Cyraneando

Touché

Nunca la lanza embotó la pluma, ni la pluma la lanza (Miguel de Cervantes Saavedra: El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha).

 

Edmond Rostand nació EXACTAMENTE cien años antes que yo.

(Persona molesta e importuna, a Microalgo):
– ¡Calvo!

(Microalgo):
– Mucho.



¿Y nada más?
Psé, podrías haber dicho algo más rotundo…
Eso, si fueras una persona de mundo.
Así, si hubieras recibido más letras
en lugar del insulto que perpetras
habrías dicho algo mucho más profundo.

Por ejemplo:

Adivino: En esta bola veo tu futuro.
Economista: ¡En peluqueros te ahorras un montón de duros!

Un piojo: Mmmm… mejor espero al siguiente autobús.
Político: ¿Quién te corta el pelo? ¿George Bush?

Práctico: Déjame que apunte ahí los resultados de la quiniela hípica…
Turístico: Is this a spanish calvorota typpical?

Anticlerical: Esa calva no está mal. La tonsura sí que es fea.
Coqueto: Agáchate un poquito para que yo me vea…

Torpe: Hace mucho que no se te ve el… mmm… hola.
Darwinista: ¿Tú desciendes del mono, o del cangrejo cacerola?

Didáctico religioso: Así os quedaréis si os tocáis y no hacéis penitencia.
Didáctico médico: Eso no es calvicie. Lo tuyo se llama alopecia.

Irónico: Las cabezas tan brillantes siempre acaban siendo el centro.
Galeano: Si fuesen importantes, los pelos estarían por dentro.

Cínico: Las mentes así de despejadas suelen ser también las más listas.
Díptero: Vuelo ciento once… ¡Pidiendo pista!

Optimista: Hazte un transplante de los pelos de la nuca…
Pesimista: Ni transplante ni nada: cómprate una peluca.

Ambiguo: Si no fuera por ese claro, parecerías un oso.
Hipocondríaco: Quita, quita, quita… a ver si va a ser contagioso.

Y cosas así podrías haber dicho risueño
si más letras hubieras recibido de pequeño,
que hasta para insultar hay que saber ser fino,
hay que hablar con gracia, hay tener tino
y no sólo las siete letras de las que eres tú dueño:
son las letras que conforman la palabra CRETINO.

(Y la espada ya me está dando calambres).

(Gracias, Monsieur, por dejarme la bibliografía).

Anuncios

3 comentarios to “Cyraneando”

  1. Microalgo Says:

    Comentarios antiguos a este post:

    # Edmond Rostand, autor de “Cyrano de Bergerac”, fue un clásico ejemplo de morir de éxito. Estrenó la obra con 29 escasos años, y fue tal pelotazo que el hombre se vio desbordado y casi que no pudo escribir nada más el resto de su vida, como un Truman Capote en francés y en verso

    Comentario de Monsieur Jacobine hace 6 meses y 13 dias
    # ¡Magnífico, Microalgo! Y no me extraña que no tenga más comentarios como este, visto lo difícil que se está poniendo acceder a esta página sin que haya fallos. En cualquier caso, y volviéndo a citar a Galeano, no se preocupe usted por “lo de arriba”, que a usted se le habrán caído muchos pelos, pero ningún ideal, lo que es mucho si se compara con tanto arrepentido como anda por ahí.

    Comentario de Rímini hace 6 meses y 11 dias
    # Grasiah, resalao. Ajolán de que te toque una plimitiva’nsolitario.

    Comentario de Microalgo hace 6 meses y 11 dias

  2. Tiza (@Tizapuntobiz) Says:

    que grande eres!

  3. Microalgo Says:

    (Y qué calvo)…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: