Cabellos de mujer

Esta niña me está buscando y me va a encontrar. 

 

Que las mujeres son insondables es un lugar común ya inmencionable, pero menos divulgado, como es obvio, es que los hombres somos una especie inconsciente y fantasiosa y es allí donde perdemos siempre la partida (Álvaro Mutis: Empresas y Tribulaciones de Maqroll el Gaviero).  

Me ocurre últimamente que cuando paso la mopa-atrapa-polvo en mi casa, enmarañado con mis pelos corporales derribados (son muchos más los corporales que los cefálicos… y muchísimo más largos) aparece algún cabello de mujer.

Son cabellos inequívocamente femeninos, y de mujeres distintas. Ahora uno interminable, recio y del color del  cobre nuevo, ahora uno rubio, de ocho centímetros, tenue y flexibilísimo, ahora uno lánguido de un hermosísimo y cálido color caoba, o uno negro alabastro impenetrable y opaco, de cuarta y media de longitud y como trazado con un tiralíneas experto.

¿De dónde salen? Hace ya más de medio año que una mujer con clara disposición a perder un cabello en amorosa refriega no traspasa el umbral de mi casa. Hombre, han entrado amigas a cenar -nunca solas, siempre acompañadas de amigos, o no con lúbricas intenciones, al menos por parte de ellas- pero no creo que mi cocina sea de tal calidad que inste a mis amigas comensales a tirarse de los pelos cuando yo no las veo.

Tampoco crean que paso el polvo con tan poca frecuencia: soy alérgico y a pesar de mi género y mi soltería (ambas cosas apuntan al tópico) me conviene no tener la casa como una pocilga. Además, tras la partida de mi última “ex” oficial, sólo me faltó pasar un soplete por las paredes para que no quedara ni rastro de ella (y hace ya como un año de eso).

Así que no hago más que componer teorías sobre el posible origen de estos inquietantes cabellos.

Puede que entren por la ventana, arrastrados por un poniente furioso y ascendente. Pero dado que vivo en un cuarto piso, y que no hay edificios más altos alrededor, la cosa me parece muy poco probable.

Puede que los acarree yo mismo en mis ropas. Aunque en principio me alegra un poco la idea de que yo vaya por la vida frotándome contra hembras superlativas, rápidamente me percato de que, si es así, no me doy cuenta, y me invade la melancolía de quien tiene la certeza de que se pierde una parte muy sustanciosa de su vida.

Con terror, elucubro que también es posible que yo lleve una doble vida. Que el bondadoso (de momento) calvete apocado que teclea esto en el salón de su casa no sea más que la mitad calmada del Vizconde de Italo Calvino, mientras que hay otro Microalgo (que puede, incluso, haber estudiado Derecho o Empresariales), que va por ahí haciendo de Barba Azul de las narices y dejando mochas a sus variadas amantes.

Mi formación cartesiana me impide desechar totalmente esta última hipótesis y hace ya tiempo que no abro la alacena de mi casa por miedo a encontrarme una miscelánea de amantes asesinadas y despeluchadas. Se me van a pasar de fecha las latas de espárragos que allí almaceno, ahora que caigo.

Anuncios

Una respuesta to “Cabellos de mujer”

  1. Microalgo Says:

    Comentarios antiguos a Cabellos de Mujer:

    1. Dígame señor… ¿ha descartado que la membrana espacio-temporal que separa aquellos mundos paralelos de los que tanto gusta sea de una porosidad tal que permita el paso selectivo de esos, efectivamente, inquietantes cabellos?… Pero no saque conclusiones rápidas de cómo lo están pasando sus otros yoes, por que como diría de bellisima manera Lupercio Leonardo de Argensola “ Por que este cielo azul que todos vemos, no es cielo ni es azul… Lástima grande que no sea verdad tanta belleza.

    Y… je… cómo se le nota la influencia del Millás y hasta de ÉL. Felicidades a su subconsciente por el buen criterio que demuestra tener.
    Comentario de Teodoro W. Adorno g.
    2. Ejem… esto siempre funciona tan mal? Por qué diablos me ha echado antes de que acabara de hablar, rozando, diría yo, la mala educación?… grrr…. (mierda cagao culo!!!)
    Comentario de Teodoro W. Adorno g.
    3. A mí lo que no deja de sorprenderme es la minuciosidad que usted le dedica a la obsevación de tales cabellos.

    Oiga don Micro, usted pasa la mopa o hace un máster en limpieza..??

    De todas formas es inquietante. Duerme con la ventana abierta..?

    A ver si van a ser las hadas de la noche que lo visitan mientras usted navega confiado por Oniria.

    Sea como sea me ha hecho reir un buen rato con su post
    Comentario de Sérilan
    4. Simpatizante Adorno, la cosa no era tan subconsciente (un día emularé a Bukowski y diré muchos tacos).

    Es cierto que Bitácoras parece estar hecho una braga, y que va a saltitos. Yo ya escribo en procesador de textos y lo plantifico luego, por si las moscas.

    Y querida Sérilan: si son las hadas, se dan prisa en despelucharse, porque últimamente duermo demasiado poco. De cualquier manera, encuentro los cabellos (no es broma el hecho de que aparecen) en los sitios más dispares de la casa… deben ser hadas deambulantes, en todo caso.

    Gracias por los comentarios. ¡¡Y besotes!!
    Comentario de Microalgo
    5. Brillante Adorno: he eliminado la copia de su comentario que el sistema ha metido por error (es así, el Sistema, Usted sabe). De paso, he aprendido cómo se hace. Esto es un mundo. Hágame feliz y ábrase un blog, ande.
    Comentario de Microalgo
    6. Gracias, Profesor!

    Y MUCHAS GRACIAS, Monsieur Jacobine, que me ha aclarado cómo plantifica uno una afoto en un blog de éstos. Sólo me falta aprender a poner links… y ya me quedará menos
    Comentario de Microalgo
    7. Mire usted siempre la parte positiva. Quizá un espárrago con cierto tiempo de caducidad le pueda ayudar a crear algún tipo de arma biológica para ser sutilmente usada contra esa persona que le cae mal, esa de la que habla en el post anterior y sobre la que yo, doy fe, le acompaño en el sentimiento
    Comentario de Arwen Evenstar
    8. Hola, Arwen!! Me alegro de verla por este Blog (que es el suyo, como quien dice).

    No soy tan drástico con esas personas, no. Sólo puedo tener inquisidoras intenciones con esta persona de vez en cuando, pero luego se me pasa (en el fondo debo ser de buena pasta).

    Besotes!!
    Comentario de Microalgo
    9. Vaya. Tengo que limpiar el polvo. Tal vez así mi vida sea más emocionante.
    Comentario de Juan Nadie
    10. Venga, va, no disimules Microalgo, que seguro que sabes con pelos y señales (jajaja, con pelos….) quien ha sido la chica que ha dejado los pelos esos por ahi esparcidos.

    Y seguro que ha sido alguna QUE NO TE CAE MAL.
    Comentario de EuLaliA
    11. Qué va, querida EuLaliA. Si no lo cato…
    Comentario de Microalgo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: