Contradicciones

Pero achacarle a Sam sus contradicciones viene a ser como afearle a un cangrejo sus andares (Felipe Benítez Reyes: Mercado de Espejismos).


Nadie verá la luz de estas velas
pero, aún así, yo las enciendo.



Somos seres contradictorios. Todas las personas mínimamente sensibles no pueden menos que serlo. Tal vez los fanáticos absolutos no lo sean.

Pobres de ellos.

Hoy va a ser un día un poco duro para ciertas personas a quienes quiero mucho. Se juegan cosas importantes. La vida, por ejemplo.

No creo en Dios ni en casi nada, y no tengo a mano a esas personas para darles un abrazo.

A una de ellas no podría, en ningún caso: está deliberadamente inmunodeprimida y mi presencia le podría pasar una simpática colección de aviesos microorganismos, de esos que putean a la gente, a diferencia de mis microalgas, cuya inmensísima mayoría son benéficas (contadas especies son venéficas -sí, también se escribe bien con uve, pero significa otra cosa-, pero aún éstas lo son sólo cuando se reúnen en mareas rojas y alguien se las come… las pobres, qué culpita tendrán, en verdad) (yo, si me fueran a comer, también me pondría de veneno hasta las trancas).

Así que, atado de pies y manos, sin poder ayudar, sin poder hacer nada…

… enciendo velas.

Como lo oyen. Dentro de un cacharrillo con agua, para que no se me incendie la casa “en caso de” (últimamente no me fío demasiado de mis duendes hogareños). Velas que no va a ver nadie. ¿Qué por qué? Ni puta idea, oigan. Les juro que no lo sé.

Sí sé para qué, que no es lo mismo. Para sentirme mejor. No es lo mismo, pero es igual. Tampoco me aclaro mucho en cuanto a por qué me siento mejor.

En fin, lo dicho: contradicciones.

Y si tienen una vela a mano y me hacen el favor…

Anuncios

25 comentarios to “Contradicciones”

  1. Sérilan Says:

    La tengo a mano…la encenderé, porque intuyo que necesitas esa luz más que nunca, y no me estoy refiriendo a la humilde llamita de esas velas si nó a esa luz imaginaria que con su calor nos ofrece su punto de apoyo para no quebrarnos.
    No te importe que nadie vea esas velas, la interconexión entre lo que eres, lo que deseas y esas otras personas lucirá mucho más fuerte.
    Por tí..por ellos…mi vela arde ya. Un beso

  2. Microalgo Says:

    Gracias Sérilan.

    Eres un cohete comentando posts.

    Un beso enorme.

  3. Akashiwo Says:

    Yo también enciendo velas cuando estoy perdida, porque su luz y suave movimiento me reconfortan, me dan fuerza… y porque de alguna manera me hace creer que hay alguien que también la está viendo en su corazón. Puede que esa sea la razón que mueva a muchas personas a acercarse a los templos para encender velas.

  4. Microalgo Says:

    Pues puede ser, Akashiwo. Gracias por estar por ahí. Un besote.

  5. ETDN Says:

    Desconozco los detalles, pero, como Serilán, intuyo en este post turbulencias íntimas. Y cosas importantes de ti y para ti. Bendita sensibilidad, que tan poco abunda.

    Ánimo para ti y para esas personas de las que hablas.

    Mis velas ya están encendidas.

    Un beso muy fuerte y un abrazo laaargo y fuerte de esos que transmiten calorcito humanoide.

  6. ETDN Says:

    No sabía cómo pegar mi vela aquí, así que la he puesto en mi blog, hasta nueva orden, hasta que no sea necesaria porque todo vuelve a estar en paz y en orden, y bien, como debe ser.

    más besos

  7. Microalgo Says:

    Gracias miles, ETDN. Un besote enormísimo.

  8. ergorrión Says:

    Encender una vela es un ritual, no desde el punto de vista de la costumbre, sino desde el mágico, desde esa raíz honda que une al humano con algo que no se sabe qué (contradicciones), pero que da la impresión que es casi más antiguo que las microalgas y las primeras explosiones. Bueno, da la impresión, tampoco significa que sea cierto.

    Mi vela está encendida, espero que un efecto mariposa haga llegar su calor humilde a dónde estás pensando.

  9. Zen_Tao Says:

    Como no tengo velas físicas que encender imaginaré cientos de velas ficticias a mi alrededor…

  10. Microalgo Says:

    Gracias a ambos, en mi nombre y en el de otros.

  11. pimentondulce Says:

    Hola, llegué aquí a través de los pulgares. Contradicciones aparte, me gusta este sitio. Un saludo

  12. Margherita Dolcevita Says:

    Todo saldrá bien, ya lo verá Don Micro y, pronto, tendremos a las dos por estos lares, aunque a nuestra dama no podamos verla porque es como los caracoles. Pero, así cerquita, se está más tranquilo, ¿verdad?

  13. Microalgo Says:

    Gracias por los buenos deseos, Margehrita. Literalmente, amén.

    Y beinvenida, PimentonDulce. El lugar desde donde llega Usted rebotada la avala como buena amiga. Está Usted en su casa.

    Muy hermoso su último post.

    Al no ser de Blogger no puedo dejarle comentarios. ¿Tiene remedio, eso?

    Un abrazo.

  14. Glomus Says:

    Ya arde enmedio del atlántico la cera que asciende por la mecha. Un poco más de CO2 que compensaré plantando algunos dragos, para nada efímeros, a modo de velas permanentes que apoyen los deseos de Microalgo.
    Abrazos.

  15. Microalgo Says:

    Agradecido también Glomus.

    Hoy saldrá, por cierto, el libro de Mel para allá (con dedicatoria autógrafa).

  16. laluli Says:

    buenas,
    hacia unos dias que no venia por aqui, y aunque un poco tarde yo enciendo la velas que hagan falta.
    besos y animo

  17. carrascus Says:

    Esperemos que la cera que fluye de esas velas encendidas tenga la misma energía vital que la médula necesaria…

    Un abrazo, D. Micro…

  18. Anaxágoras Says:

    Yo también plantaré otro drago (de esas semillas que amablemente Glomus me proporcionó). Va por ella.

    Y ya me enteraré de lo de donar médula, a ver si puedo hacerlo desde aquí.

    Abrazos

  19. Microalgo Says:

    Muchas gracias, Mano.

    Creo que nos vemos esta tarde/noche…

    Besotes!!

  20. Loida Says:

    Y bueno, es que las velas estan solo para los cumpleaños y en momentos en los que se va la luz? Te recomiendo que compres una de naranja y chocolate la sensacion es…uf.. indescriptible.
    Que vivan las contradicciones y el caos.

  21. Microalgo Says:

    De chocolate prefiero el gel de baño, Loida. Hay dos fáciles de encontrar en el mercado: uno de chocolate y menta (Tulipán Negro) y otro del Instituto Español. Este último, sobre todo, uno corre le riesgo de ceder a la tentacion y tragarse medio frasco como si de Nocilla se tratara, con las más que posibles espumosointestinales consecuencias.

    Err… sí. Sibarita, que es uno, en el fondo.

    Rspecto al caos, lamento no estar muy de acuerdo con Usted. No me tira mucho, el caos. Al menos de momento.

  22. posidonia Says:

    La vela la hemos encendido todos los que estamos con esas personas aunque no las conozcamos… una hermosa contradicción más…

  23. Microalgo Says:

    Se agradece, amigo Posidonia. Saludos a su mujer y a la prole. Pero déselos, no es un formalismo.

  24. Teodoro Says:

    Gracias, anfitrión, por esas velitas fuente de energía positiva que es (y siento que seguirá siendo) efectiva. Rezos, pensamientos verdosos, y apretones de mandíbula o puños en señal de “vamos pa’lante” son igualmente válidos. Gracias a todos por ello. Mi hermanita progresa adecuadamente. Abrazos.

  25. Princesa Says:

    Veo que somos varios que solemos encender velas en estas ocasiones. Pensaba que era un poco rara por hacer estas cosas (digamos que mi espiritu cientifico se sentia en CONTRADICCION con mis rituales “magicos”). Me quedo mas tranquila. Mucha suerte para esa chica… que con todas las energias positivas que estas canalizando desde tu blog, seguro le ira bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: