Lost in translation

Cada desconocido con quien nos cruzamos en la calle se encuentra inmerso en su personal epopeya, a mitad de una gesta de la que sólo somos figurantes (Félix J. Palma: Métodos de Supervivencia).


Patos everywhere.



Me crucé por la calle con VMB, un amigo de la infancia. Tenía mala cara. Me contó que sacó una oposición tres años atrás, que lo destinaron a Madrid. Y que lejos de la cocina materna, dado que él no había frito un huevo en su vida, se dedicó a comer utilizando el binomio Macdónal ― Pissa Há, Pissa Há ― Macdónal. Al cabo de tres años tenía las articulaciones tan flexibles y limpias como el interior de las piezas de artillería del San Juan Nepumoceno, lo que lo llevó a sufrir tres infartos masivos consecutivos, de los que se salvó porque Isis aún no tenía previsto reclamarlo a su presencia. Estaba esperando que le tramitaran la baja definitiva (espero que no fuera un eufemismo).

Era un tipo extraño. El 23 de Febrero de 1981 estuvo toda la mañana diciendo que “era un día muy raro”. Soleado, tranquilo, de colegio, normal.

―¿Raro por qué, V.?
―No sé ―miraba al cielo.― Es un día raro.

Vaya si lo fue, pero empezó a ser raro a eso de las seis de la tarde, no por la mañana.

Tras despedirme de él en nuestro fugaz encuentro a la altura de la Calle San Pedro, recordé también un nefasto examen suyo de inglés. Nos pusieron por delante un extracto del primer capítulo de “Las uvas de la ira” de Steinbeck, para que lo tradujeramos. Encontré el libro en la vieja y surtida biblioteca de mis padres, y de allí copio ahora el texto.

The dust.

In Oklahoma, the ploughs cut through the red earth. [ ] The corn grew green and straight. [ ] In June, the sun was stronger and the air was thin. [ ] Everywhere, there was dust. Every moving thing raised a cloud of dust. The dust stayed in the air for a long time. [ ] The wind blew harder and the dust rose up from fields. [ ] The night was black, because the dust hid the stars. [ ] In the morning, the dust covered the corn, fences, roofs and trees.

Salimos del examen y VMB nos dijo, extrañado (ya dije que era un tipo extraño):

―Qué pechá de patos, ¿no?
―¿Patos, V.? ¿Qué patos?

Un pequeño error de traducción en una sola palabra (dust por duck) produjo el siguiente texto delirante:

Los patos.

En Oklahoma, los arados surcaban la tierra roja. [ ] El maíz crecía verde y recto. [ ] En Junio, el sol era más fuerte y el aire poco denso. [ ] Por todos lados había patos. Cada cosa que se movía levantaba una nube de patos. Los patos se quedaban en el aire durante mucho tiempo. [ ] El viento sopló más fuerte y los patos se elevaron desde los campos. [ ] La noche era negra, porque los patos ocultaban las estrellas. [ ] Por la mañana, los patos cubrían el maíz, las vallas, los tejados y los árboles.

A los dos días el profesor de inglés nos trajo las notas.

― V., te he cargado. Pero no veas lo que he podido reírme.

3 comentarios to “Lost in translation”

  1. Microalgo Says:

    Comentarios antiguos a este post:

    # Pues a mí me gusta más la recreación de V que el original de Steinbeck. Y ya hubiese sido la hostia si le pone de título, traduciéndolo de forma tan creativa: “Las grapas del fantasma”.

    Comentario de carrascus hace 5 meses y 17 dias
    # Hombre, dónde va Usted a parar. Ni el mismísimo Hitchcock. Además, el original tiene pinta de ser un dramón del mismísimo carajo. Con los patos tiene mucho más swing.

    Comentario de Microalgo hace 5 meses y 17 dias
    # Estaba claro que V era biólogo de vocación, puesto que como todos nosotros sabemos, el estado de Oklahoma y alrededores se caracterizan por su abundante colonia de patos, cuya visión inspiró a Hitchock una mañana soleada de otoño mientras paseaba entre cornetas verdes (green corn?). El problema era, que como el pato Donald es un símbolo nacional, tuvo que cambiar de especie. Total, los patos no se iban a quejar, no? Pobre V, que culpa tenia que su profe de ingles fuera tan poco instruido en ese tema?… de haber conocido la historia, otro pato hubiera cantado para V.

    Comentario de Akashiwo hace 5 meses y 17 dias
    # Estaba claro que V era biólogo de vocación, puesto que como todos nosotros sabemos, el estado de Oklahoma y alrededores se caracterizan por su abundante colonia de patos, cuya visión inspiró a Hitchock una mañana soleada de otoño mientras paseaba entre cornetas verdes (green corn?). El problema era, que como el pato Donald es un símbolo nacional, tuvo que cambiar de especie. Total, los patos no se iban a quejar, no? Pobre V, que culpa tenia que su profe de ingles fuera tan poco instruido en ese tema?… de haber conocido la historia, otro pato hubiera cantado para V.

    Comentario de Akashiwo hace 5 meses y 17 dias
    # Pues sí. Qué falta de sentido del humor. Seguro que se equivoca en la palabra “thin” y no pasa nada. Tsch. Como dice Carrascus, además queda mucho más interesante con patos.

    Comentario de Microalgo hace 5 meses y 17 dias
    # La verdad es que uno de los privilegios que tienen los profesores es reirse de aquellas respuestas que damos los alumnos en los examenes. Hace poco un amigo, que esta haciendo las prácticas de psicopedagogía al igual que yo, vi un examen, y en el habia un ejercicio que era para trabajar sufijos y prefijos, uno de ellos era: escribe el opuesto a estas palabras.

    ¿Qué entendio el niño? debio pensar que era un ejercicio muy sencillo, y para enseñaros porque lo digo pongo un ejemplo a continuación.

    Contrario de la palabra “desabrochar” = “rahcorbased”

    Si, si, lo podeis leer al derecho o al reves, y…¿Quién le dice al niño que no esta escrito al contrario?jajaja.

    Bueno supongo que habrá miles de estas anecdotas, pues por ello cada cierto tiempo un profesor iluminado escribe un libro de los errores de sus alumnos (cuando seguro el tendra miles y miles lo que pasa que nadie se los recuerda) uy otra pregunta estos libros…¿el derecho de autor de quien es, del profesor o de los alumnos que se curran las respuestas por ser originales y creativos?jajaja.

    Muchos besitos!!!

    Comentario de Lara hace 5 meses y 17 dias
    # Yo creo que el rodahcorbased tenía razón, que el profe no se había explicado bien. Con respecto a V, a todos se les puede permitir que metan una vez la pata, pero no tanto. A un tipo que fue premio nóbel de física, expertoe n cuántica, le preguntaron en la universidad que cómo mediría la altura de una casa con un barómetro. Sabía perfectamente la respuesta que “quería” oír el profesor. Pero ´le aburría y se limitó a responder una posibilidad: “Le ato una cuerda y lo dejo caer desde la azotea. Cuando toca suelo, mido el trozo de cuerda liberado”. Injustamente, se negaron a aprobarle. Tampoco le suspendieron, llamaron a un tipo importante para que le hiciera oro examen. Además de dar en un minuto la respuesta “científica” esperada, dio varias más que se ajustaban perfectamente al enunciado. Mi preferida: Iría alportero de la casa y le diría: le doy este bonito barómetro si me dice cuál es la altura de esta casa. (Esta vez fue aprobado y pudo llegar a recibir el Nóbel en física).

    Comentario de Azagato hace 5 meses y 17 dias
    # Una vez escuché en una conferencia friqui que en los añós cuarenta hubo un traductor de libros fantásticos del inglés que no entendía ni papa de la lengua de Shakespeare. Una vez convirtió a “Blancanieves y los siete enanitos” en “Los siete pequeños hombres de la nieve blanca”, lo que no negarán es más sugestivo que el título original.

    Comentario de Monsieur Jacobine en Iruña hace 5 meses y 16 dias
    # ¿Y qué traducía usted, dilecto irúñico, 3 horas y 42 minutos antes de las 6:47 de la mañana, en esa tan piadosa ciudad?

    ¿Qué nuncajamases nos preparaba?

    Mi caballo por conseguir esa versión (y conste que, en un segundo trueque, podría perder un reino).

    Comentario de Azagato hace 5 meses y 16 dias
    # Lo de los patos es como para levantar un monumento. Pero, que conste, que no sólo los alumnos se equivocan o meten la pata.
    En uno de los manuales del CAP de la Complutense, el año pasado, se podía leer: “Ahora usamos las nuevas tecnologías, como el magnetófono”. Una se pregunta qué métodos anticonceptivos usarán estos señores que consideraban en el 2006, el magnetófono como nueva tecnología.

    Comentario de carmen moreno hace 5 meses y 15 dias
    # Señor Azagato, cuantos rodeos para decir que mi comentario iruñés fue escrito a las 3 de la mañana. Irúñico sólo temporalmente pues ya estoy en mi habitat natural. Y lo de los nuncasjamases (¿tengo yo aspecto de JM Barrie o similar?) y esas versiones por las que usted perdería un reino, perdone, pero se me escapa. Serán los dos aviones que he tomado hoy.

    Comentario de Monsieur Jacobine hace 5 meses y 14 dias
    # Supongo que lo de las versiones se refiere a esas de “los siete pequeños hombres de la nieve blanca”. Yo también daría mucha tela por leer eso.

    En cuanto a aspecto de Barrie… pues no sé. Le echaremos en lo alto a una niña de cinco años, a ver como se comporta.

    Jie, jie.

    Comentario de Microalgo hace 5 meses y 13 dias

  2. Virginia B Says:

    Esto me ha hecho recordar que una vez me dio la vena de leerme este libro en inglés, por aquello de echarle un par, vamos. Después de nosecuántas páginas hablando de los campos y el viento y lo dura que es la vida, uf. No pude más.

    Tal vez, si hubiera hablado de patos…

  3. Microalgo Says:

    Mucho más encanto y más emoción, con una invasión de patos. No me diga que no…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: