Paco… estaba “por allá abajo”, en la primera planta. Pero si no es amiga íntima de Usted, tal como lo era mío (?), lo mismo no le vale de nada.

    Abrazos a todos y gracias por el respeto en el post anterior.

  6. ergorrión Says:

    En vez de pedir papeles en las ventanillas deberían preguntar, ¿usted a quien conoce? y entre los dos ponerse a conectar personas entre sí hasta descubrir algún amigo o familiar común, sería igual de lento pero más divertido.

  7. Microalgo Says:

    Dónde va a parar. Mucho más.

  8. Virginia Barbancho Says:

    Era en las 12 pruebas de Astérix donde salía algo así? si no la has visto levántate ahora mismo y sal a buscar la peli, porque yo, al menos en su momento, recuerdo que lloré de la risa.

    Encantada de saludarle, Caballero.

  9. Microalgo Says:

    Lo mismo digo, bellísima Dama.

    Cuídeseme lo más posible.

  10. Єѕтησм Says:

    Malditos funcionarios… (sonrío).
    Y le beso.

  11. Sérilan Says:

    Ya está bien de quejarse, vamos al grano que es lo que interesa.
    Arregló usted por fin el problema de las goteras..??

    Y bueno, ésto de las ventanillas y el vuelva usted luego está a la orden del día en todas partes. Mi última experiencia ( tengo varias ) ocurrió hace poco en la estación de Atocha donde me dispuse a reclamar el importe de mi billete debido a un problema, después de recorrer varias ventanillas, agotada por el viaje y el mal sevicio, las doce de la noche, (tenia que haber llegado a las ocho) tuve que sacar una buena dosis de mala leche para que alguien me prestara atencion.

    Que si funcionó…?? ya lo creo, solo faltó que me pusieran alfombra roja

  12. ETDN Says:

    ¿Gmfgmfgmf…?

    ¿Qué tenía usted en la boca, o entre los dedos, cuando escribió el comentario en mi blog?

    Traduzca, por favor. Sabe que a veces no pillo ese sentido del humor…

    besote

  13. Microalgo Says:

    Ya se lo contaré en privado, ETDN, y lo entenderá perfectamente.

    Me doy por besado, Estnom. Va otro de vuelta.

    Qué verdad es eso, Serilan. A veces hay que sacar las gónadas y ponerlas encima del mostrador… preguntar el nombre completo al ventanillero a veces es una sutil y velada amenaza, que funciona más de lo que nosotros pensamos, porque en la mente de esta gente burocratizada siempre está latente el peso de lso enchufes, y no saben si eres hijo o marido o mujer de alguien “peligroso” para ellos.

    Las cosas.

    Sí que me arreglaron el techo. De vez en cuando me aparece un puntito de humedad en el techo de la cocina, pero náh, nada comparado con lo de antes, que era lluvia.

    Besotes.

  14. NáN Says:

    ¡Pero qué listo es mi Microalgo! Y cómo dispara contra los compañeros del gremio al que ha sido admitido. ¡Sin piedad!

    En fin. Esto me recuerda que un socio de la editorial que tuve, que se dedicaba sobre todo al cine (producir y dirigir cortos), había oído que ya habían salido los formularios para subvenciones, y para allá que se fue para el Ministerio de Cultura, situado entonces en Castellana donde está ahora el del Ejército. Entró y preguntó al Sentado que dónde se podía informar. ¡Uy, no he oído nada de eso! Pero el que estaba comentando el partido con el Sentado dijo que eso iba a ser en la planta 4, a la derecha al salir del ascensor, la tercera o cuarta puerta.

    Ni la tercera ni la cuarta puerta, pero le dieron buenas informaciones que le llevaron a recorrer el edificio planta a planta y despacho a despacho, recibiendo sospechas y estimaciones de qué Departamento se podía encargar de eso. Hasta que por fin encontró a alguien “que sí sabía” de qué iba eso de la subvención y le dijo: “¿Ve aquella puerta del final del pasillo? Al otro lado”. Fue, abrió la puerta, la cruzó, se encontró en la calle de atrás del Ministerio y comprendió que, por fin, alguien le había dado razón real del asunto de las subvenciones.

  15. Microalgo Says:

    Pero qué perros. Supongo que el del ejército funciona ahora igual, pero que nadie entra a preguntar nada…

  16. Princesa Says:

    Pero qué brillante puede ser Ud a veces. Quién tuviera esos arranques de genialidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: