Civilización

 

 No es azul ni flata que le hace

El placer también es una patria (Manuel Vicent: Son de Mar).


El Unicornio es una cafetería que está situada en el paseo marítimo de Cádiz, al lado de la Plaza Asdrúbal (la antigua “plaza de toros” que tantas confusiones provoca en los forasteros: ¿cómo puedo haber pasado por alto una plaza de toros?)

Lo que el Pay-Pay es a la guitarra y a la noche, lo es el Unicornio para la tarde. Es mi sitio.

Yo tengo muchos defectos, pero entre mis pocas virtudes está el reconocer en qué momentos estoy siendo bastante feliz. No, no se crean: hay gente que no se da cuenta de ello. Y son la inmensa mayoría. Detectan sus momentos de amargura (eso es fácil), pero ignoran que son felices hasta que alguna trastada del destino les enseña que lo fueron, y entonces ya es tarde para disfrutarlo. La felicidad se puede imaginar hacia delante y gozar en el presente, pero la felicidad pasada, cuando llegan los momentos de zozobra, no hace sino aumentar la intensidad de estos.

Me encanta llegar, alguna tarde en la que puedo hacerlo, al Unicornio a eso de las cinco, cuando abren. Saludar a Pablo, que es EL MEJOR camarero del Universo Conocido, pedirme un té frío y una porción de tarta de chocolate (la fama de estas tartas trasciende las fronteras) o una jarra de cerveza helada (depende de cómo me pille) y dirigirme a la mesa más recóndita del local. Sentarme, abrir un libro y ponerme a leer.

Cuando Pablo me trae lo que he pedido y, a los diez segundos de desaparecer él detrás de la barra se enciende sólo la bombilla que se encuentra incrustada en el techo sobre mi cabeza, siento (fíjense qué simple soy) una sensación de bienestar que, ya que no puedo distinguir de la felicidad, la llamo del mismo modo. En esos momentos uno siente que la civilización vale la pena. Que han pasado siglos de guerras, de pestes, de hambrunas, de represión del pensamiento, de oficiantes religiosos amenazadores, de devastación, pero que la Civilización se acabará imponiendo. Ya lo ha hecho aquí, en el Unicornio, en la mesa con mi libro y la luz sobre mi cabeza, y ojalá lo fuera haciendo paulatinamente en todas partes del mundo.

Soy un optimista. Si piensas lo contrario que yo, hoy, al menos, no me lo digas. Déjame disfrutar del momento y mañana, entonces sí, me lo rebates

Anuncios

2 comentarios to “Civilización”

  1. Microalgo Says:

    Comentarios antiguos a este post:

    # Me admira tu forma de escribir Microalgo, has logrado cargar de sensibilidad éste post y seguro que tu intención no era esa.
    No me ha sorprendido, no de alguien que es capaz de conseguirse su pequeño y “gran” espacio en ese rincón de EL UNICORNIO.
    Tienes razón, pequeños momentos y grandes logros para el alma tan castigada a veces, están ahí, en cualquier rincón de cualquier unicornio, pobre del que no sepa descubrirlos, porque es lo único capaz de conseguir que la nave no se vaya a pique tantas veces.
    Ya veo..no es azul..ni falta que le hace.
    Y a proposito del tema de éste post, tengo algo mío que me gustaria que leyeras, acabo de enviarlo a un concurso literario, sin ninguna pretensión, si acaso la de participar ya que es para féminas.

    Comentario de Sérilan hace 3 meses y 5 dias
    # ¿Quién puede rebatir lo palpable? Sr. Micro, usted es un optimista convencido y no sólo eso, hace optimismo de las frentes marchitas. Es algo incuestionable.
    Yo creo que sí nos damos cuenta de ser felices, pero nos aterroriza decirlo en voz alta porque, no creemos en las meigas, pero haberlas haylas.
    Y qué vivan las bomibillas sobre nuestras cabezas y las porciones de tarta de chocolate, carajo!

    Comentario de Margarita Dolce Vita hace 3 meses y 5 dias
    # Uh!

    Ha dormido Usted poco, Margarita, pero veo que se levanta con ánimo. Me encanta. Y me alegro de poder alegrarla.

    Y Sérilan: muchas gracias por a) su comentario y b) su oferta de mandarme un texto. Más que encantado, me sentiré privilegiado por leerlo. Ahora mismito le mando un correo electrónico a su cuenta de Yahoo, para indicarle el mío, por si no lo tenía.

    Un requetebesote!!!

    Comentario de Microalgo hace 3 meses y 5 dias
    # El Unicornio… cuantos recuerdos trae su mera mención. Uno automáticamente sabe que es el café, situado detrás de la Plaza de Toros. Aunque como usted dice ésta no sea más que un recuerdo de algo que hubo en aquel sitio. Así son en Cádiz, agarrados a lo que se fue en el pasado, viviendo el presente… Pero cuando se habla del Unicornio no hace falta que éste sea azul.

    Estoy completamente de acuerdo con usted Sr. Microalgo en que a veces todo vale la pena, que hay detalles que nos elevan al séptimo cielo y del cual no queremos bajar. A veces me pasa con los olores: un suave aroma a café recién hecho, el olor a sábana limpia, el olor a césped recién cortado, el olor en la mañana del pan recién tostado, el olor de la piel de un bebé recién lavado…

    Afortunadamente hay pequeños detalles que nos colman los sentidos y ya no necesitamos más, pero ¡ay! a veces ocurre que estamos ante grandes obras humanas que nos avergüenzan y abochornan. Así semos…

    Permítame sumarme al pequeño homenaje añadiendo que ¡cuantas tartas de chocolate, cuantos atardeceres con el cielo de color naranja, con el cielo de color amarillo, con el cielo de color rojo y otros con tantas nubes… Cuantos rayos verdes… Cuantas miradas cruzadas, cuantas sonrisas deseadas, cuantas lenguas calladas (y cuantas juguetonas) y cuantas manos inquietas… Cuantos libros no tuvieron que ser abiertos. Cuantos libros tuvieron que ser leídos en otras tardes porque no hubo compañía… Cuantos cafés, cuantas infusiones, y qué pocos Brandies. Y todo ello desde las cinco de la tarde. Como las buenas corridas..!

    Todo ocurre en un local tan pequeño como un dormitorio un poco grande… Es la magia que tienen algunos sitios, pero créame Sr. Microalgo, que sobre todo es la magia de la gente que está allí la que los hacen verdaderamente grandes.

    Comentario de Posidonia hace 3 meses y 4 dias
    # No me gustaría dejar pasar la ocasión de recordar, en relación a tu último post, que no tenía ni idea de que el sitio de marras se llamase el Unicornio, pero por la ubicación que citas debe ser el bar donde me siento impulsado a parar y tomar algo cada vez que paso por allí en coche, recién salido de Puerta Tierra. Obivamente, mientras que a la entrada en Cádiz es inevitable tener que pillar por la Avenida o bien por la nueva ruta de la Segunda Aguada (así se llamaba en la época en que frecuentaba aquello, ignoro cómo se llama ahora que es todo más espacioso), para la salida nunca lo dudaba y siempre lo hacía por el Paseo Marítimo y, no sé por qué (por su localización, seguramente) era una tentación pararse allí y ver cómo el horizonte se iba moviendo. Mi mejón lugar del mundo mundial, probablemente. Además, a diferencia de mi otro candidato a dicho puesto, El Palmar, espero no tener que pelearme nunca con surfistas y jipis tomateros para poder llegar a la barra…

    Comentario de jl ambrosio hace 3 meses y 4 dias
    # Una cosa que siempre he querido preguntarle, D. Micro… ¿ese “Pay Pay” del que habla usted constantemente es el mismo de la canción de Pasión Vega?. Ya sé que ella se ha criado en Málaga, pero como también ha cantado Habaneras de Cádiz y esas cosas, pensé que a lo mejor tenía alguna conexión gadita…

    Comentario de carrascus hace 3 meses y 4 dias
    # Me encanta que les encanten los mismos locales que a mí.

    El Pay-Pay es, en efecto, el mítico local al que canta Pasión Vega, que grabó el video-clip allí. El sitio en cuestión era un local de alterne en los años cincuenta y sesenta, donde avezadas meretrices captaban a sus clientes y les sacaban una botella de champán a medias con el dueño. A finales de los setenta su declive tocó fondo y cerró. Fue a mediados de los noventa cuando tres cuentacuentos (técnicamente “narradores orales escénicos”) asaltaron el proyecto de rehabilitar el local como un café-teatro. Teniendo a Paloma García como principal impulsora, ahora mismo es sitio de referencia para narradores, bailantes (tanto bailarines como bailaores), alguna Dragg Queen, cantautores y gente de calañas similares. Es el único local de este tipo en Andalucía que tiene su programación cerrada con un par de meses de antelación.

    Mi padre está jubilado, pero fue policía durante treinta años en Cádiz. Cuando yo trincaba la guitarra y le decía a mi padre que me iba a tocar al Pay-Pay, me decía:

    – Anda que no he hecho yo redadas allí.

    También es el local que aparece en la película “besos para todos”, de Jaime Chávarri.

    Más información aquí.

    Besotes.

    Comentario de Microalgo hace 3 meses y 4 dias
    # Corroboro los elogios de D. Micro al Unicornio, a su tarta de chocolate (vedada para mí por prescripción facultativa) y a su camarero, que posee la elegancia y el savoir-faire de un mayordomo de Woodehouse. Si además contrataran a cierto disc-jockey para sonorizar las puestas de sol, el Unicornio alcanzaría ya la perfección absoluta.

    Por cierto que a ver si mejoran ya la web del Pay-Pay, que no le hace ninguna justicia al local. Y de paso que contraten menos cantautores y más DJs!

    Comentario de Profesor Franz hace 3 meses y 0 dias
    # Aún existen en su/mi ciudad, Microalgo, locales que conservan esa bohemia que a todos nos gusta (quizá exceptuando a el Sr. Franz, que propone DJs en todas partes!): el Unicornio, el Café de Levante, el Pay-Pay… pero si es con mi amigo Microalgo poniéndole banda sonora con la ayuda de sus seis complacientes amigas, dejan ya de ser lugares y trascienden a la categoría de “mi lugar en el mundo”.

    Comentario de Rímini hace 3 meses y 0 dias
    # Ande, ande, no me abrume, Rímini…

    Lo del Profesor Franz tiene explicación, y es ésta de aquí. Es fundador de Novasónica. Lo que yo he oído merece la pena (y para que lo diga yo…).

    Comentario de Microalgo hace 2 meses y 29 dias
    # ¡¡Estoy que el alma no me llega al cuerpo!! La verdad es que, tras una infancia piadosa, al alma le costó siempre llegarle al cuerpo, pero desde que he engordado le cuesta mucho más.

    Y estoy así por varias razones:
    1) Que se abriera la posibilidad de comentar. aunque ya sabía yo que las 5:22 am iba a ser una buena hora.
    Y quería comentar que ¡ya estuve en El Unicornio! Vi a ese Camarero Mayor del reino y pensé que al hecho de que te enciendan la luz que tienes sobre la cabeza lo llamaría “delicadeza”. Y “delicadeza” es un temple espacial que se nos está perdiendo entre los dedos.

    2) También se me escapaba el alma cuando vi la explicación de lo del Profesor Franz y “no pude ir hacia atrás”, así que debí volver a abrir “Comentarios” (sin serias consecuencias porque enseguida lo hizo).

    Que lo frecuente un destacado miembro de la música electrónica lo mejora todavía. Podía haber puesto su música por la sierra y habría sido un portento.

    Bueno, don Micro, todo agradecimiento por su hospitalidad se queda corto. Como dijo Lila volviendo en el coche: “¡Cuánta información sensible en tan poco tiempo! ¡Y de cuánta calidad!”

    Comentario de Azagato hace 2 meses y 29 dias
    # ¡¡Gracias a Ustedes!! Roza uno la felicidad con estas cosas.

    ¡¡Que se repita, que se repita!!

    Comentario de Microalgo hace 2 meses y 29 dias
    # Hola!

    Solo quería apuntar una cosilla muy pequeña, que bueno lei hace poco en un libro (Optimismo inteligente de María Dolores Avía y Carmelo Vázquez, 1998) en donde se decia (es aproximado porque no lo tengo aqui para escribirlo exactamente) que: las personas detectamos más aquellos momentos negativos, o sentimientos que nos dotan de frustación, tristeza, melancolía, porque en resumen hay muchas más palabras negativas en nuestro diccionario para expresar todos estos momentos, que palabras positivas para expresar la felicidad, el por qué, pues porque parece que el ser humano solo se fija cuando le va mal porque se supone que es lo que no debería ser normal, aunque en el mundo en el que vivimos lo extraño es ver a alguien que le va todo bien. Así pues, disfrute de esos momentos y he decir …¡¡¡que me alegro de que los tenga!!

    Muchos besitos!!!!

    Comentario de Lara hace 2 meses y 29 dias
    # Perdón por mi incultura musical (ó mejor, también musical) respecto de la música electrónica. Yo empecé con Kraftwerk y Ultravox y ahora, hecho con cables, sólo escucho a Radiohead (semi-electrónica), lo que es poca evolución en muchos (-ísimos) años. De todos modos, no consigo escuchar la música de Novasónica en el enlace que me manda Microalgo. ¿Algo más directo? Gracias.

    Comentario de Rímini hace 2 meses y 28 dias
    # Eche Usted un ojillo en el Blog de los Hermanos Replicantes (link en mi banda derecha), ya que el Profesor Franz es uno de los que parten el bacalao por allá. Seguro que, si tiene curiosidad, le indican qué, cómo, cuándo y dónde. El “por qué” lo tendrá que deducir (¿o decidir?) Usted mismo. Y le va a costar trabajo, se lo digo desde ya mismito. Así, beberá Usted de las fuentes, Rímini, y no de segunda oreja, porque sabe que la música elestrósnica no me subleva la sangre tanto como otros, tales como la voz humana. Por ejemplo, la de Elena Bugedo, que el 25 cantará en el Pay, dentro del concurso… ya aprovecho para sugerirle que se busque una baby-sitter para su Clarísima vástaga y se nos acerque por allá, que la Bugedo merece la pena.

    (Debería pagarme royaltyes)

    Termino con cita de quien ya saben, para Lara:

    “Triste es el hombre que sólo ama las cosas cuando se alejan” (Stefano Benni: Baol)

    Comentario de Microalgo hace 2 meses y 28 dias
    # Va mi completa adhesión a las las virtudes descritas. Cambiense las 5 pm por las 11 pm, amén de la periodicidad que pasa a ser anual lo que obliga a la merecida sustitución del té por un Talisker y del libro por la compaña de uno de los mejores amigos que tengo, súmese que El Unicornio está a 1317.07 km al NE del lugar donde escribo, pero a 215 m de la que fue mi casa durante 12 años y se entenderá lo que he disfrutado con este post.

    Comentario de Glomus hace 2 meses y 26 dias
    # Pues la civilización está en peligro. Ayer fui al Unicornio con el anfitrión de este blog y ahora resulta que cierra los lunes por descanso del personal, eufemismo que creo tapa que en ese día no iba ni Dios. El Unicornio sólo cerraba los 25 de diciembre y los 1 de enero, y en verano tenía horario especial abriendo más tarde. Pero el resto de los días, diluviase, tronase o achicharrase el levante veraniego allí estaba desafiando a los elementos.
    A esto se une el reciente cierre del Canadá, un bar tradicional del Paseo Marítimo gaditano que sobrevivía a las moderneces. Allí se podían degustar bandejas de deliciosas patatas caseras con varias salsas, y tapas tradicionales. Veranos enteros ha sido el cuartel general del que suscribe con mucha gente, entre ellos el propio señor Microalgo. Ahora va a ser un restaurante ad hoc. Esto deber ser la vejez. Que te empiecen a quitar tus referencias vitales.

    Comentario de Monsieur Jacobine hace 2 meses y 15 dias
    # Es cierto, Monsieur. Qué horreur (para decírselo en su idioma). A mí, desde que desapareción el Baviera allá por el año ochenta y nueve…

    No cabe duda: se avecina el apocalipsis. Un día la tarta del Unicornio la traerán del Mercadona, y ese día será el llanto y el crujir de dientes.

    Comentario de Microalgo hace 2 meses y 15 dias

  2. Josu Ramos Says:

    Bien valen estos 24 años y doscientos setenta y nueve días desde que intenté la aventura entre descabellada (afirmaron algunos en aquel momento) y empática de intentar ofrecer el mismo trato que me gustaría que me diesen a mí en cualquier local público, lejos de esa amargura de quien me confió recientemente:

    -Una de las razones por las que actualmente salgo menos es porque no entiendo que algún camarero sea mi enemigo antes aún de conocerme.

    Salvando el ácido humor reflejado, bien valen tantas alegrías y algunos pequeños sinsabores solamente por leer todos esos comentarios, que, de vez en cuando, el ego necesita alimentarse.Gracias de todo corazón y quedan todos ustedes invitados a la celebración del 25 aniversario que celebraremos a mediados de Agosto de 2009.

    En cuanto al hecho de permanecer cerrados al público algunos lunes del año, el motivo ya lo han escrito (implícitamente) ustedes : Coincide con el periodo vacacional de esa excelente persona y camarero, además de hermano Pablo. y como los bombones Rocher, que no los venden en la temporada calurosa para mantener la calidad, preferimos cerrar un día a la semana (Sí, ese día que viene menos gente, el lunes ) que reemplazar a Pablo. Empresa imposible.

    Gracias de verdad a esos clientes sin los cuales, sin su complicidad no hubiera sido posible esta apasionante aventura.
    Josu/Unicornio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: