Dígaselo con flores

Nada por aqu, nada por allá…

– Si buscas la frase más hermosa de todas las religiones, la más bella que haya salido nunca de la boca de un hombre no es ésa. Es otra, pero también fue Jesús quien la pronunció. No la tomó de las Escrituras, ahí se limitó a escuchar su corazón.
¿Cuál? Yo la esperaba. Maimún detuvo un momento su montura para darle a la cita cierta solemnidad:
– El que esté libre de pecado que arroje la primera piedra (Amin Maalouf: El Viaje de Baldassare).

Es cierto que ninguna planta bien educada le regalaría los órganos reproductores de un animal a otra planta. Y también es cierto que soy botánico y que no debería tener la costumbre de regalar flores.

Pero sí. Soy de los que regalan flores (sólo a veces plantas) a las personas a las que quiero. No sólo a la dama única (siempre es única) que ocupe mi pensamiento en un momento dado. También a amigas tristes, hospitalizadas, madres recientes, otras que acaban de volver del infierno o las que acaban de caerse del cielo. Creo que conozco todas las floristerías de la ciudad en la que crecí.

Una de ellas (formato quiosco) está cerca de mi antiguo colegio. Es (o era, hace ya años que no paso por allá) la más económica de toda la ciudad. Por si les interesa y viven cerca, sus coordenadas son 36º 30’ 39,55’’ Norte, 6º 16’ 41,20’’ Oeste.

Estoy, por tanto, acostumbrado a comprar flores con naturalidad. No, no se rían. Hay gente que no lo está. Hemos de reconocer que existen ciertos atavismos, los mismos que, por ejemplo, me impiden regalarle flores a un tío, por muy querido que me resulte (¿es un verdadero atavismo, o es que supongo que no le van a hacer demasiada ilusión?). En una excursión a Marruecos en mis tiempos universitarios podía constatar en cada pueblo que los niños pequeños se partían de risa al verme recopilar flores para mi herbario. Y las niñas más. Tocar flores es prerrogativa femenina.

Recuerdo una de las últimas veces que pasé por la citada floristería (so long, old friends). Fui a comprar un ramo de flores para una de las amigas que conformaban la tribu de mi adolescencia, convertida ahora (la tribu) en un prolífico clan, que produce criaturitas a una tasa vertiginosa. Ese era, precisamente, el motivo de la ofrenda floral: un nuevo alero-pívot en el mundo. Junto al quiosco, un pre-cani (entonces aún no se había establecido la categoría) bullía bastante nervioso. Las manos en los bolsillos del chándal, la mirada furtiva a un lado y otro de la calle, tal vez por si era sorprendido por un colega en tan delictiva tarea. De vez en cuando se asomaba, impaciente, al interior del quiosco donde el florero (¿el floristero?) (no, me parece que va a ser el florista) donde el florista preparaba con quizás deliberada parsimonia una única rosa. El rato se le debió hacer eterno al enchandalado púber. Pero aún el florista tenía que destrozarlo un poco más.

– ¿Qué pegatina le pongo, FelicidadesTequieroPerdónameEnhorabuena?

Lo recitó así, en plan ChipironesPuntillitasCalamaresCazónenadobo. Muy profesional y aséptico. Pero al chico le debía sonar como si él mismo fuera del Opus Dei y el otro un depravado dependiente de una Sex Shop que le ofreciera un surtido de condones de sabores, retardantes, con estrías, con formas de animales o con elementos espinosos de castigo sado-maso.

Siguiente frase, escríbase en caracteres Times New Roman tamaño 4.

– Te quiero.

Ahí me di cuenta de que el florista era un poco sádico, o de que estaba animado por una pequeña rencilla personal contra el pre-cani. Anótese en Arial, 16. Negrita, cursiva, subrayada.

– ¿Perdona?

Resoplido. Mirada a ambos lados. Mirada a mí (yo, suizo cual guardia papal, impertérrito, cara de póker: las gafas de sol ayudan mucho, las inventaron los jueces japoneses en el siglo diecisiete para que los reos no les vieran los ojos). Resoplido. Times New Roman 12.

– Te quieeeeero.

– Ahí tienes. Muchas gracias. ¿A Usted que le pongo?

– Un ramo de flores, surtido. Es para una parturienta, pero póngale “te quiero”.

Anuncios

Una respuesta to “Dígaselo con flores”

  1. Microalgo Says:

    Comentarios antiguos a este post:

    # Las flores, los patos, los canis… Nacho, más que a las microalgas, parece que te dedicas a la sociología. Tienes que describir algún día a tus amigos. Sería unas risas.

    Comentario de Carmen Moreno hace 5 meses y 15 dias
    # Oiga, D. Micro… aparte de la falta de pelo descubro con sus escritos en su blog y en el mío cada vez más cosas en común. Y ésta de regalar flores también es una de ellas. Y no solo para Doña Manuela de Carrascus, sino que, como usted, recurro a las floristerías para los regalos a las demás amigas o conocidas. Y me gusta sobre todo hacérselas llegar a través de los propios floristas, no llevárselas yo mismo… no sé en realidad por qué, quizás es que creo que así la sorpresa es mayor, se agudiza más la sensación de sorprenderla con algo inesperado… en su casa, en su trabajo…

    Que se quiten todas las cajas rojas de Nestlé donde se pongan unas herberas bien bonitas y adornadas…

    Comentario de carrascus hace 5 meses y 15 dias
    # Creo que las flores son el mejor regalo que se pueden hacer, me encantan, aunque no solo las rosas que es de lo que se suelen llenar los ramos sino tambien los claveles o los tulipanes.

    Además una flor parece que no durara mucho pero creo que el aroma que desprende queda siempre en nuestra memoria. Y y que pongo esto…¿por qué se le regalan flores a los muertos? porque los egipcios llenaban las tumbas creyendo que el muerto los iba a necesitar, pero nosotros…¿de que viene esa costumbre? ¿parece que una muerte con flores es menos muerte?

    Vaya, siento mucho que este post tan bonito lo acabe convirtiendo en esto, pero son dudas que me asaltan y …tal vez alguien tenga la respuesta…

    ¡¡¡Muchos besitos!!!

    Comentario de Lara hace 5 meses y 15 dias
    # Voy a ser crítico, que estamos a fin de mes. Sólo hay un regalo que me parezca más cutre que regalar flores, y son las flores de plástico. Soy partidario de regalar la planta completa, con su raíz o rizoma jaleado por turbas, arcillas y millones de microorganismos, su tallo simple o múltiple, sus hojas glabras o pubescentes e incluso algún pulgón o larva si se tercia. Viva la maceta, muera el celofán…

    Comentario de Glomus hace 5 meses y 15 dias
    # Toda la tarde intenté meter un comentario, pero no terminaban de abrirse, así que tengo otro sobrevenido: ¡Piérdase, Bitácoras!

    Con respecto a lo otro, me gustaba comprar flores a Gerónimo, en la placita de al lado del Alfil, hasta que al terminar este verano no volvió. Y llevar flores a una estación para una amiga o un amigo, si se tercia. Estar en Barajas horas, por el retraso de un avión, con unas rosas en una mano y un libro de poesía abierto en la otra, es una sensación estupenda (y abre casi tantas posibilidades de ligar como pasear un perro). Si voy allí en tren, no os privéis de regalarme un ramo en la estación (creo poco en esas cosas de lo apropiado según géneros).

    Comentario de Azagato hace 5 meses y 15 dias
    # Hola Microalgo!!! debo de decir a dia de hoy que estoy totalmente a favor de las flores, ademas ayer mismo me regalaron un ramo de doce roasas rojas y me lo trajeron a la puerta de la universidad..debido a mi timidez , el color de mi rostro quedaba muy a juego con el color de las flores, pero tengo que afirmar que la felicidad de ese momento no es comparable con nada, es más tal vez un ramo, una planta, una flor depende tanto de la persona que te la regala, que puede llegar a ser un buen regalo o el peor que se pueda hacer.

    La verdad, es que estoy feliz, y el olor que hay en toda la casa…lo unico que quiero es recordar ese momento, y tal vez lo que más me gusta es ese instante que se queda en mi memoria…

    Mil besos!!!

    Comentario de Lara hace 5 meses y 14 dias
    # Regalar flores… Síiiiii!!! Pero…. ¿Porqué a los hombres nunca nos regalan flores? (Por supuesto, una mujer, Microalgo). Sólo conozco un amigo que tuvo esa suerte y se las envió su mujer.

    Mujeres: regaladnos flores (bueno, a Glomus una maceta!!)

    Comentario de Rímini hace 5 meses y 13 dias
    # ayer dos horas para poner un comentario y no sale. ¡ay, bitácoras! Felicitaba a Lara por tener cerca a alguien apasionado.

    Reivindicaba lo que se liga eun aeropuertocon flores en una mano y un libro en la otra (pareces inofensivo).

    Y os pedía que si voy en tren, no os privéis de esperarme en la estación con flores.

    Besos

    Comentario de azagato hace 5 meses y 13 dias
    # ¡¡Sí, por favor!! ¡¡Regálennos flores!!

    Así tenemos excusas variadas.

    a) Vente a ver cómo quedan esas flores en mi dormitorio
    b) Mira cómo huelen. No, acércate más. Un poquito más. No, más todavía.
    c) ¿Conque flores, eh? (tirándolas a un lado). Anda ya, si tú lo que quires es (piiiii).
    d) (Emocionándose uno) (y metiéndose los dedos en los ojos, para que lagrimeen) Snif. Nunca nadie… snif. Yo… ¡Abrázame, corre!

    (Y así sucesivamente).

    Comentario de Microalgo hace 5 meses y 13 dias
    # Y me sumo a la felicitación de Azagato para Lara. Qué gustazo, que te pongas colorada.

    Y salió su comentario, Azagato. Léalo usted mismo.

    Comentario de Microalgo hace 5 meses y 13 dias
    # pue zí, puezí. zalió.

    Comentario de haz a gato hace 5 meses y 13 dias
    # ¿Por qué siempre esperando a recibir? ¿por qué no desesperad@s de regalar? ¿No iría acaso mejor?
    A pesar de ello hay gente que no quiere recibir rosas…

    Comentario de Gea hace 5 meses y 13 dias
    # no la toques más, que así es la rosa

    Comentario de primo hace 5 meses y 12 dias
    # Regalar flores está muy bien. No digo yo que no.

    Pero donde se ponga ese hombre que te pone (aquí se dice “te pone” o se calla una) tu casa con su jardín de echar las pantorrillas al techo, para que tú misma salgas a cortarlas con tus tijeritas de podar, tu cestita forrada, tus guantes de fino paño gris… pues la verdad, :-)

    Ejem.

    Comentario de La donna è mobile hace 5 meses y 12 dias
    # Envidio esas amigas suyas don Microalgo, esas a las que usted regala flores. Las flores me emocionan, pero aún más lo haría el hecho de recibirlas de alguien a quien quiero y por sorpresa. Nunca tuve suerte, pocas veces se me dió el caso

    Comentario de Sérilan hace 5 meses y 11 dias
    # ah, esa dama móvil que luego es la más inmueble. Don Micro, creo que usted y yo no podemos ir poniendo casas con jardín por ahí. Quizá por eso hacemos lo de las flores, ilusos pobres (que no es lo mismo que pobres ilusos).
    Y usted al menos debe poner (en el uso intransitivo del verbo).

    Yo me limito a hacer encuestas sociológicas de uso personal en bitácoras como ésta, cuando la gente empieza a desnudar el alma… ¡cúbranse con flores! (en todos los significados posibles).

    Comentario de azagato hace 5 meses y 11 dias
    # No es mala suerte, Sérilan. Se llama falta de justicia.

    Tiene razón, Azagato, en que nuestros recursos son limitadísimos en materia de plantar jardines. Pero en fin. Mientras, nos apañaremos con flores.

    Besotes a todos!

    Comentario de Microalgo hace 5 meses y 11 dias
    # Una corrección, si vous plait (que luego me echan los caballos). Fueron los chinos y no los japoneses los que inventaron las gafas de sol. Y fue en el siglo quince (y no el diecisiete).

    En fin, corregido queda.

    Bezox.

    Comentario de Microalgo hace 5 meses y 10 dias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: