Desde la médula

Cualquier día es bueno y mañana es tan bueno como pasado. Y además está más cerca (Emilio Pascual: Días de Reyes Magos).


eritrocito.jpg

Tú pierdes muy poco.
Si hay suerte, el que
gana, gana muchísimo.



No, no se trata de una cadena que te pide que ayudes a un niño del Nepal, cuyos padres fueron corneados por un Yak puñetero y que, desde entonces, vive (el niño, no el yak) a base de leche de Yeti (hembra).

No. Es una cosa más cercana.

La hermana de la mujer que más tiempo compartió conmigo (ocho años), aquélla a cuya casa iba yo a visitar en sueños pasando por un acantilado imposible, ha recibido esa papeleta de antilotería que es la leucemia.

Ojalá mi médula fuera compatible con la suya. Tal vez empezaría así a pagar mis deudas con su hermana, dándole esa alegría. Pero la cosa no funciona así: uno se hace donante de médula y los valores de sus parámetros de compatibilidad entran en una base de datos que pueden servir para cualquiera que necesite un transplante. Aún así, cuantas más personas se hagan donantes de médula, más probabilidades tendrá ella de encontrar una compatible.

Hasta no hace demasiado, la donación de médula consistía en un análisis de sangre y luego, en caso de compatibilidad, una operación menor y, gracias a la anestesia, indolora (pinchaban en un hueso plano de la cadera). Ahora, ni siquiera esto último es necesario. En caso de ser compatible con un paciente receptor, a uno lo avisan con unos días de antelación (cosa de fijar una dieta, asegurarse de que no haya otros medicamentos presentes y tal vez estimular la producción de células madre sanguíneas, en caso de que sea necesario), le hacen otro análisis y luego uno pasa por una especie de diálisis (se conecta a una maquinita), y punto. Uno pierde tres horas de su tiempo y le da la vida a alguien.

Así que, si pueden y buenamente quieren, acérquense a un centro de donación de sangre y háganse donantes de médula. Si cae la breva, Ustedes se van a sentir, verdaderamente, como Dios. Y el paciente receptor, no les digo.

En Cádiz, las coordenadas de la Unidad de Donación de Sangre (que también gestiona la de médula) del hospital en la Avenida son 36º 30’ 30.80’’ N; 6º 16’ 40.50’’W (Goggle Earth dixit). Si son de otras ciudades, pregunten, que una médula compatible en Oslo puede curar una leucemia en Coria del Río (un poné). Cosas de la Fundación José Carreras, que ha hecho avanzar estas cosas una barbaridad.

Anden.

Anuncios

20 comentarios to “Desde la médula”

  1. Lola Says:

    Jur… Yo llevaba ya dos años sin donar sangre, así que lo mismo la próxima vez me armo un poquito de valor y te hago caso :/

  2. lara Says:

    ¡¡Uf!!
    Se hará lo que se pueda, compañero, y espero que haya suerte para todos y para esa chica en especial!

    Un beso muy fuerte!!!

  3. Margherita Dolcevita Says:

    Esto… ¿Sabes que los asmáticos no podemos donar ná de ná? Yo he intentado donar un millón de veces sangre, pero cuando llegamos a la pregunta:
    – ¿Alguna enfermedad?
    Yo bajo los ojos, y dudo (¿mis pulmones son una enfermedad? … lo son).
    – Bueno, soy asmática.
    La chica (siempre es una chica) suelta el bolígrafo, levanta la mirada y dobla el folio que estaba rellenando.
    – Hija, tú necesitas toda la sangre. ¡No puedes donar!

    Es extraño saber que cualquiera podría salvarte la vida, pero tú no puedes salvársela a nadie. Provoca una sensación…

  4. Microalgo Says:

    No se angustie, Margherita. Desde que José Carreras se metió en estas cosas, la verdad es que se ha avanzado mucho en la curación de la leucemia y en el caso de Juani parece que lo han pillado con tiempo, y que tiene bastantes probabilidades de salir bien. El hecho de que se hayan coordinado las bases de datos a nivel internacional también le da muchas oportunidades.

    Gracias a todos, en todo caso.

  5. Rímini Says:

    No es necesario que le diga nada, Microalgo… Quizá que hoy es usted un poco más MicroMucho.

  6. Microalgo Says:

    Pues el otro día, Rímini, fue su mismísima Santa la que me sacó sangre… que por cierto, pincha la mar de bien: no me enteré de nada. Espero que con Usted no actúe de igual modo y algo sí que se entere Usted… (broma gruesa).

    Pendiente tenemos la tradicional cervezada en terracita marítima (en su segunda edición, como decía aquel periódico insular). Tenemos que buscar un hueco. ¿Viernes? ¿Lunes? ¿Miércoles? Por otro lado, Margherita y Zoe están deseando conocerlo (no bíblicamente, no se haga ilusiones). Habrá que, y así ponernos al día.

  7. Jules Uijttewaal Says:

    Suerte para ella.

    saludos micro

  8. carrascus Says:

    Pues envío mis mejores deseos para ella…

    Y animo también a la donación. Y no solo ahora en vida, sino también a la de órganos cuando tengas la desgracia de fallecer. A alguien le servirán, seguro. De nosotros, como del cerdo, se aprovecha todo: los obvios corazón, hígado, riñón… y lo menos obvio, como la piel o las córneas…

    Yo estoy también muy concienciado con ésto, sobre todo a causa de la cantidad de cosas que he tenido la desgracia de ver en casi 27 años currando con enfermos de insuficiencia renal en diálisis.

  9. Rímini Says:

    Hecho, Micro. Lo de su pinchazo ya lo supe. Es que tiene usted un venazo… (broma menos gruesa pero más zafia). ¿Y si le llamo mañana y quedamos en firme y no en el foro para no despertar envidias cerveceras y para que los posibles pederastas conectados con el seudónimo de “Lulú”no se presenten en el Woodstock pensando que tenemos diez años?

  10. Microalgo Says:

    Estupendo. A su disposición quedo.

  11. Glomus Says:

    Aporte estadístico. El 100% de las personas que an padecido leucemia en mi circulo vital están aún y por mucho tiempo entre nos. Uno es el jefe de contabilidad de mi empresa, chico joven y animoso. Otro es un buen amigo de El Hierro al que protege el aire de esa isla mágica, su encanto de compañera y sus hijas. Y el otro es mi dire de tesis, que a sus 67 tacos es capaz de realizar en un domingo el análisis de 24 muestras de raíces para extraer Meloidogyne con este servidor. Y soltar a las 5 de la tarde “oye tío, no hemos comido ¿verdad?” Yo ni contesto. Princesa puede dar fe de ello.
    Usease, que te puede caer una maceta o un asteroide en el occipucio y quedarte, pero sé que la mejor medicina es querer curarse.
    Besos, ánimo y pejcaíto frito

  12. Microalgo Says:

    Me consta que estos comentarios son leídos por gente interesada en el asunto. Gracias, Glomus.

  13. zoe Says:

    Hola don Micro. Pos no sabía yo que era tan sencillito ya lo de donar médula… Lo llego a saber….Habrá que hacerlo, que yo soy donante de casi to, y siempre ando dispuesta a ampliar la lista. Eso sí, luego no acepto reclamaciones… Lo digo por el pobre que reciba mis córneas miopes, mi hígado alcoholizado, mis pulmones ahumados, mi sangre de horchata (como algun@s indeseables dicen por ahí), mi corazón a retales, mis óvulos con ¡¡¡Dios mío, mis genes!!!. Antes esto último tendré que aceptar reclamaciones, no???? Bueno, me libro de reclamaciones por donación de semen….algo es algo….jeje. Muchos besos para Don Micro, y mucho ánimo para esa chica. Está demostrado científicamente que el buen ánimo es importantísimo pa curarse de tó, cosa de las endorfinas autoproducidas (El cerebro, ese gran desconosío).

  14. Microalgo Says:

    Gracias, Zoe. Un besote.

  15. flavia Says:

    Tampoco yo, como Zoe, sabía que fuera tan sencillo. No cabe duda de que hay que ponerse manos a la obra. De sangre ya soy donante, así es que en la próxima cita, que me saquen lo que sea menester para tal fin. Gracias por esta información. Cadenas de vida.

  16. JL Says:

    Casualidades. Hoy leo este artículo (ya sé que debería pasarme por aquí más a menudo) y ayer volví a ver a un amigo mío del que, como todos, llevo alejado varios lustros. Y recordamos que en aquella época a su hermano le diagnosticaron una lucemia de esas y que yo intenté pasarme para donar plaquetas. De hecho, me hicieron los análisis y todo parecía perfeto. Hasta que me ví allí en aquella sala, con los dos brazos inmovilizados, cada uno con una aguja, y unos tubos que yo creía que eran de plástico rojo hasta que me dí cuenta de que eran transparentes y que el rojo venía de mi sangre que corría por ellos. La verdad es que me llevé un libro para tener con qué entretenerme durante todo el proceso, pero con los brazos inmovilizados y con sendas agujas, no pude ni sostenerlo ni pasar página, así que me quedé mirando a la tele, que en ese momento andaba con un culebrón de acento venezolano. Así que me dije a mí mismo “venga, no mires los tubos, piensa en algo bonito” pero, la verdad, nunca he sido capaz de imaginar algo agradable, así que acabé por sucumbir a esa sensación de pánico que me iba llenando. La enfermera entró en la sala, me vió el rostro pálido tipo sanitario Roca y se dió cuenta de lo que pasaba. Operación cancelada, agujas fuera, muchas gracias por todo. El hermano de mi amigo se enterró cuatro días después. A él prácticamente no lo he visto apenas hasta ayer. Y comentamos esto en tono jocoso, aunque maldita la gracia que me hizo en su día.

  17. Microalgo Says:

    Pero lo intentó, JL. No se sienta mal. Ahora sólo lo llaman a uno si es compatible con un donante. Ojalá pudiera yo donar médula a quien quisiera.

    Gracias también a Usted, Flavia. Se lo agradezco enormemente.

  18. Teodoro Says:

    Gracias por la buena onda y más por la colaboración o en su defecto las ganas de. Abrazo para usted, anfitrión.

  19. Microalgo Says:

    A mandar, Adorno.

  20. Princesa Says:

    Tarde, en cuanto a la fecha del blog, pero 1) me acercare a ver lo dela donacion, nunca se sabe (espero que mi infrapeso no sea obice…), 2) confirmo lo dicho por Glomus acerca de nuestro amigo investigador, uno de los sobrevivientes. Encima agrega al final “Y tu? Es que te quieres ir a casa? Tienes algo que hacer?…” (!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: