A otro perro

Las palabras grandes se gastan más deprisa que las pequeñas (Horacio Vázquez-Rial: El soldado de porcelana).


Paz y amor, y si no lo mandas a doce
personas una cabra te morderá en las
gónadas y acabarás tus días entre gemidos.



Vale que últimamente estoy un pelín cabroncete. Encabronadate, más bien. Perro.

Pero es que me lo ponen a huevo. Algunos amigos no hacen más que mandarme ficheros adjuntos con hermosísimas presentaciones llenas de atardeceres y frases trascendentes, para ayudarte a ser más feliz que un piojo sobre un mamut. Algunas de las últimas que me han llegado (las hay falsamente atribuidas a escritores que se acordarán de la única madre y todos los padres de quien las ha soltado, porque tienen un montón de errores gramaticales, ortográficos y de estilo) han terminado por sacarme de quicio. Hago un extracto y las vemos despacito:

***
***

Escucha más a tu intuición que a tu razón. Las palabras forjan la realidad pero no la son.

Y una mierda. Para empezar, ¿qué es eso de que las palabras forjan la realidad? La realidad ES (de ahí su nombre) y las palabras tratan de describirla. Que lo consigan o no, ya es otra cosa. Hay opiniones y en ese campo ya no estoy tan seguro de llevarlas todas conmigo. Yo creo que sí, que se puede describir mucho (al menos) de la realidad. Pero no estoy tan seguro. La Dama Reb cree que no. Puede que lleve razón. Pero eso es otro debate.

Y bueno: las intuiciones SE EQUIVOCAN MUCHO MÁS que los razonamientos. Hay una base lógica en los razonamientos, una causa y un efecto, una concatenación temporal. Que yo sea tonto y no sepa calcularlos bien no quiere decir que el método del razonamiento (en sí) sea erróneo. Ahora bien, las corazonadas fallan más que una escopeta de caña. Es sólo que tendemos a olvidar las que no se cumplen y a recordar las que sí. Chulos, que somos.

Y se dice “no lo son”. Inculto. Berzotas. Analfabeto.

Vive este día como si fuera el último.

Otra carajotada. De momento, si hoy fuera mi último día, no dormiría. ¿Ni mañana? ¿Ni pasado? ¿Ni el otro? ¿Vendría a trabajar? ¿No le pegaría un beso en los morros a esa ricura? (desengáñense, decepciónense: lo haría). ¿Me preocuparía por estar bajo cero en la cuenta del banco desde el día diez (sí, ha sido un mes un tanto chungo en ese campo)? Nada, viva la Pepa.

Por supuesto que hoy podría ser mi último día. Y el tuyo. Pero eso es algo improbable (cada día que pase será menos improbable, vale, pero a lo bestia, si uno vive ochenta años, la probabilidad de cascarla cada uno de ellos es del 0,0034 %) y ello no nos faculta para mandar a paseo un modo de vida que permite, también, vivir a los demás más a gusto a nuestro lado.

Hoy mismo deja de criticar tu cuerpo. Aceptalo tal cual es sin preocuparte de la mirada ajena. No te aman porque eres bella. Eres bella porque te aman.

Les juro que esta frase venía así. Resulta que yo soy bella porque me aman. Qué chachi. Qué argentino, eso de “aceptalo”, así, sin tilde. Y si no me gusta algo de mí y quiero cambiarlo, ¿a ti qué coño te importa? Y si quiero criticar mi cuerpo, lo hago, que para eso es mío. Y si quiero que me preocupe la mirada ajena, pues es cosa mía también. ¿Y por qué piensas que soy una mujer? ¿Y por qué diriges este tipo de frases sólo a las mujeres?

¿Qué eres, tonta?

¿O eres tonto?

Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Sé siempre tú mismo.

Ni de puta coña. El pan ha subido tanto últimamente porque estoy lenguaraz y metepatas. Mentir es una cosa. Callarse lo que uno piensa otra, y no sólo puede ser un ejercicio sano, sino además muy elegante. Es uno de los componentes de lo que viene a denominarse discreción (cosa de la que no soy un maestro, que digamos).

Con un viejo amigo (so long, old gal) tenía una discusión constante. En mi opinión, un asesino es quien mata a alguien, no quien piensa o incluso desea matar a alguien. De ese modo, hay una ruptura entre nuestro pensamiento y nuestra acción, y así debe ser. Uno mismo, la profundidad de tu carácter, puede ser de un modo, y uno puede modificar eso con arreglo a la propia decisión de, aun siendo en el fondo un humano ruin, cobarde, vengativo, agresivo y malvado, comportarse como un bendito. Más mérito tiene, a mis ojos, que quien no tiene esos instintos.

Así que dejad que Jack el Destripador sea él mismo y que esté en armonía con su naturaleza, y que se encuentre en una esquina oscura con el autor de esa frase.

Por cada mujer cansada de aparentar debilidad, hay un hombre cansado de parecer fuerte.

¿Los has contado? Mira por dónde. Paridad. Qué maravilla.

Agradezco no ser una de las ruedas del poder, sino una de las criaturas que son aplastadas por ellas.

De nada. Que te cunda. Échate Reflex.

No es feliz el que hace lo que quiere, sino el que quiere lo que hace.

Escupe el tripi. Te está sentando mal.

Recuerda que, a veces, no conseguir lo que deseas es un maravilloso golpe de suerte.

Y tu puñetera madre, ¿qué? ¿bien? Me alegro tanto…

Para los hombres, aceptar es dar. Para las mujeres, dar es recibir.

Pues ésta, queridos filohindúes, es de Tagore. Tal vez por este pensamiento hay más boxeadores que boxeadoras… Pero, de todas maneras, Tagore debió decir esto en un momento bastante etílico, porque yo como que no me entero mucho. O será que mi tantra no está en sintonía con la madre tierra, vaya Usted a saber.

Recuerda que a veces el silencio es la mejor respuesta.

¡Eh! ¡El otro filósofo me ha dicho que no me calle nada! ¿En qué quedamos?

Ama y cocina con absoluto derroche.

Vale. Yo las tostaditas y tú el caviar. Verás qué bien. Trae como dos kilos. Te amo.

Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando

Coño, qué miedo… a mí me dejas, ¿vale?

***
***

Lo más divertido es que te amenazan con desgracias sin cuento si no reenvías estos mensajes a varias personas, e incluso (!!) dependiendo del número de destinatarios puedes pasar de ganar una primitiva y que se te restrieguen contra el cuerpo Jennifer Connelly por un lado y Rachel Weisz por el otro a que te hagan socio del Jerez Club Deportivo y que te coma la boca un manatí con halitosis.

Y así. Estoy muy perro, como digo. Demasiado para tragarme esos huesos. A otro perro con ellos. Gracias.

Anuncios

20 comentarios to “A otro perro”

  1. Rímini Says:

    Cojonudo, Micro. Ya sabe que le apoyo en la cruzada contra la estupidez in-humana. Nadie lo sabría expresar con tanta gracia, ezo zín.

    En cuanto a las atribuciones falsas a escritores, leí el otro día en “moleskine literario” una graciosa noticia según la cual María Kodama, en un homenaje a Borges que se estaba celebrando en noséqué capital de provincias de Argentina, se levantó a echar una bronca a la “lúcida presentadora de turno” (probablemente una política inculta del partido en el poder, de esas que se extrañan en voz alta y a micrófono abierto de la gran afluencia de público a los actos culturales, ya saben…) por empezar a citar en nombre del escritor una cursi retahíla que circula por internet (¿la habéis leído? Algo así como la vida al revés, morir en el vientre de la madre y todo el azúcar caramelizado..) y que nunca jamás habría escrito Borges.

    En fin.

  2. NáN Says:

    Ooootiah! ¡Huyamos! La “autoayuda”. Los escritores de tarjetas, que decía Brodkey (¡Oh Harold!). El calendario del Sagrado Corazón de Jesús hecho por gentes de buenas intrenciones y mirada hermosa.

    Venga, pues ya que estamos en vena, y que usted y yo somos unos hombretones, la frase del odiado abuelo de un amigo mío, pero aunque fuera un cabroncete, la intención de la frase es buena: Comer mucho, cagar fuerte y enseñarle los cojones a la muerte.

    Dejo a su delicadeza la posibilidad de borrar el comentario un tan escatológico. Don Micro, amigote. (por cierto, estoy arrejuntándole libros).

  3. Microalgo Says:

    Sí, también se la han atribuido a Quino.

    Ahora me toca a mí:

    Como dijo Kierkegaard (heptálogo para un camino de vida):

    – Hazte el disimulado en un campo de minas.

    – Cada vez que muere una margarita, en algún mar lejano renace un cangrejo con pelos. Pelos negros. Muchos. Muy negros, los pelos.

    – No digas, no hagas, no fumigues… ¡no jodas!

    – Cuando los ángeles tocan la flauta es que ya no quedan capricornios cerca (Huy, ésta. ¿De dónde puñetas me habrá venido ésta ahora?).

    – Es verdad que el amor subyuga, pero hay que ver qué veranito el del dos mil cinco (los estudiosos no se explican la prospectiva que tenía Kierkegaard para los veranitos futuros).

    – No gastes todo el dinero que tienes, sobre todo en gominolas.

    y

    – Hazle siempre caso a tu padre cuando te llama gilipollas.

    Si no reenvías esto a cien personas, la próxima vez que trepes al Himalaya se te gangrenarán los pulgares y jamás te tocará un reintegro del número de los ciegos. Tu novia te dejará por un sexador de amapolas y aparecerás en los listados virtuales de las congregaciones mormonas. Mas, si lo envías… oh, si lo envías. La gracia brotará a tu paso como en los géisers de Yellowstone y el amor será siemrpe tu seña. Encontrarás la felicidad y le pondrán tu nombre a un disco de New Age

    Y total, son las ocho y pico y llevo todo el día aquí metido, contando putas microalgas, verdes y diminutas. Me voy con Margherita y Zoe a ponerme hasta las trancas de chuletitas de cordero. Y mañana será otro día (si es que este no era el último).

    Un abrazo, Rímini.

  4. Microalgo Says:

    Ni de coña borro yo ese comentario. Lo secundo, más bien. Cuando he contestado a Rímini aún no había leído el suyo…

    Oh, Harold.

    Y se tiró a la Monroe, el Harold. Qué envidia, por dios. Tch. Se puede uno medio morir a gusto.

  5. ETDN Says:

    jajaja, sí las cadenitas esas son odiosas, y mal escritas,además.

    me ha dejao muerta la de “agradezco ser una criatura aplastada por las ruedas del poder”. Tremendo.

    le doy la razón, pero no se acostumbre

    besazo

  6. carrascus Says:

    A ver, D. Micro… la culpa es solo suya por abrir los archivos adjuntos que le envían al correo… no me extraña que últimamente ande tan encabronado.

    Haga como yo… sea un hombre feliz que tira a la papelera las presentaciones sin perder tiempo en abrirlas.

  7. Margherita Dolcevita Says:

    Si no lees mi comentario siete veces en orden descendente y viceversamente, te quedarás calvo. Ya verás como te veo luego y te has quedado calvo porque no has hecho lo que te he dicho.

    De cualquier manera piensa que es mejor presentir el presentimiento del futuro que dilucidar presentemente el presente porque el sol no tiene principio ni fin en la belleza intrínseca de tu cuerpo que es amado.

  8. Microalgo Says:

    Po claro, Margherita. Eso es lo que me digo yo todas las mañanas, pero luego voy y con el primer cafelito se me olvida, cual promesa electoral gubernamental, y ya la tenemos liada.

    Carrascus: al menos me ha dado para un post…

    ETDN: La de “la rueda del poder que estruja a la peña y yo que lo agradezco”… también era de Tagore. Véala, junto con algunas otras de las comentadas, aquí.

    Trataré de no acostumbrarme… y bueno, ayúdeme. Disienta en la próxima.

    ¡Besotes!

  9. Microalgo Says:

    Por cierto y ya que lo nombra Rímini: Moleskine Literario es un blog sobre literatura, escrito por un peruano. Pueden echarle un ojillo acá.

  10. jlambrosio Says:

    Ya, ya, pero al final tanta tontería no es capaz de dar una respuesta coherente a la pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez en la vida y que Zappa supo formular desde lo más hondo del garaje de Joe:
    ¿Por qué me duele al mear?

  11. ergorrión Says:

    Estoy con usté don micro. Y tengo que decir que me gusta así encabronado.

  12. Teodoro Says:

    Estoy con don carrascus en que es culpa suya y solo suya, y aunque el post esté bueno, no vale el berrinche!

    Pero ya que muestra los colmillos, acabe la faena y no lo haga solo en sentido figurado!… Qué rarísima que es la gente che, pero créame: Una vez leí en un libro que a algunas chicas les gusta que les muerdan en el cuello, y quién sabe si una de estas lokas le esté observando…

  13. H. Lecter Says:

    A mí me encanta, en un ejercicio que no puedo calificar sino de sadomasoquismo, sufrir leyéndolas y disfrutar borrándolas, violando cuantas más amenazas mejor. Hay algunas geniales que te invitan a comprobar cuanta gente te quiere mediante el simple recuento de las respuestas devueltas. Si quieres a alguien, no le envíes bazofia. Y si la respuesta no es un aviso a la policía para comprobar que no te haya abducido una secta destructiva, es que no te quieren nada. ¡Ahhhhsss, no veo el día en que, con la Navidad cerca, llueva como lágrimas de las que no dejan ver el sol una plétora de pamemas borrables!

  14. Microalgo Says:

    Espero que estas chicas a las que les gustan los bocaos en la guyulá no den con Lecter. Es que se pone a de mordé y a de mordé y no para.

    El tío.

    Ambrosio, sólo hay respuestas médicas a su pregunta. Consulte con su urólogo habitual…

  15. La mujer tirita Says:

    “Ama y cocina con absoluto derroche”… esta frase la dijo La Gallina Blanca, así con sus plumillas y todo…

    ¡¡Ains!! ¡¡qué risa!! Pero ¿por qué los lees? yo ni los abro…

  16. Sérilan Says:

    Hombre Micro, con sus fallos y todo lo que sí parece es que a todas esas frases les pusieron voluntad y eso ya es algo, otra cosa es que sean acertadas o no.
    De todas formas esto de los correos no deja de ser curioso, parece que hay mucha gente que ha encontrado haciendolos donde ocupar su tiempo, otros se sirven del tirachinas o de una buena lectura.
    En fin, que no solo a usted le invaden, yo últimamente anda escasa de tiempo para ponerme a razonar tanto “pensamiento filosófico” como me llega.

  17. Microalgo Says:

    Gracias por su visita por acá, Tirita. Por cierto, si alqguien quiere partirse el pecho con sus dos últimos posts (de antología), el link para meterse en el blog de esta Wendy Querida Luz de mi Vida es éste. En estos días de pesos en el alma cuando lo que queremos son besos en el alma, leer textos como ése es como encontrarse una Guiness helada a las dos de la tarde en el centro del desierto del Kalahari. Gracias otra vez, Tiri.

    No negamos la voluntad con que se hicieron esas frases, Sérilan, pero deberían advertir que fueron escritas bajo los efectos de los psicotrópicos, para saber uno a qué atenerse. Algunos post escritos en un blog conocido y admirado se agrupaban dentro de la categoría “no le puedo asegurar que estuviese sobria”. ¿Ve qué fácil?

    Y bueno, tiene razón. Mejor un correo que una pedrada.

    Un abrazo enorme, que le dé dos vueltas, Séri.

  18. reb Says:

    Lo que usted pone en mi boca no es cierto del todo… (¡¡yo también creo que las palabras sirven para describir la realidad!!)
    A mí tampoco me gustan ese tipo de mensajes… aunque a veces me hacen gracia, el que usted ha citado no me parece el peor… Respecto a lo de decir todo lo que se siente no está mal si se acepta que la sinceridad no es unilateral y que si tú dices lo que sientes, el que te eschucha también tiene derecho a decirlo… Pero ya estoy escribiendo sandeces laístas como las que usted tanto critica…

  19. Microalgo Says:

    A lo que me refería, Reb, era a ese debate sobre Wittgestein (en realidad, Usted decía que los límites de su mente no son los del su lenguaje, si no recuerdo mal). No es lo mismo, es cierto.

    Y lo de decir todo lo que se siente, así me luce el pelo, de modo que hablo desde la experiencia directa. David Hume y sus mariachis and the Wailers. Y derecho a hablar, tenemos todos. Pero luego también tenemos el deber de asumir y sufrir las consecuencias de lo que decimos (y hablo por mí, ¿eh?).

    Me reitero en que, al menos para mí, callarme debe ser un sano ejercicio a practicar. En alguna otra ocasión.

  20. estnoM Says:

    ¿Hay alguno que recomiende algo para el dolor de barriga de tanto reirse leyéndote?
    Joder, que bueno!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: