Citas VII (comentadas)

La mayoría de los escritores no entienden de literatura más que las aves de ornitología (Marcel Reich-Raniki, crítico literario polaco).


ninhaleyendochelolera.jpg

Leer con placer.



En espera de ver qué pasa mañana (cuestión sumamente cartesiana), les planto unas cuantas citas comentadas. Que hace tiempo que no.



“- Amo a una dama, señor.
– Me parece bien. Como caballero, corresponde que honres a todas las damas y ames a una.” (John Steinbeck: Los hechos del Rey Arturo y sus nobles caballeros).

Uuuh… eso ya no se lleva, lamentablemente.



“Al día siguiente, la señora Honeyfoot le dijo a su marido que John Segundus era todo un caballero, pero temía que eso no le sirviera de nada, ya que no estaba de moda ser modesto, discreto y bondadoso” (Susanna Clarke: Jonathan Strange y el Señor Norrel).

¿No lo decía yo?



“Ponga en sí cada cual toda su esperanza, y ya veis cuán pocas podemos todos abrigar” (Publio Virgilio: La Eneida).

Así que tal vez merezca la pena ponerla repartida… entre sí y los demás.



“Le explico en qué consiste el parapente. Le digo que es una variable fascista del ya de por sí fascista ejercicio de dejarse caer, así porque sí, sobre los pueblos tranquilos” (Enrique Vila-Matas: Suicidios ejemplares).

Pues nunca lo había visto así, pero bien mirado…



“El hombre es un desheredado que debe aprenderlo todo” (Adolfo Bioy Casares: Historias Fantásticas).

Pues mejor, que aprender es entretenido. Pocas cosas las tenemos fijadas a fuego en los genes, y aún esas, psé.



“Aquí mismo, qué soy yo sino el terzo incòmodo (¡esta hermosa lengua italiana está hecha ex profeso para el amor!) Terzo incòmodo (tercera persona que molesta con su presencia). ¡Qué dolor para un hombre inteligente comprender que está representando ese papel execrable, y no poder ser dueño de levantarse y marcharse!” (Stendhal: La Cartuja de Parma).

Bof. No se lo recomiendo ni a mi peor enemigo. Sé de lo que hablo.



“No se es libre mientras se desea, se quiere, se teme, tal vez no sea uno libre mientras vive” (Marguerite Yourcenar: Opus Nigrum).

Pues siempre he estado de acuerdo con esto. Ni totalmente libre (eso sólo les pasa a quienes nunca han querido a nadie, nunca querrán a nadie, y además tienen amnesia y alzheimer) ni pesadamente esclavo. Pero, como dice Joan Bautista Humet, hay que tener el valor de reconocer que uno no es su único dueño. Sin dramatismos.



“Si él hubiese sabido que la bendita desproporción de las caderas de ella no era un azar técnico inspirado en las mujeres de Gauguin, quizá se hubiese salvado del delirio” (Lara Moreno: Casi todas las tijeras).

Pero no. Cuando uno ha reparado en estas cosas, ya tiene pocas oportunidades de salvarse. Incluso algunos tenemos que morirnos un poco, y una vez renacidos, tirar para adelante, pero sin diñarla no hay posibilidad de evitar, como dice Lara, el delirio. Qué bien entiende Lara a los seres humanos, tú.



“- ¡De ninguna manera! – le contestaron.
– Es que ya se vio que no soy culpable.
– Precisamente por eso. Si no siendo culpable te metiste en un lío tan grande, el día que de verdad hagas alguna, acabarás con todo” (Pere Calders: Aquí descansa Nevares y gente del altiplano; La Virgen de las vías).

Definición estupenda de la justicia.



“- Señores – dijo entonces Don Rubén -, ahora me encuentro en condiciones de poder afirmar científicamente que no tengo ni la menor idea de la causa del fenómeno, pero si no es obra de fantasmas se le parece mucho” (Miguel Rellán: Seguro que el músico resucita).

¿Antes se plasmó una definición de la justicia? Esta es una de la ciencia.



“- Waldo es una de esas personas que mejoraría enormemente con la muerte – contestó Clovis -” (Saki: Animales y más que animales).

Anda que no gastaba mala leche, el Saki. Bueno, yo conozco a dos o tres que…



“Era de esa clase de tipos que regalaban libros a las mujeres: la categoría más baja de los seductores” (Felipe Benítez Reyes: El novio del mundo).

Estoooo… con lo bien que me caía Usted, Maese Benítez. Pues sí. Y flores. Y más cosas que, por pudor, no voy a relatar aquí. ¿Qué pasa con los libros, a ver?



“La fatal tendencia de los hombres a dejar de pensar en una cosa cuando ésta ya no ofrece lugar a dudas es la causa de la mitad de sus errores” (John Stuart Mill, 1806-1873, filósofo británico).

… Y la causa de la otra mitad, pensárselo demasiado. No hay escapatoria, así que déjate de argumentar cosas raras y abrázame de una vez (a lo mejor cuela, todo sea por despistar).



Besos a porrillo para prácticamente todos (menos para aquellos que mejorarían con la muerte).

Anuncios

4 comentarios to “Citas VII (comentadas)”

  1. Glomus Says:

    Gracias por las citas, D. Micro. Es como cuando entras en un buen buffet self-service (hala, 3 anglicismos juntitos…), en el que todo te gusta y sabes que no lo vas a poder aprovechar (comer, digerir, excretar) todo. Una duda; ¿cómo organizas las citas?. Supongo que lees, subrayas o marcas con lápiz en el libro y…¿después?
    Besos atlanticos.

  2. Microalgo Says:

    ¿Subrayar un libro? Yo crecí en un ambiente en el que los libros eran sagrados. Y el sacerdotiso máximo de esta ley divina no era ninguno de mis progenitores, sino mi hermano Anaxágoras. Así que no me sale pintar ni una línea en un libro. Lo que hago es usar de marcador una hojita en blanco, donde anoto las coordenadas de la frase seleccionada (página ciento veinte, línea menos cuatro: 120, -4), y luego, con sacra paciencia, las paso a un cuaderno (en papel). De ahí, las copio en un documento de Word, que, si quieres, te envío. Advierto que con times New Roman 12 ocupa, ahora mismo, 109 páginas, y me faltan por pasar las citas de un libro de Horacio Vázquez Rial y las de otro de Séneca… Lo de teclearlas a Word no es por seguridad, sino porque después es más fácil encontrar una cita, si recuerdas alguna palabra que estaba en ella.

    Las cosas. Hay a quienes les da por peinar bombillas o chupar candados…

  3. margheritadolcevita Says:

    mmm… ¿Todo esto quiere decir que si me tiro en parapente, teniendo en cuenta que soy una desheredada (ay, pobrecita de mí), y que resbalo del libro a las mujeres y suponiendo que la tierra gire alrededor del sol y no viceversa (ay, qué tontería de suposición) la situación decadente del IBEX 35 en relación con los marcadores de la microeconomía… o no? ¿No he captado el concepto? ¿Fue Waldo?

  4. Microalgo Says:

    Siempre es el maldito Waldo, querida Margherita. Ojalá mejore.

    Y Usted no fume esas cosas, que luego acaba durmiendo por cualquier lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: