Conejo con caracoles (Ingerir, digerir, etc, V)

Conejo “a la romana”

 

Todos nosotros fuimos creados, y luego conservados sin daño para que pudiéramos gozar de la alegría de esta noche (T.H. White: Camelot).


No hace mucho abrieron al público la Casa del Obispo, en Cádiz. Se trata de un yacimiento arqueológico intramuros que ocupa, en vertical, tres mil años de una casa. Merece la pena y, dentro de un año, la merecerá más todavía, cuando habiliten el espacio que hay entre esta casa y el Campo del Sur. Pena de una tumba que se conservó todos esos milenios sólo para ser saqueada en la segunda mitad del siglo pasado, por un albañil descerebrado y gilipollas que debió vender por cuatro perras las joyas que podrían haber identificado al que ocupó ese enterramiento (y que fue venerado al principio y respetado después por posibles tartésicos, fenicios, romanos, godos, árabes, cristianos…). Qué vergüenza de años sesenta. En fin.
El caso es que en una de las cisternas romanas apareció una olla con los restos de lo que parece ser un guiso romano de la época: conejo con caracoles. Y a mí se me metió en la mollera cocinar un plato similar. Y cuando a mí se me mete algo en la mollera…

Para hacerlo más divertido, el guiso no llevaba elementos culinarios “post-colombinos” (es decir, nada de patatas, tomates, pimientos, maíz…). Sólo aceite de oliva, ajos, azafrán, pimienta, cebolla, piñones, laurel y vino blanco. El arroz del centro (para acompañar) llevaba setas y azafrán (como era arroz ancho no quedó muy suelto… pero no llegó a adquirir categoría de socrocio) (ver post anterior).

 Toa la peña

En la foto, de izquierda a derecha, la Reina del Pay-Pay, Arwen Evenstar, Juanito Campo a Través, la Dama Trigaor y Margarita Dolcevita (que siempre sale en las fotos con los ojos cerrados. Pero aún no había bebido tanto como parece por la imagen).
De postre, tradicional fondue instantánea de chocolate con frutitas frías de la nevera (además de unas naranjas y dátiles confitados con almíbar que trajo la Dama Arwen, y que fueron también inmisericordemente sumergidos en chocolate).
carac4.jpg

Y para terminar, un microchupito (para los que no conducían) de una imposible absenta negra de 85º y un tímido y bajito guitarreo para no jorobar a los vecinos (la guitarra Cassandra al fondo: es la que me acompañó en esta última edición del concurso de cantahorrores del Pay-Pay) (Se porta, Cassandra).
Y da gusto vivir estas noches en las que se puebla mi casa y el friegaplatos puede, al fin, cumplir su misión. Salud a todos y gracias por acompañarme.

Anuncios

3 comentarios to “Conejo con caracoles (Ingerir, digerir, etc, V)”

  1. Microalgo Says:

    Comentarios antiguos a este post:

    # ¡Qué no daría Rímini por haber asistido a tan tremendo festín! Supongo que guardásteis las normas de urbanidad descritas por Leonardo da Vinci (ver Post siguiente), al menos en lo que a no quemar a los comensales durante el almuerzo se refiere (¡lo digo por lo de la absenta de 80º!). Un abrazo a conocidos y aún desconocidos.

    Comentario de Rímini hace 1 mes y 24 dias
    # Lo de los desconocidos tendrá remedio. A ver si la primera semana de Julio, porque yo, esta, voy a estar desaparecío en combate. Pero en combate, combate (sin acento en la “o”).

    Y aún debo una cena a Su Merced y familia en mi casa… ¿Cómo está la enana, a todo esto?

    Comentario de Microalgo hace 1 mes y 24 dias
    # Gracias, Micro. La enana está pá comérsela… no sé si con este comentario le he animado ha sofreirla con unos caracolillos al lado, so peaso de Hannibal Lecter!

    Abrazo sureño y suerte en la ciudad anti-taurina.

    R.-

    Comentario de Rímini hace 1 mes y 22 dias
    # Impagable documento.
    Para su conocimiento y el de su comunidad me alegra comunicarle que ayer estuve en una conferencia sobre el yacimiento de la Casa del Obispo y uno de los arqueólogos encargado de la excavación dijo que habían localizado al que expolió la tumba fenicia en los 60. A ver si hay suerte. Véan qué fue realmente la Casa del Obispo en este artículo, según las últimas conclusiones de los arqueólogos:

    http://www.lavozdigital.es/cadiz/prensa/20070627/c

    Yo creo, en otro orden de cosas, que deberíamos ponernos en contacto con Iker Jimenez para que investigue el fenómeno paranormal de la vida propia de los ojos de la Sra Dolcevita, que se cierran en cuanto atisban de lejos una cámara de fotos.

    Hasta la próxima

    Comentario de Arwen Evenstar hace 1 mes y 15 dias
    # Jarl!

    Gracias, Dama Arwen!!

    Comentario de Microalgo hace 1 mes y 12 dias

  2. adriana sierra Says:

    me deja sin palabras pro esto es sencillamente asqueroso

  3. Microalgo Says:

    No lo crea, Adriana. Los comensales no se quejaron. Claro que si tiene Usted algo en contra de los caracoles, el plato no es recomendable para Usted. O si es vegetariana.

    O lo mismo sí, estaba asqueroso y mis amigos disimularon porque me quieren tela. Que todo es posible.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: