Casi

 Cómo pinta, el to.

(El olor de la costa atlántica, pintado por Antonio Cazorla).

 Un dolor sin alivio lucha con los mismos materiales de la felicidad (Antonio Muñoz Molina: El Jinete Polaco).

 

Llevo una vida casi perfecta. Que los dioses me perdonen.

Ayer me enteré de que sale una plaza para mi instituto este año con mi perfil. Si todo va como es normal, antes de Diciembre puedo tener asegurado mi futuro laboral. Trabajo en lo que me gusta, y mi empleo es cómodo y hasta divertido.

Tengo una casa que no me devora medio sueldo (como a casi todo el mundo) y que me encanta.

Tengo mis buenos amigos, una familia a la que quiero y que me quiere, y buena salud.

Ayer por la tarde fui al gimnasio y me pegué dos horas de machaque. Salí e hice una compra. Tenía antojo de fruta, como una embarazada. Había manzanas chinas (de verdad, de la lejana China, como las naranjas que tenía Suzzane en su casa cerca del río), que olían de escándalo. Y manzanas rojas como las de la bruja mala, y paraguayas que olían mejor que los melocotones.

Cuando terminé la compra, conduje deliberadamente despacio de vuelta a mi casa por la carretera del Chato (la Bahía a un lado y el Atlántico, con el sol ya puesto, al otro), con la ventanilla bajada hasta el tope, a eso de las diez. No era aún de noche. En el compacto, Elena Bugedo cantaba, logrando no echarse a llorar (inexplicablemente para mí), que ella se había escondido en su propio útero vacío. Ay, Elena, cómo logras hacer eso y no romperte en pedazos. Las dunas olían como huelen las costas atlánticas a esa hora: a algas rojas que han arribado con la marea y el viento de poniente, a la sal en el aire y a las hierbas costeras mojadas que huelen a piel de caña, a regaliz, al barrón (la hierba que coloniza más lejos las dunas, la vegetación pionera) mojado respirando por fin tras el día insolado del que se debe proteger cerrando sus poros… esa hierba, al anochecer, huele a sábanas planchadas, a suavizante de avena. El olor de la playa cuando anochece. Lo olí tantas veces cuando me iba esas largas temporadas de acampada con mi familia (aún no era ilegal poner una tienda de campaña en la playa)…

Cuando tenía doce años, coincidimos con otras familias en una de esas acampadas, y había varios chicos (y chicas) de nuestra edad. Yo ya tocaba la armónica antes de aprender a tocar la guitarra, y me pegaba los anocheceres costeros recostado contra las dunas, buscando los sostenidos de las melodías complicadas con mi vieja armónica Honer Chrometta 12 (tuve varias de ese modelo… desde que, casi al principio de aprender a tocar lo probé, nunca lo cambié, y eso que valían un huevo por aquella época) (aún tengo la última, que ya no toco. Debería retomarla). El penúltimo día, una chica (que tampoco me gustaba especialmente) se me declaró. Me pilló tan de improviso que creo que la ofendí, aunque disimuló. Tampoco entendía yo por qué tenía que decírmelo cuando ya nos íbamos.

Yo tenía doce años.

Maldito seas, Marcel Proust, plomo, pelmazo, tío pesao. Al final vas a tener razón.

Casi perfecta es mi vida, decía antes de divagar. No tengo derecho a quejarme.

Y entonces, ¿por qué este desasosiego que no me suelta, como una puta comadreja agarrada a mi cuello? ¿Tanto me pesa este diminuto casi? ¿Es tanto lo que me falta, siendo tan poco?

Potenciales escritores de manuales de autoayuda, absténganse de comentar, por favor. Hoy no. Mañana, si quieren

 

Anuncios

Una respuesta to “Casi”

  1. Microalgo Says:

    Comentarios antiguos a este post:

    # Diga usted que sí, D. Micro, que eso de estar soltero y libre está muy sobrevalorado… donde esté una buena esposa que te haga croquetas de jamón serrano…

    Comentario de carrascus

    # Y cuando encuentre la esposa y le haga croquetas… ¿se irá la comadreja? Esa es la clave. Si cree que sí, entonces sí es un afortunado, aun con el casi a cuestas.

    Comentario de Casi

    # Lavangelio ha disho, Casi.

    Comentario de Teodoro W. Adorno gato

    # Lo dice en refranero… “no hay cielo sin nubes, ni paraíso sin serpientes”. Luego puede que, como dice carrascus, llegue la buena esposa.. y será otro cielo (había siete cielos, y siete infiernos, ¿no?), y la serpiente será otra (espero que más llevadera).

    Comentario de Peter

    # Me quedé atascada el sábado en ese casi que destruyó todo el descanso. Un casi desconsolado que ya ha vuelto a dejar respirar.

    Comentario de carmen

    # ¿La felicidad es un límite? ¿Tendemos hacia él pero nunca lo conseguiremos tocar, o es un estado de ánimo y como tal evanescente?

    Me temo que la felicidad no existe, aunque hay momentos perfectos o casi perfectos. Estamos sujetos a una enorme cantidad de variables interdependientes y puede ocurrir que todo caiga hecho añicos en una puta tarde. Por eso disfrute Sr. Microalgo de los olores del Atlántico al atardecer, pero también por la mañana, (a mí es cuando más me gusta), después de haber tenido los sentidos anulados por el sueño. Déjese mecer por las olas y flote, transforme los fotones en rico oxígeno y el CO2 en biomasa, que algo quedará…

    Ésto que le digo no es un manual de autoayuda, es la puta realidad, al menos la nuestra. Cien kilómetros más abajo hay quien se deja la vida mecido en las olas, flotando inerme sin el oxígeno rico, y transformando su biomasa en rico CO2, así es la puta vida…

    Comentario de Posidonia

    # Mierda de bitacora…

    Comentario de Posidonia

    # Lo suyo es lo más cercano que uno puede tener la sobrevalorada felicidad: un rato, un momento, un segundo de paz o de placer, o simplemente, de falta de dolor. Hay muchos/as poetas que lo saben contar bien. Economistas, ninguno.

    Disfrute.

    Huela hondo.

    Lea a Magherita.

    … y no pida más ni más tiempo.

    Por cierto, le llamo presto y me cuenta lo de la plaza.

    Comentario de Rímini

    # Querido Rimini. Su tópico típico no se sostiene. Bajo los economistas, abogados, químicos, auditores, traductores… hay personas, y algunas de ellas, poetas. No me voy a pegar la estúpida vacilada de buscar en el google. No es necesario. Ni siquiera se lo dejo a usted, que no lo hará porque ya es un poeta que dedica su tiempo a otras actividades menos literarias. Un abrazo de un amigo y admirador, fuera y dentro del blog.

    Comentario de Casi M

    # Ser economista no es un empleo. Es un estado del alma.

    Y ser poeta supongo que también. Supongo que a eso se refería Rímini. Pero no lo sé, habrá que preguntarle a él. Y a Margherita hay que leerla con cautela. Con tela de cautela.

    Posidonia: Lo dijo Galeano y lo cantó Serrat, inspirado en él: puede que amor, felicidad y utopía sean la misma cosa. Y cuanto más avanzamos hacia él, más se aleje, como el horizonte. Pero para eso (dice el uruguayo) valen las utopías: para caminar.

    Si alguien piensa, por otra parte, que soy de esos a los que les muerden siempre las putas comadrejas (en todo momento, en toda situación) del desasosiego, es porque soy un perfecto desconocido para él, o que ya ha olvidado de qué y cómo soy. Que haga memoria.

    Las croquetas (termino) las suelo hacer yo. ¿Qué cree usted que busco? ¿por quién me toma?

    Bah, no me conteste. Eran preguntas retóricas.

    Comentario de Microalgo

    # Jejeje… D. Micro, lo de que le hagan las croquetas solo es algo a modo de ejemplo de lo que pueden perderse los que no viven emparejados. De todos formas, y para que vea que no todas las satisfacciones que puede dar una esposa son materiales le voy a contar algo de lo que me he enterado hace apenas una hora y que ocurrió ayer por la tarde. Como es algo personal y puede que incluso un poco pasteloso, el que quiera puede dejar de leer desde aquí, no problem.

    En mi empresa han ofrecido unos cursos gratuitos on-line y presenciales y muy cómodos y flexibles de horario, para todas las clínicas. El problema es que eran limitados a 5 plazas por clínica. En la nuestra parecía que no se iba a apuntar mucha gente, me apunté yo a uno de diseño de páginas webs, y se apuntó a otro mi mujer, de inglés. Pero parece que la gente se animó y al final hubo 9 o 10 que rellenaron una solicitud. Y ayer por la tarde hubo que sortear quien iba a poder hacer los cursos.

    Hoy me ha dicho el administrativo que no me ha tocado a mí. Pero sí a mi mujer. Y ayer fue a su despacho, le pidió la solicitud y, cuando éste se la dió, la rompió en varios pedazos y le dijo al administrativo que en su lugar metiese la mía. ¿Qué le parece?

    Entre sus compañeras la intentaron convencer y ella decía que no, que prefería que el afortunado fuese yo. Al final el administrativo la convenció argumentándole que la retirada de ella no iba a servir para nada, porque al haber más aspirantes no podía dármela a mí directamente, sino que tenía que volver a sortearla. Y cedió.

    Será banal, y hasta algo cursi… pero aún tengo el corazón encogío…

    Comentario de carrascus

    # Me alegra usted el día, Carrascus, que se presentaba algo oscuro. Gracias por lo primero.

    Comentario de Microalgo

    # Y yo que me alegro… De nada, amiguete.

    Comentario de carrascus

    # No tengo mucho que decir puesto que la experiencia y los sentimientos de cada uno son eso, de cada persona, pero las cosas que ha escrito son preciosas, yo me moriria por vivir cerca de la playa, por tocar la arena, por oler el mar, así pues, no le digo que lo valore más de lo que lo hace, pues cada uno tiende a darle la importancia precisa a las cosas segun su experiencia, pero cuando se sienta así recuerde que tiene muchas de las cosas que otros anhelamos, que tal vez, en su lista de cosas pendientes debe apuntar ser feliz cada día en vez de la eternidad, puesto que es tan efimera que creo que hay que valorar cada día por lo que es, que tanto las cosas positivas como negativas existen en nuestras rutinas pero esas son las que nos permiten desear, y la verdad, la vida es puro deseo.

    Lo siento si para lo poco que le escribo ultimamente, voy en contra de lo que ha pedido, un comentario de libro de autoayuda, pero la verdad es lo unico que me ha salido en estos momentos previos a mi ultimo examen del curso, asi pues, le pido si no es mucho que no lo tenga muy en cuenta, pues tan solo tenía ganas de saludarle, de decirle que pronto volvere, y que estoy deseando ponerme al dia de todo lo que ha escrito,sin mas que decir, me voy otra vez a mi puesto de la biblioteca, el cual creo que tiene mi nombre escrito en una de esas esquinas donde todos los estudiantes van a apuntando sus nombres como si se tratara de la pared de una celda donde todos escriben cuantos días permanecioeron encerrados con su unico deseo de la libertad.

    así que, usted que es libre dentro de los limites que nos impone la sociedad. Yo muchas veces lo que hago es imaginarme como una personaje de la serie de “Friends” donde a pesar de todo lo que les pase siguen con ese humor que hacen que las vidas se rellenen de esa felicidad que a veces nos olvida echar.

    perdoneme otra vez por mi comentario de autoayuda.

    Un besito!!!

    Comentario de Lara

    # Nada que perdonar, Lara. No es de “manual de autoayuda” su comentario… y aunque lo fuese, está fuera del plazo que solicité para dejarlo reposar.

    Muchísima suerte con sus exámenes. Ya tiene Usted el verano ahí, a la mano.

    Mil besos!!

    Comentario de Microalgo

    # Yo sé de alguien que te diría sin pensarlo dos veces que tú lo que necesitas es follar ya. Y yo también te lo diría, pero vamos… el caso es que eso no es autoayuda, que a la autoayuda se le llama masturbación… así que… ¿vale mi respuesta?

    Comentario de Lola

    # Pues no, Lola. Eso también lo diría alguien que no me conoce. Aunque desde fuera pueda dar la impresión.

    Y ya que estamos, y ya que eres matemática… ¿no te parece paradógico que mis microalgas se multipliquen por división?

    Comentario de Microalgo

    # No, no es tan paradójico… es igual de paradójico que esto:

    “¿quieres que te eleve tu sueldo al cuadrado?”

    “Poj claro… cobro 1000 euros”

    “Vale, 1000 euros son también 0.001 millones de euros… al cuadrado nos da 0.000001 millones de euros, o lo que es lo mismo, 1 euro… hale, a ver si en el mercadona te dan algo para pasar el mes” :P

    (p.s. en realidad, yo me refería a cariñitos y amor…)

    Comentario de Lola

    # Pues hay diferencia, Lola. Echar un kiki es fácil, si uno cree que con eso se remedia todo. Pero en fin, cualquiera que lea esto me va a tildar de blandito, y yo soy impúdico pero hasta cierto límite, así que dejémoslo ahí. No me voy a poner a hablar ahora de lo que busco y de lo que no.

    Y debería probar mis croquetas… avise con tiempo la próxima vez que asomen Ustedes por el sur, y les haré una pirámide de ellas.

    Comentario de Microalgo

    # Gracias a ese “casi”, a esa flecha que nunca alcanza a la tortuga de Aquiles, a ese segundo de incertidumbre previo a la salida del sol (es mucho más emocionante adivinar el primer destello que recordar el último), a esa duda que detiene la flecha del ratón sobre el “enviar” y lo sustituye por el “eliminar” de alguna confesión o entrega, gracias a esas imperfecciones del autorretrato de la esfera de Escher, sus amigos y muchos anónimos (y espero que anónimas…) disfrutamos de este Blog… No lo veo compatible con la cálida y acogedora felicidad que da el sosiego, que por otra parte, le deseo.

    Comentario de Glomus

    # Ya rezo por probar sus croquetas…

    Comentario de Lola

    # Soy un prosaico, nada poético, lo sé. Quizás alguien pueda pensar que soy un cínico, pero no es así. Le hablo de mi experiencia vital, y le puedo asegurar que el día que saque esa famosa plaza de su instituto por la que tanto tiempo lleva luchando ese “casi” dejará de tener sentido. Se dará cuenta de que la felicidad absoluta no existe pero la serenidad de espíritu que le embargará hará que no le importe.

    Quedamos ya emplazados en la Hostería del Laurel… (no, mejor en el Pay Pay que cargan más los gintonics) … por Navidad para que me lo cuente.

    Comentario de Profesor Franz

    # Navidad. Cuán largo me lo fiais.

    En todo caso, se puede hacer un via crucis y cenar en el Laurel (cerca de Candelaria) y de ahí derivar como el que no quiere la cosa hacia la calle Silencio… honrado estaré de invitar a Usted y a la Dama Ramos a ambas consumiciones, en caso de que saque la plaza. Si no, me verán pasar la gorra y no he dicho nada.

    Y ya sé que la felicidad absoluta no existe. Por supuesto. Y además, ¿quién la quiere? Muchos porros hacen falta para acercarse al ese Nirvana, que debe ser un estado mental muy bobalicón.

    De cualquier manera, no me hagan caso. Un mal día lo tiene cualquiera, y una mala noche más todavía. Me quejo de vicio.

    Comentario de Microalgo

    # Casi M, claro que hablaba en sentido figurado, como aclara Microalgo. Quise decir que “la economía no puede explicar la felicidad” y ya me entiende… sólo quise decir que es un concepto irracional, inasible. Un abrazo, M.

    Comentario de Rímini

    # Para alguien de secano y tierra dentro como yo, que está convencida de que en otra vida anterior debió ser un animal marino, un alga o un minusculo grano de arena por la morriña que siento por el mar a cada instante, sobre todo por sus amaneceres y sus ocasos, leer este post ha supuesto alcanzar ese “casi” del que habla. He vuelto aspirar ese aroma profundo del océano, tanto que me ha hecho pensar si quizá no merezca la pena mandarlo todo a la mierda y cambiar mis colores del horizonte por un azul intenso y envolvente.
    Ya ve querido amigo, ese “casi” a todos nos persigue, y como dice el Profesor, sin él no seríamos nada porque esa esperanza por conseguirlo es la única inercia posible y real.
    Hace cinco dias que salió este post y todo ese tiempo llevo intentando dejar mi comentario, no se si usted mi querido Microalgo se ha planteado el efecto tan negativo que el maldito Bitácoras está causando en algunos de sus incondicionales como yo. No quisiera tener que exigirle daños y perjuicios como mi daño mental sea irreversible.
    Ahhh…y lo de pagarme con croquetas no le va a servir
    Bueno de todas formas un beso, por acercarme al mar por un instante

    Comentario de Sérilan

    # Estoy en ello, Sérilan. A ver si me cambio de una mardita vé.

    Rebesotes.

    Comentario de Microalgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: