Por qué y para qué

A veces es como si se hablara con locos. Estoy acostumbrado a ello por haber vivido con árabes, pero con éstos uno parece esperarlo. Se intercambian frases banales: hace claro, el año que viene habrá guerra, me gusta el té con menta. Pero con los españoles parece natural hablar como con los franceses, y de repente uno averigua que estaba en un error (Juan José Téllez: Main Street).


¿Por qué nada el dinoflagelado?
¿Para qué nada?



En Coimbra conocí a un japonés (que hablaba portugués, allá era nuestra lingua franca). Le comenté que me sabía un haiku en su idioma (lo aprendí en aquel libro tan divertido sobre el budismo zen y el psicoanálisis). Se lo recité, preguntándole si la pronunciación estaba bien.

Me dijo que sí, que estaba perfecto. Agachó la cabeza y se fue, muy triste.

Sólo al cabo de unos meses conocí a alguien, conocedor de la cultura japonesa, que me dio una explicación convincente acerca de la súbita tristeza del niponcillo.

-Es muy posible que se fuera avergonzado porque no sabía corresponder al honor que le hiciste sabiendo algo de japonés. Él no sabía decir nada en español. Ellos son así.

Vaya. Espero que no se cometiera seppuku, no merecía la pena. No era mi intención, desde luego, entristecer a ese chico. Todo lo contrario. Si a mí un taiwanés me recitara cuatro versos de Lorca, me pondría más contento que unas castañuelas (bordando, así, el tópico hispano) y le invitaría a una.

Pero me pasa muy frecuentemente que no calculo, detrás de mis intenciones, las consecuencias de mi talante servicial y volcado, porque no sé sentir igual que ellos. Tch. Yo que me creía empático.

Sobre todo, la gente se me confunde mucho con dos conceptos: por qué y para qué.

Yo hago muchísimas cosas “por”, que la gente suele confundir con “para”.

Te traigo flores porque te estimo, no para que me estimes. Te ayudo y me desvivo por ti porque me caes bien, no para caerte bien. En definitiva, me duele lo que te duele y me alegra lo que te alegra porque te quiero, te quiero muchísimo, no para que me quieras.

Pero nada. No hay manera. Se adivina detrás de mis acciones una intención de transacción que no suele haber.

Claro que el deseo, claro que me gustaría que, claro que ojalá tú y yo. Y la paz mundial, ¿no te jode? Pero eso es en muy contados casos, y nunca más de una mujer cada vez (Margherita y Zoe opinan lo contrario… como si ellas pudieran tener queja) (que esa es otra: que levante la mano quien tenga queja) (sólo una mujer puede levantarla, y no lo hará). Y, de todas maneras, son dos cosas separadas. Yo no me desvivo sólo por la mujer que me gusta, pero por ella más que por nadie (obviamente). Estaría bueno que fuera ésa precisamente la excepción.

Pero no estamos acostumbrados… como decía aquél,

La generosidad es el octavo pecado capital (T.H. White: Camelot).

No sé si el mecanismo es que nos sentimos peores personas que el que nos ayuda y nos mima (comparativa chunga: las comparaciones son odiosas… siempre que salimos peor parados que el otro). O tal vez es que recelamos de que el otro quiera algo a cambio. No sé.

Que alguien me lo explique, que doctores hay en la blogsfera.

14 comentarios to “Por qué y para qué”

  1. ETDN Says:

    La generosidad a menudo se malentiende. De eso sé un rato. No te imaginas cuánto y cómo te comprendo.

    ¡Ay!

    besos de buenos días (que para mi son algo así como de buenas noches)

    ¡ya es viernes! ¡y llegó el verano!¡por fin!

  2. Microalgo Says:

    Dentro de una semana lo odiará, ETDN… así somos los seres humanos.

    Yo ya estoy pasando calor en el laboratorio…

    (Pero -chincha y rabia- por las tardes me escapo a la playa).

    (he, he, he).

  3. Princesa Says:

    Creo que somos varios que te entendemos, pero tambien comprendo que muchas personas esten quemadas de que “otros” le hayan dado algo y despues quieran otra cosa a cambio, y seamos realistas que las actitudes desinteresadas no suelen ser las mas frecuentes.
    Pero es muy lindo su planteo de por que y para que, porque no me lo habia planteado asi nunca, y me hace ver mas claro algo que para mi era una vaga sensacion que no sabia poner en palabras.

  4. Єѕтησм Says:

    “Claro que el deseo, claro que me gustaría que, claro que ojalá tú y yo. Y la paz mundial, ¿no te jode? Pero eso es en muy contados casos”

    Cuánto me gusta leerle, Micro.

    ¿Mejor de lo suyo?

  5. Microalgo Says:

    Siempre al filo de la navaja, Єѕтησм. Pero la suelo utilizar para afeitarme…

    Gracias. Mucho mejor.

  6. ergorrión Says:

    Cuando invitas a alguien después te quiere invitar por cojones (coste que me gusta que me inviten), cuando llevas a alguien en el coche o le ayudas con la mudanza te quiere invitar por cojones, cuando tratas bien a alguien te quiere invitar por cojones…, ¿será por eso que siempre estoy borracho?

    Paco Algora decía en un curso de teatro que para que el personaje tuviera credibilidad y profundidad, tenía que dejar entrever su “intención oculta”, así parecería más real. Quizás todos tenemos intenciones ocultas y por eso lo de la generosidad. Es mejor tener cara de salido y así nadie se llama a engaño, en fin.

  7. Microalgo Says:

    En fin, Gorrión.

    San Andrés, San Andrés, el que tiene cara de una cosa…

  8. Rímini Says:

    Sea usted generoso como siempre, Micro. No hacía falta un post para que explique que no es así “para nada”. Sólo hace falta ver que tras un minuto, dos, tres días, doce años… aún no me ha pedido nada a cambio.

    Es usted un buen tipo, de los que mueren en la primera media hora de la peli. Los mejores.

    Rímini, infiel blogohusmeador.

  9. NáN Says:

    No hay que darle muchas vueltas a este asunto, porque se es como se es y el para qué se nos escapa. Es la “indiosingrasia”, que oí decir una vez.

    Como me decía a veces mi madre (ya he comentado que me dio 4 o 5 pautas de conducta que me han servido mucho), “Tú haz lo que tienes que hacer, y no me vengas con cuentos de lo que te han hecho o dejado de hacer los demás”.

    Yo suelo ser amante de los amigos y de las personas (otra manera de decir “generoso”), pero cuando estoy en una crisis del tipo que sea, me siento autorizado a pedir la ayuda que necesito y recibirla con desparpajo. Lo gracioso es que actúo así con el bloque de “prójimos” que me roedan en ese momento. Es decir, cuando pido ayuda se la pido al que está al lado, que a lo mejor nunca recibió la generosidad de mi parte.

    Doy y cojo. Y a otra cosa mariposa.

  10. carrascus Says:

    No se preocupe demasiado por lo que quieran pensar los demás, D. Micro. Al fin y al cabo cuando hace esas cosas es para sentirse bien usted mismo. Y piense que si no las hiciese se iba a sentir peor.

    Y además, que tampoco es malo ese sistema tan antiguo de “sembrar para recoger”. Se viene usando desde que el mundo es mundo.

    A mí también me gusta regalar cosas porque sí. Y a la viceversa, también acepto todo lo que me dan, aunque no me guste… es que una vez, hace ya mucho tiempo y no recuerdo como, se me quedó grabado que aceptar lo que te den es la mejor forma de que te sigan dando.

  11. Glomus Says:

    Es un tema genético. No creo en la generosidad estudiada o premeditada, simplemente te ves ante una situación y la resuelves de la manera más eficaz posible en cuanto al balance de energía (hacerlo me cuesta “X”, no hacerlo me va a costar “Y”, siendo X<Y). Y claro, te sientes bien, mientras un libro de Galeano viaja hacia Firenze o uno de Benni hacia mi Cádiz. Y te recreas en intuición de la alegría que provocas sin pensar en la contrapartida, aunque se admitirá algún Earl Grey allá por el 26 de agosto y varios single-malt en El Unicornio allá por el 28, calculo, con permiso del AVE y de IBERIA. Viajo solo y sin maleta, quepo en cualquier lado, D. Micro.

  12. Microalgo Says:

    Pues si no hubiera hueco (que lo habrá) se hace, Maese Glomus. Y por esa fecha, si no se me ha zampado el tiburón blanco o si no me han envenenado a) el pulpito anillado b) el cubozoo maléfico c) la serpiente marina d) la arañita peluda e) la oruguita abyecta… pues estaré por Cádiz.

    Es cierto, Carrascus. ¿Para qué nos vamos a engañar? A estas alturas ya es un reflejo (no sé si condicionado o natural).

    Y buenos consejos le dio su progenitora, Nán. Si me los presta, me los quedo (un ratito).

    Y Rímini… bueno, los que mueren en la primera media hora no tienen tiempo de resultar ser los malos ocultos del final de la película (“Nunca habría esperado esto de ti, Filstrup” “Así es la vida, Flanhagan”).

    (Luego “tengo a la chica” y al final “te daré la mitad del oro, pero no… aargghh”).

    (Sí, vale, es lunes por la mañana).

  13. Princesa Says:

    Como hace Ud para estar tan despierto e inspirado un lunes por la manana? Yo, que llegaba medio dormida a redondear un poster antes de ponerme a redactar un proyecto, antes de hablar con mi jefe por unos papers, antes de raspar unas placas con acidos humicos… he preferido entrar a la zona fotica :) Menos mal… Ya el dia empieza de otra manera…
    Muy buenos los consejos de la madre de Nan, y muy ciertos. Fijese al respecto de que la gente habla siempre (aunque no es el tema del post) anoche me hacia cruces pensando que despues del partido Italia-Espana hoy tendria que soportar comentarios ya ganara uno o ganara el otro (aqui me consideran representante iberica, jua, jua!). Y no le erre. Me recibieron con un “estaras contenta, nooooooo?”. Menti descaradamente diciendo que no habia visto el partido (como grite el ultimo penalti!!!!!!!! yo, que no soy futboleraaaaaa!!!!).
    Ejem, regreso a mi conducta zen…
    Finalmente, querido Glomus, como sucede ultimamente, creo que nos desencontraremos, buaaaaaaa. Ya le cuento por mail…

  14. Microalgo Says:

    Pues es lástima, porque siempre es un placer tomarse un algo con Glomus y disfrutar de su habla inteligente…

    Gracias por desayunarse con la Zona, Princesa. Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: