Radicales

Lo malo no es morirse. Es peor entremorir.

Todos somos pedazos de papel idénticos, vacíos, sin nada escrito en ellos. Lo que nos hace diferentes es la forma en que hemos sido doblados. Somos los pliegues (Orson Scott Card: Wyrms).Esta minúscula microalga ocupa parte de su tiempo en cantar música del renacimiento (y algo de barroco, para desmuermar) en un coro de cámara. Tiene que haber gente para todo, digo yo.

El pasado domingo, nos tocó cantar un oficio en una iglesia a la que el coro entero teme. No tiene mala acústica, el espacio del coro (arribotota del todo) es cómodo… lo malo es el incienso. Se pasan. Creo que, incluso, lo aliñan. En ocasiones, perdemos de vista al oficiante, entre místicas nubes. Demasiado pocas apariciones se ven en la diócesis, para los incendios que montan.

A la salida del oficio parte del coro nos fuimos a tomar algo a un bar, al que yo no había ido nunca. Cuando entré, encontré una cara familiar: el hermano menor de un buen amigo.

Estaba solo, acodado en la barra, tocando las palmas y cantando en voz alta un cuplé desafinado, veteado de “oles”. Perdida y manifiestamente borracho a la una y media de la tarde.

Lo saludé, le pregunté por su familia. Me abrazó y me respondió una retahíla de incongruencias, incluido otro cuplé de letra incomprensible, entonado a un centímetro de mi oreja. Al cabo de un rato se distrajo con algo que ponían en la televisión del bar y yo me despedí de él, mentí sólo a medias al decir que me alegraba de verlo y me fui al fondo del bar, donde el camarero había dispuesto un par de mesas: una pequeña (para los miembros del coro) y otra más grande (para la prole del mismo, que nos supera ya en número).

Días después conversaba con la que fue profesora particular de inglés del hermano de mi amigo, cuando aquél todavía estaba en la básica.

– El otro día vi a Fulanito.
– ¿Y cómo estaba?
– … pues un poco borracho.
– Qué pena de crío. Era el mejor alumno que he tenido. Era un niño muy dulce. Ahora no para de emborracharse, desde hace años. Por una mujer, fíjate. Tuvo una novia que se dedicó a putearle y a él no se le ocurrió otra cosa que darse a la bebida.

Yo sabía desde hace tiempo que él bebía, y que eso le había traído muchos problemas. Lo que jamás supe, hasta ahora, era el motivo. Pensé que, simplemente, a una borrachera de adolescente (¿quién no la ha tenido?) le había sucedido otra, y que la predisposición de su organismo lo había llevado a ese extremo. El hecho en sí de que un hombre joven se esté dejando el hígado en la barra de un bar, a base de meterle radicales OH, ya es suficiente para apenar a esta célula planctónica. Pero, ni me pregunten por qué, ni traten de psicoanalizarme, saber el motivo me dejó el corazón como una ciruela pasa.

Anuncios

Una respuesta to “Radicales”

  1. Microalgo Says:

    Comentarios antiguos a este post:

    # Pequeños retales de vacaciones, escatología incluída sin incremento de precio.
    Mi gustar mucho “Terra”. Desde la primera página. Regalo muy apreciado. Buscando reciprocidad estoy.

    Comentario de jl ambrosio hace 7 meses y 24 dias
    # Oiga D. Micro… ya me dirá donde compra esos montaítos tan originales para cuando yo vaya por Cai… jejejeje… que yo, hasta ahora, el más raro que me he comido ha sido uno de anchoas con leche condensada… y estaba rico, eh!

    Comentario de carrascus hace 7 meses y 24 dias
    # El mundo no está hecho para los singles como los llaman ahora. Todo se halla pensado para que sean al menos dos los que consuman, de ahí me barrunto lo del mínimo de tarjeta. Eso sí, según su detallada narración usted cenó a una hora más bien temprana, lo que magnifica su gesta engullendo montaditos. Y por curiosidad, ¿Qué película era?. ¿La pretenciosa “The English Way”?.

    Comentario de Monsieur Jacobine hace 7 meses y 23 dias
    # No, Monsieur. Era Eragon. Que no todo va a ser ver cine checo subtitulado en birmano. Pero puaj. Parece que el autor de la novela la escribió con quince años… y se nota tela.

    En cuanto a los montaditos, Señor Carrascus… déjese de porquerías y si pasa por Cádiz déjese invitar (a Usted y la compañía) a mi casa. Si tiene reticencias, puede informarse de varios asiduos de este blog acerca de si mi cocina merece o no la pena. Lanzado queda.

    Abrazotes!

    Comentario de Microalgo hace 7 meses y 23 dias
    # Bueno… descuide que si me paso por allí se lo haré saber. Ahora ya no lo hago apenas, pero hubo una época en la que iba varias veces a la semana… vamos que pasaba más tiempo en el Zamacola (ahora Puerta del Mar) que en mi casa… y también era asiduo de todos los bares y restaurantes del Paseo Marítimo, en los que no me privaba, eh, que pagaba la empresa. ¿Sabe usted que yo fui el primer cliente del Hotel ése que hay en el Paseo, justo a la altura del Hospital…? El día que lo inauguraban me tenía que quedar allí, y aparte de los que tenían reservas anteriores, que aún no había llegado ninguno, yo fui el primero en registrarme en el mostrador de recepción. Pero no tuve derecho a regalo alguno… que tíos más sosos, joé… al menos un cestita de frutas, no cree?

    Que pase una feliz nochebuena… o lo que quiera que celebren las algas marchosas…

    Comentario de carrascus hace 7 meses y 23 dias
    # Pues sí, Christopher Paoli empezó a escribir la serie de Eragon con quince años. A esa temprana edad, por mucho talento que tengas juntando palabras, lo único que se puede hacer es regurgitar todo lo que has leído, pues si tienes un mundo propio maduro eres un monstruito superdotado. No la he visto ni creo que me digne, pero por lo que he leído parece un refrito entre la saga de los anillos, la guerra de las galaxias y una dragona despistada que pasaba por allí.

    Comentario de Monsieur Jacobine hace 7 meses y 22 dias
    # Estimado Microalgo:

    En relación a esa estúpida y pseudo-anglosajona costumbre de servirte diciéndote tu nombre o sobrenombre en un altavoz, como hace en los veintemil montaditos, le sugiero para la próxima vez que deje el siguiente pseudónimo: “Otra mierda de montadito!!”… verá cómo se lo llevan a la mesa sin recato.

    De nuevo, Feliz año de inexorable calentamiento global.

    Comentario de Rímini hace 7 meses y 13 dias
    # Hola! no tengo nada que comentar acerca de los montaditos, el tiempo record en los que se comio todo o la variedad de estos.

    Pero leyendo los comentarios, os dire que la pelicula de eragon es muy mala, cierto, pero no tiene nada que ver con el libro, ya que la han querido adaptar tanto para los niños que las tres frases que repiten y repiten en toda la pelicula ni aparecen entre las hojas del libro, por lo que el guionista se la saco de la manga, le gusto y la quiere hacer famosa , aunque se queda en un intento.

    Ya no es solo que la pelicula sea casi inventada y no sea fiel al libro, es que ni los personajes son de las mismas caracterisitcas, porque no son igual ni en el color de pelo, que la verdad, no se porque han visto necesario cambiarlo, tal vez, para que nos demos cuenta de que no estamos viviendo ni un apice de la historia verdadera.

    Solo queria decir esto, que todo lo que veais es una ilusión, por lo tanto no andeis diciendo si el chico tenia 15 años, y no podia hacer mucho mas, porque creo que ese chico nos da mil vueltas a todos, bueno, sin querer menospreciar a nadie, es solo una opinion.

    Mcuhos besitos y feliz 2007!!!

    Comentario de Lara hace 7 meses y 11 dias
    # ¿Alguien ve en la fotito que encabeza el texto una boca con media lengua fuera y comida que sale por las comisuras, cual representación del propio Microalgo justo antes de su entrada al cine? Ays, creo que he comido demasiado en estos dias.

    Y sí, claro que pueden orinar a presión, e incluso si al chica es flaquita ocurre un gracioso efecto como de levitación al más puro estilo Dragon Ball o brujas de Salem, según el contexto histórico/político que se prefiera. Ejem.

    Respecto a estos sitios en que hay que currarse las viandas, han puesto una cafetería frente al antro de comida rápida de payaso terrorífico en la avenida de Cadiz. Gritan tu nombre, pero puede ser que se trate de una técnica de socialización. Y si el café lo sirven en vasos de cartón es como medida ecológica de ahorro de detergentes. Claro, el carton es reciclado y eso cuesta, así que no se queje si el precio le parece un poco elevado.

    En fin. Quiero pensar que la razón por la que está lleno de gente es que somos curiosos, por que la otra que se me ocurre (relacionada con la cantidad de sustancia gris) me causa un desasosiego que le dice éshate pa’llá al de Reis-Campos-Pessoa.

    Aprovecho para mandarle, querido anfitrión, un abrazo quebrantahuesos.

    Comentario de Teodro W. Adorno g. hace 7 meses y 9 dias
    # ¡¡Hola a todos!!

    De regreso. Prometo post inminente.

    ¡Hola también a Lara! Por supuesto que qué mas habría querido yo con quince años que escribir eso. Con esa edad (la der demonio) yo hacía poemas de amor fabricados por encargo, para que mi compañero de banca se ligara a las niñas, y encima al muy cabronazo le funcioanban (mondo cane!). Pero el argumento no deja de ir muy allá… desde luego, no me permitiré criticar el libro sin leerlo. Lo pillaría si no tuviera otros veinte en la recámara. Sólo me parece un poco flojete el argumento en la película, y a veces, un argumento lo explicas en dos líneas y la manera en que está escrito el libro es lo que más merece la pena.

    ¡Besotes y feliz año a la peña!

    Comentario de Microalgo hace 7 meses y 6 dias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: