Lo más grande y lo más pequeño

Porque esta es la primera regla del mar: nadie es tan grande como para no encontrarse algún día a uno más grande que él (Stefano Benni, La Última Lágrima: Lara).


asterionella3.jpg

Alguiestrellas (Asterionella glacialis).



Yo, de pequeño, siempre quise tener un microcopio. Mis padres me lo compraron cuando tenía muy pocos años. Uno decentito, metálico, simple como los que utilizaba Ramón y Cajal, pero con buena óptica. Mi hermano Anaxágoras, sin embargo, siempre quiso tener un telescopio. También mis padres se lo regalaron, con diez o doce años (no lo ubico bien).

ÉL estudió astrofísica y yo acabé trabajando con microalgas. Eso es vocación temprana, y lo demás pamplinas.

La nieta de la patrona de la pensión en la que estuve cuatro de los cinco años de mi carrera en Granada confundía ambos instrumentos. Su abuela, una anciana señora de negro nacida en Salobreña, le aclaró la diferencia, sacándola de toda duda.

– Un telescopio, niña, es un aparato con lentes que sirve para ver maravillas. Y un microscopio es un aparato con lentes que sirve para ver porquerías.

Pues será, no digo que no.

Pero hete acá que alguien ha realizado el cálculo de cuántas células microalgales están nadando, en un momento dado, en el conjunto de los océanos del mal llamado planeta Tierra. Y se puede encontrar, en la red de redes, el cálculo de cuántas estrellas deben existir en el universo todo.

Parece que en un instante determinado, en los océanos del mundo, existimos como mínimo seis con veinticinco por diez elevado a veinticinco células microalgales nadando alegres y fotosintéticas. Es decir, seis con veinticinco seguido de veinticinco ceros.

Y los cálculos astronómicos más optimistas fijan en siete por diez elevado a veintidós el número máximo de estrellas.

Es decir, que las microalgas somos tres órdenes de magnitud más numerosas que las estrellas.

Chupáos esa, estrellitas DE MIERDA.

Buen fin de semana.

Anuncios

22 comentarios to “Lo más grande y lo más pequeño”

  1. Jerónimo Says:

    Tú si que eres una estrella (de la canción…, o de lo que quieras). O si lo prefieres, un microalgo.

  2. Microalgo Says:

    Microalgo, mejor. Pequeñito.

  3. carrascus Says:

    Po anda que si a mí me dieran un céntimo por cada microalga…

  4. ergorrión Says:

    Yo cuando pequeñito quería ser guardia civil, menos mal que mis padres no me regalaron un tricornio. Estoooo…, ¿lo de ver porquerías de los videoclubs no entra en el apartado de microalgas no? lo digo porque si las llamamos micronalgas tampoco se nota mucho. Ahhh y seguro que tu hermano temina escribiendo un comentario diciendo que la porquería es mas abundante.

  5. Sérilan Says:

    Y no dijo alguien que las estrellas eran infinitas…??

  6. ETDN Says:

    No entiendo de cantidades y me importan poco las medidas. Busco la calidad: me da igual encontrarla en una microalga que en una estrella. Y cada vez me resulta más difícil.

    Por cierto, ¿las estrellas de mar qué son?

  7. david Says:

    Sérilan, también dijo alguien que con una pila de mierda y un tarro podías fabricar personitas. El “alguien dijo” ya no tiene ninguna confianza.

    Microalgo, espectacular remontada de los bichines. Después de eones ganando las estrellas por inmensa goleada, pedazo de remontada que se marcan.

    Como enamorado de las estrellas me queda el consuelo de que una sola de ellas puede deshacer el desempate (y tal vez lo haga en unos cuantos miles de millones de añitos).

  8. Glomus Says:

    Ya que estamos jugando a vé quien mea más lejos, en 1 m2 de tierra de cultivo (20 cm de profundidad) hay 4 Billones (4.000.000.000.000) de bacterias y hongos. Y mira que hay tierras de cultivo en este planeta, eh?.
    Pos eso. De tods formas, prefiero calidad a cantidad. Bastaría el rojo parpadeo de Antares o el de la supernova que pegó el explotío y generó los bonitos átomos que conforman a Una Thurman, por poné un ejemplo.

  9. Margherita Dolcevita Says:

    Ahora lo entiendo todo… Anda ya… Siempre igual intentando desprestigiar a los agujeros negros. ¿Son capaces sus escuchimizadas microalgas de engullir a tó el universo o lo que se le ponga por delante? La culpa es de ustedes, comentaristas de este blog, que le dan cuerda, le dan cuerda y mesepierde el mierdaelniño.

  10. ETDN Says:

    Una, que no tiene paciencia (¿tendrá que ver con el guerrero regente ariano?), quiere ver las fotos del encuentro bloguero madrileño.

    Sigo esperando…anímense a enviarlas, Micro, dama de Gondal, Zoe… que pa eso había varias cámaras, ¿no?

    andaaaaa, porfaaaaa

  11. Microalgo Says:

    Yo es que con los pófa es que no puedo. Ahorita mismo se las mando, si las tengo por acá (que me parece que sí).

  12. Microalgo Says:

    Ah. Pues no, las debo tener en casa. A ver si me acuerdo y me las traigo mañana. Sorry, ETDN.

  13. Salamandra Says:

    ¿Y si en vez de comparar en número se compara en peso?

    ¿Y si en vez de comparar en número o peso lo haces por el interés que te despierta?

    ¿Y si…?

  14. Anaxágoras Says:

    Pues ya es casualidad, que me conecto y leo un último post en el que se me nombra …

    Pues a mí, TAMBIÉN me parecen hermosas las microalgas.

    Pero seguro que glomus estará de acuerdo conmigo en que para apreciar la belleza de las estrellas no hace falta telescopio, lo que ocurre es que cada vez se hace más difícil encontrar una noche límpida y obscura para disfrutar del espectáculo de las aproximadamente (sólo) 6000 estrellas que podemos apreciar a simple vista.

    Además, me gusta que podamos llamar a unas 200 por su nombre …

  15. Glomus Says:

    Ok, Salamandra. Hay una regla de oro en microbiología del suelo, extrapolable a muchos campos de la vida: lo importante no es el inventario, sino la función. Se oye más a 100 del Cádiz CF, que a 15.000 del CD Tenerife (comprobado 2 años ha en el Heliodoro). Te jode más una platanera un par de Radopholus que 10.000 Pratylenchus (guiño a los nematólogos, Princesa). Te puede dejar más huella una mirada que 20 revolcones (“hoy no se hace el amor, sino aerobic genital”, Aute dixit). Puede que alguna microalga me enamore algún día (quite, quite, D. Micro, esas manos!!) pero me quedo con Antares…

  16. Glomus Says:

    Hola Anaxagoras! Qué casualidad! Un abrazo (estoy en la ofi porque en el norte de Tenerife llueve a cántaros)

  17. NáN Says:

    Lo de tener nombre, que dice Anaxágoras. ¡Eso es lo que cuenta!

    ¿Tiene usted, Microalgo, una microalga de la que se despida el viernes? Que le dija, por ejemplo: “Bueno, Jacinta, bonita, hasta el lunes. Tienes comida suficiente. ¡Y no me hables alto el lunes, como este último, que no sabes cómo traigo la cabeza!”

    En cambio, nuestro poetas más cursis les hablan a las estrellas con toda familiaridad.

    Pues eso.

    (Y demás, a veces, sale una foto de alguna de ellas en El País, que es el mejor certificado de existencia que existe).

  18. Microalgo Says:

    Sí, claro, Nán. Nombre y apellidos, y todos los papeles en regla. Cilindrotheca closterium (Ehremberg) Lewin & Reimann. Ande que mire que que nombre más gonito… los viernes la arropo para que duerma bien (a ella y a los otros veinticinco millones de individuos que hay en un matracito de cincuenta mililitros), y le doy sus nutreintitos y todo…

    Y mucho Antares, mucho Antares, pero… ¡Si hasta es un mote! ¿Quién la conoce por su nombre y a pellido (Alfa escorpii)? En todo caso, me quedaría con su VERDADERO nombre, que parece ser M1.5Iab-b / B2.5V[1]. Qué romántico. Ya me veo de la mano de mi amada, una noche sin luna de invierno, diciendo “¡Mira cómo brilla esta noche eme mayúscula uno con cinco i mayúscula a bé bé barra…!”

    Coñas aparte, me encanta que Glomus y Anaxágoras, compañeros de tantas y tantas fatigas, coincidan en mi blog, estando separados tantos cientos de kilómetros (unos miles).

    Bienvenido también, Salamandra. Por los links de tu blog parece que me llegas de parte del Lolaberinto. Suerte con tu plaza. Si astrofísico eres (que no lo sé), que sepas que Anaxágoras holló por siete años los pasillos del IAC, y que Glomus, dedicado a otros menesteres más agros que pecuarios, mora actualmente en ese trozo de tierra con forma de jamón serrano donde esa sede del IAC se ubica.

  19. Salamandra Says:

    Gracias por la bienvenida. No soy astrofísico, soy médico, así que estoy más cerca de lo biológico que de lo astronómico. Pero lo de las escalas de medida da para mucho.
    En cualquier caso, lo más importante del mundo es aquello a lo que le estás prestando atención en un momento dado.

  20. Microalgo Says:

    Bueh, lo digo de broma, Salamandra.

    Aunque bien mirado, más de la mitad de la fotosíntesis del planeta se lleva a cabo en la zona fótica de los océanos y…

    (Uf, déjelo).

  21. aroa Says:

    yo siempre quise tener un telescopio pero mi padre, barriendo para casa, me regaló un microscopio y el chemicefa… total, que acabé estudiando periodismo …

    queridos reyes magos:
    hagan caso a los nilños
    las cartas las escriben por algo

  22. Microalgo Says:

    Diga que sí, Aroa. Pero el periodismo no está mal, ¿no? Al menos se entera Usted de las cosas antes que nadie…

    Un gustazo verla a Usted por acá, mi Señora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: