La vamos a tener (la igualdad bien entendida)

Piensa uno a veces que el fracaso del marxismo se debió a que pretendía una conquista ya realizada: que fuéramos iguales (Juan José Millas: Articuentos).

Una injusticia hecha en perjuicio de uno solo es una advertida amenaza contra todos (Ralph Waldo Emerson, 1803-1882; escritor estadounidense).


Mordiendo pelotas. De tres en tres.



Estoy perro (ya lo dije) y con un poco de ganas de bronca. Así que voy a tocar un tema sobre el que Margherita, Zoe y yo discutimos frecuentemente. Lo hago para abrir el debate y porque estas dos Jirafas y yo ya nos hemos atizado contundente y profusamente. Mi intención es, como en las películas malas de vaqueros, que la cosa se propague por todo el Saloon. Un toque democrático en la gresca, podríamos decir.

Acotemos.

Es un hecho que en muchos empleos, por el mismo trabajo realizado, una mujer cobra menos que un hombre. ¿Me parece bien? No. No me parece bien (tampoco que dos empleados públicos que hacen el mismo trabajo en Torre de la Sal y en Medina del Campo cobren distinto) (también es un hecho).

Es un hecho que un empresario se lo piensa dos veces antes de contratar a una mujer “en edad fértil”. ¿Me parece justo? No. No me parece justo.

Es un hecho que hay mujeres que por el simple hecho de serlo sufren acoso por parte de sus superiores o tienen que demostrar su valía constantemente, sólo por ser mujeres. A los hombres esto les ocurre con infinita menor frecuencia. ¿Me parece una salvajada esto? Sí. Me ofendería que alguien que me conoce pensara que opino otra cosa.

El que quiera discutir estos puntos anteriores, que se quede aquí y comience sus comentarios negando la mayor.

Pero yo sigo con el desarrollo de mi silogismo.

¿Qué se está haciendo desde las administraciones para paliar esto?

La Ley de Igualdad, para empezar. Me parece una buena ley, pero se queda corta en algunas cosas y se le va la olla a Camboya en otras.

El motivo de discrepancia entre las Jirafas y yo es que yo pienso que la discriminación positiva no está bien planificada. La misma Margherita me reconoció que pudiera ser injusto meter con palanqueta a tantas mujeres como hombres en listas electorales (Título segundo, Capítulo Primero, Artículo 14, punto 4), órganos directivos de colegios (Artículo 24, 2d), promociones artísticas (Artículo 26… 2a, sobre todo 2b)… Pero que esto sería sólo hasta que la situación se equilibrara. Después ya no haría falta.

Título quinto, Capítulo tercero, artículo 55… ¿estamos hablando aquí ya de discriminación positiva en PRUEBAS DE ACCESO AL EMPLEO PÚBLICO?

¿En serio?

La ley no se pilla los dedos y suele poner al final una muletilla tipo parche, con un “salvo por razones fundadas y objetivas, debidamente motivadas” que no dejará de producir cierto resquemor en quienes la lean.

(Aprovecho el inciso para decir que, en ocasiones, el lenguaje de las leyes es un tanto abstruso…)

Artículo 31. Políticas urbanas, de ordenación territorial y vivienda.
1. Las políticas y planes de las Administraciones públicas en materia de acceso a la vivienda incluirán medidas destinadas a hacer efectivo el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Del mismo modo, las políticas urbanas y de ordenación del territorio tomarán en consideración las necesidades de los distintos grupos sociales y de los diversos tipos de estructuras familiares, y favorecerán el acceso en condiciones de igualdad a los distintos servicios e infraestructuras urbanas.

¿Eihn?

Bueno, prosigo:

En mi centro hay una investigadora (mujer, investigadORA), a la que se llevaban los demonios cuando, en una convocatoria de solicitud de proyectos, leyó que se reservaba un número de proyectos para aquellos grupos solicitantes liderados por mujeres y en los que había paridad en el número de participantes. ¿Qué COJONES tendrá que ver el sexo con la eficacia científica? Si yo soy una investigadora del copón (ella lo es), ¿por qué cuernos tiene que “ayudarme” nadie a conseguir un proyecto? ¿Soy acaso una débil e inexperta investigadora y necesito la ayuda del “papá estado” para estar a la altura? Y para mi equipo elijo a LOS MEJORES. Si son todos tíos pues todos tíos. Si son todas tías, pues todas tías. Si son todos tíos y son los mejores ¿estoy seleccionada – dice esta científica titular del CSIC – en contra? Su argumento es que ella es mujer, no es débil y no necesita la misericordia de nadie para conseguir un proyecto. Ni conseguirlo por encima de nadie mejor que ella por el simple hecho de ser mujer. El hecho de ser mujer NO CUENTA, debe dar IGUAL.

(Por cierto, Margherita: me toca un pelín las gónadas que diga usted que mi posición mental se debe a que soy un hombre. Es cierto que soy un hombre, pero si hay alguien empático, c’est moi. No tiene nada que ver: se debe a que es injusto y punto).

Los planes de igualdad en las empresas, sin embargo, son voluntarios (véase el Capítulo Tercero, Artículo 45, punto 5). Chachi. Eso sí, si lo haces, el gasto corre por tu cuenta.

Decía antes que me parecía injusto que una mujer joven fuera discriminada a la hora de ser contratada (guárdese, sin embargo, el contratador de decir que es por eso, porque lo empapelan). Sin embargo, desde el punto de vista del empresario, si esa mujer se queda embarazada… ¿quién paga a su sustituto barra a? Si es el empresario (que no lo sé, yo tengo poca idea de eso), motivos tiene para no querer pagar dos sueldos. Lo entendemos. ¿O no?

Hasta donde yo sé, en Noruega, si una mujer se queda embarazada EL ESTADO corre con los gastos de la persona que cubre su baja laboral. Si una becaria de tesis se queda embarazada, aplaza su contrato desde el momento del nacimiento hasta el año siguiente (cobrando del estado un sueldo idéntico que ALARGA su contrato un año) o hasta los DOS AÑOS (en ese caso, cobra el 80% del sueldo). Luego, se reincorpora a su beca tan ricamente. La gente que hace la tesis doctoral (es la edad biológica güena de tener los niños) son padres a porrillo, en Noruega. Y los empresarios discriminan a sus empleados sólo por su valía y no por su sexo, porque LES DA IGUAL contratar a un hombre o a una mujer.

Ahí se queda corta la Ley de igualdad. ESO sería hacer las cosas para dar IGUALES oportunidades, Margherita. Lo demás son injusticias. Pero claro, eso sale caro: el Estado debe soltar dinero que se ahorra simplemente diciendo: un niño, una niña; dos niños, dos niñas…

De todas maneras, soy un optimista y pienso que, poco a poco (y tomando medidas correctas y no bananeras) se impondrá la lógica y acabaremos siendo laboralmente iguales. Lo deseo fervientemente.

Tarde o temprano, la igualdad bien entendida, la vamos a tener. Pero no por pelotas, sino por derecho. Que no es igual.

41 comentarios to “La vamos a tener (la igualdad bien entendida)”

  1. Salamandra Says:

    Yo no puedo explicarlo mejor que tú.

    Totalmente de acuerdo.

  2. Microalgo Says:

    Así que se pone de mi lado en la bronca… pues no le dé la espalda a Margherita, que acaba de coger una botella de atrezzo. No duele, pero es engorroso que se la estrellen en la cabeza a uno…

    Un abrazo, Salamabdra.

  3. Profesor Franz Says:

    Es así. Hacer las cosas bien cuesta dinero. A veces no mucho y basta tan sólo con saber administrarlo correctamente. Pero si dedicamos el dinero a educación, sanidad, investigación, igualdad… qué le dejamos al negociado de pirotecnia y fiestas mayores? En resumen, siempre saldrá más barata una política de gestos que una de hechos. En Noruega a quien tratara de gobernar a base de gestos ya le habrían retirado el voto hace tiempo. Aquí el problema es que carecemos de recambio.

    Y totalmente de acuerdo en todo lo demás.

  4. laluli Says:

    No estoy segura pero creo que, aunque en la investigacion publica hay muchas mujeres, hay muchas menos en puestos de importancia que hombres. Estoy de acuerdo en que imponer mujeres seria una solemne tonteria si tuvieramos las mismas oportunidades, pero no las tenemos. Qué mas quisieramos!

    Con el nuevo gobierno de Zapatero tuve que escuchar a “sabios contertulios” cuestionando la valia de las mujeres elegidas. Me parece bien que se haga, es un buen ejercicio, lo que me cabrea es que nadie se pregunto si los hombres designados por el presidente eran aptos. Por qué a ellos se les da el beneficio de la duda y a ellas no? y asi con todo.

    Queda mucho por andar, desafortunadamente.

  5. Alcancero Says:

    Ay, la socialdemocracia escandinava, tan elogiada y tan poco aplicada en el Meditérraneo.

  6. єѕтησм Says:

    A tus pies, y sobre todo, a los de la investigadora de tu centro.

  7. NáN Says:

    No recuerdo los nombres, pero en una entrevista en EE.UU le dijeron a un negro que en ese país todos los negros que tenían un valor excelente podían alcanzar puestos elevados. Contestó algo parecido a esto: “Es cierto, la primera fase se ha conseguido. Ahora tenemos que conseguir que también los negros mediocres alcancen esos puestos: exactamente igual que los blancos”.

    Pues eso.

    Largo es el camino a lo mejor. Mucho más largo a lo perfecto.

    Por cierto, mi retoño me citó los nombres de la élite de lo suyo. Por élite me refiero a gente que además de su valía científica ha conseguido un puesto desde el que dirige lo que hay que dirigir. 10 nombres, una sola mujer.

    De ahí.

  8. laluli Says:

    Ahi queria yo llegar, gracias NaN.

  9. Stockton Says:

    Estimadísimo Microalgo, tienes más razón que un santo (o una santa, que no se irriten los talibanes y talibanas de la igualdad/mediocridad). Lamentablemente nuestros últimos gobiernos se han dedicado más a la publicidad y el diseño que a poner las bases para que la sociedad sea más igualitaria en el sentido de igualdad de oportunidades (que realmente es la única igualdad posible). Por cierto, los negros norteamericanos son los que más se han “beneficiado” de las cuotas raciales en USA y sin embargo son los que menos avances han tenido en materia social y económica en relación a otros grupos étnicos. En cuanto a las mujeres, yo conozco a unas cuantas (muchas) que piensan que la ley (de Igualdad) las trata directamente como a inferiores, y lo que quieren es que las dejen de tratar como a idiotas a las que hay que llevar de la manita para que no se pierdan.

  10. carrascus Says:

    Yo creo que todo es cuestión de tiempo. En cualquier universidad hay más mujeres que hombres (al menos eso creo). En los trabajos va siendo muy normal que la cantidad de mujeres supere al de los hombres, e incluso en los que siempre han sido “cosa de ellos” asoman ellas también en gran parte. Los que aplican las desigualdades se van haciendo mayores, se van retirando o se van muriendo…

    Que se termine esta desigualdad es solo cuestión de estadística.

    Fijaos en los USA… hace pocos años podía pensar alguien siquiera en la posibilidad de que el Presidente y el vicepresidente fuesen un negro y una mujer…?

    Y en España…? Podemos pensar en una Presidenta de Gobierno…? Carme Chacón está ahí mismo, con la imagen catalana cada vez más lavada…

  11. ETDN Says:

    Umm, pues esto es como cuando te preguntaban de pequeña ¿a quién quieres más a mamá o a papá? Me refiero a que me siento así en una discusión entre Margeritta y la Jirafilla y usted.

    Pero llego a la conclusión de que debo ser un hombre. Porque opino como tú. (Y no te doy la razón por mis intereses veraniegos de alojamiento, jajaja). Lo siento, Margeritta, pero es así.

    Las leyes de igualdad, el día de la mujer y ese tipo de cosas me parecen paternalistas. Opino que muchas veces son las propias mujeres las que educan o consienten el machismo. Estoy en contra del feminismo radical.

    Y decir esto no me hace sentir menos mujer. Creo que más bien al contrario. Quiero que, en todo caso, me juzguen como ser libre e inteligente.

    He dicho.

    Y me voy a dormir, que ya son horas.

    besote

    pd.- insisto: preciosa risa telefónica.

  12. Microalgo Says:

    ¿A las seis y veinte de la mañana se va Usted a dormir?

    Uh, ETDN, desde luego que le hacen falta unas vacaciones, o va a acabar Usted con un ojo mirando para cada lado (en plan Bertrand Russell) y la mente puesta en la inmortalidad del cangrejo.

    Aclaro, al hilo de los comentarios de ETDN y Carrascus, que yo no niego que haya discriminación en muchos trabajos (no en ciencia, proque, como dice Carrascus, hay ya más mujeres que hombres formándose y si los Popes son hombres es porque son de una era geológica en la que sólo estudiaban los hombres… y ya ha llegado el deshielo). Lo que criticaba era la manera de acabar con tal discriminación. Lo que decía es que bastaría dar iguales oportunidades a ambos para que las cosas se normalicen. Pero iguales de verdad, que a la hora de elegir un trabajo al empresario (un poné) le dé lo mismo el género y no pierda dinero si contrata a una mujer.

    También es cierto que aún hay reticencias por parte de mucha gente a la hora de ver mujeres en ciertos trabajos, pero eso es cada vez más raro.

    Una mujer bombero, por ejemplo.

    Hum.

    Me pone.

    Ejjem.

  13. laluli Says:

    Yo no soy feminista. Creo que lo politicamente correcto es una solemne tonteria y no me gustaria que me contrataran por el hecho de ser mujer. Tampoco me gusta que no lo hagan porque lo soy. si hay una discriminacion negativa, porque no puede haber otra positiva hasta que la balanza se compense?

    El otro dia entrevistaron a Margarita Salas en la radio y comento que no le gustaba la discriminacion positiva. Tambien dijo que habia cada vez mas mujeres en la investigacion porque los hombres consideraban que era un trabajo mal pagado al que se llega a algo despues de mucho sacrificio. O sea, que suben las mujeres porque son mas numerosas y no porque la igualdad haya llegado. Quien sabe quizas dentro de poco el 50/50 sera una ventaja para los hombres.

    Cuando trabajé en Castellon habia empresas de azulejos que te decian claramente que no querian mujeres o que solo querian mujeres. Curiosamente las que querian mujeres eran aquellas en la que se pagaba menos. Donde no nos querian, eran aquellas donde las condiciones de trabajo eran menos penosas. Mientras los empresarios nos vean como incubadoras, mal vamos.

  14. Microalgo Says:

    Ahí, coincido con Vuesa Merced.

    Pero, casi cambiando de tercio… ¿le resulta ofensivo que le cedan (por ejemplo) el paso en una puerta?

    Curiosidad tengo por sabello. Oh, sí.

  15. NáN Says:

    A mí, lo que realmente me apasionaría, sería poder meterme tres pelotas de tenidas en la boca.

    Y no ser llamado “bocazas”

  16. NáN Says:

    ¿por que “tenidas” en lugar de “tenis”?

  17. Anaxágoras Says:

    Subscribo exactamente lo escrito por mi mano Microalgo. Yo no lo hubiera escrito mejor.

    En mi IES, hay directora, y “jefa” de estudios (la segunda al mando) , y “jefa” de departamento de Matemáticas. Y aquí todos cobramos igual por igual trabajo. Y me parece estupendo.

    Ya que la discriminación negativa es mala, hay que acabar con ella, no crear otra discriminación positiva, pero también mala.

    Ya decía algo Asimov sobre los paises que desperdiciaban el 50% de los cerebros de un pais … ferviente defensor de la igualdad de las mujeres. Recomiendo un libro de Stuart Mill “Sobre la esclavitud de la mujer”. No he leido jamás un alegato tan claro y tan apabullante a favor de las mujeres. Deja totalmente sin argumentos a la parte contraria. Pero no está a favor de la discriminación positiva, sino de la igualdad real de oportunidades.

    Dicho esto, abro otro debate, la ministra de igualdad ha dicho hoy mismo “miembros y miembras”. Si eso es así, yo me declaro aspirante a astronauto, atleto practicante, flautisto aficionado, y de mayor quiero ser guardio de seguridad. No te jode.

  18. Microalgo Says:

    Es el plural de tenis, y en femenino.

    Esa palabra se ha utilizado mucho en la literatura de todos los tiempos

    Bajel pirata que llaman
    por su bravura el tenido…

    (Un poné).

  19. Microalgo Says:

    Está claro, Mano Anaxágoras. Es que la “discriminación positiva” por un lado tiene que resultar en una “negativa” por otro. Son cosas de la isostasia.

    Hermoso lapsus parista, el de la ministra.

  20. laluli Says:

    No me ofende que me dejen paso, pero porque no lo veo como un acto de superioridad/galanteria, sino como un gesto de cortesia. Yo tambien dejo pasar delante a gente (hombres y mujeres). Ya digo, no soy feminista, pero me cabrean los prejuicios (y los perjuicios).

  21. ETDN Says:

    jajja, ¿es que todavía no sabes a lo que me dedico por las noches?…
    pensaba que estabas al tanto de mi interesante vida nocturna. Pregunta, pregunta por ahí.
    Y el reloj del blog va una hora atrasado, escribí a las 7.20 a.m.

  22. Microalgo Says:

    Uh, no me dé Usted detalles…

  23. Microalgo Says:

    Es verdad, lo de la hora. A ver si lo he solucionado…

  24. Microalgo Says:

    Sí. Ya está. Gracias, ETDN.

    Y a la camita.

  25. Princesa Says:

    Querido Microalgo: entro muy de tanto en tanto a su blog (no porque no me apetezca, sepalo Ud.) y cada vez es una agradable sorpresa lo que me encuentro. Nunca me aburre y, debo decirlo, coincidimos estrepitosamente en nuestras opiniones… En particular, lo de la cuota de genero me parece una soberana estupidez, y tambien integro el grupo de las que nos sentimos ofendidas porque nos “metan en un proyecto” para rellenar una cuota de genero y asi tener mas probabilidades de que lo den… y no porque piensen que realmente podamos aportar algo al grupo de trabajo (faltaba mas). En el ambito de los investigadores (donde me muevo, hasta que mi edad fertil los haga desconfiar…) he escuchado a mas de uno echar sapos y culebras acerca de becarias/contratadas que “se les ocurrio tener hijos” y los dejaron con el trabajo colgado… Tambien un investigador me pregunto, antes de contratar a una amiga que se habia postulado para cubrir un puesto en su proyecto, si ella era casada; me tuve que contener para no aclararle, en caso de que no lo tuviera claro, que desde hace muuuuuuuuuuuuucho tiempo el matrimonio no es un requisito para quedar embarazada, pero no quise preocupar al susodicho con esta posibilidad. Le dije que no (lo cual, ademas, era cierto) y el senor contrato a mi amiga. En fin, que coincido con lo que dice.
    Y me gusta que me hagan pasar primero, me halaga; aunque a veces tambien dejo pasar primero al otro… Como dice mas arriba laluli, es una cuestion de cortesia…

  26. Microalgo Says:

    Qué alegría tenerla por acá otra vez, transatlántica Princesa.

    Añado al argumento otro más: A cualquier persona le pueden ofrecer un contrato mejor que el que tiene, sobre todo si el que tiene está integrado en el sistema de ciencia español. Teníamos un técnico de laboratorio que sólo disfrutó de uno de los tres años de contrato que tenía.

    – Es que me quiero casar, y pintando casas con mi tío gano más de el doble que aquí, y trabajando veinte horas menos a la semana… eso, sin echar horas extras, porque esas, cuando hay prisa por acabar un bloque, te las pagan a cojón de pato…

    Irrebatible. Debe ser el equivalente al embarazo femenino, pero sin posterior reincorporación. Así que de manera paralela a la pregunta “¿… Y piensa Usted tener hijos?”, a realizar a una mujer con vistas a su contrato, habría que hacer alguna similar del tipo “¿… Y sabe Usted pintar con brocha gorda?”, porque las posibilidades de que se fugue el implicado son tanto o más altas.

    Lo dicho: gracias por sus comentarios en este post y los anteriores, Dama Princesa. Un placer verla por acá. Osculée Usted a Maese Glomus si lo pilla a tiro.

  27. Princesa Says:

    Ya quisiera yo “osculear” a su amigo (suena fataaaaaaaaaaaaaaaaal) pero desafortunadamente el destino no ha estado de nuestra parte para lograr coincidir por los Madriles. En fin…
    Conozco situaciones como las que comenta. Un profe mio de la Facultad (en sus inicios de carrera como profesor) decidio dedicarse a la fontaneria, que le redituaba mas que el magro salario de profe universitario (una miseria doy fe…), y una companera dejo la carrer en el 4° anio (este teclado no tiene “enie”) para dedicarse a coser vestidos de novia, que idem…
    Gracias por la bienvenida. Es Ud. un sol. Ya me tendra mas seguido por estos lares…

  28. Ruth Says:

    La expresión lo dice todo, discriminación positiva, hay dos partes en este caso y si sólo una de las partes se lleva lo positivo eso sólo quiere decir que alguien está sufriendo discriminación negativa, que es de lo que nos hemos lamentado las mujeres, de tantos siglos y siglos y más siglos de ser consideradas meras incubadoras( como dijo alguien por ahí). Ojo! la mano que mece la cuna es la mano que gobierna el mundo, suena a película de siesta(y lo es de hecho),pero no debe haber nada más real. Pero no quiero desviarme del tema.
    Estoy totalmente de acuerdo, la discriminación positiva es primero de todo discriminación.
    No sé si me explico, es que estoy un poco espesita esta noche.

  29. Microalgo Says:

    Se le entiende completamente, no se preocupe. Gracias por la visita, Ruth (que debe venir de donde Lenisio Dimas, supongo).

  30. blog1n Says:

    Pues este post ha quedado muy bonito y bonita, lleno de comentarios y comentarias de todos los miembros y miembras de la blogosfera y el blogosfero…

  31. Microalgo Says:

    Aro / ara.

  32. laluli Says:

    Entonces lo que hacemos es dejar que las cosas vayan poniendo a cada uno en su sitio, no? Quizas las hijas de vuestras hijas lo veran porque lo que es nosotras…

  33. Microalgo Says:

    No, Luli, tampoco es eso. No es dejar las cosa en su sitio el alargar (como decía en el post) los contratos incluso temporales, en caso de embarazo (por ejemplo), y que el Estado se haga cargo de ello. El estado soy yo. Yo no soy mujer. Y me parece correcto que mis impuestos reviertan en algo que, a priori, no me beneficia directamente (como hombre). Porque ES JUSTO que hombres y mujeres tengan LAS MISMAS OPCIONES para trabajar. Ni más… NI MENOS.

    Lo que no sirve para avanzar en el terreno de la igualdad son las igualdades dialécticas e inútiles. Y las chorradas variadas. Discutía (de nuevo) con Zoe acerca de ello. Comentaba ella que en Madrid se está estilando mucho decir “los jóvenes y las jóvenas”, y que le parecía bien que se utilizara ese lenguaje no sexista.

    Decir que eso va en pro de la igualdad es una chorrada. INMENSA. TREMENDA.

    El lenguaje no lo crean las academias ni los gafapastas progres descerebrados. Lo hace la gente. Cuando el uso se generaliza, la Academia limpia, fija y da esplendor. Pero cuando el uso no lo generaliza, no.

    ¿Sabe alguien que la palabra Aerochati estuvo por un tiempo en alguna edición de algunos diccionarios? Hacía referencia a las azafatas. Para quien piense que las acepciones y vocablos puramente machistas (como ésta) se fijan a fuego en los cerebros, mientras que los feministas no, a ese caso le remito. Si el pueblo no lo usa, las palabras se mueren o no nacen.

    Véase también el estúpido intento del Emperador Cómodo para cambiar el nombre a la Ciudad Eterna (quiso que Roma se llamase… Cómoda), o el descerebrado intento de los revolucionarios franceses para cambiarle el nombre a los meses del año (“pluvioso, ventoso, germinal…“), cambiándolos incluso de fecha (no empezaban el uno de enero). Progresismo mal entendido (en el caso de Cómodo, megalomanía de uno, en el resto, megalomanía de más gente junta… nunca la suficiente).

    Pues eso. No niego que haya desigualdades, ni me opongo a que se hagan cosas para remediarla. Pero según qué cosas. Mis plurales que engloban masculinos y femeninos, que no me los toquen. Y no por ser hombre, sino porque soy de Cádi, donde la economía del lenguaje impera.

    Los gallos y gallinas, no los gallos y las gallinas.

    ¿Estamos todos de acuerdo?

    (Y no todos y todas).

  34. Princesa Says:

    Estamos todos de acuerdo. Por lo menos yo. Que gasto de energia inutil tener que decir en las reuniones de padres de la escuela “Queridos padres y queridas madres” o decir en los mitines politicos “companeros y companeras”. Vaya, no cambia nada… Un amigo, muy quemado el por una ex-novia feminista a ultranza (de estas que SI consideran importante lo del lenguaje “sexista”) ya despues lo tomaba a broma y al empezar un chiste, en vez de decir: “resulta que entran dos putas a un bar…”, decia “resulta que entran dos trabajadoras del sexo explotadas por un vil proxeneta…” o algo asi. Con lo cual nos reiamos de lo que decia, pero no del chiste, que se alargaba infinitamente en pro del aburrimiento general…
    Pretender que se es “menos sexista” porque en un titulo diga “ingeniera”, “doctora” o “arquitecta”, cuando la mujer sigue cobrando un 11% menos (de media) que el hombre por hacer el mismo trabajo me parece estar apuntando en la direccion equivocada. Tal como decia Microalgo en su argumentacion, lo justo es que, por un mismo trabajo las personas cobren igual independientemente de si son hombres o mujeres, o de si lo llevan a cabo en el centro de la ciudad o en las afueras (o los afueros… No ven que es una bobada?).

  35. laluli Says:

    Yo creia que este comentario iba sobre la discriminacion positiva y no sobre el lenguaje politicamente correcto! (cosa con la que estoy en total acuerdo con vosotros). Pero como decia Ruth una discriminacion positiva conlleva otra negativa detras. Pues si (acentuado, que estos teclados franceses no tienen acentos), esa discriminacion negativa existe desde hace siglos y va en contra de las mujeres.

  36. laluli Says:

    Porque nadie se pregunta si los ministros hombres estan ahi por cubrir la cuota. No hay en España doce mujeres (no sé si siguen siendo 12) capaces de ser ministras. Si todas fueran mujeres todos dirian que estan ahi por serlo. Cuando todos eran hombres, a que nadie se hacia la misma pregunta?
    Seguimos estando en una sociedad machista, y la culpa la tenemos todos.

  37. NáN Says:

    Estoy con Laluli al 101% (también en lo del lenguaje, que irá cambiando: por ejemplo, cuando hay posibilidad de masculino y femenino para el plural, soy partidario de usar el del mayor porcentaje (“¿bajamos a comer todas?”, les preguntoa las compañeras con las que como), pero no con usar el masculino y el femenino).

    Pero sobre todo estoy con ella en que cuando la vida ha creado una discriminación negativa, hay que contrarrestarla temporalmente con una positiva. En las acciones de Estado, siempre se crean injusticias y tonterías, claro que sí, pero si no existieran esas discriminaciones, el cambio sería mucho más largo.

    Muchas mujeres inteligentes y capaces tendrán más posibilidades de ejercer un trabajo digno si una ley o reglamento “favorece” su acceso al trabajo. Porque si no, como pasaba en mi empresa, dirigida por machistas y derechistas, todos los jefes serían hombres. Se les dijo que se les iba a denunciar y ahora hay dos departamentos dirigidos por dos mujeres estupendas.

  38. Antígona Says:

    Microalgo, primera vez que me paso por aquí y me encuentro con este tema que tanto me interesa.

    Estoy totalmente de acuerdo con usted, y mire que hay quien por ahí me llama la Robespierre del machismo sin que le falten razones para ello. Porque sigo pensando que la igualdad de la mujer con respecto al hombre es un horizonte aún lejano por el que hay que seguir combatiendo día a día.

    Ahora, desde esa misma reivindicación y voluntad de lucha por la igualdad, comparto plenamente su opinión acerca de que las medidas de discriminación positiva no son más que medidas paternalistas, y, en este sentido, ofensivas para cualquier mujer plenamente consciente de que sus capacidades intelectuales o profesionales no dependen de su sexo y son potencialmente idénticas a las de cualquier hombre. Medidas que no sólo no resuelven el problema, sino que incluso estoy convencida de que lo agravan.

    No, las medidas tienen que ser otras y hay que empezar, además, por la base. De poco sirve que tengamos tantas ministras -sí, queda muy bonito para decir que somos un país muy progresista- si no se combate más inteligentemente y con más contundencia la discriminación laboral en fábricas de ambientes rurales. De poco sirven las leyes si las niñas no son educadas en sus casas como lo son los niños. Si se sigue fomentando, desde esas mismas leyes, la imagen de la mujer como un ser débil al que hay que ayudar.

    ¿Por qué no se obliga, por ejemplo, a los padres, a tomarse tanto tiempo de permiso de paternidad como a las madres? ¿No se zanjaría así automáticamente la discriminación laboral de las mujeres en edad fértil?

    Los prejuicios machistas, que abonan, dada nuestra tradición histórica -y no puede ser de otra manera- tanto las conciencias de hombres como de mujeres, nos hacen daño a todos, hombres y mujeres. Son castrantes para ambos al asignarnos roles que excluyen posibilidades que deberían estar al alcance de todos los individuos. Pero su erradicación jamás pasará por una guerra de sexos, que es, a mi entender, a lo que están conduciendo ciertas reivindicaciones feministas de la diferencia y sus consecuencias legales.

    Hay que pararse a pensar realmente a pensar lo que significa igualdad. Y la igualdad debe ser concebida entre personas, entre individuos, con independencia de lo que tengan entre las piernas.

    Un saludo

  39. Microalgo Says:

    Alto y claro, Antígona. Gracias por su visita.

    Y al resto de la peña por el comentario.

    Nán, te echamos de menos. Ya pondremos remedio.

  40. Mayte Says:

    Microalgo, le encuentro por casualidad y me alegro enormemente. Hace poco escribí en mi blog algo relativo a este mismo tema, las penosas “políticas” de igualdad que lejos de mostrar respeto y valorar a las mujeres nos denigran considerándonos ese sexo debil que precisa del macho (o de la ley) para su protección.

    Me gustó leerle, lo haré regularmente.

    Un saludo,
    Mayte

  41. laluli Says:

    Lo de la biblioteca de mujeres es una solemne tonteria. Para mi eso no es discriminacion positiva, por ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: