¿Quién ha dicho eso?

– Ahora conoces el dolor. Esto es lo que él sentía por ti.
– Lo amo – gimió Ettarde.
– No dejarás de amarlo mientras vivas – dijo Nyneve -. Y morirás con tu amor no correspondido, una muerte hueca y baldía. Ahora vete, aquí no tienes nada que hacer. Ve a tu muerte polvorienta. – Luego Nyneve volvió junto a Pelleas y le dijo -: Levántate y reinicia tu vida. Encontrarás tu verdadero amor y ella te encontrará a ti.
– He consumido mi capacidad de amar – dijo él -. Eso ha terminado.
– No es así – dijo Nyneve del Lago -. Toma mi mano. Yo te ayudaré a encontrar tu amor.
– ¿Te quedarás conmigo hasta que eso suceda? – preguntó él.
– Sí. Prometo quedarme contigo hasta que encuentres a tu amor.

Y vivieron juntos y dichosos el resto de sus días.

(John Steinbeck: Los hechos del Rey Arturo y sus nobles caballeros).


(Hoy la cita de inicio no tiene
nada que ver con el texto… pero
¿qué quieren? A mí me encanta
ese pasaje de Pelleas y Nyneve).



¿Quién ha dicho estas cosas?

Me parece que yo, en alguna que otra ocasión. No llegan a la categoría de aforismos, me temo. Con lo que me gustan a mí los aforismos (como dice Rímini). Pero bueno. Ahí van:

– No te fíes de un hombre precedido por su mandíbula.

– Sería tu paño de lágrimas sólo por quedarme con un poco de tu aroma. Pero es que luego vas y me exprimes, cabrona. Que te den.

– El amor propio y el propio amor son frecuentemente incompatibles. Mondo cane.

– La gravedad hace todo el trabajo burdo. Sólo de Usted depende caer con garbo.

– Se confunde por lo general el mal carácter con el carácter y el buen carácter con no tenerlo (craso error).

– No me confunda Usted con un angelito, mi Dama. Hay grandes diferencias… sobre todo, en cuanto al sexo.

– ¿Por qué te incomoda que te trate como a una reina? ¿No te sería más fácil tratarme a mí como un rey?

– Cada vez que se me ha escapado alguna vez el decir que siempre le he sido fiel a mi pareja, había alguien delante que se molestaba. Tal vez sea una buena manera de reconocer a los que no lo han sido, no sé.

– Si Dios existe, que venga Dios y lo vea.

– Que dos personas se quieran podrá ser la más fascinante de las coincidencias, no lo niego… pero, desde luego, es mucho más frecuente que una escalera de color al as.

– La falta de mala intención hace que todo se pueda disculpar. Pero no hay nada peor que un maledicente estúpido. Es una combinación letal.

– La vida es como una competición de salto de altura: lo último es un nulo. Se trata sólo de ver hasta dónde eres capaz de saltar.

– El islam tiene todos los defectos del cristianismo y, además, más mala leche. Que ya es tener.

– Sé que no querías hacerme daño. Pero te ha salido fatal el intento, guapa.

– Tus amigos de verdad ni te sobrevaloran ni te infravaloran. Te valoran en tu justa medida. Y a pesar de eso, te aprecian. ¿No es para quererlos, coño?

– Hay un punto dos dedos por debajo del ombligo de una mujer que es el único altar que yo reconozco.

– No hay distancia en el universo para alejarse lo suficiente de un fanático, de una mujer despechada o de un envidioso que te quiere hacer la puñeta.

– Un amigo es aquél frente al que puedes decir cualquier tontería sin el temor de que lo dicho se pueda a volver en tu contra.

– Para reconocer si amas o no a una persona sólo hay un baremo: las tripas.

-La curiosidad es un argumento como otro cualquiera (a veces mejor que otro cualquiera) en contra del suicidio.

– Aún no comprendo por qué una virtud cabrea a los que no la tienen.

-El deseo es un sentimiento que, mal colocado, es la mar de chungo y, haciendo honor a su fama, acaba jodiéndolo todo.

– Tendría que aprender a callarme alguna vez. Aunque sólo fuera una.

(Por ejemplo, ahora).

Anuncios

19 comentarios to “¿Quién ha dicho eso?”

  1. Ignacio Says:

    sta seguramente pueda ser incluida dentro de las anteriores (Quizá ya lo esté, no me he detenido a leerlas todas) “Cuidado! que algunos guiñan el ojo sólo para poder apuntar mejor” Ahora sí pienso ir a dormir con la grata satisfacción del deber cumplido

    l tema es que me vino al pelo porque no recuerdo el nombre del autor de la frase, si sé que la leí en un almanaque que decoró aquella infame pared de la que supo ser mi habitación en aquella época en que uno todavía podía gozar del tiempo necesario para memorizar tranquilamente trescientassesentaycinco (en letras parece más) citas de las cuales, y con suerte, recuerde digamos treinta.. (Han pasado varios años, mucho alcohol, algo de drogas, y un poquito de sexo O al revés) o malo es que recuerdo las citas por un lado y a los autores por el otro, es muy probable que le erre entonces y cite equivocadamente, digamos, a Alejandro de Macedonia, o porqué no a su padre el gran Filipo cantar “Perón, evita, la patria socialista” laro está que la anterior, no estaba incluida dentro de las frases del almanaque, pero dada esta rememoración he de admitir que fue exagerado de mi parte (de quién sino) manifestar recordar treinta de aquellas citas cuando a todas vistas no recuerdo sino una de ellas y es, presumiblemente, la que decora esta divagación

  2. ergorrion Says:

    Comparar el islam con el cristianismo para decir que una de las dos religiones es mejor, no sé yo. En cualquier caso el islam obliga a lavarse los cojones todos los días, lo cual lo hace a uno un borrego de cojones limpios.

    Ahn y yo diría más bien que el deseo es sindicalista, necesita mejoras laborales y por eso se manifiesta. Y si no lo dejas manifestarse pos pasa lo que dices arriba.

    Soy republicano, así que lo de los príncipes azules, reinas y reis (jeje) pal diez minutos.

    Gracias por todas esas palabras que hacen reflexionar con una sonrisa.

  3. Margherita Dolcevita Says:

    psch, eso es como tó, no se puede generalizar.

  4. NáN Says:

    Ni siquiera lo de “no se puede generalizar” se puede generalizar.

  5. Microalgo Says:

    “No se puede generalizar fuera del metalenguaje”

    Y yásta con las sofismiteces, que sois unos liantes.

  6. Loida Says:

    Hay algunas dignas de enmarcar! Tremendo Micro.
    Besotes violeta

  7. mega Says:

    Hola, micro:
    Me han gustado, sobre todo, estas dos:
    – Se confunde por lo general el mal carácter con el carácter y el buen carácter con no tenerlo (craso error).
    -El deseo es un sentimiento que, mal colocado, es la mar de chungo y, haciendo honor a su fama, acaba jodiéndolo todo.

    Veo que pones muchas sobre la amistad.
    Saludos cordiales,

  8. Francisco Sianes Says:

    No tiene ningún mérito escribir con brevedad y precisión cuando se posee talento; ser capaz de escribir compulsivamente cuando no se tiene nada que decir: ¡eso sí que es digno de admiración!

    Elija.

    Un saludo.

  9. ETDN Says:

    Gracias por poner un poquito de humor, sabiduría y salero en nuestros días (en mi caso son noches). Con tu permiso, me guardo en el disco duro (en el físico del ordenata y en mi memoria) estas dos:

    – La gravedad hace todo el trabajo burdo. Sólo de Usted depende caer con garbo.

    – Se confunde por lo general el mal carácter con el carácter y el buen carácter con no tenerlo (craso error).

    besazo y abrazote. Mi vela sigue encendida ;)

  10. Microalgo Says:

    Gracias, ETDN. Ayer me agradecieron la vela en su blog por correo electrónico.

    La primera de las frases que elige Usted viene de un comentario que hice en el blog de Lenisio Dimas (Raramente Tengo Ideas). La otra la suelo decir porque sufro esa confusión en mis carnes con frecuencia, y me cabrea un poco.

    En ésa coincide Usted con Mega. La otra que comenta, Mega, está extraída… de circunstancias personales últimamente demasiado frecuentes. Tch.

    Un saludo, Maese Sianes. No sé qué viento ha hecho que recale Usted por acá, pero sea siempre bienvenido. Hay un personaje que me encanta de una novela de ciencia ficción (en realidad es como si fueran dos tomos: Hyperión y La caída de Hyperión… no se lean la tercera parte, que es una caca). Este personaje es un rey triste. El Triste Rey Billy. Es un rey que reconoce el talento sin tenerlo. Algo así me ocurre a mí.

    Gracias por su visita. Le echaré un ojo a sus dos blogs.

    Y un placer verla de nuevo por acá, Loida Violeta. He respondido a su comentario en el otro post. Un abrazote!

  11. Sérilan Says:

    Jajajajajajaja…sobervias frases. Y que acertadas dios mio.
    Te quiero Micro

  12. Microalgo Says:

    Un besazo enorme, Séri!

    Cuídeseme!

  13. Anaxágoras Says:

    De verdad que es estupenda la cita de inicio, querido microalgo (como lo he empezado recientemente, aún no he llegado hasta ella, pero ciertamente me está gustando lo que llevo).

    Rayos, tengo que dejarlo.

  14. Microalgo Says:

    Ni de coña. Acábelo.

    Un abrazo, Mano Anaxágoras.

  15. Anaxágoras Says:

    Decía que tenía que dejar el post, que me reclamaban mis alumnos, lo de dejarlo, ya sabes, sólo hay dos libros que he dejado (unos cuantos los tengo sin terminar, pero ya caerán).

    Otro abrazo, aunque no “soberbio” (ni siquiera “so serbio”), ni tampoco digno de “reyes”. El que tenga orejas, que transcriba a impulsos eléctricos neuronales las diferencias de presión locales de la atmósfera.

  16. Inés Says:

    No voy a destacar un par porque creo que todas son aplicables, según el momento y la persona.

    Pero… “Hay un punto dos dedos por debajo del ombligo de una mujer que es el único altar que yo reconozco.”

    Yo no sé si es mi anatomía o qué, pero como los dedos no los pongas a lo largo, lo único que encuentras es tripa…

    [Y no es la primera referencia al asunto, como podrá comprobar cualquiera que se pegue la panzá a leer que llevo yo]

  17. Microalgo Says:

    No está mal calculado, Inés. No estaba hablando de sexo. Dos dedos por debajo del ombligo (dos o cuatro: por ahí) hay un punto en el vientre de la mujer (no de las mujeres, no de cualquier mujer… digo el vientre de LA mujer) que es, en serio, el único altar que reconozco. Lo otro es una delicia, pero no tiene esa carga mística.

    Pero cuidado: no me idealice, que soy un humano. Y mortal, como consecuencia.

  18. Inés Says:

    Mmmm, mi necesidad de una ducha fría me ha jugado una mala pasada.

  19. Microalgo Says:

    En fin. Me encanta la cita del inicio, a todo esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: