Que nadie duerma

Ellos tienen razón
esa felicidad
al menos con mayúscula
no existe
ah pero si existiera con minúscula
(Mario Benedetti: Poemas de otros).


pavarotti.jpg

¿Quién dice que nada es eterno?



Si una vez hice un obituario sobre un tirano que estiró la pata, no sé por qué no voy a hacerlo sobre un gran tipo que se nos ha muerto. Luciano Pavarotti, uno de los mejores tenores de todos los tiempos, fue a veces denostado por acercar la música culta, sobre todo la ópera, a aquella gente que no se tragaría una ópera entera, que es la mayoría (yo, depende: la música antigua que yo suelo oír es de antes de las óperas más famosas, y también hay que tener afición para tragarse una ópera entera de Wagner… ¿quién dijo alguna vez que la ópera de Wagner consistía en momentos sublimes rodeados de océanos de tedio?). Algunos, en las emisoras de música culta, lo llamaban Don Tutto, desde que publicó un disco con una selección de piezas, que se llamaba “Tutto Pavarotti”, criticando precisamente esa tendencia a “vulgarizar” una música que muchos consideran obligatoriamente selecta.

Recuerdo una película que vi hace poco, que era una especie de documental pseudocientífico que no tenía ni pies ni cabeza, en el que a raíz de una afirmaciones sin sentido se demostraban cosas que no le importan una porra a nadie (un óscar para ese documental, un óscar). Por ejemplo, que como la mayoría del espacio entre los orbitales electrónicos y los núcleos atómicos está vacío, en realidad las cosas no se tocan unas a otras, nunca. Es decir, que si yo te pego un bofetón, en realidad no te estoy tocando…

Usando esos mismos argumentos, podemos decir que nada es eterno. Por supuesto. Un día el sol decidirá convertirse en una gigante roja (o algo así), y si bien durante unos segundos podremos cocinar lo que nos dé la gana a la barbacoa con sólo sacarlo por la ventana, justo después haremos pchssss y nos vaporizaremos.

Pero hasta que eso pase, supongo que la música que cantaba Pavarotti se seguirá escuchando.

Cuando cante Luciano, que nadie duerma.

Sit tibi terra laevis.

Anuncios

16 comentarios to “Que nadie duerma”

  1. Lara Says:

    Vaya final de verano que llevamos, en relación a estos grandes aspectos…

    Un beso fuerte, Micro!!!

  2. Monsieur Jacobine Says:

    Aunque sea un tópico muy topicable, Pavarotti era irrepetible. Me acusaran de poco patriota, pero de los grandes tenores era el mejor. Tenía un timbre único y una calidez que demostraba que en el mundo del Bel Canto no todo es lanzar un chorro de voz. Con la suya jugaba de una manera que sacaba aún más brillo a piezas como la que nos enlaza Microalgo, que convertía en sublimes. Lástima que como suele ocurrir en esta banal sociedad nuestra, se le conociera últimamente más por sus seniles escarceos con sus secretarias que por su grandeza cantora. Que descanse en paz.

  3. Sérilan Says:

    Como..? Imposible dormir si él canta, y si nó canta tambien, porque su voz seguirá ocupando el espacio de muchos desvelos.
    Un beso… allá donde ahora esté

  4. J. Massanet Says:

    Siento mucho, Monsieur Jacobine, discrepar en cuanto a que era el mejor. Sobre gustos no hay nada escrito y he de decir que hemos perdido una de las mejores voces jamás escuchadas. Sin embargo, y en mi humilde opinión, el señor Alfredo Kraus nos regalaba interpretaciones de una técnica muy cercana a la perfección. Tan cercana como los orbitales electrónicos y los núcleos atómicos a los que hacía referencia el señor Microalgo.
    En cualquier caso, hoy es día de rendir sentido homenaje a don Luciano, al amigo Pavarotti cuya voz nos seguirá emocionando siempre.

  5. saldama Says:

    Quién me iba a decir que esta noche escucharía esta canción.
    Gracias, gracias, gracias: a usted, a Pavarotti y a Purranki, que sin saberlo me trajo hasta aquí.
    Saldama

  6. Microalgo Says:

    Po yo no sé, Monsieur y Mr. Massanet. Bueno, Monsieur, tenga también en cuenta que Mr. Massanet es tenor, y algo sabe del asunto… pero contra gustos, como dijo el poeta, no hay disputas.

    Gracias por la visita, Saldama. Me he asomado a su magnífico blog. Esto de la blogsfera es que es un mundo…

  7. Ed Says:

    Enhorabuena a los dos!:

    A Microalgo porque me he reído mucho con el artículo y a Don Luciano porque al escucharlo, me ha hecho llorar.

    Un abrazo

  8. Canoso Says:

    Realmente bello el fragmento que has seleccionado, Micro.

    Coincido con J. Massanet en la extremada delicadeza que imprimía a sus interpretaciones el maestro Kraus, pero tal vez lo más importante de este hombre no eran sus ‘armónicos’ como decía ayer Ainhoa Arteta, o su torrente, o su… Creo que lo mejor que hizo fue, como decía Micro, acercar la música culta al pueblo.

    Los ‘puristas’ han llegado a tachar de perjudicial sus experimentos operísticos con James Brown, Barry White o tantos otros pero, gracias a él, muchos han conocido la música culta y han oído algo más que el Ave María cantado por Niña Pastori… con todos mis respetos a Niña Pastori, faltaría más :P

    Por cierto, veo que todos hemos puesto algo en nuestras bitácoras sobre este hombre que aunque nos deja, siempre estará con nosotros.

    Addio, Luciano

  9. lamaladelapelicula Says:

    A mí que Wagner me deja flipada… Claro que lo que no puedo evitar imaginármelo en su casa componiendo, cabreado. Por eso me gusta.

    Y sí, yo soy pueblo y si no es por este señor no hubiera escuchado muchas de las grandes obras.

  10. Glomus Says:

    Ya lo dice mi amigo Aute: “queda la música”. Ese cáncer de páncreas que se ha llevado esta semana a Pavarotti supongo que al mismo sitio al que se llevó años ha al maestro Krauss y también a mi progenitor, no ha podido llevarse esa frase en Re (corchea, semicorchea, negra, negra) que abre en Andante sostenuto el aria basal de Turandot. Chinchen y rabien, el 29 de septiembre, en el Auditorio de Santa Cruz de Tenerife. Me acordaré de los tres, sin duda. Y de D. Giacomo, por escribirla.

  11. Blásta Says:

    Me quedo pasmado: a estas alturas de la historia leo por dos veces, en el post y en los comentarios, la expresión “música culta” aplicada a la tradición musical europea, hoy puramente académica. Propongo un concurso, a ver si por fin consigo enterarme de qué es entonces todo lo demás, del jazz a la experimentación electrónica pasando por al menos una parte del rock de las últimas tres décadas. En fin, mi más sentido pésame.

    PD. Micro, le agradezco la mudanza: es la primera vez que consigo dejarle un comentario.

  12. Microalgo Says:

    Gracias a todos pos sus comentarios (he pegado el suyo, Sérilan, y así acabamos antes que si me pongo a averiguar la súbita animadversión del sistema por su encantadora persona).

    Me alegro de verlo por aquí, Blásta. No es trivial la cuestión que propone. Es sólo que lo que mucha gente considera “música clásica”, que es el término que me sale si no lo pienso, abarca sólo un periodo de la música (digamos) antigua. Y la música dodecafónica (maldito siglo veinte) no sé donde meterla, porque no es “clásica”, y será “culta”, pero suena como para que le den dos tiros. Y si digo “culta” lo mismo dejo fuera, como bien dice Usted, al Jazz, y pocas músicas hay más cultas que ésa.

    Así que no sé. Decir “la música que se toca con intrumentos propios de una orquesta” es un poco largo y tampoco es definitorio al cien por cien…

    ¿Qué sugiere Usted, que yo no me aclaro?

    ¡¡Rebesos a todo el mundo!!

  13. Blásta Says:

    A ver, la expresión “música culta” nace en su día por oposición a la de “música popular”. Supongo que hasta aquí todos de acuerdo: la “música académica”, precisamente cuando ha dejado de ser “popular”, toma altura y se distancia. Sin embargo, más allá del hecho de que ciertos compositores, intérpretes y oyentes consideren el fruto de su trabajo o el objeto de su afición más “elevado” que el del resto (lo cual, por cierto, revela un ejercicio de autocomplacencia un poco risible), lo cierto es que, hoy por hoy, ningún musicólogo serio y con los oídos abiertos le concede el menor crédito a dicha expresión. ¿Por qué? Probablemente porque el término “música popular” ha perdido el sentido que tenía como tal y esa contraposición ya no funciona.
    El asunto no es nuevo. A mi entender, aunque salvando enormes distancias, es algo parecido a aquello de la “entartete musik” que se inventaron los nazis para preservar la “pureza” de su arte (por cierto, que sobre la “música degenerada” podremos ver pronto en Sevilla una curiosa exposición).
    Yo opto por ajustar los marcos temporales o genéricos, con todas las combinaciones de subgéneros que sean necesarias, y hablar de música antigua, música barroca, romanticismo, música sinfónica, música coral, ópera, música actual (en lugar de esa otra tan tonta de “música contemporánea” en referencia a composiciones de hace un siglo), músicas locales (en vez de “músicas étnicas”, como si quienes aplican la etiqueta no pertenecieran a ninguna etnia), jazz, rock, pop (con sus infinitas variantes), etcétera, etcétera. En fin, manías mías.

  14. joseluis a Says:

    Secundo la moción de D. Blasta. Esas manías también las tengo yo.

    Pongamos las etiquetas en su sitio y quitemos el monopolio de “lo culto” a los que lo retienen.

    Claro es que lo que Blasta plantea va más allá de etiquetas o denominaciones. Se trata de un reto crucial que todos deberíamos afrontar alguna vez: ser capaz de reconocer que incluso lo que no nos gusta (o incluso que nos disgusta sobremanera) puede tener su valor, y no le resta ninguno a aquello que apreciamos. Y ello por muchas coces en los ijares que nos dé.

    No se trata de llevar la raya de “lo culto” o “la buena música” un poco más allá o más acá, porque acabaríamos en una situación tipo “vale, admitimos el jazz como música culta, pero no la música de baile”.

    En suma: no intentar elevar nuestro gusto (e incluso el gusto de muchos miles o millones que piensen como uno) a la categoría de criterio objetivo.

    Curioso que haya salido la cuestión en este post. Aunque, considerando los experimentos que Pavarotti hizo en Modena con artistas de todos los colores, posiblemente hubiera estado de acuerdo en ello.

  15. Microalgo Says:

    Pues tomo nota, Blásta y JL, porque, usando la fórmula de los alumnos de las escuelas zen ante las respuestas de sus maestros,

    “Entiendo lo que dices y me parece razonable”.

  16. Sérilan Says:

    Pero que eficaz es usted don Micro. Así da gusto. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: