Libertad

Crees que si llamas a la cárcel libertad verdadera, tentarías a algunas personas a entrar en la prisión (Aldous Huxley: Ciego en Gaza).


Vuela, vuela, palomita.
Cuidado con los cables de la luz.



“¡Veinte años, ché!”

Aquel hyppie argentino que me encontré estando de caminata con Anaxágoras, Glomus y algunos más por Cazorla (hará de eso un milenio) hablaba con otro semi-hyppie, esta vez material patrio. El argentino sostenía entre sus manos una caja vacía con paredes de nada, como un ejecutante de tai-chi. Las palmas abiertas y enfrentadas, a cincuenta centímetros de distancia una de otra, separadas por el aire y la luz. La barba rala, los ojos como de haber visto demasiado, fijos en el interior de la caja hecha de viento y ruido de chicharras.

“¡Veinte años! – decía -. ¡Me he pegado veinte años buscando la libertad! Ahora la tengo, ché…

… y te juro que no sé QUÉ CARAJO hacer con ella”.

Anuncios

17 comentarios to “Libertad”

  1. Margherita Dolcevita Says:

    Hay un chico joven que escribe, llamado Galeano (y que vuelve a Cádiz e iremos a verlo, vive dios), que decía que la búsqueda de la utopía sirve para seguir caminando, pos eso.
    Anda que no me ha quedado bonito ni ná. Si es que…

  2. Microalgo Says:

    Las utopías no tiene por qué caminar hacia la libertad, por otra parte. Realmente, pocas veces lo hacen.

    A mí me encanta una vieja canción de Joan Baptista Humet que decía algo así como

    “Tengo el valor de reconocer
    que no soy mi único dueño:
    pueden mandarme a galeras
    y en casa me esperan
    las trampas de mi mujer…
    … y la sonrisa de mi pequeño”
    .

    ¿Me comprende mejor ahora, Margherita?

  3. Margherita Dolcevita Says:

    Le comprendo siempre, don Micro, aunque no lo crea.

  4. Microalgo Says:

    No crea que no lo creo: la creo.

    En fin, dejémoslo. Yo soy más darwinista.

  5. Flavia Says:

    La libertad: Me recuerda a la que dibuja Quino. TAN pequeña, ¿no? Y además de ser tan pequeña, se contradcie y es también enorme, tanto que lo ocupa todo y a una la confunde y la aturde, fundamentalmente porque ser libre es ser responsable.

  6. Microalgo Says:

    Sin embargo, Dama Flavia, es frecuente oir la expresión “estar atado por sus responsabilidades”…

    En fin. Daría para discutir cervecilla por delante. O paracetamol, en el caso de Margherita (es que está un poco resfriada).

  7. NáN Says:

    Yo es que creo que está la libertad de cuando no se tiene y la libertad de cuando se tiene.
    No hay comparación posible.

  8. Lara Says:

    No hay comparación, Nano, tienes razón.

    Micro, tus guiños geniales.

    Los echaba de menos.

    ¿En qué mundo de los que podemos permitirnos conseguiremos no asfixiar-nos la libertad, cuando la tenemos?

    Un abrazo.

  9. Zen_Tao Says:

    Es mi modesta opinión que el semi hippie se confundía…

    LIBERTAD

    NADA se puede hacer CON ella,

    TODO debe de hacerse EN ella.

    Al final todo depende de una preposición…

  10. En tierra de nadie Says:

    Uff, con post así se corre el riesgo de caer en frases de manual de autoayuda en los comentarios…lo digo porque lo primero que se me ocurre es pensar que tal vez la verdadera libertad o la verdadera felicidad está en el camino, en la búsqueda y no en la meta, pero la paradoja es que nos damos cuenta sólo cuando hemos llegado. O cuando la hemos perdido, que esa es otra. En fin, que me estoy liando.

    jaja, Joan Baptista Humet, qué recuerdos, a mí la que más me gustó siempre fue la de “Hay que vivir”…

    Por cierto, gracias por tu último comentario, me tocó algo en mi corazoncito que se reblandeció un poco. Y tienes razón. No dejo de caminar, ni de asomarme a las esquinas. Pero es que últimamente cada vez que me asomo con un poquito de esperanza me encuentro un portazo.

    en fin, no me hagas caso, es que los días festivos no me sientan bien.

    besazo

  11. Microalgo Says:

    Y trasnocha Usted ante el ordenata, según veo, Dama ETDN…

    Zen-Tao, como buen taoísta-zen (¿?), sabrá que la verdadera libertad debe venir del desapego (bueno, eso es budismo puro y duro). Pero si nada puede herirte, ¿Cómo puedes amar a alguien? ¿No es amar un risego que hay que correr? (pueden citarme la frase).

    Sin embargo, el comentario de Nán (¿cuándo no es jueves?) pone las cosas en su sitio. Yo puedo hablar de la libertad y que se me llene la boca con la dichosa palabra, pero no sé qué es la verdadera falta de ella. No lo he vivido.

    Un gran abrazo para Usted también, Dama Lara. Entre unas cosas y otras no he podido ver a Margherita, de modo que mis ejemplares de los libros que se trajo (espero que no les causaran sobrepeso en el avión, porque traían unos cuántos) aún están con ella. Ya los trincaré, ya. Necesito aprender a leer poesía, que soy muy prósico.

  12. NáN Says:

    Yo me compré una vez un manual de autoayuda, pero a la primera que se me estropeó el coche (era de quinta mano) no conseguí arrancarlo de nuevo. Ya no he vuelto ni a mirar ninguno.

    Lo veo especialmente activo hoy, Don Micro, para un festivo… hasta que me he dado cuenta de que los únicos que paseamos al sol somos los madrileños.

    Bueno, ya debe estar a punto de echarles doble ración de cocidito a las algas… ¡y hasta el lunes!

  13. ergorrión Says:

    Pues me da a mi que conozco algunos que pueden abrir casi cualquier puerta y se sienten atrapados, y aun par casi esclavos, bueno…, esclavos con sus amos y sus obligaciones que casi no le dejan sitio para descansar (me refiero a dormir), y nunca pensaron que no fueran libres.

    Aunque tengo que decir que a mí a veces se me olvida que la libertá depende de mi.

  14. Lola Says:

    Yo creo que si tuviéramos libertad apra hacer cualquier cosa, el mundo sería muy aburrdio. Y si esa libertad fuera para todos, entonces sería un tanto inhabitable (“tengo libertad para estar de pie en esta baldosa” … “¡yo también!”) :D

    Saludos desde la capital del imperio, señor micro!

  15. carrascus Says:

    Pues con la libertad, tenemos libertad para hacer con la libertad lo que queramos hacer… me s’entiende? jó…

  16. Zen_Tao Says:

    Ya que gozamos de libertad me tomo la libertad de contarte micro un chistecito que mesá currío:

    ¿Se puede decir que unas semíticas transexuales de gran catadura moral son, hablando en plata, unas buenas judías con chorizo?

  17. Margherita Dolcevita Says:

    Es como cuando usted decía, Don Micro, que no tenemos motivos para quejarnos porque lo tenemos todo, pero, si nos quejamos es que algo nos falta, ¿no cree? Adolezco de grandes ansias de libertad porque tengo libertad, menos para lo que no la tengo y sí GRITO que la quiero y siempre hay gente que te da la mano.
    Me perdonará usted la verborrea a estas horas intempestivas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: