Bien puesto

noctiluc.jpg

 

¿Acaso la vida no es un puzzle? ¿Acaso no la construimos ensamblando una multitud de pequeñas e insignificantes piezas? (Félix J. Palma: Las Corrientes Oceánicas).

 

Noctiluca scintillans. Brillan en la noche como microluciernaguitas, emitiendo diminutos fogonazos. Iluminan poco… pero menos es nada.

 

Cuando me puse a mí mismo el nombre de “Microalgo” para dejar comentarios en otros blogs lo hice a la prisa, sin mucha comedura de mollera. Mi primer aislamiento y cultivo de microalgas fue en el tercero de carrera, en el curso 88-89 (¡va a hacer veinte años, casi ya!) y desde entonces no he dejado de trabajar con estos organismos. Desde esa perspectiva, el nombre era obvio.

 

Pero si me paro a pensar en ello, no se me habría podido ocurrir un nombre mejor.

 

“Micro”, soy. Los seres vivos somos “micro”, hasta los elefantes lo son. Pequeños fragmentos individuales de materia orgánica capaz de reaccionar ante su medio circundante. Algunos son hasta conscientes de sí mismos (esto engloba a cierta parte de los seres humanos), pero no por ello dejan de ser minúsculos en la escala planetaria (no digo ya en la cósmica). No perduramos. Duramos y punto. Después, no dejamos más rastro detrás que el recuerdo que otros tengan de nosotros, hasta que ellos dejen de durar.

 

Al que le dé vértigo esto, que se chinche. Pero ese es el juego. Y a mí no me molesta. Lo asumo y lo disfruto como una suerte.

 

Y “algo”. Jé. Como vegetales que son, las algas (salvo excepciones, como las plantas carnívoras o las Noctiluca de la foto de arriba, que son depredadoras) se buscan la comida por sí mismas. La fotosíntesis consiste en eso: chuperreteo material inorgánico y lo convierto en orgánico, con ayuda del solecillo. Con un par. Para mí y para quien se me coma (qué remedio). No molestan a nadie a la hora de zampar. De hecho, hacen más que deshacen. Yo con eso me conformaba.

 

Y claro, las algas siempre están ligadas al agua (al mar, en el caso de las que, como yo, somos marinas).

 

Aunque el término “alga” no tiene ya más interés que el histórico (dos algas aparentemente similares pueden tener más diferencias bioquímicas que las que hay entre un ornitorrinco y un aguacate), en la definición tradicional del grupo se incluía algo acerca de que los órganos sexuales no están recubiertos de otras células. Que los tienen “al aire”, vamos.

 

¿Ven? Ahí ya no quiero meterme, que pisamos terreno lúbricamente resbaladizo.

Anuncios

Una respuesta to “Bien puesto”

  1. Microalgo Says:

    Comentarios antiguos a este post:

    # No es bueno hacer referencias a otras cosas, pero tu párrafo sobre el “micro” me ha recordado a esta página.

    http://www.nikon.co.jp/main/eng/feelnikon/discover

    Usenla, y verán que lo que son es simplemente.. cuestion de escala.

    Estoy muy contento de conocerle, señor Microalgo. Y aunque todos en lo fisico seamos micro, algunos en lo espiritual (y no me refiero al Zen) sois Macro.

    Comentario de Peter hace 3 meses y 27 dias
    # Unas sinvergonzonas, es lo que son las algas.
    Y esta entrada, don Micro, es de las mejores que te he leído. Uno se queda… ¡cósmico!

    ¡Gusto en verlo, Don Peter!

    Abrazos a los dos y a todos los que se asomen.

    Comentario de Azagato hace 3 meses y 27 dias
    # Pues sí, somos micro, como pequeñas motitas de polvo en el universo conocido y por conocer, pero, ¿y lo bien que nos lo pasamos?

    Comentario de Magherita Dolcevita hace 3 meses y 26 dias
    # … ¿Y las pechás de comer que nos damos? Porque en cuanto nos dejan sueltos arrasamos, querida Margherita.

    Tengo que ordenar mi vida. Y seguir una dieta. Con Usted cerca, bastante imposible. Ya ve Usted, que el plan del otro día era un minúsculo bocadillo y acabó con un entrecot de retinto.

    Seremos “micro”, sí, pero comemos como un agujero negro.

    Por cierto: curiosísima la página que manda, Peter.

    Comentario de Microalgo hace 3 meses y 26 dias
    # Somos micro, no hay duda. Todos lo olvidamos alguna vez y concedemos importancia macro a cosas que, en su verdadera dimensión, son menos trascendentes que un diminuto fogonazo de la Noctiluca scintillans. ¡Y con que falsa intensidad nos deslumbran!

    Comentario de Rímini hace 3 meses y 25 dias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: